Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 5 DE FEBRERO DE 1910. EDICIÓN i. s PAG. 9, Hamburgo parte de su trauco en el África Oriental. Como se ve, ¡as represalias no se han neeao esperar, poniendo en peligro los intereses délas cuatro grandes Compañías ma íítinias inglesas, que son la Union and Castle, la Backnall, la Clan Liné y la Ellermar Lié liando, acudimos ayer tarde al domicilio del ex presidente del Consejo. El general nos recibió inmediatamente con su acostumbrada cortesía, y, expuesto el objeto de nuestra visita, nos dijo: -Poco puedo decir respecto de la marejada política de estos días, porque la presencio desde lejos. De lo que se refiere á mi actitud si les diré que nosotros, los demócratas, somos aliados de los liberales sin habernos fusionado con ellos. ¿Por qué no hemos realizado esta fusión? Porque esperamos á que el partido liberal tenga un programa en el cual estén incluidos nuestros principios. Si el Gobierno hace público un programa en el que tengan cabida nuestros ideales, le apoyaremos, sea este Gobierno ó sea cualquiera otro. Estarnos, por lo- tanto, á la expectativa, porque hasta ahora no hemos visto ese programa. Hay, sí, promesas consignadas en discursos y campañas del Sr. Moret, pero no hay nada concreto, ningún hecho tangible. He leído en la Prensa que ayer se firmó un decreto referente á las escuelas laicas, pero no sé... no conozco todavía ese decreto. -Ayer- -dijimos- -se cotizó mucho la probabilidad de un Gobierno democrático. -Ya lo sé; hace días que se cotiza... pero tengo que rectificarle i. usted. Si llegara el momento, yo no formaría tía Gobierno democrático, sino liberal deniDcrático. Es decir, en el qae estuviera representado todo el partido liberal, porque así se debe hacer para condensar las aspiraciones de las distintas fracciones liberales, teniendo por (base unas Cortes que respondieran á este criterio. Es preciso tener presente al hacer unas Coites que éstas no deben ser el reflejo de una persona ó de un grupo, sino el compendio ele todos los matices del partido. Solamente así se puede lograr que se formen varios Gobiernos dentro de la misma situación. Así sucedió en lá otra etapa liberal, en la que yo, al salir del Gobierno, tenía mayoría, y también la tenía el marqués de la Vega de Armijo. Esto es- -terminó el general- -cuanto puedo decir acerca de los actuales sucesos políticos. A segurábase ayer tarde que algunos íin portantes políticos del partido liberal se proponen ofrecer en estos días sus respetos á S. M. el Rey, y se añadía, ignoramos con qué fundamento, que de esta suerte se facilitará al Monarca el conocimiento exacto de la situación v de las aspiraciones de los liberales. i as impresiones que durante el día de ayei dominaron acerca de la situación política, las resume el Heraldo de. Madrid en ei siguiente suelto: Las impresiones políticas de última hora continuaban siendo contradictorias Aparentemente aparecía la superficie tranquila; pero la opinión general inclinábase á suponer que en el fondo existían di ficultades La visita del general López Domíngue? á Palacio sigue siendo muy comentada, asi como el aplazamiento del viaje regio á Sevilla y el hecho de que, contra lo que se había dicho, no tenga S. M. en proyecto ninguna cacería oara antes de emprender el citado viaje. Entre los prohombres Iiberaies existe alguna preocupación, si bien opinan cop unanimidad que la tendencia dominante en altas regiones hace abrigar la seguridad de que no prosperará ninguna solución que no sea francamente liberal y democrática. También coinciden con esas impresiones las de El Mundo, que, como se sabe, tiene una excelerte información política A 1 salir de Palacio los Sres. Sánchez de Toca y general Frimo de Rivera fueron interrogados por los periodistas. -Vivimos en el mejor de los mundos po. sibles- -dijo el primero; -se ha inflado mucho el globo contra el Gobierno. Añadió que creía que el Sr. Moret tendrá el decreto de disolución cuando quiera, ¿Cree usted que habrá dificultades parael porvenir? le preguntaron. ¡Ahí Cada cosa en su tiempo y los na bos en Adviento- íué la profunda res puesta del ex ministro conservador. En cuanto al general Primo de Rivera, se limitó á decir que había ido únicamente á cumplir un deber de cortesía para con el Rey, á quien no había visto desde hace bastante tiempo por haber estado ausente de Madrid. Respecto de la situación políti ca, dijo solamente que no sabía nada, aunque le parecía existía un enredo, que ignoraba cuál fuese. POLÍTICA LA C U E S T I Ó N D OÍA cordando una famosa frase del Sr. Moret, puede decirse ue el Gobierno está pasando una curva. ¿Saldrá al camino recto, ó se despeñará antes de conseguirlo? Esta es la pregunta que todo el mundo se hace, presumiendo los trabajos que el Sr. Moret realiza para buscar algún apoyo en la situación en qa se halla. El Sr. Moret necesita, para seguir en la Presidencia del Consejo, la confianza y el asentimiento de todo el partido liberal. En busca de este asentimiento y de esta confianza maraba el jefe del Gobierno, celebrando conferencias con los personajes liberales. Así ío aseguran personas bien informadas, á una de las cuales oímos ayer que si el Sr. Moret consigue su propósito de- que le apoyen todos los elementos liberales, tieae que reformar el Gobierno, dando entrada en él á representantes de aquéllos yrectifiea Sfo su política bloquista, y si, por el contrarío, sus gestiones resultau estériles, se verá precisado á presentar la dimisión. de la ayer el nnbiiio El aspeet de lospolítica fueanteriores. Reque el dos días os periodistas visitaron, al meáio día, al Sr. Moret, dijo éste que 110 ocurre nada de particular y que todo son exageraciones. -Si yo íes dijese a ustedes- -añadió- -lo que pienso y lo que hay de verdad en todas estás cosas, se reirían como yo; pero temo lo digan por ahí, y por eso me lo reservo. Durante teda la mañana siguió el Sr. Moret sus gestiones para conseguir el apoyo de los personajes liberales. Los Sres. Gasset, Alba y Ki as auxiliaron á sa jefe eu esta labor Por ia tarde, el Sr. Moret, ea el automó vil de la Presidencia, cruzó varias veces por el centro de Madrid, suponiéndose que estaba entregado al trabajo de complementar el que horas antes había realizado por medio de cartas y recados, I o que tuay- or expectación produjo ayer fue ía visita del general López Domínguez á Palacio. El ex presidente del Consejo dijo á los periodistas al salir del regio Alcázar: Yo no sé nada de ese revuelo político de que se viene hablando, porque no torno akora parte activa en la política, y mi visita de hoy al Rey no ha tenido otro objeto que el de despedir á S. M. porque creía no podía bajar ala estación el día que se anunciaba su salida, Ahora me he enterado en Palacio de que el Rey HO saldrá de Madrid hasta el miércoles Estas mismas manifestaciones fueron las que el general nos hizo en su domicilio cuando por la tarde le visitamos Sin embargo, relacionadas con la conferencia entre ei Rey y el Sr. López Domínguez, circulan importantes versiones, sien, üo la opinión general que el ex presidente del Consejo había expuesto á S. M. su opi iuón acerca de la situación política. f jon objeto de conocer el pensamiento del general Lonez Domínguez acerca de los sucesos o ¿que se están desarroj p l Sr. Canalejas, á quien visitó ayer un redactor de A B C para conocer su opinión acerca del problema político, se negó con toda amabilidad, pero rotundamente y reiteradamente, á formular declaraciones. Fue baldía toda insistencia po nuestra parte. p l Sr. Moret dijo ayer que tai cz no se He recibido- -nos dijo el ilustre hombre celebre hoy el anunciado Consejo de público- -varias invitaciones análogas á la ministros. que usted me hace, y hasta diré vivas instanCon el Sr. Moret conferenció á última cias. Pero yo hoy no debo decir nada. Mi hora de la tarde el Sr. Gasset, situación y la de mis amigos me impone Está conferencia estuvo relacionada coa esta actitud de extremada reserva. las gestiones que se están realizando cerca Respecto á mi conferencia con el Sr. Mo- de los prohombres liberales. ret, afirmo que no se ha tratado en ella ni poco ni nada de asuntos políticos de trasA noche el Sr. Alba estuvo en Goberna candencia. Estaba yo citado con el jefe del ción y recibió á los periodistas, para Gobierno á mediodía, porque él se había rectificar, según dijo, los rumores de crisis. dignado llamarme; no pudimos yernos á A pesar de la rectificación, los sucesos esa hora por la duración del Consejo, y acu- políticos se desarrollan en la. forma que dedí á su casa á las tres de la tarde. La entre- jamos relatado vista, justamente, duró ocho minutos... Me LA EMBAJADA BELGA habló de la actitud de los concejales demóAnoche marchó á su país la embajada excratas, y nada más. Ni una insinuación por traordinaria de Alberto de Bélgica, su parte, ni una pregunta por la mía. Fue, que vino á poner en conocimiento del Rey puede decirse, ana conversación absoluta- D. Alfonso su advenimiento al Trono. mente superficial. EL MINISTRO DE LA GUERRA Su actitud, como se ve, es de impenetrable reserva. Pero acaso no nos equivoquep l ministro de la Guerra estuvo en Palamos ai suponer que este silencio del ex ció á las siete y media de la tarde, popresidente del Congreso pueda interruaípir- niendo á la firma de S. M. el Rey ¡a prose cualquier día cercano. puesta de recompensas por la acción del 28 p l conde de Komanones, de quien también de Septiembre en las inmediaciones del zoco intentamos recoger alguna declaración, El- Had. se excusó amablemente, guardando una imEsta propuesta se publicará hoy en ei penetrable reserva. Diario- Oficial del Ministerio déla Gueiia.