Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, jmína por todas estas causas, y, ¡o que es más temible, condena á la enfermedad y á la muerte prematura á los hijos. Muchas de las enfermedad es más graves u el estómago, corazón, pulmones é hígado son debidas al aguardiente, enemigo de ¡a paz familiar y causa permanente déla ruina social. Los que se interesan por los niños del obrero deben propagar estas verdades á diario, sin descanso, con tenacidad apostólica. der, v- de cada leche, sino Jas necestdade -ro. pias de cae a amo. Precisamente en estas hojas se ha tratado siempre de hacer resaltar esa verdad, sin exclusivismos de ninguna clase. Pretender racionar con un criterio empírico á todos los niños, atentos tan sólo á los cuadros establecidos por algunos tratadistas, constituye un exclusivismo pernicioso. Cada ser tiene aptitudes digestivas especiales, y las necesidades orgánicas varían extraordinariamente. La dificultad estriba en estudiar con detenimiento los términos del problema y BIENHECHORES DE LA INFANCIA procurar por todos los medios posibles que nuestros preceptos se adapten á lo que debe EL DOCTOR BOUCHUT; ser y puede ser. lo habían atado á una tabla Aquel infeliz jCTué uno de los más distinguidos especia- i pretextando no sé que peligros, y se le daba lis as, franceses, y sus libros acerca de á los trece meses solamente el pecho de la ias enfermedades de la infancia son elásicos madre y á dosis notoriamente insuficientes, Cuando se popularizó la traqueotornía resultando de ello que la criatura, que antes inició los procedimientos de intubación de este absurdo plan casi andaba y tenía un pero la mala voluntad de algunos compañe excelente aspecto, se puso de color terreo, ros que no le querían bien, contribuyó á qu adeígazó y ni dormía ni sosegaba. Para mayor tormento, se le daban durante el día, y varias veces, cucharadas de aceite de hígado de bacalao, prohibiéndole los baños generales. De estos desdichados preceptos, sea cualquiera el que los dé, hay que huir como de la peste. Todo cuánto tienda á complicar y entorpecer ¡a. vida del niño es pernicioso. Tasar con- XÍÍSO el alimento y más tarde abrumarle con enseñanzas indigestas, origiu; i esos raquíticos y desequilibrados adolescentes que uos entristecen y nos espantan. El niño sano que se alimenta á sus horas toma siempre la cantidad que necesita; Donde hay que tener más cuidado es en el enfermo, cuyo apetito es irregular, y en el cual la prudente dieta (entendiendo por ello la reglamentación de la ¡adón) constituye un elemento de tratamiento. Eu todcs. estos casos, nadie mejor para aconsejar lo preferible que el médico, que conoce á los individuos desde sus primeros años; pero, por desgracia para los niños y para muchos padres, el médico de familia va desap; r. ci n. lo, y abundan en cambio demasiaao los que con sobrada razón llama Madinaveitia seudo científicos; es decir, los que quieren aprender en los libros, no en Ja realidad de la vida. DICHOS Y HECHOS La señora Baratín, viuda, en memoria de su hija, acaba de legar 600.000 francos á la villa de San Germain y una renta de 100.000 francos á la fundación que ha hecho para proteger los niños, proporcionándolos buena leche, y á los ancianos del Hospicio. EGADO IMPORTANTE r mn StfVhj Los doctores Sartory y Fillasien han practicado el examen bacteriológico de diferentes frutas procedentes de fruterías al aire libre, y después de va rios lavados han encontrado numerosas bacterias, deduciendo las siguientes conclusiones: i. a, no deben comprarse frutas sino las que están en cestas 6 cajas tapadas; 2. a, es conveniente lavarlas varias veces antes de comerlas. P ELIGROS DE LAS FRUTAS gANATORlO DE Gracias á uüa ilustre bienhechora, cuyo nomSANTA CLARA bre rio podemos revelar I103 se terminará en breve otro pabellón del Sanatorio de Chipiona, idéntico al erigido por Sevilla. Este último llevará el nombre de Madrid. Ahora más que nunca necesita el auxilie de los amantes de la infancia para podet hacer las instalaciones y sostener á los enfermitos pobres. se diera al olvi lo uu proccdiai eato tan racional. Actua mente se i nd un tributo de justicia á la me. noria d aqa 1 hombre geueroso y bueno. Poseía vfectamente el castellano y fue médico tu París de la- Rei aa doña Isabel II, que le ondecoró, distin guiéndol sobremanera. Era u noble y lej ¡atnig- cuyo recuerda uo nos aba J donará. ESCUELA PARA NIÑOS DÉBILES UN BUENO AJRES t r ¿v -M LA SALUD DE LOS NIÑOS 15 L ALIMENTO No hace mu: chos días que luvimos ocasión de ver un niño procedente de una provincia del Norte de España, al cual habían sometido á uu régimen tan severo y tan poco racional, aun con apariencias científicas, que la desventurada criatura se hallaba en ese triste estado llamado marasmo, que en romance equivale á muerto de hambre. Después de un sencillo plan de alimentación, el infeliz empezó á reponerse y sonreír, presentando aspecto de lo que era: un liño sano. Están, pues, justificadas las afirmaciones que ha hecho nuestro amigo el doctor Madinaveitia en un libro reciente referente á la fisiología patológica de la digestión, consignando que hay que tener en cuenta en la lactancia no sólo la variabilidad del poPHECJSO tefe; -v: En el parque Olivera de Buenos Aires, se puede verse en el grabado que acompaña á ha fundado una escuela para niños débiles estas líneas. que alberga por ahora 48 niños. Se les da Piensan establecer alguna otra análoga alimento, instrucción y limños de sul, como en la Floresta.