Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES a 5 DE ENERO DE i 9 s EDICIÓN i. PAG. 5. germanos M anesmami, que habían adelantado á Maley Hafid cantidades muy importantes, obtuvieron de él la aprobación de una ley minera que le presentaron, y es en virtud de esta pretendida ley que les fueron otorgadas el mismo día las concesiones consabidas. I, a tal ley no es un acto espontáneo del Sultán, sino que forma parte íntegra de la concesión; es decir, que fue expresamente hecha para dicha concesión, se mantuvo secreta y no sedió cuenta de ella á ninguna de las naciones interesadas; de modo que éstas no la reconocen por ley, y mucho menos ley minera, respecto á la cual se había tomado el acuerdo del 20 de Agosto de 1918. Más que nadie, dice el Libro Blanco, ha Se respetar Alemania ese acuerdo, que fue iniciado por su Gobierno. A esto responden los hermanos Mannesinann que la resolución del Cuerpo diplomático adoptada el 20 de Agosto de 1908, de acuerdo con Abdel Aziz, no tiene valor alguno, puesto que el mismo día Muley Hafid llegaba á ser aueíio de Marruecos. Y el I,i brQ, Bianco replica: Muley Hafid tiene la obligación de reconocer y respetar los actos gut 3 rnativos de carácter internacional de su predecesor, habiéndosele impuesto esa condición por las naciones al reconocerle. Finalmente, hace constar el I ibro Blanco que la famosa ¡ey sigue siendo un secreto paratodoelmunlc; que sólo ha sido mostrada á a i personas indicadas por Mannesmann, y que el Sulián mismo no la considera como la ley Minera que, según el Acta de Alge Ciras, se ha de promulgar, sino como algo destinado únicamente para los Sres. Mannesnianü Estos siguen defendiéndose, ciato es, y no quieren soltar prenda. Nada menos que cuatro quintas oartcs del territorio minero de Marruecos Vale la pena. ¿No es cierto? Por quererse pasar de listos les ha salido la criada respondona, y la publicación del Libro Blanco, provocada por su actitud, les ha destripado de antemano el asunto, que forzosamente ha de ir á parar á un tribunal de a. bitraje. EDUARDO HAHN día de Orden público acusado de haber maltratado bárbaramente á un detenido que era tuerto y que perdió el otro ojo, según cuenta él, de un golpe que le dio el citado guardia. El asunto se presentó obscuro para el íiscal, y no hay que decir que para el supuesto agredido ciego, y se acordó abrir nuevas diligencias. Fueron juzgados igualmente otros individuos, aprovechados discípulos de Caco. En la política, paz. Cierto que era también Nuestra Señora de la Paz en el calendario. Pero anuncios de próxima danza de alto personal, que será algo así como la canción de la alegría de esta Colomba ministerial. Sucesos salientes: rápida y misteriosa desaparición de EX mando de la Zéllez, ó sea del esposo de una tiple que fue más alabada por sus joyas y su automóvil que por su arte, en unión de unos cuantos miles de duros para echar un mechón de canas al aire; un accidente mortal de trabajo en la calle del Olivar; la degollación de los inocentes en una finca particular, actuando de Herodes en cuadrilla varios salteadores, que esta vez hicieron llegar la sangre al río, porque las víctimas sacrificadas fueron 18 ovejas; un suicidio, varios robo? Por la noche, m? frío, y en labios de todo Madrid, la exclamación del golfo del popu ar saínete: ¡Fa mí que nieva! taria, disgustados con la actitud del Soberano, piensan en exigirle que abdique. El rey Pedro trata de vencer esta nueva dificultad, pero su prestigio ha disminuido mucho y sus enemigos aprovecharán quizá la ocasión para expulsarle del Trono. POR LAS VICTIMAS DE LA CAMPAÑA I os funerales organizados por la Junta de señoras para el socorro de heridos y familias de los muertos en campaña, presidida porS. M. la Reina doña Victoria, y en sufragio del eterno descanso de los señores jefes, oficiales é individuos de tropa fallecidos en las operaciones del Rif, se celebraron ayer mañana en el templo de San Francisco el Grande con extraordinaria solemnidad v concurrencia. ü n la calle A las diez de la mañana aproximadamente cubrieron la carrera desde el regio Alcázar hasta San Francisco el Grande las tropas de la brigada que acaban dé regresar de Melilla, asistiendo una compañía por cada batallón, una batería del z. montado, pie á tierra; un escuadrón de ¿anceros de la Reina y otro de Lusitania, y unidades de Ingenieros, Administración Militar y GuarEN SERVIA dia civil. En parte del trayecto formaba una compañía de Milicianos Nacionales. Desde mucho antes de las once no cesaban de pasar carruajes, conduciendo á personalidades y comisiones al templo de San Francisco, en cuyas inmediaciones se había POR TELEGRAFl reunido gran número de curiosos, unos asoPASÍS, 2 4 2 T. on motivo de la actitud adoptada recien- mados en ventanas y balcones y otros de teniente por el príncipe Jorge, los pe- safiando en la calle las inclemencias del riódicos se ocupan de nuevo de la situación tiempo, frío y desapacible. Conforme iban llegando entraban en la de Servia, Conviene recordar los hechos que valie- iglesia los elementos y comisiones oficiales ron al príncipe Jorge la pérdida de sus de- y muchas damas, cuidando de que cada uno rechos. En Mayo de 1939, cuando se temía se colocase en los sitios que tenía previauna ruptura entre Austria y Servia, el he- mente designados una comisión del ministeredero de los Karageorgevitch puso en gran rio de Estado, y de los militares, una comiaprieto al Gobierno con sus provocaciones. sión de oficiales. Bzih. i, Enci o icjio. El príncipe Jorge fuá acusado entonces por un periódico socialista de haber causa- 5 a Familia Real. do con sus malos tratos la muerte de un Minutos- antes de las once llegaron á San Francisco los infantes doña María Teayuda de. cámara. El Príncipe ¡se defendió enérgicamente y resa y D. Fernando, acompañados por la TU o se sabe si por influencia del cometa de renunció á SJS derechos al Trono para no condesa de Mirasol, los marqueses de San J Felices yJZarcoy el Sr. Pulido. Halley ó del doctor Drake, ó con rela- entorpecer la- acción- de la justicia. ción á los terremotos que ayer anunciaron A poco llegaron los infantes doña Luisa No ha sabido aprovechar el príncipe Jordesde Toledo (todavía no le hemos echado ge esta lección algo dura, pueg continúa y D. Carlos con el príncipe D Reniero y sus la culpa á Menéníez Alanis, pero puede que agitándose, subvenciona un periódico reac- ayudantes los marques- de Hoyos y Mesa Se la echemos) ello es que el día de ayer ha cionario y mantiene relaciones con los jefes de Asta, y la infanta doña Isabel con la Sido el más frío del presente invierno. Eolo de. las partidas ar: nadas, jque se hallan en la marquesa viuda de Nájera. apretó como un condenado y el Guadarra- inacción desde que estalló Ja revolución Sus Altezas fueron recibidos con los homa prestó su hielo al céfiro blando que turca. nores correspondientes y cumplimentados nos envolvió mañana, tarde y noche, toü n incidente que se ha producido el 14, por d Gobierno y las autoridades. Los Inínáudonos por garrafa valenciana. de Enero en la recepción que se celebró en fantes vestían sus respectivos uniformes militares, v las Infantas, de negro con man 1,0 del fenómeno sísmico anunciado, de Palacio con motivo de ser ese día el pnnre tilla. la imperial ciudad se cree que no es nada TO del año ortodoxo ha producido genera alarmantes estrépito y marimorena que han indignación. El Príncipe insultó pública- A las once en punto se presentó la Reina armado con lo de la concesión de grandes mente al prefecto de Belgrado, Mr. Blimpi- doña Cristina con la condesa de Heredia teh, y éste se quejó al Gobierno y dio su di- Spítiola (en funciones de camarera mayor cruces los que se han quedado sin ellas. por hallarse enferma la duquesa de la ConCelebróse en San Francisco el Grandte un misión Los ministros, reunidos en Consejo, acor- quista) el marqués de Aguilar de Cainpoo Solemne funeral en sufragio de los soldados muertos en Melilla. Asistieron los Reyes. daron eiterar al prefecto su confianza y y el mayordomo de semana D. Florentín Hubo brillaste, brillantísimo desfile mili- dejar al Rey la iniciativa de las medidas Casanova. Su Majestad llegó en un coche tar, como hubiera sido el sábado si al Go- que com snía adoptar contra su hijo. El rey de París de media gala, llevando al estribierno le da la ocurrencia de no estar en la Pedro es débil de carácter. Pasaron varios bo al caballerizo Sr. Dorado. Inmediatamente, un punto de atención, días sin que tomara una resolución, y el higuera. Por la tarde inauguró el Rey la Exposi- Gobierno tuvo que intervenir, aconsejando dado por un corneta de órdenes, avisó la ción de cuadros- organizada en nuestra casa al Rey que mandara al Príncipe á una guar- presencia de los Reyes. Já frente de la regia comitiva llegaron en por iniciativa de Viniegra á beneficio de los nic 5 n del interior del país. Pedro Karageorinválidos de la guerra. Seguidamente se gevitch tuvo que ceder, y envió á su hijo á un coche la duquesa de San Carlos y la de T Serclaes y el duque de Santo Mauro, y en inició un brillante asalto á sable siendo Cornigo- Milavatz. No es probable que el Príncipe se resig- otro, el marqués de la Torrecilla, jefe supelos primeros en cantar el fáucMdos ministros de la Corona, un jefe superior de la Po- ne. Hapedidounplazo y amenaza con pre- rior de Palacio; el caballerizo mayor, marqués de Viana; el grande de España maríicín y varios distinguidos militares y pal- sentar su dimisión. Sanas. I, a situación es grave. Dícese que los ele- qués de Velada y el primer caballerizo da líu ios Tribunales compareció- un guar- mentos radicales cte la mayoría parlamen- -S. M. D. Rodrigo Alvarez de Toledo, FUNERALES EN SAN FRANCISCO EXTRAVAGANCIAS DEUN PRINCIPE