Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES 24 DE ENERO DB 1910. EDlCfON i- PAG. 11. gran inquisidor del zarzuelón de Ponchiellí obsequia á sus invitados. Taccani fue interrumpido con brcuo: por las frases que tiene en el concertante, y que dijo muy bien, y no pasó rnáj. En el acto cuai to fue aplaudida la Poli Randaccio en la primera escena, que cantó y dijo con valentía; después, con la Petri y Taccani, en el tercetc I, a gente que suele marcaarse al mediar el último acto- -110 mucha, por fortuna, pero con el bastante deplorable gusto para no oir los hermosos finales de muchas óperas, y para distraer y molestar al auditorio, -aguantó anoche en sus puestos- ¡oh, poder de Titta Ruffo! -sólo por verle en la dramática escena con que termina la ópera. La hizo maravillosamente, como artista y como cantante; como no la ha hecho ningún artista, y su labor fue premiada con entusiásticos bravos y aplausos atronadores. Pero al público le pareció poca obra para Titta Ruffo, ó mucho Titta Ruffo para obra tan pesada, tan falta de inspiración y de interés musical. En eonjunto, la interpretación agradó. Dirigió muy bien, como es costumbre en él, el maestro Marinuzzi, y el decorado apareció retocado por Anialío Fernández. Oímos decir que en la función á beneficio de la Asociación de la Prensa, que se verificará el sábado por la noche, Titta Ruffo cantará, además de un acto de una ópera que aun no ha designado, algunas de las canciones toscanas de su repertorio. Y que el resto del programa lo formarán un acto de Aída y el tercero de El ocaso de hs dioses. fas obras de Mariano Benlliure, Blay, Coullaut Valera, Carretero, Pola, Barrón y algunos otros, que brindan al socorro de los Inválidos un chispazo de su ingenio y una muestra de su arte. No es ésta hora de hacer crítica. I a desinteresada munificencia de los donantes, que busca las lágrimas de la desgracia para enjugarlas, no requiere las plumas sino para el aplauso. -El nuestro es sincero y pleno para los iniciadores y organzadores de esta Exposición, por euyos grandes y positivos resultados hacemos fervientes votos en pro de los patriotas infelices que han de ser favorecidos. ciones de los públicos teatrales. Todo el mundo reconoce que es cosa trivial, con efectos de relumbrón y poca miga y hasta escasos momentos interesantes; pero el final del primer acto, y la barcarola y el dúo de tiple y contralto, y la romanza de tenor del segundo, y los bailables del tercero, y el dramático final tienen muchos devotos... Si á todos estos atractivos se agrega que Titta Ruf fo hace el Barnaba, ¡miel sobre hojuelas! Por eso y por debutar una soprano y por ser turno segundo, el Real estaba, como viene estándolo muchas noches en la temAdemás, hacía mucho tiempo que no se cantaba Gioconda, pues una desdichada audición de hace caatro temporadas no deió ni la huella del recuerdo. El público aplaudió unánimemente el primer acto. Todos sus intérpretes estuvieron felicísimos. I, a señora Poli Randaccio une á una figura bella y distinguida una voz de bonito timbre. Dio á su papel la debida entonación dramática y se captó las simpatías del auditorio. I a señorita Perini cantó con acierto la henedisione. Titta Ruffo hizo con su arte todo LO que puede hacerse, y algo más, en las diferentes escenas del acto, siendo interrumpido con bravos y aplausos en diversos pasajes. Taccani, el discretísimo y aplaudido ienor de Manon y Iravtata, sólo desgraciado en Rtgoktio, tuvo una noche afortunada. En el dúo con Titta Ruffo fue muy aplaudido, y ambos cantantes tuvieron que salir á escena terminado el acto. I,o s aplausos fueron generales para todos los artistas. Titta Ruffo cantó el monólogo que suprimen otros barítonos. En el segundo acto, Titta es ovacionado y llamado á escena dos veces después de la barcarola. Taccani cantó la romanza U, ei e mare, tan bien, que fue muy aplaudido con justicia. I a señora Petri, que se había levantado de la cama, en la que ha pasado enferma varios días, y que se recomendó por lo mismo á la benevolencia del público, 110 pudo dar al famoso dúo con la tiple todo el relieve tradicional ¡malhzya la tradición en el canto y en los cantantes! I a Pasqua impuso el latiguillo en la ron la I, eonardi y la Guerrini, y artista que no diga eso rabiando, aunque las palabras y el sentido no lo justifiquen, no da gusto á los señoras. I a Petri, que es una excelente artista, y que en lo dramático tiene que envidiar poco á otras artistas, hubiera hecho ese pasaje á gusto del público; pero estaba enferma, y no pudo; suprimió la plegaria, y lloró de verdad su desgracia. Bajó el telón en- silencio. 6 n el acto tercero se aplaudieron los regocijantes bailables de las horas con que el frase amo comiil fulgor del creaior, la siguieporada, au grand complet. LAS NOCHES DEL REAL IOCONDA Es la obra de Ponchielli una de las varias aberraG dad antigua de la oratoria, es decir, á la oratoria palabrera, fastuosa, Hería de imá genes y de pompas. Esta misma desconsil deración ó indiferencia por la oratoria ha hecho que el arte de Ja palabra haya ida modificándose, evolucionando, adaptándo- 1 se, al nuevo modo de pensar y sentir de las gentes. Nada hay hoy más limpio, más cía- ro, más diáfano, más exacto y preciso qué 1 la palabra del más grande orador de núestro Parlamento. Se puede decir que hace veinte años, cuando imperaba la oiatonaf castelarina, esta nueva oratoria no hubiera parecido oratoria, no hubiera gustado á die, ni menos hubiera sido aplaudida nadie. Recuérdese que D. Francisco Pi y; Margall, un orador modernísimo, un grati orador, el primero en su tiempo, no fue cou. siderado nunca como orador, ni se le pusqi nunca junto á los oradores que en aquellos días entusiasmaban y apasionaban. Debemos felicitarnos de esta evolucióri de la oratoria. Con este cambio radica! del arte de la palabra no se ha hecho sino voll ver á lo antiguo y reanudar la verdadera 3 grande tradición española. Hemos anulada el romanticismo en la palabra, que eia lo exótico entre nosotros, y hemos vuelto á la mauera neta y castizamente española, á lá manera de hace siglos, á la manera seca limpia, casi brusca, descarnada, enérgica libre de frondas líricas y de tópicos sentid mentales. AZQRJN DE SPORTS poot- balls. Ayer comenzaron á jugarse en el po que posee el Madrid Foot- Ball Club, si tuado á inmediaciones de ¡a plaza de toros; los partidos en que ha de disputarse la her mosa copa de plata que el distinguido sportj man D. Manuel Rodríguez Arzuaga se ha dignado conceder para aquellos que fonieoXi tan el sport del bailón. EN Vi Un antiguo cronista parlamentario, dentro de su modestia, le da la bienvenida. Sea bien venido el Sr. Roldan á este viejo, pobre, noble y glorioso solar de España. Dentro de poco escucharemos al orador argentino en la cátedra- -un tiempo famosa- -del Ateneo. Ocasión es ésta de decir dos paiaoras sobre nuestra oratoria. I a oratoria ha cambiado mucho entre nosotros de pocos años á esta parte. Paralelamente con la oratoria ha evolucionado todo el arte de la palabra escrita, todo el arte literario. Si hoy el propio Castelar resucitara y pronunciara uno de aquellos discursos que tanto entusiasmaban á nuestros padres, es seguro que el gran orador fracasaría por completo. I, a oratoria de Castelar, aquella oratoria lírica y pomposa, respondía á todo un estado afectivo y artístico que ha ido desapareciendo. Correspondencia exacta, fatal, de aquella oratoria era la poesía de Núñezde Arce, la dramaturgia de Echegaray, la pintura grande, teatral, de Casado del Alisal y otros. Ha sido ése un momento especialísimo de nuestra historia contemporánea. Poco á poco las cosas han ido modificándose; hoy, en nuestro Parlamento, en la oratoria de nuestros grandes oradores (uno ó dos) no queda ni rastro de aquel arte oratorio fastuoso y aparatoso. Buscamos hoy la idea y no las galas brillantes del lenguaje. Un gran orador es hoy un dialéctico que escueta y limpiamente, sin efectismos ni sentimentalismos, nos ofrece hechos é ideas. Se debe esta nueva manera de ver y sentir la oratoria, á la misma desconsideración ó, por lo menos, indiferencia con que se ha ido mirando el arte de la palabra. Un gran poeta francés, el mayor de estos últimos años- -Paul Verlaine, -ha tenido, hablando de la elocuencia, una frase que en el mundo literario se ha hecho famosa. Coge la elocuencia- -decía Verlaine- -y retuércela el cuello. Respondía esta frase á la modaliun retro nbrado oraH a llegado á MadridD. Behsario Roldan. dor argentino: Por la mañana, á las diez, jugaron los pri- ¿meros equipos del Madrid F. C. y del Espa p ñol, y por la tarde jugaron, á las tres en punto, las Sociedades del At! h etic Club y Gimnástica Española. NOTAS TEATRALES BAILES I a Empresa de este teatro ha organizad DE MASCARAS d o d o s g r? n (fe S b a l S les de máscaras, que se veuficarán el sábaíí do 29 del corriente y el sábado í del próxi f mo Febrero. Para los señores abonados a la actual teni porada, las localidades y entradas tendrán, una rebaja de 50 por 100. Se repartaán pon profusión, tanto á las señoras como á los caballeros, preciosas flíj guras de cotillón. D epuesta de su indisposición la señora Alba, pasado mañana, miércoles, se ve -í rificará el estreno del juguete cómico, eri tres actos y prólogo, original de los señores Armches y García Alvarez, titulado Mi papal que se suspendió el pasado sábado. t I s billetes adquiridos para el sábado son valederos para el miércoles. COMEDIA. T EATRO BENAVENTE Hoy se celebrará en este lindo teatro una función dedicada álos valientes Cazadores de la brigada de Madrid, para los cuales han sido reservadas todas las localidades de palco. En la función, además de las aplaü- dídat obras de gran éxito en este teatro El gcwt y de magníficas sesiones cinematogr í cas, habrá concierto por la banda de Q. LV O s aksre, El Nido, El foazo derecho y la pitanza,