Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 3o DE ENERO DE 19 o. EDICIÓN i. PAG. 4 seos proporcionándose el espléndido espeeta ulo de aquella enorme catástrofe que por e- uano de ana noehe entera alumbró los cu iro extremos de la capital prusiana. Pero ¿quiénes son esos peligrosos artistas del fuego? ¡Ah! No se sabe... Esta pregunta nos la hacíamos los unos á los otros y nuestras miradas escudriñaban curiosas y desconfiadas entre la multitud. Yo recuerdo que corrí al Ivutsgarten apenas supe que la iglesia estaba ardiendo, y allí pasé gran parte de la noche contemplando aquel enortae brasero que los esfuerzos de todos los bomberos berlineses no podían apagar. Y me hacía la misma pregunta: ¿Quiénes serán los culpables? -Probablemente estaban allí, entre nosotros, confundidos con la muchedumbre y gozando de la impunidad de su crimen. Quién sabe si serían aquellos señoritos de frac que á mi lado miraban el incendio silenciosos, recreándose en la contemplación de las llamas... ¡Cómo averiguarlo! ¡Cómo descubrirlo! Y, sin embargo, el Cuerpo de Bomberos de Berlín es uno de los- mejor organizados del mundo. El material es magnífico; el personal, admirable. Apenas se recibe el aviso de un siniestro en cualquiera de los cuarteles de la ciudad salen los equipos automóviles escandalizando las calles con sus campanas, encendidas las antorchas y abriéndose paso por todas partes. Coches, tranvías, ómnibus, automóviles, todos se apartan, replegándose en los bordes de las aceras, para dejar libre el paso á aquel cortejo fantástico, que atraviesa como un relámpago á la luz de las antorchas. Y apenas llegados al lugar del siniestro saltan los bomberos á tierra, colocándose cada cual en su puesto, y las mangas comienzan á funcionar con rapidez asombrosa, con precisión matemática. ¡Oh! Yo os aseguro que si no existiera en Berlín un Cuerpo de Bomberos tan maravilloso, esa banda de artistas del fuego hubiese convertido la hermosa ciudad en cenizas, y el espectáculo de la corte del Kaiser en llamas haría palidecer las descripciones fa. tnosas del incendio de Roma. José JUAN CADENAS Bcriín, Enero A fuer de imparciales, y cumpliendo un deTser de informar á nuestros lectores de aquellos asuntos que conmueven ala opinión pública- -no por móviles políticos, que no los sentimos, ni por afinidades de pensamiento, pues hemos dicho cien veces, y lo repetiremos otras tantas si es preciso, que no somos conservadores, que cnosotros somos nosotros y que aplaudimos lo que creemos justo, como censuramos lo que nos parece reprobable, sin pararnos á ver quién lo hace, -hemos de consignar aquí algo de lo que un folleto del Sr. I, a Cierva contiene para escándalo de quien lo leyere y para prueba fehaciente dé que la implacable hostilidad subsiste practicada por la situación liberal. La implacable hostilidad la inició y la mantiene el Sr. Moret, no el Sr. Maura, como se ha venido diciendo y aun creyéndose por algunos. Sabido es cómo cayó la situación conservadora; en virtud de un acto violento del jefe del partido liberal, que declaraba la guerra sin cuartel á un ministro del que no podía prescindir el Sr. Maura sin someterse á una imposición que equivalía á sueumbir moralmente y á dejar el prestigio de un partido y la historia de una situación á los píes del Sr. Moret. f ¿Cabe más implacable hostilidad? Ilógicamente, no; políticamente, sL El ministro rt LA IMPLACABLE HOSTILIDAD blanco aquel día de los dardos enconados del Sr. Moret, implacablemente hostilizado en aquella memorable sesión, sigue siendo víctima de la más ruda y desusada guerra en el país que representa en Cortes A nuestras manos llega un folleto que na publicado para enumerar las arbitrariedades, los atropellos incalificables que el Gobierno ha consentido, que acaso ha inspirado, en tierra murciana, sin más fin que anular la personalidad política del Sr. í, a Cierva, atrepellando el derecho, escarneciendo la ley y haciendo mofa de todo principio liberal El Tribunal Supremo de Justicia entieu- de ya de tales desafueros, y en su día habrá de repararlos en bien de la razón y de la verdad. Es una reproducción de los aocumeutos que acreditan la intervención de las autoridades gubernativas en las elecciones de Diciembre último en Murcia y en el distrito de Muía. El primero de aquénos es una carta del gobernador civil de Murcia al director del Hospital Provincial diciéndole que los dependientes de los establecimientos públicos deben estar al lado del Gobierno, sea el que fuere, en asuntos electorales, y laborar en contra- -agrega- -supone una indisciplina intolerable: Agrava la intromisión del gobernador la circunstancia de que aquel establecimiento de Beneficencia provincial está administrado por Juntas de personas distinguidas de. Murcia, que han logrado normalizar su administración y mejorar las condiciones de otros establecimientos análogos, siendo su director actual un distinguido médico militar, que honoríficamente y por amor al bien desempeña ese cargo. Y sigue una curiosa lista de documentos referentes á los hechos mencionadosá continuación: Constituida una Mesa electoral, el- delegado del gobernador, por orden de éste, penetra en el local y prende al presidente, suspendiéndose la elección. Ese delegado especial está procesado por causa seguida en Murcia por estafa y falsedad. Agentes del gobernador civil prenden el día 11 de Diciembre al presidente de una de las Mesas electorales, ¿os diputados á Cortes D. Ángel Guirao y D. Isidoro de la Cier va reclamaron personalmente del gobernador su libertad, por no haber sido detenido por razón de delito, y no accedió, continuando en el mismo edificio del Gobierno civil, impidiéndosele tomar posesión del car o Jín uaa Sección se suspende abusivamente la eleedón, y esto no obstante, un delegado del gobernador con la fuerza pública penetra en el local y hace firmar en blanco las actas á varios de los que constituyen la Mesa, sin hacer escrutinio. El mismo delegado del gobernador penetra violentamente en esta Sección, impide termine la elección, quema las papeletas que hay en la urna, hace entrar á la fuerza pública y logra que firmen las actas algunos de la Mesa, huyendo los demás. Antes había detenido á un interventor para qua no pudiera tomar posesión. Acta de presencia que acredita los enormes abusos cometidos por el alcalde liberal de Campos impidiendo la entrada en el Colegio electoral del notario, deteniendo á electores, impidiendo la constitución de la Mesa y suspendiendo abusivamente la elección. Se recomienda la lectura íntegra del documento. Acta de presencia acreditando lo que pasó en Campos el día 19, en que tuvo ó debía tener lugar la elección suspendida el día 12. Detención por un delegado del gobernador civil del ex diputado á Cortes y ex gobernado civil D. Juan Antonio Perea. El delegado prende á los interventores conserva- dores. El alcalde y el delegado penetran constantemente en el Colegio electoral. E imposible la votación por la acumulación de electores y estrechez de la- escalera! Por último, el delegado del gobernador prende al notario y le conduce á la cárcel. Acta refiriendo el notario su detención, por el delegado del gobernador civil, estando aquél desempeñando sus funeiones ea el Colegio electoral. Acta acreditando más abusos y otras datenciones y coacciones electorales del alcalde y el delegado del goberaador. Acta acreditando el cambio de local del Colegio electoral, para facilitar los abusos cometidos. Acta de presencia en Bullas acreditando la prisión por un delegado del gobernador civil de tres presidentes de Mesas electorales, cuando el día 12 de Diciembre se preparaban á tomar posesión, y de otro cuando ya estaba ejerciendo sus funciones. El delegado reconoce que los ha detenido. Este delegado, conocido republicano de Murcia, fue penado en causa por injurias á la autoridad por la Audiencia de dicha provincia, en sentencia de 16 de Febrero de 1909, á dos meses y un día de arresto mayor, suspensión de todo cargo y del derecho de sufragio, sin que se tenga noticia de que haya cumplido la condena. A sus órdenes puso al gobernador la fuerza pública. Acta acreditando otras detenciones y la expulsión de interventores y adjuntos de los Colegios electorales. Cinco actas acreditando que no se constituyeron debidamente las Mesas electorales. Explicación pública de sus actos dada en el órgano liberal Región de Levante el día 29 de Diciembre de 1909 por el delegado que mantuvo ti orden en Bullas el día 12. Resulta que todo lo hizo engañado por los conservadores. Acta de presencia que acredita la prisión del notario que se hallaba en funciones elec- torales, por el delegado del gobernador, que le condujo á casa del Sr. Melgares, uno de los candidatos liberales que luchaban en Bullas. Acta de presencia acreditando que el delegado del gobernador prendió el día 22 á 29 personas, entre las cuales figuraba el alcalde, adjuntos é interventores de las Mesas electorales, candidatos, el secretario del Ayuntamiento y varios electores. Act a acreditando, por manifestación de presidente, adjuntos é interventores de las Mesas electorales, cómo el delegado del gobernador penetró en los Colegios electorales, quemó las candidaturas que había en las urnas y pretendió que firmasen en blanco los individuos dejas Mesas. Tal es, en resumen, lo ocurrido en Murcia. ¿Cabe dudar de que, en efecto, subsiste la implacable hostilidad Muchos podrán decirnos que esas tropelías se han cometido en España por toada los partidos políticos. No lo negamos. ¿Pero es que se puede llegar al Poder en nombre de la libertad y cometer tales desafueros contra la libertad misma y contra la ley? NOTAS MUNICIPALES Kl proyecto de Cooperativa de electrl cidad. Ayer, poco después de mediodía, reuniéronse en el salón consistorial las Comisiones de Hacienda y Obras, presididas por el alcalde, y ante ellas, en pública sesión, compareció D. Joaquín Sánchez de Toca para informar á favor del proyecto referente á la Cooperativa de fluido eléctrico. El informe oral duró cerca de dos horas, y el informaute, luego de lamentar el retraso con que marcha este asunto, hizo historia de la iniciativa y de su desarrollo, púa-