Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO g DE TODO EL MUN DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO SÉ Y TELEFONO CONCURSO DE MANTONES DE MANILA EN CÓRDOBA SEÑORITAS QUE TOMARON PARTE EN EL CERTAMEN CELEBRADO EL DOMINGO DE PIÑATA EN EL CASINO REPUBLICANO Fot. Montilla pretendan salir de dudas por las informa- sin saber el resultado del estreno de Chanciones periodísticas... ¡ya están ustedes lecler, ni la Empresa de A B C hubiera confrescos! té atido que otro periódico fuera más aforYo, la verdad sea dicha, si no hubiera tunado... Estén ustedes tranquilos, que, por C R ON 1 CA Proponíame hablar á ustedes asistido á la lepehtion genérale, estaría hecho insignificante que sea este modesto cronisv hoy de esa pavorosa catástro- un verdadero lío y sin saber á qué carta ta, donde vaya otro corresponsal español va fe del transatlántico francés que acaba de quedarme ni á quién creer. Afortunadamen- él, y si se trata de acontecimientos teatranaufragar á la vista de las islas Baleares... te, estuve allí... Y rae conviene hacerlo cons- les, donde otro corresponsal español tenga pero es un asunto muy triste. Además, el tar así, porque veo que los afortunados una butaca, el representante de A B C tencrosista llora la pérdida de tres buenos ami- mortales que disfrutamos tan empingorota- drá un palco... ¡Es lo que ha sucedido en gos que allí encontraron la muerte... ¿Pare- do honor vamos á tener que hacernos tar- este estreno de Ckantecler, fiesta mayor de cerán sus cadáveres? ¡Oh! Yo quisiera tener jetas ad hoc en las que se lea á continuación las solemnidades artísticas del año! Í) or lo menos el consuelo de saber que aque- del nombre y apellidos una línea que diga: Y á otra cosa... la adorable criatura que hace quince días Invitado á la repetitión general de Chantevimos radiante de alegría en un restauran, cler. A Caruso, por ejemplo... Tampoco Caruso del bulevar había sido enterrada en un luBonafoux confiesa que no asistió... ¡Oh! podía soportar la popularidad de Ckangar donde la pudiéramos llevar las hojas de No perdió nada, yo se lo aseguro... Carrillo tecler, y acaba de inventarse una historia ad inas violetas... dice que sólo vio á Ricardo Blasco... Claro majorem reclamum gloriam, y ustedes perdoq le yo soy muy insignificante para que se nen el latinajo. Dah! Hablemos de cosas más divertidas... iue vea; pero, afortunadamente, conozco Caruso ha herido en el corazón a una dis De Chattlecler, por ejemplo... Es el asun- mis clásicos y tuve la precaución de en- tinguida dama yanqui que quería casarse to más alegre del año, y bien vale la pena viar á A B C la invitación para que la re- con el magnifico tenor de la y. oz dulce y la de que le dediquemos media docena de cró- reprodujeran por medio del fotograbado... panza redonda; pero le ponía una condinicas... ¿No os parece? Es un documento histórico que bien mere- ción... ¡No había de cantar más! L a dama ¡Chaniecter! A estas horas me figuro que ce ese pequeño despilfarro. yanqui lo quería todo para ella, ¡hasta la se están ustedes revolcando en un colchón ¡Ay, sí! Asistí al magno acontecimiento, voz... ¡Es una ansiosa! de confusiones, preguntándose cuál ha sido y Dios y yo sabemos lo que me costó; pero La idea es del más genuino Rostand... la suerte de la obra famosa. L. o que es como los lectores de A B C no podían quedarse También la Faisana exige de Chantecler DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL A B C EÑ PARÍS