Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
kB C. JUEYES 3 DE FEBRERO DE 1910. EDICIÓN 1. PA 7. I, a señora duquesa de la Coaquista se enejen Ira algo más aliviada. El comandante Sr. Guiao, ayudante de Su Majestad, ha dado el pésame, en nombre del Rey, á los marqueses de Medina, con niotifo del fallecimiento de su padre, el ilustre marqués viudo áe Medina. OR UNA. E S T A T l tros y las personalidades más salientes del Gobierno francés y muehas elegantes damas de la aristocracia francesa I, a marquesa del Muni, secundada por el embajador y el alto personal de la Embajada, hizo los honores de su casa con la amabilidad que la caracteriza, y que le ha hecho gozar de tantafs simpatías en el mundo oficial y en la alta sociedad de Francia, Por Real decreto que publica la Gaceta de ayer se concede á D. Alfonso Pérez de Guzruán el título de Castilla de marqués de Marbais. INTERVIÚ INTERESANTE BOLAS D E Ñ T E V E CONTRA UN ALCALDE POR TELÉGRAFO KOMA, 3 3 T. IJ ace algún, tiempo descubrióse en losjar diñes de Salustio, en Roma, una antiquísima estatua que íepresentaba á una hija de Niobc. El terreno donde ocurrió el hallazgo era propiedad del Banco Comercial de Roma, que remitió la estatua á su oficina sucursal fle Milán. Pero es el caso que el descubrimiento de la estatua dio origen á empeñadas discusiones respecto á quién debía ser legalmente consideiado como propietario del objeto encontrado. Mientras el Banco le retenía como suyo, el Municipio de Roma y el obrero descubridor alegaban su legítimo derecho á poseerlo. Consecuencia desagradable de esta controversia han sido las escenas ocurridas anteayer ea Milán, El signor Nathan, alcalde de Roma, fue encaigado de marchar á Milán para exigir la entrega de la estatua por los medios legales, y al efecto presentóse en la indicada población. Pero Nath. au 110 contó con el cariño que los milantses habían tomado á la preciosa estatua. El pobre alcalde fue víctima de sus furores, recibiendo una nutrida descarga de botas de nieve, -que- dieron en tierra con la respetable humanidad del munícipe romano. ¡Abajo Nathan! yj bajo Roinal gritabu los indignados miianeses ai ver que se pretendía despojarles de la estatua. I os periódicos romanos comentan los dolorosos incidentes de Milán, haciendo ver que no han producido otro efecto que el de dar al uasuuto una exagerada importancia de que carece en absoluto. EL COMETA Y LAS INUNDACIONES POR TELÉGRAFO PARÍS, 2, T. Hoy se celebrará un almuerzo en casa de la condesa de Paido Bazáu, en honor de Su Alteza e: príncipe Rentero y de los compañeros de regimiento- en MehHa de D, Jaime Quiroga y Pardo B. -zan. -En el palacio del ixiarqués d Cerralbo se celebró a 3 er el almuerzo con que el distinguido procer obsequiaba á sus compañeros de la Academia áe la Historia. I, a marquesa de Jura Real, completamente restablecida, vuelve á asistir á sociedad. También está casi restablecida la marquesa de Salas. Han regresado de Biarritz los señores de B auer (D. Fernando) Ha marchado á Valencia la señora viuda e Zabálbura, 1 Prensa áe París llegada ayer á Madrid da efifuts de la primera de las recepciones celebradas este año en la Embajada áspañola. A la fiesta, ue resultó brillantismia, asistieron la cbpui. fi ¿el presidente de la República las Señoras de casi todos los minis DE SOCIEDAD jy íuchas gentes relacionan las lluvias to 1 V rrenciales y las recientes inundaciones con la aparición del cometa Según M. Deslandres, el sabio director del Observatorio de Meudon, no anda del todo descaminado el vulgo al hacer tal suposición. Aunque muy alejadas de nosotros- -ha manifestado el ilustre astrónomo á un periodista, -no es imposible que las enormes colas de los cometas, que miden 15 y hasta 20 millones de leguas, ejerzan alguna influencia en nuestra atmósfera. I, a hipótesis de que un cometa puede causar trastornos en la atmósfera de nuestro planeta y provocar copiosas lluvias é inundaciones y erecidas repentinas no es absurda. Es posible sostenerlo en el terreno de la ciencia. I, as teorías más en boga en astronomía y en física admiten que la cola de tm corneta es luminosa, porque en ella ejercen una influencia directa ios rayos catódicos del sol. I,o s rayos catódicos, que pueden obtenerse en los laboratorios con una lámpara Crookes, alumbran por fosforescencia los corpúsculos- infinitamente pequeños que componen la cabellera de un cometa y la rechazan al mismo tiempo hacia una dirección opuesta á la del sol, cargándola de electricidad positiva, Esos rayos catódicos, al tropezar con un obstáculo, se transforman en rayos X, ó sea en rayos Roentgen. Al ponerse en contacto con la cola del cometa, los rayos catódicos del sol se transforman, por lo tanto, en rayos X. Estos, que tienen una enorme velocidad (30.0 oao kilómetros por segundo) poseen además una gran fuerza de penetración Pues bien, para explicar la acción que un cometa puede ejercer sobre nuestra atmósfera, basta fijarse en que los rayos Roentgen tienen la propiedad de condensar los vapores. Hs posible que ios rayos X psocedentes del cometa hayan penetrado en nuestra atmósfera y hayan provocado formidables condensaciones. De manera que las suposiciones del vulgo pueden sostenerse científicamente, sito, insinuó que se dedicaría á fiscalizar otras obras municipales, resuelto á que no se perpetrasen defraudaciones. Ayer, el Sr. I atorre, en unión del señor Amado Valdivieso, se personó en el lugar donde se está reformando el pavimento de la calle de Segovia, examinó cuidadosamente los materiales y el trabajo, y luego, rectamente, fuese al Juzgado de guardia, y con su firma y la de su compañero formuló puntualmente una denuncia por estafa. No conocemos el escrito; pero no ha sido difícil el saber sus principales fundamentos. Parece ser que en la obra antedicha habíanse de emplear los siguientes materiales: 734400 adoquines irregulares nuevos, 3.456 metros lineales de encintado, 3.240 metros cúbicos de arena de río, 5.400 portes (de carro) de cuña y 4.550 de tierra. Y parece asimismo que ninguna de estas condiciones se ha cumplido, pues, según los denunciantes, los adoquines, en su mayor parte, son usados; no han sido sentados sobre lecho de arena, sino sobre tierra; el encintado es desigual, sin las dimensiones debidas, sin tijón y soga, y su longitud no llega á 70 centímetros, y, por último, la piedra está relabrada casi toda. L, lamado á informar ante los ediles denunciadores el representante ó encargado de las canteras asentistas, dijo que él obedecía órdenes directas del sobrestante don Manuel I ópez, y éste, á su vez, de los concejales Es lo cierto que, como antes decimos, el Sr. Latorre detalló su denuncia con los datos apuntados y con otros pormenores técnicos. El paso del Sr. I atorre producirá, de seguro, enorme expectación en la Casa de la Villa. Apresurémonos á añadir- -sin prejuzgar eu manera alguna esta cuestión sub ju dice- -que causará buen efecto en la opinión. vUn concejal que no se anda por las ramas v y, basándose en la experiencia ajena, no fía en espedientes y se encamina con la acusación ante el juez de guardia, es, en verdad, un caso ejemplar. Tanto más cuanto que se trata de un arquitecto, de un facultativo bien reputado. Con un par de señores I, atorre que hicie ran lo mismo, es decir, que tuvieran el vaflor cívico de la denuncia judicial contra los ladrones del peso y los adulteradores (culpables estos últimos, según la Real Acade i mia de Medicina acaba de decir, de una gran parte de la mortalidad en Madrid) nos iríamos reconciliando con las padrastros municipales. EL M 1 TÍN DE AYER. i a concurrencia. A la hora señalada encontrábase com pletarnente lleno el espacioso frontón de la calle de Alfonso XII. Muchas y distinguidas damas ocupaban los palcos y la gra- Sería inferior. En la cancha era cosa ira- posible dar un paso. A la puerta del frontón quedó todavía un enorme grupo de concurrentes que pugnaba por entrar al recinto En el interior la animación era extraor H- J naria I a Mesa. Estaba constituida por D. I, uis Bahía, que ocupaba la presidencia, en representa ción especial del señor obispo de la diócesis, como individuó de la Junta Central de. Acción atólica; el Sr. Bofarull, por el Centro Tradicionalista; el Sr. Montalvo, por los guises; el Sr. Gómez Roldan, por la Asociación de Jóvenes Propagandistas; el marqués de Zahara, por el Consejo diocesano; el señor Salaverry, por la Juventud Tradicionalista; el Sr. Gamazo, por la Juventud Conservadora, y el general Bosch, en representación también del Coasejo diocesano. LAS OBRAS MUNICIPALES r t r a denuncia. Hace pocos días, eu sesión pública, el concejal Sr. I atorre denunció y demostró la pésima calidad de los materiales que, como buenos, iban á ser recibidos en las obras de la Necrópolis. El referido edil, que, como es sabido, ejerce la carrera de arquitecto, y, por lo tanto, posee c TOs? tenw. -Sob. iada. para su propó-