Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TODO EL MUNtPO, P O R CORREO, CABLE. TELÉGRAFQ Y TELÉFONO Ü 4 J 8 REGALOS DE A B C DE TODO EL MUN DO, POR CORREO CABLE TELÉGRAFO y? ya Y TELEFONO Norte, el Guadarrama perfectamente disfrazado de paisaje nevado. Presidió la fiesta Colón en sa elevada co lumna, recomendando orden y compostura y advirtiendo á los coches que debían hacer alto para que les revisasen el pase en una tribuna chiquitita que no debían conf fundir con un celemín de los de medir trigo; Castelar, que disertaba desde su escaño acerca del arte que se derrochaba en el Carinaval romano, que no es precisamente éí madrileño, ni muchísimo menos, y el general Concha, jinete en su caballo, con el bra zo y la mano derechos tendidos imponiendo orden y diciendo: Caballeros, no empujar. Carrozas, pocas; no muchas de refinad gusto, y entre éstas la de ¡Sálvese el que pueda! que no era alusión, sin embargd, al Gabinete Moret. Entre los coehes de lujcS hubo unos cuantos dignos de Niza. De laá máscaras no hablemos, no! No hablemos de las máscaras! No se tiene noticia de ninguna broma pesada, fuera de la de la cartera de GoberT nación y de Alba, En cambio, ligeras hubo una atrocidad de ellas. Tan ligeras, que ne contenían un miligramo de ingenio. Pero, en fin, un buen domingo de Carnaval, gracias al tiempo, verdadero Municipio protector de la alegría madrileña. Por ia mañanaj desfiló por las calles, contrastando con la presencia del Carnaval madrugador, el entierro de la pobre Balbinsi Valverde. I a risa callejera de un día se des? cubrió ante la risa teatral de cincuenta años. Dos notas muy tiernas y sinceras: una manifestación de gratitud de los sordomudos, ciegos y anormales al ministro de InsY e a e sta situación están las co as en Gre- trucción pública, que ha creado el Patrón a, cia... El Rey no se hace ilusiones res- to de anormales, y una función en el Rea l pecto á Ja fidelidad de sus subditos, y como para los niños pobres de los asilos y de las tiene una buena colección de millones en escuelas públicas. ¡Eso sí que no fue maslugar seguro, trata de abandonar el trono carada; eso sí que fue emoción á torrentes lo antes posible, para pasar el resto de sus y gratitud á borbotones! días viviendo donde le acomode y entregaNo fue la jornada, sia embargo, toda pía do á su distracción favorita, que consiste cidez y alegría; fue tambiéa roja y dolorosa: en ej ecutar proezas de música acompañándo- tres suicidios, dos ó tres reyertas, con herise con copas, campanillas y címbalos, como dos graves; atropellos, accidentes y variedad los excéntricos de los circos. de sucesos gacetillables. Hoy nos hemos enterado del golpe de EsPor la noche, bailes sin tino, bullicio ea tado de Atenas y vemos al coronel Zarbas las calles, vino en oleadas... metiendo su espadón en el ministerio de la Guerra... Mañana ó pasado leeremos que el rey Jorge ha hecho sus maletas y se ha trasPOLÍTICA DEL DÍA... ladado á París, renunciando al trono de arnaval abre un paréntesis en el litigio Grecia... político que se ventila estos días. Si ¡Yo no sirvo para gobernar esla gente! embargo... -dice con frecuencia. Un prohombre del partido liberal, de los- ¡A buena hora, mangas verdes; -pensa- más conspicuos y de los que más se hacen rán los atenienses. ¡Después de cuarenta y oir de Moret cuando llega el caso, se ha tres años de tranquilo y apacible ahorro, expresado así, hablando con sus amigos íntimos José JUAN CADENAS París, Fsbreio, -A mí no me asustan los radicalismos ni los bloques cuando son sinceros. ¿Es que estamos ahora en la situación de hace veintiséis años, cuando Castelar desarmaba la revolución, enviaba sus huestes á la Mo ontra lo que se esperaba, resultó ayer un narquía y se quedaba él solo, llamándose animadísimo día de Carnaval. No se apenas Pedro? Pues si e s así, bien está la esperaba, porque hasta el viernes el tiempo política de complacencias y de atracción, fue todo lo malo que pudo y porque el Moret presta un seryicio á la Monarquía Ayuntamiento dijo que este año iba á im- restando partidarios á la revolución. primir novedad y brillo á la fiesta de las ¿Pero es que esos elementos enemigos del máscaras. régimen están en la actitud de los posibilisPero el tiempo dijo: Allá voy con todas tas el año 84? Yo creo que no, porque son mis esplendideces de primavera y cátate á francos al decir: por ahora, lo que se quiera Periquito hecho fraile. Tarde hermosísima, dar; pero lo definitivo, lo necesario, es la retodo Madrid y sus suburbios en Recoletos pública. y la Castellana, carrozas, coches, máscaras, Y esto no es desarmar ía revolución; nt adefesios, y allá ea el fondo, mirando al es tampoco robustecer la Monarquía. Ésto país creyó que un nuevo Rey sería la panacea que curara todos los males de la nación, y el hijo del rey Chnstián de Dinamarca, que tenía á la sazón diez y ocho años, hizo su entrada en Atenas bajo un diluvio de flores, de besos y de papelillos con odas, acrósticos, madrigales y sonetos. El nuevo Rey no salía de su apoteosis ni comprendía una palabra de todo aquello. Era natuFal. Estaba en griego. Ya lo ven ustedes... Cuarenta y tres años después, Grecia se encuentra en la misma situación... I,o s partidos políticos se destrozan por el poder, la indisciplina reina en el Ejército y la Marina... El coronel Zarbas, con su espadón, hace y deshace Ministerios é impone su voluntad al Monarca, que, sin duda escarmentado, debe pensar frecuentemente; ¡Así empezó Othón, mi antecesor: Además, todas estas cosas le han alterado sus costumbres; este año no pudo hacer su viajecito á París ni darse la vuelta por Aixles- Bains. Ha tenido que pasarse el año entero contemplando el Parthenon, que se le sabe ya de memoria. Por si esto fuera poco, había hecho á sus hijos generales y almirantes, y el Ejército y la Marina han protestado porque los cargos que los Príncipes ocupaban estaban amortizados para los efectos del ascenso. El rey Jorge ha tenido que pasar por el dolor inmenso de ver á sus hijos destituidos y casi desterrados... Su sorpresa no tiene límites... ¡Cómo! -exclamaba. -Pero ¿es que no va a poder un Rey proteger á la familia? ¡Pa. entonces no vale la pena de ser Rey! ¿71 poseedor de la papeleta premiada, Juan Suárez Cardador, que se encuentra actualmente en el pueblo de Casas de Millán, provincia de Cáce res, nos escribe con fecha l, del actual para manifestarnos que está preparando la documentación necesaria para demostrar su cualidad de obrero. i Felicitamos al agraciado y le recordamos- ue la casa le será construida en el punto jue indique para su residencia. i Oportunamente daremos publicidad á los Satos á que nos hemos referido y al retrato y datos biográficos del agraciado. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL UNA CASÍT PARA OBREROS ABC EÑT PARÍS Grecia quiso instalar la electricidad en ese palacio de Atenas que acaba de ser devorado por las llamas, iiizo el encargo á una casa francesa, que envió sus mejores operarios. El Rey vigilaba íps trabajos, daba órdenes y á veces pretendía enmendar la plana á los obreros. El ingeniero se sometía dócilmente á los caprichos de Su Majestad, Uno de los operarios, un alsaciano muy trabajador y muy laborioso, veía con disgusto las ingerencias del Monarca; pero callaba respetuosamente ante las augustas ¡observaciones El rey Jorge dispuso un día que se hiciera un determinado trabajo; el ingeniero jefe acató la orden; pero al día Siguiente, el alsaciano, escandalizado porque el regio capricho era un disparate, eje fcutó el trabajo á su modo, sin tener en cuení á para nada las indicaciones del Rey. Cuando éste, en unión del ingeniero. se presentó á inspeccionar la obra, el alsaciano, silencioso, resignóse á escuchar las reponvenciones que en tono agrio comenzó á hacerle el ingeniero, Pero el Rey intervino suavemente, -No, no, señor ingeniero- -exclamó el rey Jorge. -Puesto que este operario tiene tanta fe ea la virtud de sus ideas. á nosotros no nos queda más remedio que sometemos, Toda la Vida del rey Jorge se encierra 11 estas palabras, Si en la lucha con los partidos políticos griegos vio que no podía imponer sus ideas... se sometió á las ajenas. Es lo que nosotros Hamoríamos un tran JUIIO MONARCA QUE Cuéntase que cuanSE BAMBOLEA do el rey Jorge de ÍOran contemporizador, el rey Jorge ha reinado cuarenta y tantos años... conV temporizando. Seguramente ha pasado mu ho más üempo eri Pa ísy en Aix- les- Bains riue en Atenas. No cabe duda que ser Rey a la ni? nera del rey Jcr ¿e es una cosa muy cómoda. Pero el r- eíuado ha producido efectos negativos, j al cabo de cuarenta y tres años de gobierno el pa s hállase en la misma situación en que el Rey le encontró al subir l Trono. v Entonces la nación estaba revuelta, el Ejército indisciplinado, tros ó cuatro partidos habían deslionado al rey Othón y se dís ¡fesfobau el poder con encarnizamiento 1. E- MADRID AL DÍA