Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L U N E S 14 D E FEBRERO D E 1910. E D I C I Ó N iJ P A G 11. Hecho un marmolillo y con el hocico en la arena estaba el toro cuando salió Juan Cecilio, y éste no se anduvo coa dibujos: dos pases y una estocada delantera y baja que degolló al bicho. Oyó pitos el muchacho. Verdad es que no pudo hacer mucho, pero no habría estado de más algo de pudor. p r a el quinto mayor que el anterior, ne gro también, escurrido de carnes, bien armado y derrengado de los cuartos traseros. A pesar de esto, Matapozuelo le toreó rie capa. ¿Para qué, hombre, para qué? Cumplió la res con cuatro puyazos, dos caídas y dos caballos muertos, y pasó aplomada al segundo tercio. Espejo y Méndez colocaron tres pares y tnedio, bueno uno de cada uno. Matapozuelos no encontró al torillo suave, ni mucho menos, y con la muleta no hizo Bada que gustase. Hubo tarascadas y huidas antes dé entrar con un pinchazo, encogiéndose el de Surga. Pocos pases y una estocada atravesada, como la del primero, que salía por el codillo izquierdo. Un pinchazo, media delantera y una también delantera completa, con la que se acostó la fiera. (Pitos) En la Castellana, debido á esto, hubo 2 fran concurrencia, y las máscaras, aunque no en tan gran número como en los verdaderos días del Carnaval, discurrieron por el paseo, apurando los últimos cartuchos de conjfetti y de buen humor. ün par de carrozas, muy averiadas de los pasados trotes, acudieron también al paseo; pero avergonzadas sin duda por la soledad en que las dejaban sus congeneres, se retiraron modestamente por el foro. Por la noche hubo algunos bailes, los últimos bailes de capuchón y careta por la presente temporada, y á fe que los danzarines se despacharon á su gusto para despedirse dignamente de la Piñata. ¡Y hasta el año que viene! EXTRAVAGANCIAS También acudió la Policía, efuiea eosf gran trabajo librar á la agresora de los fu rores de la multitud. L- a matadora de M. Daohot exclamaba: -No me arrepiento de mi crimen. ¡L 4 único que siento es la pena que causo á su esposa y á su hija! Inmediatamente compareció ante el co misario de Policía y ante el procurador dé la República. La joven criminal, que se llama Blanca Pianson y es hija de la directora de una escuela de Constantina, se ha negado á con testar á los interrogatorios, limitándose é declarar que había jurado vengarse de mon sieur Dachot. K! J iegado del Gobierno u Oiudadela te legrafía que la gruesa mar reinante imV 1 ENA, l 3 6 T pide explorar los sitios próximos á la catás 1 os Tribunales acaban de fallar un proce- trofe y que en cuanto se calme el mar se so curioso, más que por lo que es en sí, harán exploraciones. por lo que revela. autoridad La condenada es una mujer que había es- unAñade dicha la Guardia que lia enviado ogida de Celita. teniente de civil con varias Y salió el sexto, negro, largo, más toro tafado á una estanquera diez mil coronas parejas para prestar auxilio, y que las ruisque los anteriores y regularmeate armado. para comprar huesos humanos, á fin de adi- mas órdenes ha dado álos alcaldes y caraCelita le dio tres lances de capa, y al dar vinar con sus cenizas los números que ha- bineros de la costa á fin de qtfe den sepulel tercero fue empitonado, al parecer por bían de resultar premiados en la Lotería. tura á todos los cadáveres que arroje el Inar La embaucadora practicaba una porción y recojan todos los efectos y despojos que el vientre, suspendiéndole el bicho en alto de macabtas ceremonias, tras de las cuales dejan las olas en la playa. y dándole otra cornada, en la que nos pareció ver que penetraba el asta, á gran pro- predecía los números que habían de ser faDe Oran han pedido nuevamente por te vorecidos en el próximo sorteo. fundidad. légrafo detalles del siniestro. Claro es que, como el gitano ciego del Cuando cayó al suelo quedó rígido y sin sentido, y el efecto en el público fue de los cuento, no acertaba ni por casualidad; pero FAIMA, l 3 4 T 1 inspector general de Sanidad de la Ar, horrorosos, de los de las cornadas grandes. no por eso disminuía su clientela, á la que 1 Conducido á la enfermería ¡salió de ella hubiera podido seguir explotando bonita- E mada, Sr. Fernández Caro, ha reitera- poco después un alguacil haciendo señas mente si no hubiera abusado hasta el punto do las órdenes para que se hagan toda clade sacar 10.000 coronas á la estanquera. de que no había ocurrido nada grave. se de exploraciones en el sitio Je la catásEsta se llamó á engaño y denunció á los trofe. ¡Ojalá! Si así resulta, sería el enganche del cuerno por la faja, pues el efecto que Tribunales ala adivinadora, y ¡ajusticiaha Se cree que no todos los náufragos lian produjo fue horrible. condenado á cinco años de trabajos forza- perecido, y que han encontrado momenláCon el desorden consiguiente, se hizo el dos á la heroína de tales comedias. neo auxilio en algún rincón de la costa. tercio de varas, ea el que el de Surga tomó cinco varas, derribó tres veces y mató dos PAIMA DE X H. OHCIi, I 3 6 T. 1 cónsul de Francia ha recibido telegra. ASESINATO DE UN CÓNSUL cabalgaduras. 1 Magricas é Isidoro Soto banderillearon sin mas de los ministros de Negocios Exque lograran hacer nada que llamase la tranjeros y de Marina anunciándole el eaEL DRAMA DE ARGEL vio de cantidades para atender á todos los atención. POR TELÉGRAFO; gastos que origine el salvamento del Gehc En substitución de Celita salió á matar PARÍS, I 3 10 m. tai Chanzy. Juan Cecilio, quien, muy valiente, muleteó El cónsul ha recibido además infinidad cerca y entró bien á dar un buen pinchazo. a mpliando lá noticia del asesinato de mon (Palma? -s ur León Dachof, cónsul de Bolivia en de telegramas particulares de las familias Tres pases más, superiores, para una bue- aqueila plaza, se reciben ne Argel los si- de los náufragos. En uno se le ruega que se embalsame el cadáver, si se halla, de un nísima estocada, que acabó la fiesta. (Ov. a- guientes detalles: Monsieur Dachot, que frisaba en los cin- pasajero llamado Redondo, natural de Pación al diminuto madrileño. cuenta años, era una personalidad conoci- rís. En otro, el cónsul general de Dinamardísima en el país, donde había desempeña- ca en París pregunta, por VL hijo Enrique arte facultativo. Durante la lidia del sexto toro ha in- do importantes cargos. Era consejero mu- Hoskier, que viajaba solo. n otro, de la Dirección de la Compañía gresado en la enfermería el espada Alfonso nicipal de Argel, consejero del comercio exCela (Celita) con una herida contusa que terior de Francia, presidente del Sindicato Transatlántica, se le participa que hov sale interesa la piel y tejido subcutáneo, situa- de fabricantes de tabacos de Ara- eiia y ców- de Marsella el inspector general. El pasajero superviviente, M. MarcelRo da en la región masetérica izquierda. Tiene sul de Bolivia. además conmoción cerebral y erosiones reEl día del suceso hallábase M. Dachot del, se encuentra en tal estado de excitación partidas en el doxso de la mano izquierda sentado en la terraza de un café, en compa- que no ha podido declarar todavía cómo y de qué manera ocurrió la catástrofe. y en la región pubiana, lesiones que le im- ñía de su esposa y de su hija. El cónsul de Francia, M. de Sainte Mane, piden continuar la lidia. -Doctor Olivares. Al abandonar el establecimiento, y cuando la familia se disponía á- montar en su au- se muestra agradecidísimo al eficaz concuromo se ve, la lesión ha sido insignifican- tomóvil, apareció una joven elegante, como so que le han prestado las autoridades ele C te, y el público no creía que con tan de veinte años y muy agraciada, que se ¡in- Baleares. aparatosa cogida resultara casi ileso. terpuso precipitadamente entre ambos cónIndudablemente estará Celita en dispo- yuges. MAXBEU. A, í 3 8 N. sición de volver á torear de aquí á pocos sta mañana ha salido de Cannes con Sin pronunciar una palabra, la desconodias. rumbo á Menorca la escuadrilla de torcida sacó de un gran bolsillo que llevaba una pistola Browing de pequeño calibre, pederos del Mediterráneo comouesta de seis y antes de que nadie pudiera impedirlo dis- contratorpederos. Esta noche saldrá de Marsella el cargaparó cinco tiros, apuntando con pulso firme, boat Calvados con el subjefe de armamento á la cabeza de M. Dachot. l Carnaval llegó ayer á sus postrimeEste cayó al suelo, arrojando un torrente de la Compañía Transatlántica. rías... por este año. PALMK DE MAU. OFCA, 1 3 1 0 N de sangre. Los cinco proyectiles le habían Apuraron lindamente la colilla, y permítaR l delegado del Gobierno en Menorca u senos lo vulgar de la expresión, los sempi- atravesado el cráneo. legrafía que á la una y media de la t rLa muerte fue instantánea. ternos aficionados á embromar al prójimo, Numerosas personas se lanzaron acto de se ha recogido en Ciudadela e! eádáv r y á ello contribuyó poderosamente la esmutilado- de un náufrago de! Gencui Citan. j. continuo á detener á la, criiD. inal. plendidez del día, PARA GANAR ALA LOTERÍA POR TELÉGRAFO NAUFRAGIO DEL GE ÍERALCHANZY POR CABLE P A L M HJS JWA. E. LC 1 RCA, 1 3, 2 7 E P E EL CARNAVAL E