Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO 4 tí? DE EL MUN DO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFQ m k Y TELEFONO REGRESO DE TROPAS DE MEL 1 LLA RECIBIMIENTO HECHO EN VITORIA A LA SEGUNDA BATERÍA DEL SEGUNDÓ REGIMIENTO MONTADO DE ARTILLERÍA DE NUESTRO CORRESPONSAL Fot. Gonzalo A B C EN SUIZA DIVAGACIONES ...Y el mes acaba sin que nada sensacional haya hecho correr, gimiendo de pasión ó loco de risa, la pluma pesada de este cronista desventurado. Dichosos vosotros los que después del filón de Meg tenéis un Chqnteáer que os proporciona asuntos desde antes de nacer el que fabricó nuestras péñolas ó ¡os queden las elecciones inglesas y en las discusiones alemanas tenéis un vivero de aplausos. Nosotros, infelices, no hallamos el medio de entretener los ocios de nuestro desocupado lector. No nos depara nuestra mala ventura ni un modesto sesentón con su wertheriana modistilla, suicidas por amor, ni aun siquiera un conde- duque que fabrique moheda, como los nobles, señores dé la antigua casta. Cuando más, tenemos un mocoso de quince años queinata a una doncella y se hiere por no haberle hecho la merced dé un beso; á lo sumo, un pobre diablo que busca D, JOSÉ JOAQUÍN HERRERO, NUEVO ACADÉMICO DE BELLAS ARTES Fot. Debas á la Policía, que se olvida de él, como de Zu rich nos cuentan. La política, manantial inagotable én otras tierras, es aquí silenciosa y grave como una mujer del pueblo que trabaja en su hogar sin lucir en fiestas ni frecuentar saraos. Hasta calla Manzoni, y no dice Der Bund que Tesino es antjpatriota, y parece solucionada Ja separación de la Iglesia y el Estado eu. el cantón de Bá! mansa, tranquilamente, contra lo esperado. ¿Qué hacer? ¿Hablar del tiempo, como en las visitas? Nuestro amor propio no nos lo permite. Quédese el asunto para los que vieron sus haciendas convertidas en torren tes y para los labradores que bendicen las postreras nevadas, y aun para los deportistas que comenzaban á decir que este invierno es una estafa. ¡Tomen ustedes centígrados, lloroncetés! Doce grados bajo cero y cuarenta centímetros de nieve ya es algo. Pueden sus. mercedes calzarse los palitroques y retratarse sobre la luge y salir en los periódicos. Aquí no se engaña á nadie... j- 4 é. mos tropezado con un anuncio de í, u céiria. Dice que ofrece, dos niños de corta edad, por- poco- precio, á quien quieta tomar-