Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 20 D E E N E R O D E 1910. E D I C I Ó N i. PAG. A uiediá noche se sirvió una espléndida cena. Sirvióse á SS. M E yAA. con los dueños de la casa, altos palatinos y embajadores, en la biblioteca, y á los invitados én general, en el comedor. Poco después se retiró de la brillante tiesta S. M. la Reina doña Victoria, permaneciendo aún D. Alfonso con la infanta doña Isabel y los principes de Borbón y Battenberg. El baile, que resultó animadísimo, se prolongó hasta las primeras horas de la madrugada, y la fiesta fue, en conjunto y en detalle, una de las más brillantes celebrada éste año en la corte, digna de las augustas personas á quienes estaba dedicada y de Jos distinguidos diplomáticos que la ofrecían. Le Prieur piensa utilizar como aeródromo los inmensos terrenos situados cerca de Rigin Baschi. parecen los soldados de estos batallones veteranos de las antiguas guerras de África. Terminado el desfile se dio orden de romper filas. En este momento los soldados y el público prorrumpieron en entusiastas y repetidos vítores al Monarca. La multitud, apenas contenida por las fuerzas de Seguridad, rompió el cordón que íe impedía el paso y juntándose á los soldados cercó al Rey, aclamándole y aplaudiéndole. El guía moro del batallón de Barbastro avanzó hasta S. M. y alargó su mano al Monarca, que el Rey se complació en estrechar. La cantinera del mismo batallón ofreció una copa de Jerez al Rey, que S. M. bebió. Este sencillo rasgo provocó nuevos aplausos y vivas al Rey en la multitud. Muchos soldados se acercaron al Monarca, y después de presentar armas abrazaron á S. M. poseídos del mayor entusiasmo. Inútiles eran cuantos esfuerzos hacían los ayudantes de S. M. para contener á la gente, y sólo ante los requerimientos que personalmente dirigió el Monarca pudo abrirse paso llegando hasta el automóvil. Desde Leganés trasladóse el Rey, con su comitiva, á los Carabancheles, en cuya carretera, y en el trayecto que separa á los dos pueblos, hallábanse formados en línea los batallones de Cazadores de Llerena y I, as Navas. Todo el trayecto de la carretera estaba ocupado por un público inmenso, que saludó con estruendosos vivas la presencia del Rey. D. Alfonso revistó las tropas, repitiéndose las manifestaciones de entusiasmo. Constantemente se dieron vivas á Espa- ñaña, al Rey, al Ejército y á la bandera, á cuyo pasóse descubría el público respetuosamente, Una bella y elegante señorita, aando muestras del entusiasmo de que se hallaba poseída, colocóse delante del Soberano v dio repetidos vivas al Rey de España. Hallándose el Monarca presenciando el desfile, fijóse en un soldado del batallón de Las Navas que estaba á su lado, y que ostentaba en el pecho varias cruces. Acercóse S. M. al soldado v le dijo carw flosamente. -Esas cruces, ¿son pensionadas? El soldado, mostrando al Rey una de ellas, por la cual percibe la pensión de 7 50 pesetas, le contestó con legítimo orgullo: ¡Esta, sí... ¿Y- cómo la ganaste? -añadió el Monarca con frase cariñosa. -Señbr por haber sido herido en el com bate del día 27. Entonces el Rey le estrechó la mano. El valiente soldado, que se llama Tomás Rodríguez, agradeció la honrosa distinción en los términos que debe suponerse. Esta escena entre el Rey y el soldado dio, lugar á nuevas y delirantes aclamaciones al Monarca, que secundaron con entusiasmo la oficialidad y los soldados de ambos batallones de Cazadores. T A romería Desde muy temprano, una la ¡ga JJIOcesión de tranvías eléctricos, coches particulares, automóviles, carros y ómnibus conducía inmensa multitud á ¡os Carabancheles y Leganés. Gentes del pueblo cargadas con cestas, sacos de mano y sendas botas de vino, en bulliciosa animación, llevan idéntica dirección por ambos lados de la carretera. La mañana, espléndida, prestaba al cuadro grandiosa tonalidad, y la animación de los rostros, iluminados por un sol claro, tiene algo de alegría contagiosa. A pesar de la distancia, jóvenes y viejos la salvan casi sin darse cuenta; tal es el anhelo, de llegar cuanto antes á abrazar á seres queridos. REGRESO DE LAS TROPAS I lerenaen Carabanchel. A las siete de la r añana de ayer llegó á Carabanchel Alto el batallón de Cazadores de Llerena, destinado á permanecer en dicha villa hasta el sábado, en que, con las demás fuerzas procedentes de Melilla, hará su entrada en Madrid. Todos los vecinos de Carabanchel Alto recibieron al glorioso batallón con el mayor cariño y entusiasmo. El Ayuntamiento, á cuyo frente se halla desde hace años, insistentemente reelegido, D. Antonio Rodríguez, cuyas excelentes dotes administratiEl doctor González Bravo ha practicado vas son generalmente bien estimadas, obsehábilmente una importante operación qui- quió alas tropas, á su llegada, con café y rúrgica al joven alumno de la Facultad de panecillos, y á mediodía con una suculenta Derecho D. Gabriel Rodríguez, hijo de paella, que se sirvió en la plaza. Muestro querido amigo el conocido abogaEste espectáculo resultó tan simpático d p y ex diputado á Cortes, D. Anto nio Ga- como pintoresco. Bíjel Rodríguez. Á estos obsequios contribuyeron muy Felicitamos á nuestro amigo por el éxito eficazmente los meritísimos hermanos de dé la citada operación, y hacemos votos por San Juan de Dios establecidos en aquella la p ronüa y radical curación del enfermo. localidad, la cual, repetimos, ha dado una Mañana, festividad de Santa Inés, ceie- excelente prueba de sus sentimientos pafíraráii, sus días la princesa Pío de Saboya trióticos. y la séñorita de Arteaga. p? l general Tovai. x, a mnclón del teatro Real organizada En el expreso de Andalucía llagó yer j pr la Junta de señoras del homenaje al el general Tovar, acompañado de su hijo y cabo Noval se verificará el sábado 22, á las ayudante D. Antonio y del jefe de Estado fres de la tarde, pocas horas después de la Mayor de la división Sr. Ardanaz. El Sr. Tovar marchó desde la estación, Entrada en Madrid de la brigada de Cazadonde le recibieron su distinguida familia dores. E 1 progjrania es de ios mas atrayentes: y muchos amigos, al ministerio de la Gueabajarán las compañías de la Comedia, rra, á Capitanía general y á Palacio. Su Majestad el Rey felicitó efusivamente rincíesá y Español; canta el nunca bien al general Tovar y le invitó á almorzar. ponderado (Titta Ruffo, y se representa Gigantes y cabezudos, con sus jotas admira- El general Tovar se trasladará hoy á Leganés para organizar la entrada de i as trob lésj; cantadas por Lucrecia Arana. La entrada será entradón, á juzgar por los pas, á cuyo frente irá. CQntinuos pedidos de localidades que se reciben en casa de la marquesa de Squilache, l Rey y las tropas. píaza de las Cortes. 4, donde se expenden A las tres menos diez salió ayer el Rey losbilletes. de Palacio, montando en un automóvil, al x Todá la Real familia asistirá á la función. que subieron también el infante D. Fernan. f 3 aj emos que la reunión que había de ce- do y el jefe de la Casa Militar de S. M. selebrarse en la Embajada de Italia el mismo ñor conde del Serrallo. salgado, 22 se ha trasladado para el sábado Detrás, automóviles, iban los zgáe Enero, en consideración al objeto de ayudantes en otros general del Río, coronel del Rey, la fiesta dedicada al cabo Noval. conde del Grove y comandante Sr. Guiao y el ayudante de S. A. Sr. Pulido. Desde Palacio se dirigió S. M. á Leganés, EL ORIENTE CIVILIZADO marchando por los Mataderos y atravesando Carabanchel Bajo y Alto. Todos los balcones aparecían colgados y LOS AEROPLANOS llenos de gente, que aclamó al Rey al pasar. Vestía el Monarca uniforme de EN EL JAPÓN general del Arma de Infantería, con capitán POR TELÉGRAFO el disMARSELLA, i g I I M, tintivo del regimiento nata, i, y gorra de ¡v. is periódicos japoneses llegados en elúl- plato. Los automóviles que conducían a. 1 Rey y f timo correo del Extremo Oriente por la vía de Brindisi traen noticias interesan- á su comitiva se detuvieron frente á la puertes para los aficionados á la aviación. ta del cuartel de Leganés, donde se hallaEl Japan Times relata una experiencia rea- ban formados en orden de parada los batalizad a el 9 de Diciembre en el Banco de llones de Madrid, Barbastro, Figueras y Shmibozzu por el oficial de la Marina fr. au- Arapiles, á cuyo frente estaba el coronel sefc esa M. Le Prieur, quien efectuó con gran ñor Fernández Blanco Esperaban á S. M. en Leganés el miniséxito dos admirables vuelos sobre un aeroplano sin motor, construido por dicho ofi- tro de la Guerra, el capitán general, el gecial sujetándose al modelo de os aeropla- neral Tovar y el general Alfau, que manda nos franceses. la brigada de Cazadores. A. 1 llegar S. M. las músicas de los batallo Añade el periódico que Le Prieur ha sido eficazmente ayudado por el profesor Tana- nes tocaron la Marcha Real. kada te y el teniente Aikara, miembros del Su Majestad, seguido de su séquito, pasó Coh. ité de aviación de Tokio. revista á los cuatro batallones, é inmediata Ei teniente Aikara, de lá Marina japone- mente desfilaron éstos en columna de honor sa, hizo después un corto, ensayo, cayendo por delante del Monarca. é. tierra con el aparato, sin récibjr daño al- El aspecto de los soldados es magnífico. gunb en x persona; Fuertes, colorados, robustos y erguidos, DE SOCIEDAD f E