Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3 DE FEBRERO DE 1930. EDICIÓN 1 fi PAG. 9, laten en el fondo de toda alma para que la educación los fecunde, No sólo la Iglesia católica, oráculo infalib e de la verdad, smo todas las raiuas que el cisma y la herejía desgajaron de su tronco, y todos los sistemas de filosofía espiritualista, y toJo lo que en el inundo lleva algún sello de nobleza intelectual, protestan a una contia esa intención sectaria, y sostienen las respectivas cácetelas confesionales ó aquellas, por lo menos, en que los principios cardinales de la Teodicea sirven de bas ¿y supuesto á la enseñ mza y la penetran suave y callada. naate con su influ o. Así se engendran, á pe- ar de las disidencia dogmáticas, aquellos nobles tipos de elevacioa moral y de voluntad entera, que soa el nervio de las grandes y prósperas naciones de estiipe germánica en el Viejo Mundo y en el Nuevo. D os las reserva quiza en sus mexcrutaDles designios para que en ellos vuelva á brillar la ampara de la fe sin sombra de error ni de herejía. Ni en Alemania, ni en Inglaterra, ni en los países escandinavos, ni en la poderosa república norteamericana tiene prosélitos la escuela laica, en el sentido en que la predica el odioso jacobinismo francés, candidamente remedado por una parte de nuestra juventud intelectual y por el frivolo é interesado juego de alguno políticos. sApagar en ¡a mente del niño aquella participación de luz increada que ilumina á todo hombre que viene á este mundo; declarar inconocible para él, é inaccesible por tanto, el inmenso remo de las esperanzas y de las alegrías inmortales, es no sólo un hoel último discurso, el secreía- rrible sacnlegio, sino un bárbaro retroceso no de la Mesa, Sr. Roldan, lee algunas en ¡a obra de civilización y cultura que vein Cúiones, entre las cuaies se cuentan las te siglos han elaborado dentro de la confederación moral de los pueblos cristianos. El fie varios aa- idéiaicos. -El entusiasmo de las masas aumenta con que pretenda interrumpirla ó torcer su rumbo se hace reo de un crimen social. La san tada lectura. I ese también un telegrama que sé diri- gre del Calvario seguirá cayendo gota á girá á Sa Santidad y otro que irá á manos gota sobre la humanidad regenerada, por ¡del nzobispo áe Toledo, y el Sr. Roldan mucho que se vuelvan las espaldas á la tace presente el agradecimiento de los or- cruz Lo que pueden dar de si generaciones animadores al numeroso público que ha educadas con la hiél de la blasfemia en los corado el acto con su asistencia. Muchos vivas áJesucristo, a l a religión labios, sin no- ión de Dios, ni sentimiento y ai S- mla Padie dan fia a l a imponente de la patria, ya lo han mostrado con ejemplar lección suceso recieutes, ante los cuaBsamíc actóa de Jai- Alai. les el silencio parecería complicidad ó por dkesiones importantes. lo menos cobardía lie aquí el texto de los telegramas en Por eso yo, que soy uno ae tantos catóriados por los arzobispos de Toledo y Bur- licos españoles, sin autoridad para levantar gos, respectivamente: mi voz ante mis conciudadanos, he escrito 4 Viendo coa entusiasmo la lucha entabla- estas líneas con el único fin de hacer consda por los fueros de la verdad y los dere- tar mi adhesión á la protesta cristiana y eschos de la religión, bendecimos á los asis- pañola que elocuentes voces han de formujtentes al mitin y los animamos á seguir com lar mañana. ¡batiendo. De V. E. I. atento atectisimo, que muy! Aplauda la manifestación, cuyo espíritu respetuosamente le saluda y besa su anillo Se protesta es altamente patriótico. civili- pastoral. -M. Menéndez y Felayo. zado! y cristiano. ban 3 us norreutu crímenes por no admitir SHg Afs- ma que es una obligación del Gobierno impedir la propagación de las e ci las laica V Los elementos radicales, declara, son gentes tan ilustradas que ui siquiera han üeído la Constitución vigente, y eso les hace desconocer que la religión católica es ¡a del Estarlo espino! Por tanto, mientra 1; esa ley tenga tuerza de ta 1 es imposible, en el terreno jurídico, que un Gobierno cump idor de sus deberes utoricc la apertura de las escuelas laicas. Esa apertura no puede ser autorizada en derecho, violando la s ¿na doctrina de las leyes vigentes, pues el Estado tiene á su loargo la salvaguardia de los derechos indi viduales reconocidos al ciudadano en la Constitución. (Ap ausos delirantes. v Transigir ea este punto sena una abdicación del prmcipio de autoridad. Por úHiaso, pide el orador al Gobicino que niegue su autorización, y acude á los sentimientos del pueblo y del Ejército, conjtra el cual se hace una propaganda inicua n el preciso instante en que regresa de los pampos africanos cubierto de laureles. La escuela laica es un manantial de agua ceSagCoa qtte inundará la nación con sus pestilencias. Como fia del discurso lanza el orador un estentóreo ¡Yiva la religión! que es contestado unánimemente. El pública tributa al orador una ovación Que raya ea los límites del delirio. CUESTIÓN INTERMINABLE LAS DEUDAS DE UNA PRINCESA POR TELÉGRAFO B (USELASj 2, D M, I a princesa Luisa ha recibido más noticias de Ausina. Sus ab tgados de Viena la escriben diciendo que se trata de constituir la un Consejo judicial. La Princesa protesta indignada de que se trate de tomar una parecida determinación. ¿Bajo que pretexto? -decía ayer á un periodista qus la interrogaba sobre el asunto. ¿Con el de defenderme de mis acreedores, acaso? No comprendo tal interés. Tiem- po atrás me veía asediada por los acreedoíes y nadie se tomó la molestia de dtfea derme. Hoy he logrado satisfacer mis deudas, y sólo me resta llegar á un arreglo, por lo que se refiere á algunos créditos. Y en estas circunstancias me salen defensores pot todas partes. ¡Me parece una ironía demasiado aiíiarga! Preguntada la princesa Luisa respecto á qu én podría ser el inicador de la idea, ha respondido en los siguientes términos: Esa es cosa que parece paramente de ce media. El autor de la iniciativa no es otra persona que mi yerno, el duque Ernesto de Holstem, que es precisamente el menos autorizado para ello, pues desde hace mucho tiempo vive agobiado por las trampas, hasta tal punto que se vio precisado ea cierta ocasión á empeñar todas sus condecoraciones. Pero se equivoca si cree que no he de defenderme. Y, en caso extremo, la opi món juzgará sobre cuál de nosoirc dos es el más necesitado de un Consejo judicial, DE LOS RÍOS e s t a distinguida escritora ha leído en el Ateneo, ante numeroso y selecto concurso, la conferencia que se había anunciado con el tema Afirmación de la raza anta el centenario de la independencia de las repúblicas hispano- americanasA. La conferencia de la ilustre literata es un documento notabilísimo por todos conceptos, y para ios lectores nuestros que no tuvieron la dicha de asistir á la fiesta del Ateneo nada mejor que copiar algunos de los párrafos del brillante y concienzudo trabajo, De la raza nuestra aspiro á hablaros coa palabras que arranquen de lo hondo del instinto étmeo, pujantes é impulsivas. Importa hablar con energía, con palabras que suenen como la voz milenaria sagrada del instinto, como el grito heroico de la raza; porque para estimuiar los bríos decaídos, para restaurar las fuerzas debilitadas y re EXPOSICIÓN ARTÍSTICA anudar los grandes días fecundos de nues aita del Sr. Menéndez Pelayo. tra Historia impónese, ante todo, el acto Madrid t. de Febrero de 1910. -Excelentísimo é ilustrísuno señor obispo de PARA LOS INVÁLIDOS que es principio de toda conciencia propia, de todo recto juicio, de toda provechosa en Madrid A calá, -Mi respetable prelado y DE LA GUERRA mienda; conocer, conocerse; conocer la pro. distinguida amigo: 1 5 Ya que mi absoluta incapacidad oratoria i a festividad del día no restó ayer cqneu- pia culpa es el pimcipio del mejorarse; co. rrencia á la Exposición á beneficio de nocer la propia ignorancia es el principio ¿se impide tomar parte en el mitin que madel aprender; conocer la propia dolencia es ñana ha de celebrarse para solicitar de los los inválidos de la guerra. Por el contrario, la visitó numeroso é in- el principio del curarse y del sanar; conocer poderes piíbncos la clausura de las escuelas laicas, juzrgo deber de conciencia, no sólo re- teligente público de todas las clases so- los propios merecimientos, las propias virtudes y cualidades es el principio del estiligiosa, sino social y científica, el adherirme ciales. Las últimas pujas alcanzadas por los di- marse, del reconciliarse con la íntima conjk e ta manifestación católica, que es al mismo tiempo una muestra de cultura y una versos cuadros que se exhibía fueron us ciencia y del afirmarse ante las gentes como personalidad ó como raza. afirmación del verdadero sentido que la en- siguientes: K 1 vínculo eterno que nos une con los Señor Luca de Tena, por el cuadro de señanza popular debe tener si ha de cum phr u misión educadora formando espíri- Maura (D. Antonio) 400 pesetas; el Sr. La- pueb os de raza hispana es la lengua, la vín, por el de Muñoz Degram, 325; el señor lengua que persiste mcaagible y augusta, tus rectos y sanos. La escuela sin Dios, sea cual fuere la García Martínez, por el de Regoyos, 60; el marcando ucon invisibles trozos de luz las aparente neatralidad con que el ateísmo se tír. Ezquerra, por la escultura de Blay, 130, fronteras intelectuales, la geografía del es disimule, es una indigna mutilación del en- y por el cuadro de Morera, 60; el Sr. Larra píritu sobre la movediza marea de los íeba ¡tendirmento humano en lo que tiene de más y Cerezo, por el de Luisa B tet, 30; por el ños humaios Así, más que la antigua Grecia, ffiás r ¡13 de López Fernández, 25, y por ei de Fetidea! y excelso. Ss una extirpación brutal la basáltica ojdmcnca de sus Ü I a, v 6 de les gérmenes de verdad j de vida que rrant, 325. f