Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA PJMtfS, FEBRERO, i9io as chaquetas, levitas, toreras, cuerpos, corbatas y echarpes de punto de crochet ian tomado el actual invierno extraordinaria importancia en los guardarropas de las flamas. Una toquita del mismo punto, que acompaña en color y clase á la chaqueta ó levita, resulta muy elegante, siempre, naturalmente, que se trate de toilette de campo ó de sport propio de estos días de crudísima temperatura; toiktie mimada, sobre todo, para las partidas de tennys y de golf, para las grandes excursiones y para la caza. La afición exaltada que existe por el puno de aguja hace que ya se piense en coneccionar verdaderos sombreros y guarniciones de sombre r Í del referido punto. Por el pronto, aquí, en nuestro París, han aparecido ya grandes flores de lana blancas trabajadas á dicho puuto de aguja, las cuales Se disponen como una escarapela en los sombreros de piel; también se confeccionan en blanco minúsculas palas á punto de aguja, con el borde armado de latón, disponiéndolas sobre las tocas de lanilla y aun sobre los sombreros. Hace pocos días se exhibía en un escaparate de la avenida de la Opera un sombrero que voy á describir á mis lectoras. El fondo, de forma de bola, á punto de aguja; el ala; de nutria ó de terciopelo; las ¡escarapelas; de punto de aguja. Es un contraste original que armoniza muy bien con Jas bellezas juveniles; y si su gustp no es ¡perfecto, en cambio es muy práctico como tocado de automóvil. Otro modelo es un acazuelado cuyo fondo es de lanilla gris y el borde de piel de zorrillo, ornado con una flor á guisa de escarapela, de lanilla gris, con la simiente formada por un fleco de plata. Arrollando en torno de tal sombrerito una grande echarpe gris se tendrá el tocado ideal para automóvil os bordados extranjeros, como percas, rusos, rumanos preferentemente, están muy de moda. Es detalle de suprema eleTOILETTE PJt 1 A COMIDAS gancia considerado el lucir con la falda sasLindísima toilette para comida ó para recibir. ire una camiseta rumana, cuyo bordado, en Se- confecciona con finísimo paño arra- ndo, coforma de escote, desciende graciosamente or malva seca. sobre las mangas. Dichos bordados, ejecuLa forma, como puede fácilmente apreciarse, es tados en su mayor parte á simple punto de cruz, en seda, sobre fondo de lanilla blanca ie una sencillez encantadora, y el tono de riqueza ó morena, presentan tonos muy delicados y se le da á esta ttoitette la piel de zibeíina de que grandemente luminosos. Los tonos rosa, va ornado el bajo de la falda y los bordados de puesta de sol, el suavísimo azul de china, el plata que luce el corpino. maravilloso plateado espuma de mar- el verde ciato, los granate, los rojo violme. entremezclados con hilos de seda negra e hilillos de CONOCIMIENTOS oro realzan el conjunto del bordado de un modo muy singular. ÚTILES Los referidos, bordados, gran pasión de las distinguidas, se ejecutarán á mano, á T inta para escribir en las fotogratias. Para marcar las pruebas fotográficas punto de cruz, de un mediano tamaño, sobre étamine de lana. Lo esencial cuando en los se empleará esta tinta especial: Yoduro de potasio, 10 partes; agua, 25; bordados se copia algún artístico dibujo es respetar los matices, ya que en la elección yodo, 1; goma arábiga, 1. Escribiendo en un de éstos reside todo el mérito del bordado. lado negro de la prueba, los caracteres aparecerán blancos á los pocos minutos tro de los éxitos de hoy, que será tamO bién el del porvenir, es la blusa rusa, Daño de vapor económico. terrible competidora de levitones y levitas. Para hacer sudar á una persona basta Sienta perfectamente á todos los talles, y llenar con agua muy caliente una calabaza esto explica su favor; de la discreción de las de las que emplean los trabajadores del damas se espeja que la sostengan en el rei- campo. La calabaza se envuelve en una toalla y se introduce en la cama del enfernado por práctica y beneficiosa. mo. A. los pocos minutos suda éste con tanVIZCONDESA B. D E NEU 1 LLY ta abundancia como pudiera hacerlo empleando un aparato de vapor costoso. Conservación de los muebles. Para evitar la carcoma de los muebles no hay más que introducir esencia de trementina en los agujeritos que hacen aquellos insectos y barnizar con el mismo líquido todo el mueble. Conservación de la salsa mayonesa. Si se desea conservar una salsa mayonesa para el día siguiente ó varios días después de hecha, hay que añadir, cuando la salsa está bien trabada, una cucharada de las de café de agua muy fría y seguir trabajando la mayonesa durante algnnos instantes, p n los semilleros. Habéis sembrado césped, flores, legumbres en vuestro jardín y veis con desesperación que los gorriones se os comen la simiente. Tened sobre JOS peaa ¿us sembrados una maraña ó enredijo de hito blanco; los pájaros no se pararán más allí. Un ovillo de algodón Dlanco paede proteger más de treinta metros cuadrados. El hilo no debe tocar la tierra ni es pie ciso que la supuesta red sea espesa podrán dejarse vacíos de tres á cuatro palmos. L Í PENSAMIENTO 1 a moda no es tan sólo una constante as piración al lujo y un pretexto para que la riqueza nos deslumbre, sino también una necesidad- del comercio y una conveniencia indiscutible para que se mantenga el equilibrio social, ya que el afán por el brillo que padecen las clases elevadas se traduce en beneficios para los artistas que intervienen: en la construcción deesosvaliosísimosadornos que realzan la hermosura y acreditan la riqueza de las mujeres del gran mundo. L RECETAS CULINARIAS U uevos en camisa. Hágase hervir en una cazuela bastan te cantidad de agua, con un poco de sal y una cucharada de vinagre. Al estar en ebullición rómpanse los hue vos, uno tras otro, encima de la cazuela, de modo que al caer la yema se halle envuelta en la clara, que se coagulará en menos de un minuto no dejando el agua de hervir. En cuanto las yemas, sin estar endurecidas, estén algo solidificadas y envueltas eu sus claras se sacan con la espumadera y se colocan en la fuente que de antemano con tenga una salsa blanca con alcaparras, un, puré de legumbres ó un jugo de carne. C r i turas de monja. Se cortan rebanadas de pan muy finas, se colocan en una fuente y se espolvorean de canela molida, y si se quiere se echa un, poco de vino seco; se hace hervir leche sazonada de azúcar; cuando está se echa por encima del pan para que quede bien mojado; al momento de servirse se tiene un hue vo balido, se mojan las rebanadas de pan en el huevo, se fríen en manteca y se espolvorean de azúcar blanca al servirse.