Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 24 DE; ENERO DE 1910. E D i a O N i. PAG. 6. sx ministros, tanto liberales como coaser- 1 vadores, que se hallan en Madrid. Como de costumbre, después de verificarse la ceremonia oficial y recibir á cada Cuerpo Colegislador, los Reyes descendieren de las gradas del trono y conversaron afablemente con senadores y diputados. Al salir de la Cámara regia las representaciones de la Alta Cámara y del Congreso, dieron vivas al Rey, á la Reina y al príncipe de Asturias el conde de Peña Ramiro y el marqués del Vadillo. tínr ÍSL cámara. Volvió la Corte á la cámara una vez terminada la recepción de los Cuerpos Colegisladores, y allí recibieron los Reyes á los ministros de la Corona, grandes de Espafla, damas de la Reina, ex embajadores, caballeros del Toisón y capitanes generales. Por estos tíltimos conceptos asistían don Alejandro Pidal y los generales López Domínguez y Polavieja. Su Majestad el Rey llevaba uniforme de capitán general, con el Toisón de Oros banda del Mérito Militar y la insignia de las cuatro Ordenes Militares. La Reina doña Victoria lucía rico traje blanco hueso, bordado en plata y adornado con encajes, y el histórico manto de terciopelo carmesí, con Ins castillos y leones de oro. Su Alteza Real ¡a infanta doña Teresa vestía de rosa y se adornaba con perlas. Su Alteza Real la infanta doña Isabel, traje gris, bordado en plata, y por joyas, esme raídas. De blanco vestía la arrogante infanta doña Luisa, con manto rosa. Los infantes D. Fernando y D. Carlos vestían sus habituales uniformes militares. Acompañaban á SS. MM. los jefes de Palacio, señora duquesa de San Carlos, conde del Serrallo, los marqueses de Viana y la Torrecilla, y el duque de Santo Mauro. Coa los Reyes prestaban ayer servicio la condesa de Heredia- Spínola, el conde de Superunda y el mayordomo de semana, señor Casanova. Con la infanta doña liaría Teresa prestaba servicio la condesa de Almodóvar; con la infanta doña Isabel, la condesa del Serrallo, y con la infanta doña Luisa, la duquesa viuda de Terranova. Entre las damas de la Rema estaban las duquesas de Feruán- Núñez, Arión, Medina Sictüüia, T Serclaes, Tovar, Aliaga, Santoña y Z ragoza, y las marquesas de Comillas, Castelar Castel- Rodrigo y Santa Cristina. De grandes concurrieron los duques de Granada, Nájera, Tamaines, Veragua, Valencia, T Serclaes, Seo de Urgel, Bailen, Gor, Lécera, Arión, Bivona, Tetuán, Santoña, Victoria, Maqueda, Medina Sidonia, Aliaga, Medinaceh, Zaragoza, Tovar, Béjar, San Pedro, Castillejos y Prim. Marqueses de Quintanar, Bendaña, Mina Castelar, Velada, Casíel- Rodrigo, Bedmar, Comillas, Romana, Cáceres, Santa Cristina, Santa Cruz, Salar, Miravalles, Hoyos, Castromonte, Rafal, Cenia, Pico de Velasco, Quirós y Portago. Condes de Almodóvar, Heredia- Spínola, Paredes de Nava, Real, Orgaz, Plasencia, Sallent, Bilbao, Guadiana y Revillagigedo, y los primogénitos de grande marqueses de Bayaino, Mesa de Asta, Someruelos y conde de Velle. i a recepción general. Concluyó la recepción en pequeño y regresó la Corte nuevamente al Salón del Trono, por el que desfilaron en numerosa representación comisiones de Jos altos Tribunales, Consejos, ministerios, Corporaciones oficiales y particulares, Academias y Sociedades, Banco, Monte de Piedad, Universidad y demás Centros de la corte, Orden PS religiosas y militares, Maestranzas, eta De prelados asistieron el de Madrid, el de Es también muy grato para el Senada Toledo luciendo ya el collar de Carlos III, contemplar el entusiasmo con que ha acuque le ha concedido el Rey) y el de As- dido el país á secundar las benéficas iniciatorga. tivas de S. M. la Reina y ce i. 4 la Reina Del Ejército y de la Armada puede aecir- doña María Cristina, ec suscripciones desse que asistieron todos los generales, jefes tinadas á aliviar la suerte de los heridos, de y oficiales que se hallan en Madrid. Al en- las familias de los muertos y de las esposas trar y al salir de Palacio llamaron la aten- é hijos de los reservistas que, ea cumplición pública muchos jefes y oficiales déla miento de su deber, tuvieron que empuñar brigada de Cazadores que han regresado de las armas. Noble ejemplo, avalorado por la Mehlla, que vestían aún el uniforme de cam- egregia dama que con V. M. comparte el trono, visitando personalmente, guiada por paña. Entre los generales que asistieron recor- sus sentimientos caritativos, el Hospital damos á los señores Ríos, capitán general Militar de Madrid, adonde llevó el consuelo de la primera región; Bascaran, Martín de sus palabras de ternura á 0.3 que sufrían Arme, Huerta, Andino, Palanca, Rosales, por consecuencia de la guerra; socorriendo Pallete, Moltó, Altayó, Puente, Fenech, después por su propia mano, en los sa ones Valcárcel, García de la Vega, Soátra, Bal- del regio Alcázar, á los que quedaron mutiseiro, Luanco, Barrasa, March, Bastarreche, les y á las familias de los que habían suCano, jaquetot, Barraquer, Tovar, Ramos, cumbido en la campaña, y siu olvidar tamBaizán, Marvá, Spottorno, Sánchez Gómez, poco el ejercicio constante de la calidad ea Alfau, Manso, Peña, Madariaga, Lope y bien de las clases menesterosas de Madrid, que, sometidas á los rigores del hambre y Sáenz de Buruaga. El Cuerpo diplomático extranjero asistió del frío, han visto remedíalas en ocasión en pleno á tan lucido acto de Corte, y no reciente, por la augusta señora, con an resólo los jefes de misión, sino los secretarios parto de ropas, apremiantes necesidades 3 e y agregados, formando un vistoso conjunto la vida. por sus vanados y brillantes uniformes. E 1 Senado iiüplora del Todopoderoso que Al frente hallábanse el nuncio apostólico, el año que comienza sea pródigo ea Icaes los embajadores de Alemania, Austria- Hun- para la tranquilidad y el progreso de la nagría, Francia, Inglaterra, Italia y Rusia, y ción española ¡cuyos deslíaos están estrecon ellos los ministros de Bélgica, Brasil, chamente ligados á la seguridad de l s InsEcuador, Estados Unidos, Méjico, Países tituciones y á las venturas de V. H. y de Bajos, Perú, Portugal, Suecia y Turquía, y toda la Real familia. los encargados de Negocios de Cuba, ChiSu ilajesíad el Rey ss digaó contestar le, China, Japón, Noruega, Uruguay y Ve- en estos términos: nezuela, y todo el personal de la embajada Señores senadores: Con vimarroquí, acompañado de los intérpretes vísima recibo ios fervorosos satisfacción del parabienes Sres. Zugasti y Ruiz. alto Cuerpo Colegislador que tan dignaEn la recepción de señoras se hallaban mente representáis, acrecentada hoy, por presentes las condesas de Weisersheimb y cuanto mi corazón y mi espirita comparten Tovar, lady de Bunsen, Mine. Revoil, y las el júbilo que en vuestro generoso ánimo señoras de Silvestrelli, Wilde, Beistegui produce el término feliz de la ruda campa- -recién llegada, de regreso de su viaje, -ña sostenida por las tropas españolas. -Araujo Beltrao, Grant Duff De La Fuente Vibrante a tí n el eco de las espontáneas y Oliveira Calheiros. y entusiastas aclamaciones con eme han La embajadora de Alemania, condesa de sido recibidos nuestros neroieossoldados. y Tattenbach, no pudo asistir uor hallarse los jefes que los condujeron á la victoria, y acatarrada. frescos los laureles que ganaros, allende el Finalmente, cuando terminó la recepción, Mediterráneo, complázcome ea que el puese celebró el tradicional besamanos del per- blo español, identificándose cea los Kjércisonal subalterno de Palacio. j, tos nacionales de mar y tierra, haya sabido compenetrarse al propio tiempo de la esI os discursos. El presidente del Senado, general Az- trema importancia de nuestra acción armacárraga, leyó nte el Rev el siguiente dis- da en aquellas regiones del África donde se hizo preciso reparar el agravio inferido curso: con mano firnse la paz y la Señor: Celébrase hoy la fiesta del Santo y restablecer hondamente perturbadas. Al normalidad, Patrono de V. M. y con tan fausto motivo celebrar esos gloriosos hecÉos 4 usto es ren 9 venimos, en representación del Senado, á dir sentido tributo á los que coa sublielevar á V. M. la más sincera féliciíación, me abnegación derramaron s sangre ó sahaciendo fervientes votos para que sean pe- crificaron su vida en rennes las dichas de que disfrutan Vuestras venir en auxilio, cual aras de la patria, y lo hieáecoia mis Majestades, rodeados de sus augustos hijos. gastas esposa y madre, de las familiasa- ade E 1 Senado participa de ¡a satisfacción de los muertos y de los heridos ea el R f, penV. M. por el feliz término de ia guerra que sando que gracias á ellos attesfcras armas sosteníamos en ei Rif, y doliéndose profun- han abierto nuevas regiones á la civilizadamente de las sensibles pérdidas sufridas, ción, al comercio, á la industria v á la libra consecuencia natural de toda compaña, se concurrencia mundial. complace en rendir un tributo de admiración á los Ejércitos dé mar y tierra, que, sin En virtud de públicos y sesíeaíes pactas, distinción de clases, desde el general al sol- ofrece ancho y casi nuevo eaasp la tierra dado han enaltecido los blasones de Espa- marroquí, y á él, y compitiendo coa las deña, dando relevantes pruebas de un valor más, debe acudir en lugar preferente la aa que frecuentemente ha rayado en heroísmo. ción que guarda de antiguo sables y amis E 1 recibimiento entusiasta que se ha he- tosas relaciones con el is pee del 3Io cho á las tropas proeedentes de Melilla en ghreb. Madrid, Barcelona y otras poblaciones es Vosotros, señores señalares e ostea prueba ostensible de que el pueblo español tais tan señalada y merecida representación se identifica con el Ejército, haciendo justi- délas clases productoras deí país, sabíais cia á sus virtudes, y sabe apreciar la impor- coadyuvar con el ejemplo y el consejo s movimiento que se inicia, eacaasinántiole tancia de la obra realizada en el Rif. Gracias á las ventajas obtenidas se evita- de especial manera hacia aqaellas cdniaírá en lo sucesivo que hayamos de realizar cas, donde al reciente esfuerzo de aaestras nuevos sacrificios, ya que podremos garan- tropas deben responder las energías naciotizar eon creciente eficaeia, á favor de la- nales, llevando pacíficamente, con puesírq paz, la prosperidad de la agricultura y el idioma y nuestra cultura, capiiales é inicia- desarrollo de todos los intereses, con prove- tivas que consoliden la preeminencia d cho común de los indígenas y de aosníros España ea dichas regiones, á qae la llamas su historia y su posición geográfica. mismos. 1 iluminan y! lHIHm IUMUI mili m n i l l M i nrtirn- nn