Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S n D E F E B R E R O D E i91 o. EDICIÓN i. PAG. 4. P. EMILiO íUU, NUbVO SUBSECRETA RIO DE HACIENDA EL GENERAL D. ANTONIO TOVAR NUEVO SUBSECRETARIO DE GUERRí IX LEOPOLDO SERRANO, NUEVO SUBSECRETARIO DE LA PRESIDENCIA ción. Hay compadre de éstos que se entretiene en escribirse cartas amorosas que se dirige á sí mismo para enseñarlas á los compañeros en el teatro. ¿Visteis anoche á la princesa de Tal? pregunta. -Pues rne ha escrito invitándome á souper... ¡La tengo loca! Y tira de cartita perfumada con pachuh barato. Los directores, á veces, se dejan engañar, y en ocasiones contratan á un compadre, no porque sea mejor ó peor actor, sino porque dicen: ¡Áh! Fulano... ¡Fulano tiene mucho partido con las señorasl El sólo llena las avant ¡cenes de enamoradas... Portugal unos compases de la Fomarinetía, con el telescopio al hombro, y el público abandona el teatro bostezando, aburrido. No nos hemos divertido... En toda la noche no nos hicieron sonreír una sola vez las payasadas de los cómicos, ni nos interesaron las desnudeces de las cómicas... En tierra de garbanzos este estreno sería un fracaso ruidosísimo aue no daría dos pesetas á la taquilla... Pero aquí no... Aquí esta insulsez titulada Ohe! ¡Caroline vivirá doscientas ó trescientas noches en los carteles de Eldorado y liasta puede que haga rico alenipresario. ¡Puaf! ¡Qué porquería! JOSÉ JUAN CADENAS París, Febrero. terminado la premiere de la HI a ¡Ohe! ¡CaroUne! bailándose elrevistade Rey D. JOSÉ FRANCOS RODRÍGUEZ, NUEVO ALCALDE DE MADRID Fot. Compañy DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN CONSTANTiNOPLA i tema de todas las conversaciones los preparativos militares en previsión de una guerra con el vecino reino de Bulgaria, á consecuencia de las manifestaciones hechas en Sofía á favor de los búlgaros de Macedonia y de las sangrientas escaramuzas en la frontera turcobúlgara. Mahmoud CnewJiet, bajá, ministro de la Guerra, había ordenado que el segundo y tercer Cuerpo de ejército se preparasen para cualquier eventualidad, y encargó con urgencia 14 millones de cartuchos á la Fábrica Imperial de Zeitoun Bournou. La ruptura de hostilidades con Bulgaria parecía inminente y se discutían los planes de ataque y de defensa. La baja experimentada PROBABLE GUERRA ENTRE Hace u os TURQUÍA Y GRECIA d í a s por los fondos turcos confirmaba estas previsiones. De la noche á la mañana todo ha variado: El cambio ministerial en Grecia, la apertura de la Cámara helena y su disolución tan pronto sean oídas las declaraciones del nuevo Gabinete, así como la convocatoria de la Asamblea nacional, con cuya condición desaparecerá la liga militar, ha preocupado al Gobierno turco y las potencias europeas ante la eventualidad de que los cretenses envíen diputados á Atenas. La censura en la. Prensa, que se ejerce aquí con cierto rigor, para no excitar los ánimos, hizo desmentir las noticias sobre los preparativos militares relacionados con una probable guerra, y, en cambio, tolera que el lanine, periódico turco, órgano del comité Unión y Progreso, publique, ba o la firma de su director, Hussein Djahid, be y, diputado por Constantinopla, un articulo cuya traducción es la siguiente: Dentro de algunos días se efectuara la apertura de la Cámara griega, y sin duda alguna los cretenses enviarán allí diputados que seguramente serán bien acogidos. ¿Qué haremos entonces? Sin vacilar contestaremos: ¡La guerra! Hace tiempo previmos éste resultado y nos habíamos percatado de que, activando la entrega del acorazado que ha comprado recientemente, Grecia no tenía otro objeto que asegurar á su Armada la superioridad sobre la nuestra en caso de guerra. Desgraciadamente, la faltará tiempo, pues la guerra, que debía estallar dentro de siete ú ocho meses, surgirá en breve, y de esto debemos alegrarnos, parque hoy nuestra Armadav conserva una superioridad que hubiéramos perdido si el acorazado comprado hubiese engrosado ya la marina helena. A pesar de esto, el punto más inquietante para Grecia es la frontera de tierra. Debe saber aquella nación que el día en que los diputados cretenses sean recibidos en Atenas, al mismo tiempo que la armada otoma na anclara en el Pireo nuestro ejército pisaría la llanura de Larissa. En política las palabras tienen poco efecto y requieren actos. A fin de que mañana el Gabinete no se vea sorprendido con una guerra, debe empezar los preparativos militares y probar que está pronto á defender el honor nacional. Es inútil hablar de una guerra posible con Bulgaria para justificar estos preparativos. Hay, sin embargo, quienes creen que la guerra no estallará porque no existe ningún motivo serio y lógico de hacerla; si estalla, será con Grecia, á propósito de Creta. El tono. de este artículo es categórico y refleja el deseo de los turcos de buscar á todo trance una guerra con Grecia para terminar de una vez y de cualquier manera el enojoso asunto de Creta, cualesquieras seaii sus consecuencias. No cabe duda alguna que los turcos quedarán victoriosos de Grecia, tanto por tierra como por mar; pero deben tener en cuenta las sorpresas desagradables que surgirían. No sería extraño que Bulgaria aprove- chase las circunstancias para socorrer á sus hermanos de Macedonia ocupando militarmente aquella provincia, y tampoco podría evitarse que Servia hiciera lo propio en la provincia de Sandjak. Calculando todo esto, y deseosa Europa de evitar un conflicto serio en los Balkanes, se está concertando algo importarnte entré las cuatro potencias protectoras de Creta para impedir, hasta por la fuerza, que los cretenses envíen diputados á Grecia. Al efecto, se piensa en bloquear el puerto de Gandía. Sin pérdida de tiempo se- estudia la solución definitiva de la cuestión de Creta, á la que se concederá una. amplia autonomía bajo la soberanía del Sultán de Turquía. Desde luego este asunto ha entrado en vías de solución, y los turcos están decididos á no admitir nuevas dilaciones. Así se lo han manifestado á las potencias en una Nota en la que la Sublime Puerta declara que si los cretenses nombran diputados del Parlamento de Atenas, Turquía hará entrar sus tropas en Tesalia y guardará aquella provincia en rehenes. En vista de todo, se asegura que antes de fines de Febrero ocurrirá algo importante y decisivo JAUMET EFFENDI