Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE. TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL NiUN, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO EN EL BASLE DE ESCRITORES Y ARTISTAS nos averiguar- -bien que sea pronto para ello- -qué resultados sociales ó de índole patriótica logró el país con tal gesto, porque en lo tocante á intereses materiales es indiscutible que perdió, y perdió mucho, la consolidación de nuestro crédito oscilante. L, os negocios públicos, si no empeoraron, están al menos paralizados, porque la generalidad de la gente, ante el recelo natural de que la crisis política no se resuelva de una vez, antes por el contrario, se agrave, refugiase cautelosamente en la prudencia y se abstiene de ampliar su esfera de acción y de aventurarse en cualquier empresa que requiera capital. l, a desorganización y la discordia de los partidos monárquicos, dividiéndose de día en día en pequeños grupos y asociándose en relación con la vanidad de este ó de aquel hombre político, corresponde precisamente á un período de locura social en que nadie se entiende. Esto es una nueva torre de Babel. Batidos por el descrédito estos partidos, en que miUtan hombres sobre los cuales. pesau tfemeiidas respc Dsabilic ia f es, 110 ofrecen ga rantta á la opinión pública, ni de certeza en el presente, ni de confianza eu el porvenir. Por otro lado, los partidos anütnonárqui eos no representan numéricamente una fuerza que pueda arrollar á los adversarios, y en este círculo vicioso no hay manera de ver con claridad, por mucho que atiaben los ojos. Las aspiraciones de mejor vida, de una vida nueva, de restauración del régimeu constitucional, no pueden satisfacerla los primeros porque se resisten á rectificar su i antiguos procedimientos y errores; y menos los segundos, porque no tienen tras sí el apoyo y voluntad consciente de la nación De aquí que se presienta vagamente el fermento de una revolución auténtica, general, cuyas consecuencias no es fácil prever, porque de unos á otros, de extremo á extremo, no hay siquiera un programa per- fectamente caracterizado capaz de someteal sacrificio de una lucha civil á los héroe. que quizá surgiesen prontos á dar su vida LA EMBAJADA MARROQUÍ EN UN PALCO DEL TEATRO íiEAL DURANTE EL BAJLE DE MASCARAS DE ANTEANOCHE Fot. Rivero DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN LISBOA A NTE Transcurridos dos años d la inolvidable tragedia que nos colocó de manera muy singular delante de todo el mundo civilizado, es de notar con tristeza que ¡as fases de la vida política en Portugal no han cambiado: subsisten todos aquellos aspectos que parecía habían determinado el sangriento desenlace. Si me fuese dado colegir- -y está lejos de mi pensamiento hacerlo- -que el regicidio había de repercutir en nuestra época agitada como un grito de revolución, forzosamente habíamos de juzgar inútilla tentativa, porque los intentos revolucionarios, si llegaron á caracterizarse, quedaron frustrados. Desde ei punto ríe vista político, nada se consiguió coii ayud suceso trágico, y réstaLA FECHA TRÁGICA