Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 14 DE ENERO DE 191 o- EDICIÓN i. PAG. 9. Hay que advertir que el moro Sidi Guarí áijo que había regresado en un barco, pues la barca fletada quedó en poder de los Prieto. Añadió que navegaron difícilmente, envueltos en la niebla, combatidos por fuerte temporal, y que fue volcada la barquilla por ttna fuerte racha de viento. Entonces los náufragos quedaron agarrados á la quilla de la embarcación, intentando él 3 el patrón ganar la costa á nadp y pedir auxilio. Bl patrón desapareció en el mar sin ganar tierra. El moro logró llegar á la plava. cayendo desfallecido. El ministro de España, Sr. Merry del Val, después de oir al moro, ordenó al destróyer Audaz que recomerá la costa de I, arache. Así lo hizo, sm encontrar vestigio alguno del naufragio. Posteriormente, el moro Sidi Guarí, interrogado por ¡as autoridades, ha dado en su declaración diversas versiones. Como digo, se cayó aquí en la sospecha de que los hermanos habían sido robados en alta mar, y luego muertos ó tal vez secuestrados en el campo. Pero los padres, animados por la esperanza, no desesperaron, confiando en la posibilidad de que sus hijos vivieran. En este sentido, aun admitiendo el robo, aceptaban la hipótesis de que un temporal hubiera arrojado á la frágil embarcación en paraje del que íuera difícil regresar. Los esposos Prieto y otro hijo que H nen prosiguieron, pues, las gestiones. En sus pesquisas cada día más desesperantes y estériles, recorrieron un verdadero calvario. Hacia fines del mes pasado, hombres que íabían enviado por la costa avisaron que cerca de Táager, sobre ia playa, la mar había arrojado la barca, en la cual veíanse dos maletas con las cerraduras forzadas, maletas que contenían ropa con las iniciales de Bienvenido y En vista de este hallazgo, los esposos Prieto, en unión de la familia del marinero Jiménez Ríos, fueron á Tánger y solicitaton del ministro y del cónsul de España que practicaran pesquisas y que prendieran al moro Guarí. Al salir del Consulado viernn casualmente ai moro. Este les preguntó qué hacían en Tánger. -Hemos venido- -dijo Prieto- -á negocios fie comercio. Después añadió que estaba desconsolado por la desaparición de sus hijos. -Por saber su paradero- -dijo- -daría mil pesetas. -Si dieras tres mil duros- -contestó cini- camente Guary- -yo te diría donde están. -No tengo quince mil pesetas- -repuso el comerciante, -pero me empeñaré para reunirías. -Entonces- -exclamó el moro, -mañana hablaremos. Y quedaron citados para el siguiente día. Reuniéronse, en efecto, y fueron al zoco. En el zoco se presentó un moro del interior, procedente de las cabilas limítrofes á Tánger, y dijo que en una cueva del camino de Carache había seis jóvenes europeos encerrados, prisioneros de varios moros pira tas que, bien armados, los custodiaban. Por las señas que daba el moro cayó Prieto en la cuenta de que los secuestrados eran sus hijos. Requerido por la Policía, el moro titubeó en su declaración, temiendo que lo encarcelaran, y dijo que él no había visto nada, sino- e ue todo lo había oído referir á otros moros. Como la referencia no merecía crédito, Prieto desistió de permanecer en Tánger, y continuó su viaje hasta Casablanca. donde le llevaban sus negocios. En carta que, fechada el 8 del actual, -dirige á su e- p sa le dice que nada nuevo sabe de sus 1 JJS, peio insiste en sus temo 1 res de que hayan sido secuestrados por los moroswpor haber aparecido sus ropas en la barquilla y por otros antecedentes recogidos. Ignora si les han dado muerte ó los tienen aún prisioneros. Esta versión, entre las que circulan, es la que hasta ahora prevalece. Por indicios casi ciertos, parece confirmarse que los infelices no fueron ahogados. Creo- -dice en su carta Prieto- -que á estas horas habrán preso en Tánger á los moros secuestradores. Para que así lo procuraran, conferencié con el ministro español, Sr. Merry, v con el vicecónsul. Ambos pondrán todos los medios para que, con la captura de los secuestradores, se aclare este misterio. Para saber lo que haya de cierto sobre el particular, volveré á Tánger el lunes próximo. Del 15 al 16 estaré en Ceuta. Bazán: D. Eugenio Díaz, cuatro; doña Petra Díaz, dos; doña Rafaela Alvarez, dos; doña Matilde Díaz, dos; D. José L, ópez, dos; D. Antonio L, ópez, dos; D, Braulio Santuc, dos; doña Concepción Hermida, dos; don Julián Rubio, dos; señor general D. Salvador Ordófiez, 50; D. Manuel Manso de Zúñiga, cinco; D. Damián Rodríguez, 2,50, y D. Victoriano de la Cuesta, 50 UN ATENTADO EN CASA DE UNA PRINCESA POR TELÉGRAFO PARÍS, 1 3 6 T. os celos, justificados esta vez, han sido el móvil de uá intento de homicidio llevado á cabo en París en la casa núin. 6 de la Avenida Hoche, que habita la princesa Pouiatowska. CUESTIÓN INTERESANTE Un librero establecido en el núm. 254 del faubourg Saint- Honoré, llamado Juan BauEL EMBARGO DE tista Dubois, sorprendió unas cartas dirigidas á su mujer por Gabriel Soire, de MILLONES RUSOS diez y ocho años y ayuda de cámara de 1 Princesa. POR TELÉGRAFO BE 1 ÜN, 13, 6 l Comprendiendo por la correspondencia J a Gaceta de la Cruz refuta empeñadamen- hallada lo indudable de su desgracia, el se te el artículo del doctor Mendelssohn- ñor Dubois, armado de un revólver, se diri- 1 Bartoldi acerca de los foados rusos, publi- gió á la avenida Hoche, núm. 6. cado en la Gaceta de Franifori. Al llamar salió á abrir el propio Soire, Sabemos- -dice la Gacela de la Cruz- -que quien comprendió por la actitud del marido el asunto del embargo de los fondos rusos que su secreto había dejado de serlo. es una cuestión de derecho y no una mera Al mismo tiempo que él se corría hacia, cuestión de criterio. uno de los lados, el Sr. Dubois disparaba, Es difícil resolver si se puede apelar en alcanzándole la bala en el cuello, produjusticia de una sentencia de los tribunales ciéndole una ligera herida. alemanes invocando los preceptos del dereI os demás criados de la casa desarmaron cho de gentes. al furioso marido, entregándolo á la PoJicía. Este derecho tiene como fundamento primordial la reciprocidad. Si se niega ia jusLAS OBRAS PUBLICAS ticia de la apelación, como pretende el profesor Mendelssohn, sólo se conseguirá que en adelante queden sin protección los intereses de los alemanes en el extranjero, cuando sean materia de litigio en cualquier 11 no de los proyectos de realización má ación. fácil y cuya utilidad no es necesario Termina el- articulista diciendo que Men- encarecer, pues nadie ignora los beneficios delssohn debiera haber fijado en este de- que produce á la agricultura, es la instalatalle su atención, y asegura que el enun- ción de una granja agrícola, y si, como en el ciado aserto quedará prácticamente demos- caso á que vamos á referirnos sucede, cuéntrado muy pronto en ciertas repúblicas de tase con un buen emplazamiento, excelente la América Central. tierra y favorables condiciones climatológicas, se comprenderá que pueda ser un he ¡cho en breve plazo la creación de la Granja de Nador. HOMENAJE L, a comisión nombrada por el ministro di el AL CABO NOVAL Fomento paray que, estudioyade los asuntos como he dicho, fórI a Junta de damas encargada de orgaui- agronómicos, zar el homenaje en honor del heroico manla los Sres. Arche y Arnienteras, ingecabo Noval, del regimiento del Príncipe, ha nieros agrónomo y de Montes, respectivainiciado con este objeto una suscripción, mente, ha reconocido, en efecto, parte de para la que ha reunido las siguientes canti- esa llanura, que alcanza una superficie aproximada de 200 kilómetros cuadrados, dades: Señora duquesa viuda de Bailen, 500 pe- y con especialidad los llamados huertos de setas; señora duquesa de Zaragoza, 250; se- Nador, donde existen todavía, demarcados ñora doña Ignacia Bernaldo de Qairós de por medio de chumberas, los sitios que ocuPidal, 250; señora condesa de Peñalv- er, 250; paron las casas del poblado moro, hov desseñora generala Marina, 50; señora condesa truido en su totalidad. Por orden de los referidos ingenieros de Pardo Bazán, 100; señora marquesa de Squilache, 500. De la casa de la señora mar- practicáronse en diferentes puntos excavaquesa de Squilache: D. Luis Aguilar, 10; ciones de relativa profundidad para recoger doña Felicia Díaz, cinco; doña Inés Maga- muestras de tierra, que han de ser analizallón, 2,50; D. José García, cinco; D. Eugenio das en los laboratorios de la estación agroPérez, cinco; D. Carlos Ordax, cinco; don nómica de la Moncloa; pero, á reserva del Andrés Abascal, cinco; D. Juan Costa, cin- resultado de este análisis, puede afirmarse co; D. Balbino Ramos, cinco; D. laucas Ji- por adelantado que la impresión de los seménez, cinco; D. Mariano Jimeno, cinco; don ñores Arche y Armenteras es favorable al proyecto. Benito Gómez, cinco, El terreno en la mencionada parte ue 1 Don Manuel García cinco; D. Matías Gómez, una; señora doña Gloria Guadalfajara Rif es de secano, de mucho fondo, pues e de Allendesalazar, 100; señora condesa viu- único río que por allí pasa- -el Missan, asi da de Pardo Bazán, 50; señorita Blanca Qui- llamado por nacer en la cordillera de este roga, 10; señorita Carmen Quiroga, 10; se- mismo nombre, -va casi siempre seco. I, a. ñor D. Jaime Quiroga y Pardo Bazán, 10. Granja, instalada en lugar xxm- próximo a! De la casa de la señ ora condesa de Pardo campamento y cercdud ai fr- r- ocar. i, cuya L EN MEL 1 LLA