Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A tí C. SÁBADO tff DE FEBRERO DE 1910. EDICIÓN 1. PAG. C durante su estancia en el Poder. Esto sólo basta para motivar y justificar la expectación benévola con que las clases conservadoras han acogido al Sr. Canalejas. ¿Tendrá el nuevo presidente la entereza bastante para ir derecho y sin vacilaciones hacia su objetivo? Liberales, conservadores, toda la opinión, en suma, de España, sienten un profundo cansancio de los viejos tópicos. Con nuevos hombres, con nuevas gentes, hágase una obra liberal, todo lo liberal q e se quieira, todo lo avanzado que Se desee, pero hágase seriamente, con rectitud, con sinceridad; vivamos el presente, nuestro presente; operemos sobre la realidad de ahora, sobre nuestra realidad, y dejemos en la eterna región del olvido y de las sombras á todos los hombres que en treinta años de vida política no han hecho nada, ni por su país ni por su ideal. AZORIN ¿Cuál es este criterio? Anticipado lo tienen ustedes en recientes declaraciones mías; y yo no soy hombre que cambie de opinión en cuestiones en que no tienen para qué influir circunstancias de hechos ó de lugares. Como se trata de una misión conciliadora que no depende de mí, he de reservarme ser más explícito hasta el momento oportuno. pfn el terreno de las conjeturas que tienen más visos de probabilidad, he aqui una versión de lo ocurrido en la conferencia política de ayer mañana. -Ya debe usted conocer por la Prensa- -parece dijo el Sr. Canalejas después de cruzar su saludo con el Sr. Montero- -lo ocurrido en el Consejo de anoche. No obstante, he creído un deber comunicarle personalmente y en detalle lo acordado por el Gobierno, para que no quede ninguna duda. Seguidamente, el jefe del Gobierno significó su propósito, juntamente con la decisión firme del Gobierno, de 110 admitir ninguna autoridad sobre el Gabinete sino la del Rey. Por tanto, rechazaba, conforme á este criterio, jefaturas, directorios y todo lo que en cualquiera otra forma significase tutela ó cúratela para los, ministros, que, á fuer de responsables de sus actos, han de desenvolverse con independencia en su gestión. Así que si el Sr. Montero insistía en la petición que el jueves formulara en su conferencia, tendría que abandonar su labor en relación con el Gobierno, que cuenta con la confianza de la Corona y el apoyo de la opinión. Apresuróse á afirmar entonces, según nuestros informes, el Sr. Montero que en sus gestiones no persigue sino llegar á términos de concordia, sin recurrir á medios que pudieran parecer imposiciones y que pugnarían con la autoridad é independencia que debe siempre asistir al Gobierno en sus iniciativas y actos. Créese que el Sr. Canalejas, al despedirse, hizo constar que él no se ha de oponer á corrientes de sincera armonía entre todos los elementos liberales, siempre que no quebranten el criterio del Gobierno, terminantemente marcado en el Consejo de anoche. Se equivocan ó proceden de mala fe loa qne atribuyan á mis gestiones propósitos interesados. Yo he sido toda mi vida un entusiasta del partido liberal, y he procurado contribuir á su prosperidad. Así lo he demostrado, renunciando á los altos puestos y convirtiéndome en un simple soldado, leal á su partido. En esta ocasión me mueven el mismo entusiasmo y el mismo desinterés. Proseguirá sus gestiones con el mejor deseo, y si dieran el resultado á que aspira se consideraría satisfechísimo, pues las realiza en beneficio de la patria, del Rey y del partido liberal. Si estas gestiones no dieran el resultado que el Sr. Montero desea, y llegaran á suscitarse luchas entre los diversos elementos del partido, él lo vería con profundo desagrado, por ser enemigo de toda disidencia. Y no sólo no fomentaría estas luchas, sino que, llegado este caso, estaría firmemente resuelto á retirarse á la vida privada. persona muy ligada al Sr. Canalejas decía ayer que éste no piensa ocuparse r á 3 de lo que hagan los representados por el señor Montero Ríos. Y agregaba que de esos supuestos 26 ex ministros que se ha dicho que están contra el Gobierno hay que rebajar bastantes, porque 12 de ellos han manifestado su adhesión personal al Sr. Canalejas EL PRESIDENTE INFORMACIÓN POLÍTICA Cl pleito político que ha echado sobre sus hombros el Sr. Montero Ríos entre sus gestiones de atracción entre todos los elementos del partido liberal nos ofreció ayer mañana un nuevo esperado acto. A la conferencia iniciada el jueves é ínte rumpida puso término el jefe del Gobierno visitando al ilustre canonista en su domicilio á las diez de la mañana. Tal entrevista fue corta. Poco después de las diez y media abandonaba el Sr. Canalejas la casa- del Sr. Montero Al recibir más tarde á uno de nuestros redactores, el veterano ex presidente del Consejo se excusó de puntualizar cuanto había sido objeto de su conversación con el jefe del Gobierno. -Perdóneme- -decía- -que no pueda corresponder á sus deseos con manifestaciones explícitas. Este asunto no me pertenece á mí solo, y nos hemos comprometido, como caballeros, á no revelar nada de esta última fase de mis gestiones hasta que no se llegue á la conclusión. No he de hacer traición á mi palabra. A las dos y media iré á casa del Sr. Moret á comunicarle la contestación que me ha dado el Sr. Canalejas, y por él el Gobierro, y no sé si á consecuencia de esta entrevista se habrán de reunir conmigo los EX ministros que coinciden con mis deseos 9 e concordia y de cohesión de todos los elementos del partido. De todas suertes, dentro de veinticuatro horas habrá de resolverse lo que haya de ser y podrán ustedes conocerlo. ¿Ce podremos ver á usted luego en el Senado? -A las tres y media tengo que asistir á ana reunión de la Asociación de Propietarios. Si no me lo impide, iré allá. Ese es mi propósito. CANALEJAS Y MONTERO RÍOS e l Sr. Canalejas, después de pasear por la carretera de Él Pardo, acudió á la Presidencia, donde recibió muchas visitas, entre ellas las de los ministros de Marina, Guerra y del jefe de Policía. Con ehSr. Méndez Alanís trató de la pretensión hecha por los republicanos para realizar la manifestación del domingo, y le encargó que dé la oportuna autorización y que pregunte á los organizadores del acto qué fuerzas de Policía consideran necesarias para que acompañen á la manifestación. NO VIENE EL REY EL LUNES. p o r la tarde acudieron numerosos perio distas al Senado con objeto de rogar al Sr. Montero Ríos que les comunicara alguna noticia referente á su conferencia con el presidente del Consejo. El Sr. Montero Ríos se mostró reservadísimo. -Nada puedo manifestar á ustedes- -dijo. -Todos saben ya que hemos hablado esta mañana el Sr. Canalejas y yo. También están enterados de que esta tarde, á las dos y media, he ido á casa del Sr. Moret para darle cuenta de aquella conferencia. Tanto el Sr. Canalejas como yo hemos convenido en guardar silencio acerca de lo tratado, y por esta razón nada les diré. No obstante esta reserva, se sabe, por A l mediodía fuimos á la Presidencia del confidencias de amigos íntimos de los personajes que actúan en estas negociaciones, Consejo. El Sr. Canalejas no llegó hasta después que en la conferencia entre los Sres. Canalede la una de la tarde. Había tenido en Go- jas y Montero Ríos se mostró el primero en bernación una larga conferencia con el se- la actitud que en otro lugar de esta infor. ñor conde de Sagasta y el ministro de Ha- mación recogemos En cuanto á la entrevista de los Sres. Mocienda acerca de la ponencia que á éstos se ret y Montero Ríos, parece que se limitó á les había confiado en el último Consejo. El antedespacho del presidente estaba dar cuenta éste á aquél de su conferencia atestado de ex ministros, diputados y comi- con el Sr. Canalejas. El Sr. Moret no dio ninguna contestación, siones Recibió inmediatamente el Sr. Canalejas porque quería meditar y consultar con sus amigos más íntimos para resolver acerca de á Jos periodistas y les manifestó: -No puedo decir á ustedes nada hoy. Du- lo que debe hacer Probablemente hoy visitará el Sr. Moret rante media hora he estado hablando con el Sr. Montero Ríos, correspondiendo á la? ¿él Sr. Montero para comunicarle lo que bondadosa visita que me hizo ayer. 5 haya resuelto Coójtlgunos de sus amigos se mostró e l Le he expuesto el criterio uñánime del Consejo de minis 1. rosljtue. -coinci dibVeñ todcr 4- SriMontero Ríos algo, más expansivo, ha- con el mío propio. d é d l- l s siguientes manifestaciones: en otro lugar publicamos, de los nuevos senadores vitalicios. -Estos nombramientos- -añadió- -son ei preámbulo de las elecciones, que están muy próximas. No digo la fecha en que se ha de publicar el decreto de disolución, pero sí anuncio que no tardará. Desde mañana- -y deseo que conste para que llegue á conocimiento de los candida tos- -no me ocuparé más de la designación de éstos; los aconsejaré que traten con el ministro de la Gobernación, que es quien ha de dirigir las elecciones. A mí lo misino me da unas personas que otras, con tal de que la mayoría esté formada por liberales. Dijo después el Sr. Canalejas que el Rey no vendrá el lunes á Madrid, porque deseando S. M. recibir á los Húsares de la Princesa, que vendrán á fines de la próxima semana, aplaza su viaje para esta fecha, y entonces se celebrará un Consejo de ministros presidido por D. Alfonso. ViAjE MINISTERIAL Sr. Canalejas, al recibir anoche á los Elperiodistas, les facilitó los nombres, que ero- -añadió el presidente- -como no es U to que la publicación del decreto de indulto se aplace, iré yo ó irá algún ministro á Sevilla para poner á la firma del Avey ese decreto y los de otra hornada de gobernadores, P GOBERNADORES sejo que el Rey había firmado cinco ó seis nombramientos de gobernadores, pero que no recordaba cuáles eran. En Gobernación no facilitaron mas que dos de estos nombramientos: el Sr. Weyler (D. Fernando para Zaragoza, y el Sr. Corral, para I, eón, M anifestá anoche el presidente del Cona