Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. U E V E S 17 D E F E B R E R O D E 19 Í 0, EDICIÓN i. P A G 5, Han pasado ocho días, y algunos Se los prohombres que aconsejaron al Rey la llamada al Poder del Sr. Canalejas, empiezan ya á discutirle y hablan de la probabilidad de un Gabinete Weyler, que nada resuelve en las actuales circunstancias, que á nada conduce y que por nada está justificado, como no sea por el deseo de quebrantar el prestigio del nuevo presidente y devolver al Sr. Moret la jefatura del partido, que ellos mismos acaban de arrebatarle con sus consejos á la Corona. El Sr. Canalejas podrá no ser en su día una realidad, pero hoy por hoy es una esperanza, y mientras esta esperanza no se malogre, mientras el jefe del Gobierno caente con la confianza de la Corona, tiene el ineludible deber de seguir adelante, arrollando cuantos obstáculos se le atraviesen en el camino, en bien de la patria, de la monarquía y del mismo partido liberal, porque transigir y claudicar en los actuales momentos sería su muerte LADRÓN ATREVIDO MADRID AL DÍA Copió el fiero Aquilón como un condena do. Nos reímos ayer de las tan acreditadas galernas y hasta de los no menos acreditados peces de colores del Cantábrico. q J 51 presidente del Gobierno visitó con el alcalde las obras del Muevo Asilo de la Paloma, esperanza de mucha érente madrileña, t orque io toda ella es accionista del Banco e España, ni muchísimo menos. t- Por la Casa dfe la Villa se dijo que no es ue lo de la Gran Vía vaya mal; que es que jla escritura y la enumeración de los valotes son más largas que una cuaresma. Y menos mal si no se trata más que, del obligado culto á San Expedienteo, patrón de la bienaventurada burocracia española. J Los Tribunales siguieron juzgando al po ¡Hcía homicida, despachando su cometido aós abogados, de cuyos labios salieron tan jfcien parados como merecen los matones que infectan á Madrid. 5 El Jurado declaró autor de rapto á un acubado d- e ese delito, pero el Tribunal sentenf ador le absolvió. ¡Anda, morena! dirá la ente que ignora el fondo de las leyes, y la ase acaso sea reproducción de la que el faptor dijese á la morena de su hazaña. De política, nada nuevo ni estupendo. on Eugenio, en plena funcipa de componedor de díscolos, cautos y disidentes, y la opinión, asistiendo al espectáculo y pensan 0 que á buenas horas, mangas verdes. Los revendedores de billetes, bulle que te bullirás para que el Gobierno les permita el xjjilce abusar del paciente público, i o s instare á las altas autoridades la más rotunda ¡negativa! De sucesos judiciales, pocos, y más vale f Como recompensa á esfa solicitud le íu concedida la ciuz del Mérito Militar. Solicitó, y obtuvo, además, la nac onalñíad española. Ali- el- Solani es también súbdlio español desde ¡hace algún tiempo, y su gran cultura como su amor á España los ha demostrado en repetidas ocasiones. Ayudó y colaboró- con el insigne y malogrado P. Lerchundi en la confección de su gramática y vocabulario árabe- español. Ambos personajes hablan nuestro idioma. Han venido á Madrid para dar las gracias al Rey por haberles concedido la ciudadanía española y por conocer este país al que profesan sincero y probado cariño. El Rey les recibirá en Sevilla. Por supuesto; viajan por su cuenta y soa en su trato distinguidos, sin afectaciones. Ayer visitaron en nuestra casa la Exposición á beneficio de los inválidos de la guerra y los talleres, acompañándoles el joven y celoso cónsul de España en Tetuán, don Luciano López Ferrer, y su amigo, que también lo es nuestro, D. Cecilio Roda, saliendo muy complacidos de la visita, y quedando nosotros muy honrados con ella. UN SALTEADOR EN UN BAILE SERENIDAD POR TELÉGRAFO Y RECTITUD BUCAREST, 6, 10 M. C u u teatro de esta ciudad, donde se ce lebraba un animado baile de máscaras, se produjo anoche un espantoso tumulto de lamentables consecuencias. ü n malhechor se Introdujo con estupenda audacia en un palco que ocupaban varias señoras, á las cuales exigió, revólver en mano, la entrega de todas las alhajas que así. lucían. J Por la noche, acontecimiento artístico en I as señoras prorrumpieron en gritos de eil Real con el estreno de Salomé. Gran exal Hpectación, hora y media de profunda aten- socorro, lo que hizo sinatrevido ladrón emarrebatar ición, noventa minutos, de labor colosal de prender la fuga, noá una de ellas. antes un fía Bellincione y veinte de ovaciones calu- collar de brillantes En el pasillo encontróse el criminal con rosas. Si el aplauso es signo de aprobación, los ocupantes del palco inmediato, que sa Retomé ha ganado curso, lían á inquirir lo que sucedía. El audaz bandido se abrió paso á tiros, y prosiguió su ÉDNJURA POLÍTICA precipitada fuga. Entre tanto, el pánico se propagó rápidai ll TRANSIGIR mente en la sala, y los asistentes al baile se NI CLAUDICAR lanzaron en tropel á las puertas, creyendo uando en él mes de Octubre último la que se había declarado un incendio. Numerosas 7 Corona en uso de su prerrogativa cons- estrujadas y personas han sido arrolladas, titucional, acordó que el partido liberal gravísimas. pisoteadas, recibiendo heridas substituyese al conservador en el Poder, En el vestíbulo del teatro, dos agentes de encargó al Sr. Moret de la presidencia y formación del nuevo Gabinete. El Sr. Mo- Policía cortaron la salida al ladrón. Este hizo fuego sobre ellos, matando á jét tenía entonces la jefatura indiscutible d l partido. Le acataban todos, absoluta- uno; pero fue detenido y desarmado por el otro. ente todos, los personajes liberales. Cuando el público fue conocedor de lo suPero llegó un momento en que dentro del partido se produjeron diferencias de apre- cedido, un buen número de gentes se apociación, que poco después se exteriorizaban deró del criminal, que fue medio linchado jcon actos ostensibles. La Corona se creyó por la multitud. en el caso de consultar con los ex presidentes del Consejo y de las Cámaras liberales, MARRUECO? uesto que era su propósito que los liberaes siguieran gobernando. Todas estas con- mitas fueron contrarias al Sr. Moret y á su MOROS ILUSTRES ¡política. Todos los personajes que desfilaron por la Cámara regia entendieron que el EN MADRID Í 5 r. Moret había fracasado en sus procedi- C e encuentran en Madrid Abdelcrim, ex mientos de gobierno, y que era necesario bajá de Tetuáu, Ali- el- Salani, persojQue una nueva persona viniera á substi- na de gean mérito enyel vecino Imperio. tuirle para desarrollar desde el Poder la Abdelcrim Lebbadi es uno de losj moros verdadera obra liberal que no había sabido más ricos y más influyentes del bajalato de realizar el presidente fracasado. Esta persona, ajuicio de los consultados, no podía ser Tetuán. Pertenece á una familia de rancio otra que el Sr. Canalejas. Esta fue la causa abolengo. En aquellas luchas entre los partidarios ¿le la crisis. de Abd- el- Aziz (él era devoto fiel de éste) y La jefatura que hasta entonces había os- de Muley Hafid corrió peligro de ser degotentado el Sr. Moret pasó, por lo tanto, á llado, encontrando amparo en el Consulado manos del Sr. Canalejas. El Rey le nombró, de España. como representante del partido liberal, jefe Siempre se ¡distinguió por su afecto á fiel Gobierno, y él formó un, Gobierjio de nuestra patria, y como bajá del Sultán presconcentración liberal, tó graades g? y icios á tofr españoles. IV luy revuelto se hallaba ayer tarde el sa loa de conferencias del Congreso; fue extraordinaria la animación; corrieron entre los grupos las más estupendas noticias; se comentó apasionadamente la situación política. Vale la pena de que hablemos sobre ello dos palabras. Lo que se discutía ayer, como se venía discutiendo en los días anteriores, es la divergencia de opiniones y de actitudes que existe en el partido, liberal. Vayamos ordenadamente y por partes. Al caer del Poder, el Sr. Moret se colocó en una situación de antagonismo respecto al nuevo Gobierno. Acompañaban al ex presidente del Consejo algunos ex ministros de su partido. Han transcurrido los días, y parece que la actitud del Sr. Moret y de sus amigos no es la misma que la adoptada en los primeros momentos. Los profesionales de- la política no aciertan á decir si el señor Moret y sus amigos volverán á la franca intransigencia primitiva ó entrarán en cordiales relaciones con el Gobierno. Ahora bien, ¿qué es lo que de esto debe importarle al nuevo presidente del Consejo? ¿En qué puede modificar la solidez y estabilidad del Gobierno la intransigencia ó la cordialidad del Sr. Moret y de sus amigos? A mi entender, el Sr. Moret no ha caído del Poder á causa de la discrepancia de tales ó cuales elementos liberales; ha obedecido su caída á causas más considerabtes y rná 3 hondas. Ha obedecido á su desafortunada y lamentable gestión al frente del Gobierno. Supongamos que desde el primer momento el Gobierno del Sr. Moret hubiera hecho una política de franco y estricto cumplimiento de la ley, de rectitud, de sinceridad, de afirmación rotunda é inexorable de la autoridad y del orden. ¿Qué hubiera pasado entonces? Poco á poco la opinión sana é independiente hubiera ido colocándose al lado del Sr. Moret. A la larga, ante tal política de reetitud, de seriedad y de escrupulosidad, los mismos conservadores se hubieran encontrado desarmados. Si desde el primer día, y á causa de su manera de obtener el Poder, se le había declarado la guerra, ¿cómo hubiera sido posible mantener la hostilidad contra un homb, e que con su noble y sincera gestión política ha Pero el Sr. Moret cayó por todo; por su manera de alcanzar el Poder y po: su manera de desenvolverse en él. Ha ntrado á presidir los Consejos de la Corona el señor Canalejas. Supongamos que la actitud el? cía olvidar su pecado de origen?