Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O 3o D E E N E R O D E TQT E D I C I Ó N J. P A G píos en que se inspira constantemente su conducta. Efectivamente, bien informados de cuauto allí lía ocurrido, nos proponemos demostrar en artículos sucesivos la sinceridad y exactitud de nuestros juicios; y provistos de todos los datos y testimonios necesarios, aseguramos que el Gobierno ha cometido ana arbitrariedad y un acto de violencia in- concebible. REGALOS 0 E A B Q ¿QUIEREÜSTED GANAR UN RELOJ? i, as- señoritas Rodríguez y X ¡ít- las sé ñoras Torres y Tejada, ei infatigable Porredón y el Sr. Portillo cheion- extraordinario relieve á la obra. -F. BAILE EN LAf lBAjADA DE ALEMANIA D eespués de haber transcurrítKymuy desanimados los tres primeros nieges da Dos poderosos alicientes tenía el programa LA PKEN d e la función d i anoche á beneficio de la Asociación déla Prensa pata que el público llenase el teatro como le llenó: Wagner, con El ocaso de los dioses, Titta Ruffo, con el brindis de Hamlet y con canciones. Después de aplaudirse el cuadro de Colomba y el acto tercero de Aída (en el cual obtuvieron justas ovaciones, especialmente laseñoraRousko, wska, admirable cantante, y el Sr. Scauipini, el joven tenor simpático y popular) vino ¿cuadro de Hamlet, con un triunfo legítimo para la señora Finzzi Magríni, á quien el público ha acabado por reconocer como excelentísima soprano lige ra, y vino... el delirio del público con Titta Ruffo. La canción báquica, repetida entre atronadoras salvas de aplausos, fue en su repetición un nuevo y asombroso alarde de las facultades excepcionales de ese gran artista, hoy por hoy el primero del mundo. La cadencia la hizo como nunca, y otra caden, cia nueva, formidable, más difícil y más larga que la primera puso fin á la canción, i El público, puesto de pie, aclamaba á Titta Ruffo; las señoras agitaban los pañuelos; en las alturas rugía el entusiasmo eon ensordecedoras aclamaciones, que daban á la manifestación carácter imponente. Pero con ser tan grande este espectáculo de un público enloquecido, fue más deslumbrador, y desde luego indescriptible, el que siguió más tarde, terminadas las cauciones que formaban el último número del orograma. cania tigrito tué la primera de aquéllas, tina deliciosísima balada, que Titta Ruffo Suspira más que canta, como en demostración de que es maestro en el arte de decir igualmente que en el de cantar y en el de accionar. A esa divina canción siguió otra, y luego otra, y luego otra, hasta tres más, y el popular ¡Oh, Mari! que le pidió el uú fcl co por acia nación. Fue la labor de Titta algo asi como poner cátedra para demostrar que el trágico de Hamlet y el cómico de- El barbeio de Sevilla es el cantante de delicadeza, para el que no hay dificultades escritas sobre el pentagrama. Fue algo más: fue el testimonio de que para la Prensa ha cantado más y mejor que nunca; para la Prensa, que, con rarísimas excepciones, le ha heeho justicia proclamándole el más grande y el más couioleto de los cantantes contemporáneos. 1,0 que no es fácil que Se haya visto en ningún teatro del mundo es las ovaciones con que terminó anoche la velada del Real. Nueve veces hubo de salir á escena Titta Ruffo después de su iiltinia canción, y el público, de pie, sugestionado, le aclamaba Sin cesar. Hasta sombreros cayeron á la escena, y faltó poco para que ésta fuese asaltada por los admiradores del coloso. Poco hemos de decir del cuarto acto de 1 ocaso de los dioses. El martes h a de cantarse la obra entera, y entonces hablaremos á e la admirable labor del maestro Rabí, de? a magistral interpretación que la GuszaleVJtci hace del papel de Brunilda, del exce trabajo- de la D Albert- j Os í l i i LA FUNCIÓN DE LAS NOCHES DEL REAL la temporada de invierno, ahora se acumulan las fiestas y se suceden y repiten baa quetes y saraos. Anoche se celebró el anunciado bane en. r la Embajada de Alemania, y al palacio de los dignísimos representantes del emperador Guillermo, situado en el paseo de la Castellana, acudió el todo Madrid? de las Agrandes solemnidades. I a amable condesa de Tattenbacli, que vestía elegante traje color malva y se adory n a b a con soberbias perlas, y su esposo, el embajador, recibían á sus invitados, á la entrada del salón de baile, con la afabilidad que tantas simpatías les han conquistado. Bien pronto la gente joven se lanzó á bailar, mientras los bridgeufs (huyendo del mundanal ruido) formaban ssus partidos en. el fumoir. yodos los dias, hasta el sábado 5 de FeEn uno de los salones se veía tía maguí brero inclusive, regalaremos un reloj ái fico retrato del emperador Guillermo, dedilos lectores de A B C cado con expresivas frases de afecto á sií Los que deseen optar á este regalo deDe- embajador. rán guardar los números de A B C. Los amateurs de obras de arte contemplaSe elegirá y señalará entre todos un ejeni- ban embelesados las que el conde de Tattenpiar DE UN MODO ESPECIAL, y el lec- bach posee adquiridas en Oriente, en Listor que lo posea será el agraciado con el. boa y en Tánger, donde años antes ce. emreloj. peñó cargos diplomáticos. Diariamente se indicará en qué consiste Entre la selecta concurrencia recordamos; la señal hecha en el ejemplar del día ante- haber visto á la princesa Pío de Sáboya, rior, para que sea fácilmente encontrada. duquesas de Nájera, Valencia, Vitoria, NoAdemás de la señal que se hará pública; blejas, T Serclaes, viuda de Ábranles, mar- el ejemplar premiado irá marcado con una quesa de Squilache, que recibió muchas fe- f contraseña que nos asegure de su autenti- licitaciones por la gracia y... justicia que ha cidad. merecido del Rey; Santa Cristina, Vadillof El lector que no huoiese recogido antes viuda de Nájera. San Miguel de Híjar, Ardel día i. del mes de Marzo próximo el regüeso, Prado- Ameno, Ahumada, Caicedo, loj ganado perderá el derecho al mismo. Medina, Corpa, viuda de Hoyos, ítisca! LaSe entregarán relojes de caballero ó dé Rivera, Santa Genoveva, Valdeiglesias y señora, á voluntad de los interesados. Almonacid. N Condesas de WelsersheitB, Vüiamarciel, j a señal hecha en un número de ayer sáTovar de Lemos, Aguilar delnestrillas, Casa, bado es QsiaS colocada encima de la Valencia, Andes, Catalbutura, Castilieja de línea 2 PESETAS del anuncio ODORIA, Guzmán, Esteban Collantes, Serrallo, Fon (Agua de Colonia) que, publicanios eu la, pá- tañar, Peñalver, Torrearías, Pardo Bazán 7 gina 17. Romanones, Torrijo, Vistaflorida. Baronesa del Castillo del Cairel. Señoras y señoritas de Revoil, La Cierva, Anoche fueron llamados á escena dos veces Bunsen, Allendesalazar, Barroso, García por el público, á quien impresionó viva- Prieto, Martínez del Campo, Moreno Car- mente el hermosísimo acto de la obra. in- bonero, Aguilar, Potestad, Castro Casaléiz mortal del genio de Bayreuth. bellísima; Wilde, Bascaran, Chaves. Beltrán de Lis, Alcalá Galiano, Núñez da p o r seguir enfermo el Sr. Cigadavüo pue- Prado, Osma, Elguín (muy elegante) Bor de cantarse esta tarde ocaso de los bón, Caro, Collantes, Cárdenas, Pineda, Sildtoses. va y Mitjáns, G. Houtoria, Castro, Pidal, No habrá, pues, más función que la, de Ezpeleta, Frígola, Flores, Landecho, Maríanoche, Hamlet. tegu! Lafuente, García Loigorry, Montojo, Carbonell, Travasedo, Ooantos, Pérez de Guzmán, Quiroga, Bermúdez de Castro Silvestrelli, Uhagón, Vázquez Zafra, Santiago Concha, Zulueta y Martos, Mazorra y P R I N C I P E ALFONSO Un éxito muy 11 s o n j e r o alcanzó Ramírez de Haro. Del sexo fuerte, los luiaistfos de ü, stados ayer en- este teatro Ceferino Palencia con su Gracia y Justicia, Guerra, Hacienda, Insdelicioso cuento infantil en dos actos 1 La trucción pública y Fomento; el nuncio d mala estrella. La nueva obra del celebrado autor encie- Su Santidad, los embajadores de Austria rra una generosa enseñanza: la de que el Hungría, Inglaterra, Italia y Francia; mitrabajo y la constancia son las más infali- nistros de los Países Bajos, Portugal, Ecuables virtudes, contra las que nada pueden la dor, Argentina, Méjico; el presidente del fatalidad ni la mala estrella de los nacidos. Senado, general Azcárraga, los académicos Hay en el diálogo, siempre animado y Sres. Bethencourt, marqués de Laurencín. El general Bascaran, el principe Pío de pintoresco, bellas y sentidas frases inspiradas en una gran ternura y vestidas con en- Saboya, el secretario de la Reina madre, D. Alfonso Aguilar; los ex ministros señocantadora poesía. Grandes y efusivos aplausos acogieron el res García Prieto, Allendesalazar, La Ciercuento infantil de Palencia, que ha sido va y conde de Romanones, y otros muchos puesto en escena con muy lindas, decoracio- aristócratas, políticos y artistas de los más significados. ue 1; ñe Lvsis Muñe! (hijo) NOTAS TEATRALES inuEmn nmnnin i a ni 1 n