Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO i3 DE FEBRERO DE 1910. ¡EDICIÓN PAG. Cr. asomo ae duda, ai la más tenue sombra de Sospecha, que la fotografía que ha publicado el Nuevo Mundo en la primera página de u último número, correspondiente al día 10 del mes corriente, me sorprendió en extre- no por tres poderosas razones: r Primera. Porque, como dejo afirmado, no asistió á la citada cacería ningún otro otógrafo. Segunda. Porque la fotografía publicada no es ninguna de las que yo envié al citado periódico; y Tercera. Porque en ningún momento del día tuve ocasión de ver el grupo que publica Nuevo Mundo en la disposición, que aparece en el grabado. Y dando las gracias anticipadas, muy expresivas por su bondadosa atención, me repito suyo, muy atento s. s. y q. s. m. b. -Jaime Muñoz de Baena. la? Cuando se pondera una obra es necesario, imprescindible, citar hechos. ¿Dónde están los hechos que constituyen la historia liberal del Sr. Moret? Se nos le quiere presentar ahora como un debelador del clericalismo. El día 27 de Noviembre de 1906 decía un periódico demócrata, El Liberal, lo siguiente: El Sr. Moret Ha procedido ahora de buena fe, lo mismo que en 1902, cuando con su célebre circular nos metió en casa á todas las Ordenes monásticas expulsadas de la república vecina ¿Dónde están los hechos, las realidades fehacientes, que acreditan el liberalismo del Sr. Moret? Ahora el ex presidente del Consejo, en una carta publicada en la Prensa, pretende excitar la opinión y recabar una vez más la bandera del liberalismo. En cuarenta años no ha hecho nada por el liberalismo el Sr. Moret; ¿será creíble que ahora, en el ocaso de su vida, pueda realizar la obra que antes no ha realizado? Si la opinión mira y examina la historia del Sr. Moret, ¿cómo podrá encontrar en ella alientos y garantías para ponerse al lado del ex presidente del Consejo? Un hombre que ha expuesto y pregonado ideas liberales y democráticas ocupa ahora por primera vez la presidencia del Cpnsejo. No sabemos ni podemos decir ahora, en estos momentos cuál será la obra que realice este hombre. La más elemental prudencia aconseja que esperemos á ver cómo el se ñor Canalejas se desenvuelve ea el Gobierno. Nadie pone en duda, ni amigos ni adversarios, la buena fe del Sr. Canalejas. Sus adversarios políticos no compartimos. como es natural, sus ideas. Pero si el nuevo presidente del Consejo acierta á imponer el orden perturbado- -perturbado durante tres meses de desenfreno, -si hace cumplir la ley, si hace que brille en todo momento el respeto á la autoridad y la rectitud en la gestión política, eso merecerá el aplauso de todos los ciudadanos. Cuando en Noviembre ae 19: 16 el Sr. Moret provocó con su carta una crisis que arrojó del Gobierno al general López Domínguez, El Liberal, en su número del 29, estampaba el siguiente severísimo juicio La conducta del gran orador en sus reíaciones con la democracia es enteramente igual á la de Jlos galanes machuchos, que. después de haber comprometido, deshonrado y abandonado á una pobre mujer, na bieu se enteran de que va á contraer matrí monio con un hombre honrado, la delatan, la denigran, la entregan á la maledicencia y no se sienten tranquilos hasta que consiguen desbaratar la boda. El Sr. Canalejas ha llegado á la presidencia del Consejo su amor á la democracia. No se deje arrastrar el Sr. Moret por impulsos ajenos é irreflexivos. Na haga que esas lineas arriba copiadas vuelvan, á tener una vivísima actualidad. Tiene derecho el señor Moret, caído, al respeto de todos; pero ese respeto no podrá ser otorgado sino en compensación á un discreto silencio por su parte, á una soledad y á uu apartamiento dennitivo de las luchas políticas. AZORIN los condes Se Naya áe Tajo, íá estiraados en la saciedad aristocrática madrileña. El diputado á Cortes D ¿Isidoro de La Cierva pasa por la profunda pena de ítabet perdido á su hija menor, preciosa niaa de año y medio de edad, que ha fallecido íctima de rápida enieruicd d. Tanto á los padres de la finada como al tío de ésta, el ex ministro D. Juan La Cíer- f va, y demás familia, enviamos la expresióa de nuestro sentido pésame. Han regresado á Madrid ¡os durjues de Peñaranda y Baena. Madrid, iz 2- 1910. INFORMACIÓN POLÍTICA CONSEJO OE MINISTROS COMENTARIO A UNA CARTA Oí el lector ha consagrado alguna atención á la lectura de los periódicos, ¿cuántas eces, en. estos ultimes años, habrá observado que en determinados momentos, y á cau sa de una manifestación, de una meneada ó de un discurso, la política española entraba en una nueva era ó se abría en la historia de España un nuevo período ¿Cuántas veces también habrá visto que un discurso, unas declaraciones po íticas ó una carta eran considerados, con una exaltación profunda, como un documento histórico ¿Cuántas veees, en fin, en presencia de tales actos ó escritos, habrá leído que iban á causar en el país una impresión enorme Y sin embargo, coma caen las hojas en otoño, como pasa el viento por los cañave 1 rales- -con un gáirulo son, -todo esto ha pasado; y ninguna de l as ocho ó diez veces que en loa tres últimos años nos decían que se abría una nueva era en España se ha abierto nada, ni los documentos que se nos pintaban como históricos han quedado an la memoria de nadie, ni la impresión hondísima que tales cartas y discursos se decía que iban á. producir han alterado ni en lo más mínimo los nervios de ningún, ciudadano. No seamos ingenuos y no tratemos de alucinarnos unos á otros. No desde hace cuatFO años, desde hace cincuenta, duraste todo el siglo xrx, nuestra historia política, la historia que ha pintado la Prensa, es una historia de discursos, declaraciones, cartas y manifiestos. El partido conservador, en su última etapa, ha implantado una política de realidades, ha liecfao algo más que lanzar palabras, cartas y declaraciones. Comenzamos á ver que todo nuestro siglo xrx ha sido una centuria de vanidades y disputas ineficaces- -cuando nt sangrientas- -por fantasmagorías. Queremos hoy hechos, con creciones, resultados positivos, prácticos. Si el partido conservador- -y ahí están patentes los hechos- -ha emprendido una marcha francamente realista, nuestro deseo es que el partido liberal, un partido liberal fuerte, abandone también el camino de las palabrerías y entre en un campo de acción fecundo y dichoso. No nos hagamos ilusiones. Para el señor Moret, caído, no hay más que tener respeto ó, por lo menos, indiferencia. Pero el respeto no es el olvido. Y como el Sr. Moret es una figura en nuestra historia contemporánea, corno ha actuado en nuestra política durante cuarenta años (Eué por primera vez ministro en 1870) la historia y la crítica tienen derecho, perfecto derecho, innegable derecho, á juzgar al Sr. Moret. Y bien, ¿qué ha tiecho el Sr. Moíet en favor del liberalismo durante los cuarenta años qne ha actuado en la política españo- DE SOCIEDAD Se encuentra enferma una hija de los señores de Rodrigáñez, á quien ha sido practicada una delicada operación en el cuello. La enferma ha mejorado, de lo cual nos alegrarnos. La marquesa de Vistabella, que ha pasado una temporada en Biarritz con sus hijos, ha regresado á París. En Benidorm, provincia de Alicante, ha dado á luz con toda felicidad fina niña la bellísima señora de Saralegui (A. née María Vejarano y Bernaldo de QUITOS, hija de Cegún por la mañana anunció el Sr. Cana- lejas, ayer, á las seis de la tarde, se re ¿unió el Conseja de ministros en. la Presidencia, 1 El presidente maniiesió ai entrar cu ra. reunida que en ésta seríaa estudiadas las negociaciones entabladas con el Vaticano por el Gobierno- anterior y se resolverían varios asuntos de interés, entre ellos tinos expedientes de indultos de pena de muerte y la peticica de tt a amnistía para los deliá tos políticos. 1 El ministra de Hacienda dijo que iiabi- a rogada al subsecretario de su departamento, Sr. La Viña, que siga oeapando este cargot y que dicho señor se había reservado contestar h. tsta hoy por la mañana. El de Fomento anunció que sometería ai Consejo la designación del Sr. Dávila para 1 presidente de la Junta de Coloaización In- tenor, y confirmó que el delegado regio de Pósitos, Sr. Zonta, ha dimitido con carácter irrevocable. i v El de la Guerra dijo que Gana cuenta ñ. é varios proyectos jae tenía en preparaeíótíj Los demás ministros no comunicaras ninguna noticia. El Consejo terminó á las ocho y cuarto, y, según las referencias que tuvimos anoclie casi todo el tiempo; que duró ía reunión fné empleado par eí presidente, que hizo un es- tenso discurso renovando la orientación del Gobierno. Fuá tocando el Sr. Canalejas todas las cuestiones de gobierno pendientes y todas las que hay que acometer y desarrollar fijándose en. las que afectas á cada, nao de los departamentos. Los ministros se mostraroa conformes con lo que iba exponiendo el presidente, quedando convenida y aprobada! a orientación del Gobierno. Refiriéndose á estos el Sí. Canalejas nes decía anocher- -Aprobado mí plan de GoDierno por el Rey y por los ministros, lo expondremos al caerpo electoral, y si éste también la aprueba y de esta conformidad resulta una mayoría que sirva para el desarrollo- de ese programa, yo seré el jefe de ua partido liberal dispuesto á realizar una labor definida A l tratar el Sr. Canalejas de la caestíón electoral, se mostró decidido á no emplear: en los preparativos arriba de diez ó doce días más. Después de este plazo fijará, ei presidente la fecha en que defoe publicarse, el decreto de disolución. También se trató en el Consejo de la petición de una amnistía para delitos políticos. No parece que sea concedida la amnistía, entre otras razones, porque para ello se necesita una ley, y, por lo tanto, que estén funcionando las Cortes. Creemos que lo qne se hará será conceder algunos indultos individuales, y que entre éstos sean comprendidosl s- reíereirtesála manifestación m: Ii- FT u n mnrrmii m tntmnfii w