Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABL TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE, TELÉGRAFO TELEFONO -tójíí 9! M s- fxf mf i -Í t: isí EXPOSICIÓN Y VENTA DE AEROPLANOS EN PARÍS LA SECCIÓN DE AEROPLANOS DE LOS GRANDES ALMACENES DEL LOUVRE Fot. Delius que tanto amor manifestaba y tan cariñoso recibimiento ofrecía. Pero no contaban cou la Saboya, porque es el caso que los saboyanos, á quienes los N VIAJE. NIÑO HELADO Como saben huéspedes parecen dedos- -tanto los aman los que leen que dislocan la frase- -y que esperaban hala Prensa francesa, M. Fallieres- -si la cosa cer de la visiteja un reclamo y del Presi no empeora- -visitará Saboya en el mes de dente una especie de anuncio en cuarta Septiembre, durante las fiestas con que va plana, protestan de todo proyecto que salga á celebrarse el quincuagésimo aniversario de este raro acaparamiento, pues dicen- ¡oh, de la anexión de este país á la nación fran- desinteresado amor á las instituciones! -que en ese caso el reclamo es para Suiza- -la cesa. Con este motivo, y dada la escasa distan- tienda de enfrente, -ya demasiado favorecia que separará al presidente del suelo de cida por los extranjeros. la Confederación, una parte de la Prensa Naturalmente, heridas las susceptibilidasuiza dio como probable, y otra afirmó como des, uno y otro país se sacan ahora los traseguro, que el señor Fallieres pasaría el pitos como podrían hacerlo, y lo harán sin lago Letnan. extendiendo su viaje a estas duda, nuestras respetables matronas de la tierras. calle de Toledo. Todos los periódicos manifestaron el maHan llegado en este pleito á quejarse los. yor entusiasmo; desataron el esquilón vo- saboyanos de que muchos crean que Montcinglero de su regocijo y quemaron mucha Blanc está en Suiza, estropeándoles este pemirra en honor del supuesto visitante. De queño error sus sabias combinaciones patal manera que, aunque, por lo que parece troniles. Y un periódico ginebnno exclama: ser, no se había acordado, ni planeado, ni Pero, señores, ¿vamos á tener la culpa de aun pensado- ¡es tan pequeña Suiza! -en que la gente no tenga afición á la Geoel viaje traslacustre- ¿se dirá así, Dios grafía? mío? -los franceses, siempre corteses, al Y así está el pleito. ser tan insistentemente interrogados no se L, os diarios suizos han aflojado el parche atrevieron á quitar toda posibilidad al di- temiendo que se interprete como egoísmo cho ñor no desairar, sin duda, á una vecina puro lo que anda bien mezclado con sinceDE NUESTRO CORRESPONSAL ra simpatía. Y Dios no rae lo tome en cuenta si me engaño. I Jna nota triste: he aquí, lector, lo que le ofrezco ahora. Los hermanitos dejaron la cabana de sus padres para hacer unos encargos. El niño mayor contaba ocho años; el otro, seis. Ambos, eotuo había nieve, cogieron los peque ños trineos que no faltan á ningún niño sui zo para jugar por el camino y no sentir la distancia. La helada alfombra les divertía. Empujando el cachivache un momento sobre la nieve para imprimirle velocidad, se tendían luego sobre él y se deslizaban blandamente un trecho. Cuando el trineo paraba, vuelta á empezar. s niños con todo juegan, y ei juguete de noy ha herido. Es una vez más... El menor délos dos aermanos se ha fatigado pronto. Tenía frío y volvió atrás. El otro, dándose aires de héroe, le llamó cobarde, rió de él y siguió en sujuego y en su caminata. Llegó un momento en que, á su vez, sintió el frío. Quiso ser valiente, y continuó aún. Arrastrando tras de sí el juguete, caminó algún tiempo. Pero sus pies estaban demasiado helados para poder andar. Se sentó ala onlla del camino. u A B C EN SUIZA