Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO Y TELÉFONO 8 DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO LA CURA DE SOL Y AIRE LIBRE EN PLENO INVIERNO EN UNA CASA DE SALUD DE LOS ALPES Fot. Trampus DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL Hallev y nos deshaga con la omita r a a cola. Hay niucna gente que na empezado ya á adoptar sus medidas en previsión de que, en efecto, el mundo se hunda... Personas precavidas que quieren dejar sus cosas bien arregladas, como es natural. Unos piden dinero prestado para pagar después del desastre; otros tratan de gastarse todo cuanto poseen antes de que llegue el trágico minuto, y los empresarios de la Porte- Saint- Martín echan la cuenta de las representaciones que podrá alcanzar Chanieder, la obra maestra nacional, y para sacar ¡o más posible ya han organizado cuatro compañías que al día siguiente del estreno en París salarán á pasear por Eurooa los cacareos del gallo famoso. E) ciudadano Pataud medita ep silencio... No sabemos si tratará de jugarle alguna mala pasada al cometa, porque el ciudadano Pataud se entretiene en deslucir todos estos espectáculos sensacionales. ¡Ya arreglaré yo á ese cornetilla debe haber pensado el rey de la luz. Y verán ustedes cómo se las compone el ciudadano Pataud para dar un disgusto al cometa. La fin del mundo! ¡Bah! ¡JNo caerá esa breva... Ese distinguido cometa pasará de largo, y en tanto, las aguas ahora crecen, haciendo cada vez más destrozos; mañana UN SANATORIO DE HELIOTERAPÍA ABCEÑ PARÍS í os r í o s crecen! FIN I EL MUNDO el suelo se hunde, la circulación queda interrumpida; un cometa ha aparecido en el firmamento echando chiribitas por la cola, y. para dentro. de unas- cuantas semanas se anuncia la presentación de otro señor cometa que va á concluir con nosotros de un coletazo. ¡Dios uiio! ¡Esto es ¿a fin del mundo! El Metro nohsfpodido funcionar- hoy. porque la estación principal ha sido invadida, por las aguas; en algunos barrios los vecinos se hacen la ilusión de que se han trasladado á Venecia, pues tienen que salir y entrar en bote; los relojes todos de París paráronse anoche á las once menos diez minutos... Este último detalle no debe alarmar á ustedes. La mayor parte de los relojes de París son de aire comprimido, y en la fábrica de la Compañía que explota este novísimo invento ha ocurrido una pequeña cátás trofe producida por las inundaciones. Desde hace cuarenta y ocho horas estamos sin hora. Pero nos hemos alarmado muchísimo, y en los primeros momentos creíamos que habría habido un temblor de tierra... ¿Y cómo 1 LMO, SR. D. JUAN mAURA Y GELABERT, OBISPO DE OR 1 HUELA, FALLECIDO ANTEAYER Fot. Cantos no nos habíamos enterado? No, no hubo temblor de tierra; pero para tranquilizarnos ya ha salido hoy uu periódico afirmando que sí, que París tembló. La cuestión es pasar el rato... hasta que llegue el cometa de