Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 8 D E FEBRERO D E 1910. EDICIÓN s. PAG. 8 TRIBUNALES CRIMEN DE h rr CALLE DE COLON Ayer terminó en la Sección segunda la yista de la causa se- p o r ser necesario para la calificación den- nitiva de las opositoras aprobadas en la convocatoria para cubrir plazas de auxiliares femeninos de tercera clase de Telégrafos reunir inmediatamente en la Dirección general del ramo todos los antecedentes que la misma interesaba respecto á las condiciones de parenteseo de aquéllas con funcionarios del Cuerpo, se hace saber á las que falta aún por declarar ó comprobar dichos extremos que pueden efectuarlo hasta i a sentencia. n En vista délas contestaciones del Ju- fin del mes de Febrero actual, plazo improrado, las acusaciones informaron sostenien- rrogable que se concede á los fines expresado que el delito del cual aparece responsa- dos en la Real orden de convocatoria, queble Rafael Lozano es un asesinato sin cir- dando, una vez pasada dicha fecha, sin decunstancias modificativas, pidiendo, en con- recho alguno á las ventajas concedidas las que no hubiesen llenado los requisitos. secuencia, que se impusiera al procesado la pena de cadena perpetua. El Sr. Aragón alegó que, á su juicio, no existían en la segunda pregunta todos los 1 elementos necesarios para estimar la alevosía, y fundado en esta razón solicitó que se p l articulo 2.0 de la orden de la plaza de impusiera á su representado catorce años, ayer dice así: ocho meses y veintiún días de reclusión He tenido por conveniente disponer que temporal. los primeros jefes de los Cuerpos de InfanLa Sala dictó sentencia condenando á tería que guarnecen esta plaza designen Lozano á la pena de diez y seis años de re- un soldado que reúna condiciones para que clusión, consideran dolé como autor de un pase á prestar servicios en concepto de orhomicidio, pues, á juicio del Tribunal, no denanza á las órdenes del señor coronel existían elementos suficientes para la ale- comandante militar del campamento de Cavosía en la pregunta segunda del veredicto. rabanchel. f Lo que se hace saber en la orden de este i, Y ahora, un comentario que se nos ocurre cua para su cumplimiento. vr en vista de tal resolución. Si la Sala, que es la encargada de redacA yer ofreció sus respetos al ministro de tar las preguntas que se someten á la deli- J la Guerra el general Brualla, que en beración del Jurado, declara, una vez cono- breve volverá á Mehlla á tomar de nuevo el cida la contestación, q mando de su brigada. que no existen en éll i aquéllas t d l elementos necesarios para todos los l t Ayer tomó posesión fcde su destino en el ¡estimar la circunstancia atenuante ó agrag v vante que con las mismas se persigue, ¿par? ministerio de la Guerra el coronel Cat l i i qué se formulan? valcanti, guida contra el ex policía Rafael Lozano. El presidente del Tribunal de Derecho, D. Camilo Marquina, hizo el resumen con la imparcialidad que la ley establece, consignando, sin un solo comentario por su parte, cuanto alegaron las acusaciones y lo sostenido por la defensa. Cumplido este deber, que no para todos los llamados á resumir los debates es empresa sencilla, el ilustre magistrado explicó con elocuencia el concepto de la alevosía, y terminó su misión pidiendo al Jurado que dictara su veredicto sin odio ni afecto al procesado, pues á ello les obligaba su juramento. El discurso del Sr. Marquina fue favorablemente comentado por cuantos le escucharon. Acto continno los jurados retiráronse á deliberar, haciéndose público tres cuartos de hora más tarde el siguiente reteáicto: 1. a Rafael Lozano, ¿es culpable de haber disparado un tiro en la noche del 20 de Marzo último, y en la taberna de la calle del Bateo, sobre el cocinero Luis Navarro, produciéndole una herida que le causó la muerte casi instantáneamente? -SI. 2. a Rafael Lozano, ¿se abalanzó y derriBó al suelo á Luis Navarro, y al incorporarl e le asió con el biazo izquierdo, mientras con la mano derecha sacó el revólver del (bolsillo del pantalón, con tal celeridad que no pudieron apercibirse ni los presentes ni el mismo Navarro, haciendo á éste en el Acostado izquierdo el disparo que le produjo la muerte? -SI. 3. a Al cometer estos hechos, ¿Rafael Lozano se hallaba embriagado? -NO. 4. a En caso de contestarse afirmativamente á la tercera pregunta, ¿Rafael Lozano acostumbraba á embriagarse? -NO. -5. a En caso de contestarse negativamente á la primera pregunta, ¿Rafael Lozano obró con imprudencia sacando un revólver descompuesto, que, bien por la excitación ¡nerviosa en que se hallaba, efecto de la lu, cha, ó por un golpe ó rozamiento propio también de aquélla, se disparó, produciendo á Luis Navarro la íierida que le ocasionó la muerte? -NO. Tendría explicación que, redactada la pregunta por los acusadores ó las defensas, hi- cíese el Tribunal aquella manifestación; pero siendo la Sección de Derecho la que realiza tal trabajo, párese que al reconocerse por ella la ineficacia ó deficiencia de los términos de la interrogante se viene á declarar que no existía otra intención que la de averiguar la opinión de los jueces populares, ya que no cabe pensar que los que la redactaron ignoraban el verdadero significado y alcance de sus términos. Si se trata de una pregunta sin finalidad, ¿para qué hacerla? UN PASANTE ESTAFA an sido nombrados ayudantes de campo del señor ministro de la Guerra y del general D. Eladio Salvat el coronel de Caballería D. Rafael Sarthou y Calvo y el comandante de Infantería D. Alfredo Í, Q pez Garrido. U LAS NOCHES DEL REAL QOHEMEJ at Llegó por fin la romántica FRAUDES EN LOS FORRAJES POR TELÉGRAFO PARÍS, 1 7 2 T A consecuencia de un registro efectuado por las autoridades judiciales en el almacén de forrajes para el ejército en Reims, han sido descubiertos varios fraudes que se elevan á más de 200.000 francos. El juez ha ordenado la detención de un empleado del almacén, llamado Carlos Wiece. Los detenidos son tres hasta ahora. Se cree que se efectuarán pronto otras detenciones. Se ha descubierto que los forrajes, para que pesaran más, estaban mojados y que la avena estaba mezclada con arena. Esta mezcla fue la causa de un accidente. Un obrero tuvo una hernia á consecuencia de haber transportado un saco de arena desticado á ser mezclado con avena. LAS AUXILIARES DE TELÉGRAFOS ECOS MILITARES pero agradable amiga de nuestro público y de muchos públicos, la interesante golfa de los bulevares parismos ¡la que no deja de visitarnos ningún año en calidad de isidra del verismo italiano. Y el caso es que como simpática, jvaya si lo es la indina! El público madrileño la quiere de verdad. No puede pasar sin verla y dedicarla sus mimos. Y cuando la trae Rodolfos como los Garbín, los Bonei y los Anselmi, ¡miel sobre hojuelas! Anoche Mimí encarnó en la señora D Albeit, la Bisa de Lohengrin, la. CoZomba, la Gotruda de El ocaso, y huelga decir que con su bella figura la intérprete de la ópera de Puccini había de resultar más interesante. Pongan ustedes á Rodolfo la voz y el arte de Anselmi, y supondrán al público Ioquito de alegría, sin ganas de protestar, aunque le den seis Bokémes en un turno, como le dieron seis Sansón y Daffla. Reconocido y proclamado que Bohhme es la más interesante y bonita de las óperas de Puceini, y desde luego una de las apetecidas del público madrileño, agreguemos que la de anoche obtuvo un éxito completo, Anselmi hizo un Rodolfo maravilloso; la D Albert, una Mimí excelente; la Hernández, una Musette muy aceptable; Cigada, un Marcelo superior, y Bromeara y Riccen, un Schaumord y un Colline á pedir de boca. Agregúese una orquesta como la de nuestro Real, que, además, se sabe Bohéme de memoria, y un director tan justo y concienzudo como Marinuzzi, y se comprenderá que la de ayer ha sido noche de satisfacción corapleta en el Real. La señorita D Albert obtuvo el más grande y legítimo de sus triunfos. Se lo demostró ostensiblemente el público aplaudiéndola con insistencia después del racconto del primer acto- -y cuenta que acababa de cantar Anselmi el suyo dos vecest y las dos produciendo asombro y admiración, -en el dúo del tercer acto y en todo el acto cuarto, en cuyas escenas mostró las exquisiteces de SJ, voz simpática y delicada, unidas á un arte que dio al papel de Mimi palpitante realidad. Ha sido Boheme la obra con la cual la D Albert ha quedado consagrada artista de primera fila en nuestro Real. Compartió con Alselmi los honores de la escena infinidad de veces al final de los actos primero y cuarto, y la repetición del cuarteto del tercero se debió á las excelencias de su labor y á las del gran cantante. Para ponderar el trabajo de Anselmi no hay elogios bastantes. ¡Cuidado que el acconto se ha oído bien cantado en Madrid! Como el de Anselmi, ninguno. El público le hizo una ovación delirante, que se repitió cuando por segunda vez dijo aquella inspirada página el insigne tenor. En el dúo del acto tercero puso fuego en la expresión y suspiros en las notas que, salidas de su garganta, parecen sobrehumanas. Repetido este número entre las aclamaciones del auditorio, salió á escena con sus compañeros cinco ó seis veces, haciendo participar de aquel homenaje al maestro Marinuzzi, que una vez más confirmó la autoridad de su batuta. Las ovaciones se repitieron al final de la obra. En resumen, una buena noche jpara lo artistas y para el púfelicq, I l ü l l i h II III