Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 10 DE. FEBRERO D E IQIOI EDICIÓN i. PÁG. 5. á tetser que mantenerse nn bizcochos y gidor, y allí hubo una especie de concurso copitas de Jerez. de trajes goyescos con premios de cincuenHe aquí algunas cifras interesantes ea ex- ta pesetas cada uno- ¡nada menos que diez tremo. duros en plata ó papel! -todo ello seguido En la ciudad de Chemnik (Sajonia) por de las inevitables protestas contra el Juraejemplo, se consumen anualmente de seis á do, á quien se acusaba- ¡cosa extraña traocho mil kilogramos de carne de perro, y tándose de cosa municipal! -de haber orgaIvf o es obra para el gran público, no... Des- en Berlín, de trece á quincejmil caballos; de nizado mal la fiesta. Hubo música, baile, vino y sus naturales JTM filará por allí todo París porque es in- los gatos no habla la estadística, pero interesante ver á Mme. Simona en ave de co- dudablemente serán legión. Yo, oor mi par- consecuencias, hasta que el Guad arrama dijo íral y á Guitry rey del gallinero... Los em- te, no puedo olvidar cierto guisado de liebre con voz aterradora de quien brinda un represarios defenderán su dinero y... ¡nada que, siendo estudiante en Leipzig, nos sir- parto espléndida de pulmonías: A casa, que hiela más! Chantetkr, lo repito, no aumenta la vieron en la casa de nuestra patrona. Ese mismo día habían desaparecido como De paso se Inauguró espontáneamente el gloria de su autor. Eso no quita para que el amor propio f ran por encanto los dos soberbios gatos de la puente de la Reina Victoria. Si no, llueve un poco hasta que se hubiere abierto de Ees hinche el éxito... Esta noche tendrá lu- portera. De eso hace veinticinco años, y cuando modo oficial á la pública circulación. gar la ptsm re; el público, que ha pagado 200 En la Castellana hubo también su miaja francos por un asiento juzgará severamente pienso en ello oigo en lo más profundo de; mi... alma misteriosos maullidos; ¡qué sería, de Carnaval: carrozas en ruinas, máscaras la obra quizá con severidad excesiva... de percalina y el paseo He catrnaies de Rostand tenía tazón, y su miedo estaba Dios mío, si hubiera comido perro! Pero lo más mteresante es que, según las diario. Justificado. Si no se hubiera he ho tanto Ya de regreso de la Pradera y de Recoleruido alrededor de Chaníeder, probab emente averiguaciones de Kart Aram, no es la miel éxito fuera mayor, porque hubiera sor- seria la que obliga á los obreros á nutrición tos, la gente se. enteró de que el Gobierno prendido al público... Pero desde hace ocho tan poco apetitosa; es que muchos prefieren había fallecido repentinamente. Y, nada, no años se habla de esta obra, se cuentan mil el gusto de la carne de perro, que declaran se inmutó. Supo momentos después que haIncidentes, la ha perseguido una inexora- exquisita, y otros la comen... ¡por supersti- bía nuevo Ministerio, presidido por Canaleble fatalidad, ¡teníamos derecho á esperar ción! convencidos como están de que la jas, y la rapidez sí que sorprendió. Ya no es á s No hay que aprovecharse del reclamo manteca de ese fiel compañero del hombre solamente activo el acreditado D. Felipe. Impunemente... El hombre que se embolsa es un remedio y un profiláctico infalible Le gana el ilustre D. José. Y puede decirse que á esto se redujo lo Un millóa de francos antes de estrenar una contra la tuberculosis. En efecto, en las regiones industriales y saliente de la jornada. producción estaba obligado á dar una obra La Corte suspendió nuevamente su via- mineras es donde más se come carne de Estas son mis impresiones de espectador perro. En ellas la tuberculosis es la enferme- je á Sevilla. El embajador de Alemania, ímparcial y sincero. A mí, más que la obra, dad por excelencia de las clases obreras, gravemente enfermo, recibió los últimos íine produjo admiración el público anoche atacando preferentemente á los que por su Sacramentos. Por la noche, frío fino y nada nuevo tea congregado en la sala de la Porte Saint- oficio tienen que aspirar polvo de carbón ó tral. Ningún estreno. ÍJMartiu. Sí; no cabe dudarlo... Sólo en París de vidrio. ¡No es pequeño el estreno de Gobierno La carne de perro cuesta dos reales la ¡puede reomrse este soberbio conjunto de para pedir alguno más! apersonas capaces de escuchar y saborear libra, y la de caballo, más barata. La manteca de perro cuesta cinco reales mna obra poética; sólo aquí hay público que ísienta lo bello, que se recree ante la ma) es- y es, por consiguiente, más cara que la man iad de uaa imagen afortunada, que se im- teca de cerdo. Parece que los ríñones y, sobre todo, el presione por la soberana construcción de un alejandrino. En otro sitio cualquiera la hígado perrunos, tiernos y sabrosos, son f u a n d o hace tres meses y medio el señot lobra hubiese resultado ridicula... En Ma- manjares dignos de los dioses, y que el ex ídrid no se hubiera concluido el segundo quisito ote gras que comemos con delicia Moret recibió de S. M. el encargo de formar abinete, nosotros, imparciales y acto... ¡Figuraos á Borras vestido de gallo y muy á menudo nada tiene del ganso. La carne de perro de lujo, por ser el me- respetuosos con los prestigios de los grangritanaoí Ki ki- n- ki! ¡Le matan á chistes! ¡Oh, sil ¡París! jNo hay más que un Pa- jor nutrido, es la preferida, mientras que la des hombres, le saludamos desde estas columnas con palabras alentadoras de espede los galgos de caza es poco apreciada. lís. Cuenta un carnicero de esas especialidades, ranza y le ofrecimos la segundad, modesta José JUAN CADENAS proveedor de grasa de perro á más de una acaso, pero desinteresada y leal, de nuestro Pirfs, F J ero. familia rica, que es raro el día en que algún apoyo, si su politiea desde el Poder responcoche de lujo ó un automóvil no se detiene día á la confianza que la Corona y la na E NUESTRO CORRESPONSAL en la esquina y se presenta en su tienda ción en él depositaban. Desgraciadamente para todos, no ha sido una señora ó un caballero elegantemente así. La fortuna no ha querido acompañar al vestidos pidiendo carne ó grasa perruna. Creamos á Kart Aratn cuando dice que en Sr. Moret en su gestión. ARNE DE PERRO Uno de los triks emSinceramente, lo lamentamos, y al reseñar pleados en Inglate- la floreciente Alemania no es por miseria rra por los liberales durante las últimas elec- por lo que se come carne de caballo, de perro lo ucurndo ayer no podemos menos de dedicar un recuerdo de respetuosa considera ciones para espantar á los electores protec- y de gato. ción al hombre eminente, estudioso y cultN ¿Por superstición acaso? ¿Por qué no? cionistas fue un horripilante cartel repreLa superstición jamás ha retrocedido ante simo, al orador insigne que con su patabra sentando ana familia de obreros alemanes Saboreando un asado de carne de perro, con nada; ¿por qué habría de retroceder ante un soberana ha sabido tantas veces cautivar á las muchedumbres, al gran estadista cuyo pellejo, orejas, rabo y todo, y con el rótulo perro... en parrilla ó en puchero? nombre ha traspasado Jas fronteras, y que ¿Por gusto? ¿Qué tendría de extraño? siguiente Llegaremos á nutrirnos como los primos de Alemania si elegimos á un Los hay mas raros, y ya se sabe: de gus- por encima de todas las pequeneces y de todas las miserias de la política, ha sido, es proteccionista Aludían así al precio inac- tos y colores... y continuará siendo una gloria española. EDUARDO sfcesible que alcanzaría la carne para el pueBerlín. Febrero. sfolo si los proteccionistas llegaban á realizar- SU programa. Ya os imaginaréis el efecto y horror proüucidos por el cartel en los obreros ingleses, ¡acostumbrados á t, u buen beefleak todos los sí son lis cosas de la vida. Contaba Mafclías. Kurt Aram, el espiritual cronista del uestras predicciones de ayer se han cumdrid con un solo entierro, el de la sarJBetiinet laggebiatt, abrió una información plido exactamente. No se necesita sel relativa al consumo de perros en Alema- dina, y resultaron dos: el de la sardina y el profetas para hacer afirmaciones como las nia, y si bien resulta que en el ardor de del Gobierno. que hicimos. Con estar bien orientados, Faé el asunto del día: la crisis. Nadie la basta. ías luchas políticas los antiproteccionistas en Inglaterra habían forzado algo la nota, esperaba, y, sin embargo, no había cosa más Además, día por día habíamos señalado 00 es menos cierto que en algunas provin- esperada. Es decir, que todo el mundo sabía las divergencias que en el seno del paitido cias de Alemania hay carnicerías y restau- lo que iba á ocurrir; p. ero tan pronto, ¡en día liberal iban surgiendo, y, negadas unas con fan s donde se vende y se come exelusi- tan simbólico... ministenalísimo fervor, confirmadas otras El entierro de la sardina resultó. Resultó por los hechos, pero todas exactas, llegó el samente carne de perro, de caballo y de una juerguecita más, que es lo que se trata- momento en que la crisis, irremediable por Aconsejo á mis queridos lectores gue ten- ba de demostrar. El tiempo, también en muchos conceptos, había de estallar. Precigan na estómago débil que no sigan le- crisis, esto es, revuelto; con sol, pero con sar ese momento ha sido toda nuestra labor, yendo esta crónica si no quieren exponer- viento frío y tendencias á molestar. Pero la De todo lo sucedido ayer hallarán núes Be á aWíecer la carne en mucho tiempo v j? eate empuntó hacia la pradera del Corre- tros lectores amplia información más adeY el cuarto acto no desvaneció esta imJnesión... Hay escenas hermosas, tiradas de Versos admirables, poesía, mucha poesía... í ero am hay interés... El público estaba aburrido. Al iinal se levantó el telón cuaíro ó cinco veces á duras penas... D. SEGISMUNDO MOREÍ A B C EÑ C MADRID AL DÍA A EL NUEVO GOBIERNO N