Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 6 DE FEBRERO DE 1910. EDICIÓN u PAO. 4. por una causa en que previamente no tienen fe. No es otra la causa de las disensiones que se advierte en los partidos y de su tendencia á dividirse en innumerables grupos. En el propio partido republicano se están dando escisiones á cada momento. Ahora bien, es evidente que estos síntomas reflejan el malestar general de todas las capas de nuestra sociedad, que mantiénese en los espíritus el desasosiego y que persiste la desconfianza de todo; y es de temer nos sorprenda el día en que el incendio irrumpa, destruyendo totalmente lo que aun nos queda de bueno, de útil, de aprovechable. TTRATADOLUSO- ALEMAN S e g ú n CO munican de Berlín, el JReichstag ha aprobado el Tratado de Comercio entre Portugal y Alemania. La decisión del Parlamento alemán, después de los muchos obstáculos que surgieron y por los cuales se llegó á recelar de su buen éxito, es sin disputa una victoria de la diplomacia portuguesa; pero sobre todo esto merecen ser destacados por sus ventajas otros resultados, porque el Convenio esta- blece el desarrollo de nuestras relaciones comerciales con el imperio germánico, á cuyos mercados podrán concurrir nuestros productos agrícolas, con lo cual se vendrá á atenuar la crisis que resulta del exceso de la producción vinícola en Portugal. Ufo ocultan los periódicos lusitanos su satisfacción por lo que han alcanzado las cancillerías, á cuyos trabajos responde la votación lisonjera del Parlamento alemán. GAYO Lisboa, 3- i i NOTAS DE GUADARRAMA A TRAVÉS DE LA SIERRA vierno á visitar un día nuestra vecina Sierra tenía que ir confiado á sus propias fuerzas. Sin medios de defensa, sin aquellos recursos que las Sociedades Alpinas tienen establecidos en otras partes, constituía una verdadera temeridad la tal empresa. Era necesario tener una gran intimidad con la Naturaleza, estar familiarizado con sus fenómenos, para no sentir inquietud al verse ante la imponente soledad de las cumbres nevadas, sin otra compañía que apropio yo y sin otro refugio para las ventiscas que alguna oquedad en tal ó cual pedriza que la nieve había dejado sin cubrir. De Octubre á Mayo, todo era silencio en la gran cordillera carpetobetónica. Podíais tener la seguridad de que al salir del último poblado y tomar monte arriba la soledad sería en adelante vuestra compañera. Todos los. ruidos que os son familiares durante la época del estío, cuando atravesáis los pinares ó cruzáis los puertos bajo el sol que todo lo anima, han desaparecido súbitamente. I, a Naturaleza, envuelta en nieve, parece dormir el sueño eterno, y el silencio y la desolación del paisaje os conmueve profundamente. Al caer los primeros copos, los leñadores, hecho ya el acopio, abandonan el monte. Una tarde, al avanzar la cerrazón, los pastores empujan sus ganados hacia los apriscos. Hasta que por fin una mañana, después de una noche de ventisca, los guardas de los puertos cierran sus casas cuidadosamente y se bajan al poblado veciel excursionista se H asta hace poco, durante los meses queinaventuraba de no, dejando su retiro hundido en nieve. Así nacida á impulsos de un hombre de buena transcurría el invierno, sin que la inmensi- voluntad puede inconscientemente influir dad blanca y majestuosa que se extiende á la larga en la transformación de las cosdesde la Najarra á Siete Picos fuera hollada tumbres en un país en el que la juventud, por otra planta humana que la de alguno algo perezosa, gusta más hacer chistes maque otro explorador, espíritu atrevido que los ante la mesa de un café, ó ver bailar el iba á buscar muy cerca de la muerte el es- garrotín, que vigorizarse moral y materialpectáculo fantástico que ofrece la Naturale- mente mediante la contemplación de los exza cubierta de blanco. tensos panoramas que desde las altas cumPero las cosas han cambiado y los paisa- bres se dominan, sobre las cuales los homjes de espléndida hermosura, antes inabor- bres aprenden á distinguir lo infinitamente dables durante los largos meses de invier- grande de lo infinitamente pequeño... no, son ahora visitados frecuentemente graEn artículos sucesivos daremos cuenta de cias al empleo del skis la raqueta el algunas particularidades del Club Alpino crampón y el luge cuya importación en Español, como asimismo trataremos de vulEspaña se debe al Club Alpino Españoleó, garizar los conocimientos que precisan para mejor dicho, á su digno presidente, D. Ma- el manejo del skis raquetas cramnuel González de Amezua, quien, con una pons luges y cuerda y de todas aqueconstancia y un entusiasmo muy de agrade- llas enseñanzas que pueden ser útiles para cer por todos los aficionados al alpinismo, fomentar el alpinismo en España. ha sabido reunir los diferentes elementos PIORNO que se hallaban dispersos y constituir una Sociedad que; apenas nacida cuenta con la simpatía y el apoyo de la. opinión. El Club Alpino Español debe su origen á la agrupación llamada de los Twenty. Hoy 1 es una Sociedad legalmente constituida, pocos días leí este suelto en A B C: ace que aspira al fomento del alpinismo en Es Habiendo Su paña y ala divulgación de cuantos conocí- Majestad la Reina tenido conocimiento una doña Victoria de mientos pueden precisar á los que se inte- l preciosa muñeca rifada por la Juntaque da de rnen enlas serranías que, hermosean. nues- j mas de Burgos á beneficio de los heridos y tro país. familias de los muertos en campaña le haAl Club Alpino Español, al prestigio de bía tocado á una niña de familia meneste su presidente y al apoyo prestado en las es- rosa, la ha adquirido á crecido precio para feras oficiales débese igualmente la conce- j 1 la infantita Beatriz, proporcionando á los sión de terrenos y la edificación en los pi- ¡padres de la agraciada medios de cubrir nares de sus preciosos refugios, en donde apremiantes atenciones. los socios encuentran cómodo albergue. Asi- Este rasgo hermoso, sin aemismo débese al Club Alpino Español la cho, sin embargo, asomar disputa, ha mis lágrimas á mejora de servicios de algunos trenes y la ojos, y una amargura infinita ha estrujado creación de otros que la Compañía del Ñor- la te ha puesto amablemente á su disposición. 1 mi corazón pensando en. queniña que tan significan las Y para los que deseen entrenarse en los de- temprano va á aprender lo portes de invierno. vencer susdificultadéJó desigualdades de la suerte. ¡Pobre, nena, 5 manitas acostumbrarse al riesgo, antes de empren- sado la felicidad en cuyashoras ¿en se ha pobreves forma de der una larga expedición, la Sociedad ha muñeca, quizá ardiente y silenciosamente construido una extensa pista al borde de la anhelada! carretera de Navacerrada, en donde los ¡Infeliz á skieurs pueden ejercitarse en el manejo de por triste pequeñuela, que comienza la sabei experiencia cuan cara es vida, tan útil aparato. Merced á estos conocimientos y mejoras, puesto que arranea de sus amorosos brazos á cambio de ya no es una ventura internarse en las esca- infantiles la hijita de biscuit, que el vivit las imperiosas necesidades brosidades del Guadarrama cuando las ca- tiene! pas sobrepuestas de nieve desfiguran su lo ¡O 1, crueldad del aestmo, pografía, rellenando las hondonadas, suavi- imprescindible el pan que laque haces más ilusión! zando ó acentuando sus pendientes ó con ¡Y cómo tú, pobre niña, en la virtiendo en pasos difíciles cuando la super- cia de tas pocos años, ajena en ínconscitnabsoluto á- ficie se riela trochas que en verano podéis las brutales precisiones de la indigencia, te cruzar libremente. abrazarás, te aferrarás tenazmente, Ahora, con la ayuda del skis la raque- vertiendo lágrimas de punzante dolor, quizá á esa ta ó a cuerda hábilmente manejada, se- suntuosa muñeca que la ironía de la suerte gún los casos, caminar sobre lasjGuarramas, arrojó en tus brazos para que al acariciar Cabezas de Hierro ó Peñalara, salvar sus ba- la sepas mejor medir la intensidad de su rrancos ó escalar sus cumbres es cosa que falta! puede hacer todo el mundo. Es un doloroso ensayo de maternidad Al antiguo turista, que se hallaba acostumbrado á emprender solo sus arriesgadas desgraciada el que sufres ahora, ¡pobrecita expediciones en las épocas en que la nieve nena! andando los años esUecL. es contra alejaba de la Sierra los pocos aficionados, le tuQuizá una hija adorada, hermosa y racorazón extraña ver los domingos, al llegar á Cer- diante como esa muñeca de tus delicias accedilla, descender del tren esos grupos de tuales, y cuando mayor sea tu felicidad, skiems, que, con sus típicos trajes, llevando cuando más dichosa te creas con su poseá espaldas, en sacos tiroleses, sus frugales sión, cuando tu alma maternal rebose amor almuerzos, caminan monte arriba con sana y entusiasmo, acaso también te sea arrebaalegría, para transponer después las encres- tada, y acaso también escuches de labios de padas cimas del Guadarrama. Y esta, nota quienes te quieran consolar en tu aflicde color etí medio de la desolación del ción: paisaje cubierto de nieve es á, veces embedemasiado llecida por la presencia de las valientes al- le- ¡Era Quien debe espléndido el don, y te quita tenerla! pinistas, que, como las duquesas de la VicAprende, aprende á sufrir, toria y Zaragoza y señoras y señoritas de nada. ¡Que si una bella Reina niña infortu se ¡lleva hoy Bruguera, Barcenas, I, andecho, Inórente, Gi- á la hijita de biscuit, -á la muñeca de tas rón, Sancha, Cossio, Posada, Madinaveitia sueños, quizá mañana el Rey de Keyes té y otras, honran al Club Alpino Español con arrebate también de los brazos á ios muñesu presencia. cos vivientes, carne de tu carne, que ai parHe aquí, pues, cómo se ha desenvuelto y tir te dejarán una herida en el alma que extendido la afición al alpinismo en Espa- sangrará eternamente... ña, y muy particularmente á los gratos de MAXÍA ATOCHA OSSORIO Y GALLARDO portes de invierno, y cómo una Sociedad PEMÍNA H mira npi i HBMiiueiimJitttii