Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES earrato y ai director general de Correos y Telégrafos, Sr. Francos Rodríguez. Por la tarde estuvo en la Casa de Campo Con su henrano el príncipe Leopoldo. La Reina doña María Cristina, aconipaíiada de la marquesa de Navarras, visitó á su camarera mayor, la duquesa de la Conquista. Tanto isla distinguida dama como la duyuesa de Santo Mauro, se encuentran ya muy mejoradas. Del viaje del infante D. Fernando á Buenos Aires, representando á España en las fiestas del Centenario de la Independencia, dicen en Palacio que es uaa designación que está dentro de lo posible pero que hasta al ora nada se ha acordado. Hay no se celebrará en Palacio la capilla públi- ca acostumbrada. No se consideraba seguro ayer que salgan ¡iioy los Reyes para Sevilla. Su Majestad el Rey se propone, cuando esté en aquella capital, venir con frecuencia á Madrid, acaso todas las semanas, para presidir Consejos de ministros. La jornada durará poco más de un mes, iiasta días antes de la Semana Santa. El marqués de Viana, invitado por el conde de Valdelagrana, saldrá hoy para asistir á una cacería. En substitución de él irá á Sevilla de jornada con la familia Real el ir arques de I Torrecilla. Ayer mañana, á las nueve, salió S. M. el Rey con dirección á la finca de Viñuelas, con objeto de tomar parte en la cacería organizada en su honor por el marqués de Santillana. Acompañaron á S. M. en la excursión, aáernás del marqués de Santillana, los duques de Bivona y Medinaceli; los condes de San Román, Argüeso, Puerto y Torrepalma; los marqueses de la Torrecilla, Viana, Fontán y Jura Real, y los Sre T Tsidoro Ur áiz y D. Joaquín Cara. El Monarca llegó á Viñuelas á las diez de la mañana, y acto seguido se procedió al primer ojeo de gamos en el cerro El Toro, sobrándose 50 reses. Los cazadores regresaron después al castillo, en donde se les sirvió un espléndido almuerzo; terminado el cual se dirigieron en carruajes á ííava Roldan y á Valdelanasa. En dichos lugares se dieron seis ojeos á oerdices y á liebres, cobrándose 300 de las- primeras y 150 de las últimas, aparte de algunas chochas y de bastantes palomas. A las seis de la tarde, y después de terminado el último ojeo, regresaron al castillo ¡os expedicionarios, desde donde regresaron i la corte después de tomar el té. 9 DE FEBRERO DE i 9 io. EDICIÓN i. PAG. 6 Beltrán de Lis, Dato, Chayes, Fera sedear Villaverde, Frígola, Hoces, Núfiez de Prado y su preciosa hija, Heredi- a, Martínez del Campo y Pérez de Guzmán, En el Cuerpo diplomático extranjero, que estaba casi en pleno, se comentaba con sentimiento la noticia que circulaba de hallarse enfermo de algún cuidado el embajador de Alemania, conde de Tatienbadi. Del sexo fuerte vimos al jefe de la Casa Militar del Rey, general coade del Serrallo; al jefe superior de Palacio, marques de la Torrecilla; al secretario de S. D, Emilio Torres; el primer caballerizo, Rodrigo Alvarez de Toledo; á los presidentes de las dos Cámaras, á los ministras de Estado, Gracia y Justicia, Guerra, Marina, Hacienda é Instrucción, al condece Pie de Concha y al Sr. Heredia, primero y segundo introductor de embajadores, respectivamente, y al capitán general Sr. Ríos, Al príncipe Pío de Saboya, á los ¿Juques de Tovar, Valencia y Medinaceli; maVqueses de Santa Cruz y Riscal; -condes de Esteban Collantes y Peñaíver; Sres. Moreno Carbonero, Potestad, Narváez, Aguúrre de Cárcer, Walter, Escalera Retortillo y MacPherson, Casal, Halphen y otros muchos políticos, artistas y aristócratas, cuya enumeración haría esta lista intermiaable. Sirvióse á las once un delicado buffet; media hora más tarde se retiró la infanta doña Isabel, y después de la una de la madrugada terminó la brillante fiesta, HANS EN LA EMBAJADA DE FRANCIA Anoche se celebró en la Embajada de Francia el banquete y recepción dispuestos en honor de S. A. la infanta doña Isabel por el digno representante de la nación vecina y amiga y su amable esposa, Mme. Reyoil. En su residencia de la calle de Oiózaga se han hecho recientemente importantes reformas, que demuestran el exquisito gusto artístico de sus actuales moradores. Así, anoche, al llegar sus invitados, se sorprendían viendo cómo la antigua galería de cris tales, por la cual entraban los carruajes, ha sido convertida en un suntuoso vestíbulo con marmóreo pavimento, adornados sus muros con valiosos tapices de los Gobelinos y destacándose en la brillante iluminación, hábilmente instalada, cuatro columnas que sostienen los bustos de Enrique IV y de Richelieu, de Conde y de Turenne. El embajador y Mme. Revoi! que vestía elegante traje color fresa, recibían á sus invitados en el salón rojo con la amabilidad y cortesía que tantas y tan merecidas simpatías les han granjeado en la alta sociedad madrileña. Ayudábanles á hacer los honores los secretarios y agregados de la Embajada. A las ocho se había celebrado la comida, ala que concurtieron, además de la infanta doña Isabel y los dueños de la casa, la marquesa viuda de Nájera, la marquesa de Squilache, las- señoritas de Silva, los duques de Lécera. Los marqueses de Valdeiglesias, la condesa de Mirasol, los marqueses de Riscal, la señorita de Beltrán de Lis (Margot) el embajador de Inglaterra y lady de Bunsen, el embajador de Rusia, el conde de Pie de Concha, el general Bascaran, M. y Mme. arbonell, D. Alonso Coello, i Ignacio Peñalver y el marqués de Catnarasa. Mesa artísticamente adornada, menú selecto y refinado, como cumple á quien representa la patria de Brillat- Savarín y Vatel, y vajilla de Sevres, fueron los alicientes materiales del banquete, en que el ingenio en la conversación no decayó un instante. En el apres- diner organizáronse algunos partidos de bnds, e, y algunas jóvenes parejas dieron unas vueltas de vals á primera hora. Los aficionados á las bellas artes dedicaban su atención á admirar, entre otras cosas de gran mérito, un magnífico tapiz de los Gobelinos, colocado en el nuevo despacho del embajador. Es una verdadera maravilla, propiedad del Estado francés, que lo tenía antes en la Embajada de Viena, y que representa el matrimonio de Luis XIV y Ana de Austria. Personas de tanta competencia artística corno los Sres. Bosch y D. Guillermo Osina lo elogiaban con entusiasmo. Entre las damas que asistieron á la fiesta recordamos á la princesa Pío de Saboya; duquesas de Valencia, Tovar, Nájera (con soberbia corona de brillantes) Noblejas y T Serclaes; maiquesas de Argüeso, Laguardía, Caicedo, Casa Madrid, Coquilla, Dragón de San Miguel de Híjar, viuda de Hoyos, Pozo Rubio, Zornoza, Alminacid y González Castejón. Condesas de Welsestheiin, Serrallo, Almodóvar, Belascoam, Caudilla, Esteban CoUantes, Víllaverde la Alta, Peñalver, Broel de Piater, Pardo Bazán, Velle, San Luis y Real Aprecio. Baronesa del Castillo de Chirei. Señoras y señoritas de Campuzano, Beistegui, Moret, Al varado, Barroso, García Prieto, Luque, Ríos, Bascaran, Fernández de Henestrosa, Silva y Mitjáas, Castro, Diez de Rivera, Wilde, Vergara Bulnes, Beau. port, Lafuente. Ide. Wagaer Barzanallana. Y RECEPCIÓN pl excelentísimo señor obispa de Madrid Alcalá lia dispuesto unas conferencias cuaresmales, que prometen ser interesantísima? á juzgar por el nombre del conferenciante. Es éste el reverendo padre agustino Za calías Martínez, provincial de la Orden, y versarán sobre los siguientes teínas sus discursos: i Estado actual de la delicia en eí mundo y extremos á que hoy se reduce la lucha entre elja y la fe, el teísmo cristiano y la evolución materialista. 2.0 La evolución. 3.0 La evolución materialista y la vida; esfuerzos materialistas en los últimos años. La evolución materialista y la inteligencia y el alma del hombre y 5.0 La evolución materialista y 1 i moral. Tendrán lugar estas conferencias en la parroquia de San Ginés (calle del Arenal) todos los domingos de Cuaresma, á las cuatro y media. No se permitirá la cateada á las sonoias. CONFERENCIAS EN SAN GINÉS DE SOCIEDAD Se lialia enfermo de gravedad el insigne académico é. ingeniero de Caminos don Melchor de Palau. Deseamos pata el ilustre enfermo y popular poeta pronto restablecimiento El general duque de Ahumada contiiiua 3 a ayer en inminente peligro. Deseamos rápido aüvio al distinguido enfeiino. La ccmdesa de Villapadierna ha dado á uiz con felicidad un niño. Ha fallecido en estasorte el Sr. D. Car 1o -Garo- a Montesoro, hermano de nuestro ÍUUI 0 el ingeniero agrónomo D. Eduardo. A te y á toda su distinguida familia enriamos u estro sincero oésame. CAROLINA DE CEPEDA Cepeda, profesora de canto de nuestro Conservatorio, un día prestigiosísima sopiauo del Real, que compartió la gloria con el m olvidable Gayarre y con nos grandes artistas de aquella época. Deja en el Conservatoria, eutre ei profesorado, un hueco nmy de llenar, un puesto al que pocos llegaron con la autoridad y títulos que ella llegó, Son innumerables los exceJteaies cuitantes que se formaron en su enseñanza. El arte español, con la maerte de Caroíína Cepeda, ha sufrido nup pérdida kiepa rabie. ¡Descanse en paz la. iluslre artista y pra fesoraí ayer fallecía en esta En la mañana deCasanova Rodríguezcorte Carolina de n