Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3 DE FEBRERO DE i 9 io. EDICIÓN PAG. 5. ¿sideración á la familia militar, eomo los que se revelan eu los siguientes párrafos de lina parta dirigida por el general Loño la presidente del Centro: Mucho celebro que esa importante Sociedad, acogiéndose á las disposiciones sopre Casinos militares, haya tomado la determinación más conforme con los buenos principios y con el interés del Ejército, complaciéndome también en extremo que haya legado á un satisfactorio estado de prosperidad que le permita entrar por nuevas vías gin obstáculos de ninguna clase. Siempre, desde nace muchos años, fui partidario de un Centro Militar donde nos reuniéramos- -nos conociéramos y apretáramos los lares le la amistad y del compañerismo; que no se resiente la disciplina por p trato del superior con el inferior, antes al Contrario, se afirma, pues engendra por la amistad y el cariño esa verdadera disciplina voluntaria que no se funda en el temor del castigo, sino que somete voluntariamente toda su inteligencia. y obedece con el degeo sinceio d- secundar al superior. tIJÍ tiempo me afirma en mis ideas, porque este siglo positivista, en que sólo se vale) o que se Heie, nos va desdeñando puesto que tenemos poco y cada vez menos, no quedándonos otro recuiso que reunimos. Así pensaban, así sentían y así se expresaban insignes veteranos de la capacidad y del abolengo genuinamente liberal del nunca bastantemente llorado D. Francisco No es de ahora, es de antiguo, la fama de bravo del valiente Roldan. La política sigue muy turbia. Los propios ministeriales confesaban ayer que pasan cosas La verdad es que cuatro meses de estabilidad de un Gabinete liberal es mucho tiempo. Conste, pues, que si no hay crisis parece haberla. Como aquella famosa del papelito. PLEITO V 1 EÍC EL LORD Y LA CABLE BAILARINA POR LOSDIES, 1, 8 l l Sucesos hubo pocos. El hallazgo de unos huesos humano, en la calle de Bravo Murillo, y poco más. Y para eso, no eran todavía los del Gobierno. Por la noche, incendio de un almacén de sebos en el paseo de los Ocho Hilos. Puede qus hoy, por no perderla costurntumbre, caigamos en la cuenta de que no se cumplen las Ordenanzas municipales. Ello es obligado después de todo incendio de almacén de combustibles. Acordarse de Santa Bárbara en tiempo sereno no es clásico ni madrileño. DE ACTUALIDAD POLÍTICA LA AMENAZA c n periódicos que se precian de monár quicos acabamos de ver formulada una amenaza que entrañaría gravedad si la rea- lidad del problema político la hubiese insteño. pirado ó fuese expresión, más ó menos raReflejo de estas saludables doctrinas son zonada, del sentir de un partido. En el molos principios en que se informa toda la vida mento actual y en nuestro régimen, tal conciel Centro Militar, cuyos socios no piensan minación, con la que se quiere coartar el en desertar de su querida bandera, cuyo ejercicio del más alto poder, si no es- mera Jema es todo para el Ejército v por el Ejér- figura retórica, quiere ser eco de aquellas voces con que antaño eran asustados los- Jcito Estiman los jefes y oficiales reunidos en políticos y derribados los Gobiernos. el Centro como una garantía y una honra Los tiempos han cambiado, y no puede e! vivir bajóla paternal tutela desús auto- seriamente nadie soñar con el éxito de seridades naturales; pero no debe parecer ex- mejantes amenazas. traño que haya espíritus de vibrante susLos Gobiernos han de ser representado ceptibilidad que se sientan heridos por los nes de partidos, no feudo de tal ó cual per, dardos de la injusticia con que hoy son tra- sonalidad; y la firme autoridad de los petados, y vuelvan anhelantes la vista á otros riódicos radica en que expresen leal y fielhorizontes en que se rinda más culto á la mente cuanto en la conciencia nacional ley y se empleeu procedimientos más equi- toma estado de opinión. tativos, más razonables y más humanos. Cuando en la víspera del 21 de Octubre el Gobierno del Sr. Maura declinó los poderes respondiendo á un deber constitucional, no á artículos de periódico y sí á consecuencia de la situación que el discurso y la actitud I a festividad cíe ía Candelaria nos dio pre- del Sr. Moret había creado en el Parlamen texío para estirar un poco las piernas y to, el Rey no dio su confianza á la persona- damos un baño de sol, cosas ambas de pri- del Sr. Moret como atal, sino al jefe de un meia necesidad, porque el termómetro an- partido que decía contar con el apoyo de duvo en los ahedede res de cero, y, si los in- todos sus elementos. fcr. nesofic alr 10 mienten, descendió hasta ¿Era en aquel entonces y hoy el Gobierno nueve por ebaio de cero cuando le pusie- expresión y representación de ese mismo ron, como a- situación política, ñor los partido? ¿Puede el Sr. Moret abordar el pro suelos. blema de unas nuevas ¡elecciones generales Sin embargo h jbo novillada, la primera sin el asentimiento de todas las fracciones y Jel año, y hasíc hubo público en las locali- matices de la agrupación en cuyo nombre dades de soi, 1 turalmente. En las de soin- se acercó al Tr. ono? 1 Jora, ni los acornó U dores, ni Cook ni Piary. Ni á los hombres de la izquierda, acaudi- Hubo debut, ttrhta, un muchacho que di- llados por el Sr. Canalejas, ni á los de la decen que va para estre la ó para cometa Ha- recha, al frente de los cuales se destacan los lley. Cosechó aplausos y árnica. señores Montero Rios y García Prieto, pue: l, a nota del día la dio el concejal Sr. La- de satisfacer que la situación política se resuelva de otro modo que como aconseja un v torre, que, con otros ediles, se presentó al íjuzgado de guardia y denunció el chan- alto sentido gubernamental. chullo -pase ia palabra como pasan los Puede el Rey estar tranquilo. Los que es adoquines viejos por nuevos- -que se está grimen en su labor la amenaza, los que, ¿perpetrando en la calie de Segovia con el llamándose monárquicos y guardadores de empedraOo. Muy bien, pero que muy bien, la Constitución quieren ejercer presión soIparecerá esa gallarda actitud del novel edil bre la Corona, no tienen fuerza ni represen- 1 y consortes. Y si no resulta luego que ios tación bastante para llevar la política por ¡adoquines denunciados son pepitas de oro ciertos derroteros. con que se guen a regalar á la villa, nos daLos patrocinadores del bloque dentro del genios pvt muy contentos. Gobierno, y los periódicos que amparan y (5. B 1 ilustre argentino Belisario Roldan libró aplauden esta alianza, no podrán impedir, er con un solo banquete (en el hotel del ni con resistencias ni con amenazas, que en iatriraonió artista Mendoza) pero nadie el momento oportuno las más significadas libra de otros que se preparan y de nue- personalidades del partido liberal cumplan os homeaaíes que también se organizan. con su deber. ftnte el Tribunal de apelación ha priuei piado hoy el debate del litigio entablado por Ernesto Enrique Sackville, en demanda de que se le reconozca y declaie hijo legítimo de lord Sackville y de la bailarina española Josefa Ortega y Duran. Sir Edward Clarke, abogado del solicitante, hizo un brillante informe, tratando de demostrar que lord Sackville West estaba casado legítimamente con Josefina. El abogado de la parte contraria, slr K. o bert Finlay, leyó una declaración del rnaes tro de baile Pedrosa, en la que éste afirma que en Enero de 1831 asistió a la boda de su compañero de profesión Antonio de la Oliva con Pepita Duran. El letrado Finlay añadió á la declaración anterior que en 1871, á raíz déla muerte de la bailarina, reclamó Antonio de la Oliva los bienes y propiedades que habían sido de su esposa Josefina. Los debates de este curioso y accidentado pleito despiertan gtran interés y general expectación. GEOLOGÍA Y POLÍTICA 1 a lectura de un reciente tratado de Geo logia me ha inspirado algunas reflexiones relativas á la política. Las aplicaciones que hasta ahora ha sido corriente hacer de las ciencias naturales á las sociedades; las transposiciones de la biología y de la fisiología- -como, por ejemplo, 1- as de SpeL er y después las de Rene Worms- -al dominio de las especulaciones sociológicas, es preciso reconocer que, en una lógica rigurosa, carecen de realidad y de valor científico. La sociedad no es un organismo como nuestro organismo individual, psicológico; hay en ella un elemento variable, contingente, etéreo, que, hasta ahora, escapa á toda ponderación y medida científica y, por lo tanto, á toda previsión. Pero tales comparaciones y transposiciones lo que hacen es esclarecer el punto de que se trata y constituir una hipótesis, más ó menos transitoria, para poder seguir avanzando La geología ha sido invocada muenas veces como materia de comparación para el estudio de determinados fenómenos sociales relativos á la marcha de los pueblos. Aludo á las alteraciones, cambios y trastornos que en un país se pueden producir. Hasta 1830, en el dominio de esta ciencia se creía en la mutación violenta, en el cambio catastrófico, en las causas súbitas que modificaban la estructura terrestre. Un geólogo inglés, Lyell, fue el primero que hizo cambiar todas las ideas relativas á este modo d, e ver la concepción geológica. Al cambio súbito y violento, Lyell opuso la mutación lenta, silenciosa- y gradual. La tierra, en su marcha, se modificaba, no por revolucione y catástrofes, sino por medio de una labor acompasada, imperceptible, continua y eterna. Desde que Lyell puso en circulación esta novísima teoría, el tiempo ha ido pasando y nueras investigaciones han hecho que se vayan modificando sus puntos de vista. Hoy casi los geólogos se inclinan, más bien que á la teoría del geólogo inglés, á la primitiva teoría. O más- exactamente: la actual concepción geológica es un compuesto de la antigua y de la nueva concepción, algo á manera de un prudente sincretismo. Hagamos una aplicación á la política. ¿Cómo puede ocurrir un cambio, una alteración fundamental en un país? ¿Cómo pue- IP AL DÍA f