Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A PEPfi Un bondadososacerdote, que á- pesar de sus años y experiencia tiene el candor de un niño, me refirió en cierta ocasión, para hacer resaltar los perjuicios de dar oídos á la adulación, el siguiente episodio de su vida evangélica y meritoria. Fue llamado á dar ejercicios en un conventó de monjas, y durante el tiempo reglamentario se esforzó en transmitirlas por medio de sentidas pláticas su elocuente fervor piadoso. Terminada su misión, al despedirle llorando las religiosas, todas, sin excepción, hicieron grandes extremos de pena, lamentando no volver á oirle más y perder tan buen director. Conmovióse en gran manera el padre ante tamaña demostración de afecto, y algún tiempo después volvió á la santa casa ansioso de saludar á quienes estimaba como si de personas de su familia se tratara. Cou gran sorpresa observó que le acogían fríamente, y después de larga espera salió al locutorio la madre superiora, preguntándole con indiftreate gravedad á qué debíala visita. -Dejé tan desconsoladas á sus hijas- -bal, bució mi amigo, -que creí mi deber derños trarlas que no las olvido... -No se preocupe por ello- -replicó la superiora; -á todos los predicadores les deci nios lo mismo... Aplícate el cuento, querido Pepe. Has tratado á personas que hicieron, cuando las servías, grandes protestas de cariño, hacia tu persona, y ahora ves que sus apalabras de amoroso entusiasmo eran pura formula. No te preocupes ni aflijas. Algunos que nos llaman sus entrañables amigos, otros que: se incluyen en el número de admiradores entusiastas nuestros, suelen repetir, coniu las monjitas. de marras, á todos lo mismo. ¿Quiere decirte esto que no existe la amistad verdadera y la sincera admiración? De ningún ¿nodo. Las amistades son como, las plantas: arraigan vigorosamente algu- ñas porque son sanas y fuertes. Esas tardan en dar fruto, -pero es siempre sazonado y á tiempo. En cambio, la mata de hojarasca, aun cuando la abrillanten flores vistosas, con facilidad sea gosta pronto y desaparece como cosa inútil y advenediza. Casi siempre tomarán los ingratos como pretexto de su desvío que oyeron de tus labios la voz de la verdad. Creíste dé buena (fe que necesitaban de tí, ó dé tus consejos, y estabas siempre muy lejos de su espíritu y de su corazón. Por lo tanto, cuando veas gentes egoístas ó venales que practican jcps as distintas á lo que proclamaron cuando no podían realizarlas, guárdate de recordarles sus frases elocuentes ó sus generosas promesas; si obserVas que su conducta es incorrecta ó desleal no te lamentes tampoco de sus veleidades, y por último, á despecho de todo aparente y tardío arrepentimiento á sus ofensas, no te fíes de sus nuevas ofertas de adhesión. Lo mejor, créeme, es recordar durante toda tu. vida el instructivo desengaño, alejándote de ellas sin lamentaciones ni protestas, callandito y á buen paso. Vale más caminar en la vida solo, confortado por una tranquila conciencia enamorada del bien, que sufrir la compañía de los que siendo, insoportables no nos pueden soportar A DM 1 RA. OORES Y AMIGOS natorios. -Colonias de vacaciones. dentales escolares. Los niños atrasados. Los deficientes: ciegos, sordomudos, tarta- i mudos, estropeados. -Jóvenes fuera de lq Hemos recibido el vasto y hermoso pro- escuela- -Elección de profesión. -Escuelas! grama de la Exposición Internacional de de adultos. -Protección y vigilancia. -InHigiene, que se prepara en Dresde en 1911, dustria. -Prescripciones legales. -Consejos referentes á economía doméstica. -La elec bajo el protectorado del Rey de Sajonia. En la presidencia de honor figuran el doc- ción de habitación. Puede comprenderse el gran- interés que tor Roberto Koch, el presidente del Consejo de ministros, el de Estado, y en las diver- entpña esta Exposición y lo sensible qud sas secciones, los sabios más eminentes de sería que no obtuviera en nuestra patria é! Alemania. Comprenderá trece secciones per- debido éxito tan interesante certamen, acer- fectamente organizadas. La histórica ha de ca del cual tendremos al corriente á núes- tros lectores. ser de gran interés. El grupo dedicado á infancia y adolescencia comprende los Siguientes extremos: A. Cuidados á los niños de pecho. -rPro tección al org. mismo infantil. -Antes del nacimiento: Alimentación, maaera de vivir dé la madre, protección contra los peligros de las enfermedades maternas. Cuidados p l ilustre escultor Coullaut Valera, al tray alimentación. -Enfermedades del niño y zar el proyecto dé su grandioso monumedios de preservación. -Peligros depen- mento á Pereda, ha dado forma artística s dientes de las condiciones sociales de los uno de los más delicados cuadros del autot padres. -La asistencia á los niños de pecho. de SotiUza: la escuela del P. Apolinar. El Educación. -Consejos á las madres. -Pri- virtuoso sacerdote recoge y da enseñanza á mas de lactancia. Casas cunas. -Gotas de infelices criaturas desarrapadas y se despoleche. -Inclusas. -Asilos. -Protección á las ja de sus propias ropas para cubrir los desnudos cuerpos de sus discípulos y protemadres. -Cuidados legales. B. La escuela- -La juventud sometida á gidos. El grupo picaresco de muchachos está la enseñanza obligatoria. -La casa- escuela. La enseñanza. -Cultura física. -Enferme- admirablemente compuesto, y la figura del dades escolares. -Vigilancia higiénica. -maestro recuerda la gloriosa de otro apóstol JCnternatos. -Higiene del personal docente. de la caridad y de la enseñanza: el Padre C. Cuidados que requieren los adoles- Manjón. Al reproducir el boceto, bondadosamente c; nces fuera de la escuela. -Antes de la eJad en que la escuela es obligatoria. -Es autorizados por el inspirado artista, le encuelas maternales. -Refugios. -Plazas de viamos cordial felicitación por haber dado juego para niños. -Eu la edad en que es vida y forma plástica á la inmortal figura obligatoria la asistencia. -Asilos. -Cocinas del famoso P. Apolinar, que con otro norn 1 populares. -Escuelas en los bosques. -Sa- bre figuraría, sin duda, entre los hombre, PXPOSICION 1 NTERNA C 1O NAL DE HIGIENE EN DRESDE UN PRECURSOR DE MANJON