Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A ft O. VIERNES 28 DE ENERO DE 1910. EBICIONai PAG. Jrp ás que el viento tuerte de Sur reinante haya favorecido el elemento destructor. La imaginación del pueblo forja muchas presunciones y la mayoría atribuye el siniestro á un atentado reaccionario; otros, supersticiosos, ven en esto un castigo divino por haber instalado el Parlamento en un local afectado á morada de un califa, hecho que desde un principio fue considerado como un sacrilegio. El Parlamento otomano, aunque el más joven del mundo, ha tenido bastantes peripecias, ya que apenas si termina su primer año de existencia y se ve obligado, por la cuarta vez, á cambiar de local- -nó se sabe aún cuándo y dónde los diputados yisenadores reanudarán sus tareas; -el Sultán ha declarado que no debe cesar ni un momento la labor parlamentaria, y que pueden disponer de cualquiera de los otros palacios. Ante la urgencia de conocer el programa elaborado por el nuevo Gabinete, y cuya lectura debe efectuare el próximo sábado, iz del actual, se supone que los diputados utilizarán el salón de ceremonias del palacio de Merassim, en Yildiz Kiosk. El sultán Abdul- Aziz, imitando á su hermano Abdul- Medjid, que durante su reinado edificó el palacio de Dolma Baghtche, morada del actual Soberano, quiso construir na palacio cuyo estilo fuera genuinamente árabe, y dio el encardo á su arquitecto Serkis- bey- Baiiau. Para hacer una obra irreprochable, Serkis, bey, envió dibujantes en España y en todos los países árabes del África septentrional para sacar copias de los monumentos más hermosos del arte árabe, presupuestando este edificio en treinta millones de francos. Sin embargo, se han gastado más de 120 millones, ínvirtléndose en la construcción de los muelles sobre el Bosforo más de diez millones de francos. Abdul- Aziz habitó este palacio algunos meses solamente, y lo abandonó so pretexto que era húmedo. A su subida al Trono Abdul- Hamid, el Sultán Rojo internó en él g. su hermano Murad V, que murió allí después de. treinta años de reclusión. Este verano pasado el Sultán actual lo cedió para Parlamento, y para apropiarlo á su nuevo destino se gastaron 40.000 libras tarcas (cerca de un millón de francos) De todo esto queda hoy un montón de ruinas, y será muy difícil que sea reconstituido con su antiguo esplendor. Para dar una idea de la incuria y de la indolencia de este pueblo, cabe mencionar que en un palacio de tamañas dimensiones, y cuyo interior era casi todo de madera, había una sola boca de incendio, cuya llave no se logró hacer funcionar. ¡Y quieren aún los turcos atribuir el siniestro á una fatalidad! A título de curiosidad reproduzco el soneto que el distinguido poeta y diplomático D. Antonio de Zayas dedica á este palacio en su precioso libro Joyeles Bizantinos: EL PALACIO DE TCHERAGAN Bajóla azul cortina del transparente es pació, de opulencias remotas incólume trofeo, con majestad solemne de regio mausoleo, de Tcheragan descuella el marmóreo Palacio. En su recinto alivian de Amurat las docencias eunucos melancólicos y lascivas mujeres que, apurando la copa de eróticos placeres, del destino ejecutan las fatales sentencias. Páralos vivos muerto, para los muertos vivo, sin noción de las horas, el Augusto cautivo á las grises regiones del ensueño se lanza; y á través del encaje de cautas celosías ve pasar la uniforme ptocesión de los dias que jamás esclarece el sol de la esperanza. J BFF ND 1 Enero, A B C EN AUSTRIA las capillas laterales, pudiendo contener cada una más de 500 personas, se pierden en la inmensidad del edificio. Otra iglesia muy hermosa, y acaso des 1 A CAPITAL DE BWIERA Cuanto más pués de la de S. Marco la más interesante i- viajo, más del mundo, es la de la Corte, El exterior no ofrece nada de particular; me voy convenciendo de que las fronteras existen solamente en la imaginación del pero el interior, que se compone de una sola hombre. Según la situación geográfica de nave con veinte columnas y dos galerías, es Munich, esta ciudad tendría que ser igual á riquísimo. Sólo se ven dos colores, blanco y las demás ciudades de Alemania, y, sin em- amarillo: lo blanco es mármol; lo amarillo, oro; ni una sola piedra ni un solo ladrillo; bargo, ¡cuáuta diferencia! Todo lojque en las demás ciudades del no pareee sino que han derretido todo el imperio es tristeza, es aquí- alégría; todo lo oro del mundo para adornar con él sus paque en las otras es esclavitud, es aquí liber- redes. El pala io del Príncipe regente es tamtad, y esa alegría y libertad; dan á la capital de Baviera un cachet tan agradable, que el bién muy hermoso, y se asemeja más á un extranjero, después de haber pasado algu- museo que á una residencia real. La gente nas horas entre sus muros, no puede sepa- se pasea por sus patios y dependencias como por la calle, y á no ser por algunos centinerarse sin gran pena de ella. Las calles, anchas yjimpias, concurridí- las que de vez en cuando aparecen, nadie simas de día y de noche; los millares de au- creería que allí vive el príncipe Luitpold, tomóviles y tranvías eléctricos que sin cesar quien, según me han contado, se pasea muy cruzan las calles de la población; los her- á menudo por las calles de Munich como un mosos y elegantes edificios públicos y pri- simple paisano. Frente al Palacio Real se desliza el Jarvados, cuyas ventanas desaparecen bajo el follaje de plantas y flores; los grandes cafés dín Inglés, que mide siete kilómetros de y resiaurants, de un lujo exquisito, y las her- largo por cuatro de ancho; éste es el única mosas mozas de Munich, con su sonrisa paseo de Munich, pues, como es sabido, Mueterna en sus labios de coral, producen tal nich no posee bosques, y en la inmensa llaefecto, que sólo á costa de grandes esfuerzos nura que alrededor de la ciudad se extiende hay poco arbolado. En este jardín hay conpodrá decidirse á dejar dentro de algunos dias la ciudad que en un instante ha capta ciertos militares, cafés y un pabellón japonés que le da un aspecto más bien de un do todas sus simpatías. El punto más céntrico de iMunictt es la jardín del celeste imperio que de Inglaterra. Y á propósito, ahora que hablo del Japón, Mariarplatz con la Casa Ayuntamiento, obra que es el orgullo de sus habitantes y les diré también que detrás de la estatua la admiración de cuantos la visitan. Todos Bavaria, uno de los monumentos más altos los días, á las once de la mañana, esta plaza de Munich, hay un parque que fue conses el punto de tcndez- vous de cuantos extran- truido el año pasado para una Exposición, con edificios muy elegantes, en uno de los jeros se encuentran en Munich. Más de- cinco mil personas acudieron allí cuales están expuestos más de mil cuadroi esta mañana para oír viejas canciones de de artistas japoneses. Esto no tendría nada Baviera y ver antiguas danzas en la torre de particular si éstos careciesen de valor artístico; mas no es así: los mejores piatou de la Casa Ayuntamiento, ejecutadas por 35 campanillas y otras tantas figuras de ma- res de Munich admiran tales producciones dera, verdaderos gigantes, pero que vistos japonesas, lo que es una prueba de que algo han de valer los lienzos de Namba. Eko- Na desde abajo parecen de estatura normal. y tantos otros. Después del Himno d Baviera, ejecutado Y dicho lo que precede, me voy á descanpor las 35 campanillas de diferente tamaño yjsomuo, entonan un vals, y á su compás saren el Alhambragarten, donde unas cuan las figurasitse ponen á bailar, arrancando tas señoritas de Sevilla, con sus ¡ole tu man! del público gritos de entusiasmo y admira- y su sal, hacen perder la cabeza á los buenos alemanes. ción. DANUBIO La danza terminada, las uguras se retiran y aparecen dos caballos montados por dos Munchen (Baviera) Enero duques, cuyos nombres n. o recuerdo. El uno lleva una lanza con la bandera española en lamitad? del asta, y el otro también una lanza con la bandera de Baviera. Después de una lucha terrible, el duque español cae p l tiempo ha mejorado. Es una noticia herido mortalmente, las campanas entonan Por lo que á Madrid se refiere, todo su una marcha fúnebre, un gallo de oro- grita rigor se concentró en la temperatura. Las tres veces consecutivas: Q i- crui- ri- quí y nubes no nfis han molestado; al Manzanael público, entre aplusos y gritos, se retira res no se le han hinchado las nariees coma contento de haber presenciado una repre- al Sena en París y al Nervión en Bilbao. sentación teatral á 70 metros de altura. Realmente, en cuestión de agua no nos ha Alrededor de dicha plaza se hallan esparinteresado más que la canalización del Manzanares, aprobada ya por el Gobierno, ni cidos unos 23 museos, tan ricos en arquitectura como en lienzos, cuyo número no es nos ha asustado otra cosa que el propósito extraño si se tiene en cuenta que en Mu- ministerial de adquirir unos barquitos para andar por casa. nich viven más de 30.000 artistas. Munich posee hoy la tercera estación de Y ¿qué pasó ayer por estos Madriles de ferrocarriles de Alemania, y todavía no esDios? Por las calles, desfile de carrozas patán contentos; ahora el Consejo municipal latinas; un nuevo ministro extranjero, el de ha votado un erédito de vj millones de mar- Chile, fue á Palacio á presentar sus credencos para construir otra que, según dicen, ciales; el Rey asistió conjaparato de Corte; será la más grande y hermosa del mundo. reparto de premios de la Sociedad EspañoTodo es grande aquí, todo tiene propor- la de Higiene en la Academia de Medicina; ciones colosales; las iglesias son como cate- fiesta religiosa de los Hijosdalgo en el Buen drales; hasta los vasos en los cuales se sir- Suceso; en la capilla del Asilo de Jesús se ve la cerveza son de tales dimensiones que celebró solemne función religiosa para recicausarían espanto á la mayor parte de los bir la bendición papal enviada á la egregia marquesa de Squilache con motivo de haespañoles. La catedral, llamada Manankirche, es un ber ultimado sus funciones la Juuta de daedificio colosal. La tumba del emperador mas, que ha trabajado de firme en favor de Luis I de Baviera, situada en el centro de los soldados durante la campaña del Rif... Se reunieron en la Cámara de Comercio la misma, parece un juguete, á pesar de ser tan grancie como una casa- dc planta baja, y los iadustnaies á quienes afecta el proyec- DE NUESTRO CORRESPONSAL MADRID AL DÍA EinaiiMainnrirr