Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 4 DE FEBRERO Da 1930. EDICIÓN i. PAG. S. El Rey firmó un decreto admitiendo la dimisión del gobernador de Oviedo, D. José Limón, y otro nombrando para dicho puesto á D. José Altamirano. Como alguien hiciera una pregunta acerca de la situación política y de la expectación que ésta despertaba, el presidente del Consejo, Sr. Moret contestó; La expectación es el defeco de este país. Puedo hacer dos afirmaciones: Primera, que todo suele aquí llegar tarde á la superficie; segunda, que el agua no va por el camino que se cree. Esto es cuanto puedo decir. Las referencias del Consejo facilitadas poi los ministros, ni pudieron satisfacer el interés con que eran esperadas ni Lograron calmar la expectación general que ñ desarrollo de los sucesos iba produciendo. Antes al contrario, esta expectación y este interés aumentaron en vista de la reserva del Gobierno. Todos los centros políticos- y especialmente el salón de conferencias y los pasillos del Congreso, fueron durante toda la tarde un hervidero de gente, de comentarios y de versiones. Procuramos orientarnos entre aquel oleaje, y oímos lo siguiente: Hace tres día: un amigo del Sr. Moret h bló con éste para darle cuenta de lo que se decía acerca de las dificultades que encontraba el Gobierno para obtener el nombramiento del Sr. Alba para el cargo de ministro de la Gobernación y el decreto de disolución de Cortes. -Ya sé todo lo que se dice- -contestó el señor Moret- -y estoy decidido á aclarar la situación. O se me conceden todos los medios de gobernar, es decir, el decreto de disolución, ó me voy tranquilamente á mi casa Claro es que para pedir, y mas aún para conseguir, el decreto de disolución, lo primero que el Sr. Moret necesita tener es la representación de todo el partido liberal, y sabido es que entre los prohombres liberales y el presidente del Consejo existe un evidente divorcio. Los ministros salieron del Consejo con la impresión de que era preciso contar ou el apoyo de los personajes liberales. -Don üugenio es el de siempre; ha prometido su apoyo sin condiciones á todo Gobierno liberal, y es esclavo de su palabra. Ha sentido la natural curiosidad por saber si la teoría y la orientación que encerraba el famoso artículo de ElImparcial las hacia suyas el Sr. Moret, porque lo que es él, el Sr. Montero Ríos, no las acepta, y nada más. ¿Y ha satisfecho su curiosidad? -No lo sé; supongo que sí, porque escribió una carta al Sr. Moret preguntándoselo... La suposición era acertada, porque anoche dice Heraldo de Madrid que la molestia que al Sr. Montero Ríos pudo producir el articulo publicado en un periódico de la mañana de ayer quedó satisfactoriamente disipada merced á espontáneas y nobles explicaciones que el Sr. Moret apresuróse á dar, exponiendo su discrepancia respecto del citado trabajo periodístico biaete el decreto de disolución, y como ei Sr. Alba ha dicho públicamente que del nombramiento de ministro de la Gobernación lo que se ha de hacer está acordado ya, y lo que ha de ser, será dedúcese lógicamente que aunque los acontecimientos no se precipitaron ayer, la situación es Ix misma: que anteayer. DEL CCNSEjO PC AYER K a e l Consejo de ministros celebrado ayer en Palacio, el Sr. Moret trató de las escuelas laicas, anunciando que el Gobierno se propone nombrar para Barealoaa otros dos inspectores de enseñanza y con ceder al rector de aquella Universidad atri. buciones encaminadas á que ejerza una activa vigilancia sobre dichas escuelas para que sean verdaderamente neutras. RECOMPENSAS DE MARI ISA pl ilustre ex presidente del Congreso con ferenció por la tarde con el Sr. Moret en el domicilio de este último. La conferencia fue brevísima, de diez minutos escasamente, y en ella no se habló de política, según también Heraldo, limitándose á tratar un asunto municipal relacionado con los concejales demócratas. Antes se dijo que el ár. Canalejas, llevado de la bondad propia de su carácter, había recomendado á sus amigos calma y benevolencia, no obstante la frase de que se da el caso extraño de que los que pretenden llamarse demócratas busquen amparo pu. ra sus codicias en aquella estancia de la casa del Rey que en los tiempos ¡negros de Fernando VII tomó el nombre de Camarilla Sin embargo, el antes citado colega se mostraba aneche muy expresivo en su editorial, del que son estos párrafos: ¿Qué táctica es esa de los hombres liberales, que en momentos decisivos, cuando más íntima compacidad debieran mostrarnos, se dislocan y no aciertan á encubrir con un eufemismo cortés que ábralas puertas á las mutuas explicaciones y allane el camino para inteligencias definitivas los recelos que los separan, las inquietudes que los dividen, el desamor, en fin, á las ideas que los hará caer de la cumbre cubiertos de espués del Consejo en Palacio decidió el oprobio por no haberse resuelto aún á camseñor Moret ir al domicilio del sefior biar la política subjetiva y personal, siemCanalejas. A las tres de la tarde conferen- pre aborrecible, por la política objetiva, ciaban ambos personales en el domicilio que todo lo pospone al triunfo de los principios y a la finalidad que deben perseguir del Sr. C Terminada la entrevista, el Sr. Moret se los que estimen de veras á nuestra patria? Por este camino no se va á ningunaparencerró en su casa, adonde acudió el señor te. Mientras se regatean concesiones á los Rívas. que un día sumaron su acción líberalizadolas CÍBCO y cuarto llegó el presidente al ra á Moret y á los suyos para que no subministerio de Fomento, dando cuenta sistiera el Gobierno de Maura, la masa faal Sr. Gasset de tos ttabajos realizados para nática clerical acentúa su apoyo á las hueslograr el apoyo de los prohombres liberales. tes conservadoras y empieza á simular estados de opinión que, de no descubrirse el Y cuentan que el Sr. Gasset decía: Es preciso que esos, señores nos apo- artificio en que se amparan, podrían deteryen, y entre tanto el Gobierno debe seguir, minar en alguna parte resistencias invenciporque ganar tiempo es acto de buen go- bles, ante las que yeríanse malogrados los más firmes propósitos de la democracia. bernante. s Nos han perdido ea España á los liberaT Después, el Sr. Moret, más animado, se dirigió á la Presidencia, donde recibió á al- les los abominables personalismos de nuesgunos amigos, ante los cuales declaró que tra política de aldea. Todos los días se proclama la impersonalidad de los estímulos estaba satisfecho de sus gestiones. para coadyuvar al triunfo de los programas, y todos los días se empotra la actividad de especto del divorcio entre el partido li- los gobernantes en los más odiosos empaberal y el Gobierno, no cabe dudar, y chos del amor propio ofendido. mucho menos negarlo. f El Diario Universal lo reconoce así anoche c s hechos concretos se derivan de todo y hace un llamamiento á las fuerzas liberalo ocurrido ayer: íes para que coordinen FUS esfuerzos y se El Rey ha aplazado su viaje á Sevilla encue- itren unidas hasta el lunes próximo. Ninguna explicación, como no sea la cuestión política, se ha sobre ese presidente del Con) e la actitud del ex Ríos se sabe que no dado el Consejoaplazamiento. celebrado ayer En de ministros sejo Sr. Montero f no se trató del nombramiento de ministro de se sabe nada. fe Siri embargo, ittü amigo suyo, de los que la Gobernación. r Y como el Sr, Moret hace cuestión de Ga confianza le inspiran, decía ayen p l general Caneas, sometió ayer, después del Consejo, á la firma de S. 51. los decretos por los cuales se concede la gran cruz roja del Mérito Naval al general Marina y al comandante en jefe de la esettadra, general Morgado, así como la cruz de María Cristina al comandante de cañonero C z cha, Sr. Fernández Díaz que acaba de fallecer. También ha firmado el Rey la prapttestt de recompensas que el mismo ministro llevó á Palacio para los, marinos que han intervenido en la campaña del Ri cruces rojas pensionadas á quienes han tomado par- te en las operaciones de Mar Chica y multitud de cruces rajas al personal de la escuadra y del Ejército qttesaha distinguido en la guerra. Las insignias de la gran cruz le serán re galadas al general Marina por el ministro en nombre y representación de los jefes da la Armada. EL DECRETO DE INSTSUCCiON PUBLICA D C l decreto puesta ayer á la sanción de Sa Majestad por el ministra de I ístateción pública deroga, de acuerdo coa las peticiones de los profesares de la Institución libre de enseñanza y de conformidad con el informe de la Junta Central del Magisterio, el art. 3. del Real decreto sobre inspección de establecimientos y escuelas privadas, dictado en 1907. FIRMA DEL REY u Majestad: firmó ayer los siguientes decretos: Guerra, -Concediendo la gran cruz dei Mérito MiHfár blajica á D. ¿Alfonso Salá vocal de la comisión organizadora de los somatenes de Cataluña. ídem id. al general del ejército balgá ¡Comte de Chartel Súdelót de la Hoiwer devie. Destinando al 7.0 regimiento mixto de Jtn genieros al coronel B. Juan Montero y Man tero. Marina- -Aprobando el reglamento del Cuerpo de Auxiliares de oficinas de Marina, Concediendo la gran etuz del Mérito Sa val, blanca r al ordenador de Marina de pri ¡mera clase D. Waldo Aadrade. v Ascendiendo al empleo superior Irmtactíato al teniente de navio D. Adriano Pedrero, entrando en número el suDérnumerarto don Claudio Aldereguía. Proponiendo para el mando del cañonero Don Alvaro de Bazán al capitán de fragata D. Ricardo Fernández. S A R D PORLÓ SÍVÜ ISTÉRIQS El cañoneuo Hemáa Cortés ha Jo do en Vigo; Afoaro e Bazán ha salido de Cádiz, y el Teneraiio t a llegado á Ibiza inimnmBDira m