Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E T Q P O E L UNDO, POR CORREO, CABLE. TELÉGRAFO Y TELÉFONO 1 DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO LAS INUNDACIONES EN PARÍS VISTA DE ALGUNAS CALLES DEL BARRIO DE AUTEUiL, QUE HAN SJDO COMPLETAMENTE INV ADIDAS Oft LAS AGUAS DE NUESTRO CORRESPONSAL Fot. Delius A B C EN CONSTANT 1 NOPLÁ A las diez y memedia de lama ñaña d e- a y e r propagóse, con la rapidez del relámpago, la infausta noticia de que el Palacio de Tcheragan ardía por los cuatro costados, y en las alturas de Pera reunióse numeroso gentío contemplando el horrendo espectáculo. Del centro del inmenso edificio salían es. pesas columnas de humo, que un viento de Sur huracanado esparcía rápidamente, fulgurando entre ellas enormes llamas, que se distinguían á lo leios á pesar de brillar espléndido sol. En poco más de dos ñoras el palacio de Tcheragan, ornamento del Bosforo, se convirtió en ruinas, y esto á consecuencia de un accidente que de momento atribuyen, según versión oficial, á la defectuosidad de los caloríferos recientemente instalados. No queda nada de los tesoros de arte que contenía, de sus maravillosas puertas in. crustadas de nácar, obra de un afamado ar tista armenio, Vortik Effendi, y que costa- i NCENDIQ DEL PALACJO TCHERAGAN D. PABLO CRUZ, EX SUBSECRETARIO DE LA PRESIDENCIA, FALLECIDO EN MADRID ron más de 20.000 francos cada una; de sus pinturas y decoraciones, que infundían sorpresa á los visitadores, y para los cuales se hicieron venir artistas renombrados de Eu ropa, y especialmente de Francia é Italia; las espléndidas esealeras de mármol blanco y de pórfido se enderezan apenas en medio de las humeantes ruinas y de las paredes que se desploman, constituyendo en su conjunto un espectáculo conmovedor. Afortunadamente, y á pesar ue la rápidea del siniestro y de la explosión de las municiones guardadas en la planta baja del Palacio, no hay que deplorar desgracia humana. Muy contados son los objetos que han logrado salvar los bomberos y las tropas que acudieron desde el primer momento; casi todo el archivo de la Cámara de Ios- diputados se ha quemado, salvándose, á duras penas, parte de los documentos del Se- nado. Sobre este particular el presidente de la. Cámara, Ahméd Riza, bey que ante el triste suceso no pudo contener sus lágrimas, decía á un periodista que no llegaba á explicarse cómo no se pudo salvar nada por parte de los empleados del palacio, que ascienden á 150 entre secretarios, ujieres, criados y agentes de Policía. En este incendio hay muchas cosas que no se comprenden, pues parece inadmisible á primera vista que el fuego haya podido producirse por la. tubería de un calorífero de baja presión- y se haya propagado con tanta rapidez á todo el edificio, convirtiéndolo á ¡poco tiempo en inmenso brase-