Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. JUEVES 27 DE ENERO D S i 9 io r EDICIQN 1. PAG. 7. P. -El capitán D. Jacinto Jaquetot. F. ¿Y por qué le detuvo? P Porque era yo la única persona que fc Se lia mandado expedir Real carta de su- se encontraba en aquel sitio. Tesión en los títulos de duque de AlburA pesar de estas manifestaciones, los tesquerque, con grandeza de España, y mar- tigos, cuyas declaraciones se leyeron, como qués de los Balbases, á favor de D. Miguel ya hemos indicado, afirman, y en primer Osorio y Martos, por cesión de su difunto término el citado Sr. Jaquetot, que el único tío D. José Osorio y Silva, marqués de Al- individuo que en aetitud agresiva se acercó tañices. á Antonio Armentera fue Juan Santiso. Otro de los que comparecieron ante el juez afirmó que la navaja con la cual se cometió el crimen pies del ESTAFA A LA COM- procesado, y uno fue hallada á los que conde los guardias dujeron á Samiso á la Comisaría observó PAÑÍA DEL NORTE que éste llevaba las manos llenas de sanJ En el Café de las Salesas fue ayer dete- gre al enttar en el calabozo; sangre que haiiido por la Guardia civil José Robles Mon- bía desap trecido al salir, por un procedije, antiguo empleado de la Compañía, y á miento nada limpio quien acusa el Inqiesito de ser el qu le Terminada la prueba, el fiscal, Sr. Cardeentregaba las facturas. nal, sostuvo que Juan Santiso había dado Con éste son tres los detenidos. muerte á Antonio Annenta al sostener una A última hora de la tarde, el Juzgado de discusión en la calle porque con él se haT? alacio, constituido por el juez Sr. Armen- llaba enemistado, y fundándose en las deíeros, escribano Sr. Infante y oficial Sán- claraciones del capitán Sr. Jaquetot y en chez, se trasladó á la Cárcel para ampliar las prestadas por los obreros que acompa as declaraciones ds Santos Serrano, el ñaban al agresor, afirmó que no cabía culIngUsilo, de Aquilino Jiménez, jefe del alpar á otro que no fuera el que ocupaba el macén, y tomar declaración á José Robles banquillo. Monje. Definió el hecho, calificándolo de homiciSeguramente se celebrarán careos, y no dio sin circunstancias; combatió las ateSería difícil que se ordenase algún registro. nuantes de embriaguez, falta de intención Con el fin de hacer un reconocimiento cade causar un mal tan grave y vindicación ligráfico, acompañaban al Juzgado en su próxima de una ofensa, que alega el defen ¡visita á la Cárcel los peritos Sres. Cuéllar sor, y terminó su breve informe pidiendo al y Cordero. Jurado un veredicto de culpabilidad. El patrono de Juan Santiso, que lo era el Sr. l, ópez Serrano, sacó todo el partido que de tan mala causa puede sacarse, y defendiendo las referidas atenuantes sostuvo en conclusión que su patrocinado no era autor PUÑALADA MORTAL El día 28 de No viembre de 1908 del delito que el fiscal le imputa, pero que, de serlo, habla que estimar las repetidas se cometió un crimen en la calle del Marcircunstaiioao. de Urquijo, esquina á la de Ferraz. Terminado el informe del letrado de la El hecho era vulgar, pues se trataba de una riña por cuestiones triviales; pero cómo defensa, el presidente suspendió el juicio hasta la tarde de hoy. i el detenido por suponerle autor del delito UN PASANTE negaba su intervención en éste, rodeóse el suceso de algún misterio, y fue objeto de 3 3 ñs comentarios que han merecido otros 1 LOS CELOS ta os análogos. A er, en el juicio, quedó todo aclarado, UN DRAMA pues aunque la prueba resultó deficiente, porque la mayoría de los testigos citados no EN UN RESTAURANTE comparecieron, y los que lo hicieron limitá OR TELÉGRAFO i HR s, 26, t 1 N ronse á decir que nada habían presenciado, B dmundo Coulpicr, tenedor de libros, de el presidente del Tribunal de derecho orde diez y nueve años de edad, y Juana nó, con gran acierto, que se leyeran alguuas declaraciones del sumario, y por ellas Besancon, de veintiséis años, tenían la cosadquirimos exacta idea délo que el día de tumbre de almorzar en un restaurant del barrio de Saint Dénis. autos ocurrió. Llegaron ayer, á las doce, y se instalaron El representante del Ministerio publico, en una de las mesas. Edmundo Coulpier paSr. Cardenal, había antes de esto interrogado á Juan Santiso Cuervo, que así se llama recía muy enamorado, y el personal del esel procesado, acerca de los hechos que se le tablecimiento estaba convencido de que reinaba entre ellos el más perfecto acuerdo. imputan; pero el acusado, con un aplomo y una tranquilidad realmente excepcionales, Las apariencias engañan, pues durante ex negé su participación en el delito. almuerzo de ayer surgió entre los dos tór Yo- -dijo- -salí de un merendero donde tolos una acalorada disputa. Hacía dos hohabía estado bebiendo vino en unión de mi ras que estaban sentados en la mesa, y la mujer y varios amigos la tarde del 28 de discusión seguía aún, cuando el mozo que ¡Noviembre, y sin reñir ni disputar con nin- los servía oyó que Edmundo decía: Hace guno de aquéllos, me dirigí por la calle del cuatro días que me haces sufrir... Marqués de Urquijo á la de Ferraz. Al lleJuana contestó despectivamente, y el jogar á ésta, varios de mis compañeros trabá- ven sacó entonces un revólver, disparando ronse de palabras, dando lugar con su acti- contra su compañera. Jtud á que mi mujer cayera al suelo, no sé si Esta tenía apoyado el codo en la mesa. desmayada ó por efecto de algún empujón. La bala penetró por la sien izquierda, y sin Yo entonces me volví á los que discu- proferir un grito se llevó á la frente la sertían, y, recriminándoles les dije: ¡Veis lo villeta. Luego se desplomó. Un hilo de sanque habéis conseguido! gre enrojecía su rostro, que estaba lívido, y Aquellos hombres echaron á correr, y yo cayó en brazos del mozo, que había acudido íüe quedé al la do de mi esposa. No se más. al ruido. Edmundo Coulpier, sin perder un segunFiscal. ¿Pero usted no tuvo una cuestión, con el interfecto Antonio Annenta? do, disparó contra sí mismo y cayó al lado Procesad o. -No, señor. del cadáver de Juana. Se había hecho saltar la tapa de los sesos y la sangre había broF- ¿Ni Ife agredió usted con la navaja? P- -No ctado coi tal v 5 P 1 t A 3 ta ipaña del Rif, lado á los tagajos motivados por la cam- Edmundo respiraba aún, pero su estado era desesperado y fue trasladado al Hospital Lariboisiére. El cadáver de Juana ha sido depositado en la Morgue. INFORMACIÓN POLÍTICA COMENTARIOS os asuntos fueron ayer objeto de muy vivos comentarios. El primero, -la enérgica réplica que La Mañana opone á las palabras del presidente del Consejo, que, como es sabido, desmintió la información de aquel colega, según la cual, consultado el Sr. Moret por el señor Maura acerca de la sentencia que condenó á Ferrer, el actual jefe del Gobierno asintió al cumplimiento del seyerísimo fallo. La Mañana, sobre insistir en sus afirmaciones, las razona. Y hay quienes encuentran lógicos estos razonamientos y se muestran conocedores de la exactitud de aquéllos. D TRIBUNALES p s el otro asunto el que se refiere á la ad quisiaión de barcos de guerra, tanto para el servicio de costas y de persecución del contrabando como para estar en condiciones de atender á los servicios que exigirían nuestras plazas fuertes de África si se reprodujeran los sucesos de Melilla. El asunto se trató, efectivamente, en Consejo de ministros, según reza la nota oficiosa, confirmándose así los rumores y las sospechas que existían. Los comentarios, según decimos, eran vivísimos, no sólo porque el plan rectifica toda la campaña que el año pasado hizo el partido liberal contra la construcción de la escuadra, sino porque, como dice El Mundo, el nombre de Ansaldo y los de sus representantes, comisionistas y protectores estaban en todos los labios. Esta cuestión principalmente se considera de mucha gravedad. CONSEJO DE MINISTROS C l celebrado ayer en la Presidencia einpe zó á las seis de la tarde y terminó á las nueve de la noche. Cuando el Sr. Moret llegó á la reunión repitió á los periodistas lo que ya había manifestado por la mañana, esto es, que el Consejo se ocuparía de una importante cuestión de Marina y de las escuelas laicas. El ministro de Marina dijo que llevaba dos expedientes: uno de reforma del Cuerpo de escribientes y otro de adquisición de municiones. Preguntado si se iba á tratar de la compra de barcos, contestó: ¡Ojalá! Porque buena falta nos hacen. Los demás ministros dijeron que llevaban expedientes de trámite. Cuando terminó el Colisejo fue facilitada la siguiente nota oficiosa: El Consejo de ministros se ocupó en primer término de una exposición del alcalde de Gerona, apoyada por elementos muy valiosos del Cuerpo de Artillería, somatenes y del Ejército todo, pidiendo la creación de una medalla que conmemorase el heroico sitio de aquella ciudad. E 1 Consejo acordó la creación de la medalla que se solicitaba y encargó al ministro la redacción del decreto en que se le dará cumplida ejecución, asociándose de esta manera á la gloria inmortal de la gran ciudad. Pasó después el Consejo á examinar las adquisiciones del material de Artillería que requerirá el dictamen de la comisión técnica enviada á Melilla para el estudio de sus fortificaciones, acordando aplazarla resoluc S 11? hif r e imiés que informa la Junta ds