Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES ¿4 PE ENERO DE 191 c: EDICIÓN i.8 PAG. 6. Dos de ellas fueron cumplimentadas in af- m pute no -fií iales de la Guardia n Civil. EN LA PRESIDENCIA DEL CONSEJO POR TELEFONO ¡3, 9 N. Se referían álos oficifi s de Caballería Sres. Queipo y Golfín. Fueron éstos detenidos, é instantes después salían en tren, el primero, para el castillo de Santa Catalina, de Cádiz, y el- segundo, para el castillo de Cartagena. Ambos oficiales van acompañados oor compañeros de la Guardia civil. L, a otra orden de dft- ptición no n do ser cumplimentada. Afectaba al comandante de Caballería don Julio Amado, y éste había tenido necesidad de ausentarse de Madrid, dirigiéndose á Cáceres, en donde se halla destinado. Pero averiguado el extremo relativo á la ausencia, se telegrafióla Cáceres, y en las primeras horas de la tarde se supo que el Sr. Amado se encuentra ya detenido en el Gobierno militar de aquella provincia, en donde aguardará á que llegue un jefe de la Guardia civil, que lo habrá de conducir al castillo de Jaca, Los Sres- Amado, Golfín y Queipo van á cumplir arrestos gubernativos de un mes cada uno. DILIGENCIAS C l Juzgado militar estuvo actuando ayer tarde en el ministerio de la Guerra. De todo lo actuado dio luego cuenta el juez al general L uque. POSESIÓN -I oy por la mañana se posesionará ei nuevo capitán general de Castilla la Nueva. Después girará una visita á los cuarteles. EL CIRCULO MILITAR ocos minutos antes de las ocho se presentó anoche en la Presidencia del Consejo de ministros el diputado á Cortes y capitán de Caballería Sr. Pignatelli de Aragón, á quien habían acompañado hasta la puerta del edificio oficial unos cuantos amigos. El Sr. Pignatelli trató de ver al jefe del Gobierno; pero no pudo conseguir sus propósitos porque el Sr. Moret se hallaba trabajando. Recibió al Sr. Pignatelli el subsecretario del ministerio de la Gobernación, Sr. Alba, y ambos celebraron una conferencia que duraría un cuarto de hora. Al salir de la entrevista, el Sr. Pignatelli de Aragón, ya en la calle de Alcalá, se encontró casualmente con un grupo de unos doce oficiales de todas las Armas y Cuerpos del Ejército. Alguien que estaba muy cerca del grupo formado por los militares oyó decir al señor Pignatelli de Aragón que se había interesado por la libertad de los oficiales detenidos y por los jefes que habían sido relevados, y que al mismo tiempo, tratando de la cuestión de las recompensas, de que tanto se viene hablando estos días, anunció el buen efecto que produciría el que se abriese una información sobre las concedidas. No pareció salir el Sr. Pignatelü bien impresionado de la conferencia que celebró con el subsecretario de Gobernación, y claro está que sus palabras produjeron en sus oyentes honda contrariedad. U ablando del asunto de los militares ha dicho el gobernador civil que la información publicada por el Diaríb de Barcelona es la que más se aproxima á la verdad de los hechos realizados El telegrama oficial leído á la Prensa dice que unos ciento cincuenta militares que vestían de paisano fueron á dejar sus tarjetas en la redacción de La Correspondencia Milita? dando vivas al Ejército y á la patria, disolviéndose luego con orden Terminó desmintiendo que ocurra nada en Madrid, ni concedió fundamento alguno á los rumores de crisis circulados. EAI 0 E 15 M I J II p l general Weyler ha celebrado una déte nida conferencia con el gobernador civil. A última hora de la tarde recibió el general muchas visitasL, a tranquilidad es completa, Han salido para Madrid varios oficíales de esta guarnición. 1 1 coronel secretario del ministro de la Guerra, nombrado para el mando del regimiento de Caballería de la Reina, recibió anoche á los representantes de la Prensa, confirmando los rumores que durante todo el día habían circulado referentes á la clausura del Círculo Militar. Según parece, dicha orden superior obedece á un desagradable incidente ocurrido en el citado Centro entre un general y un subalterno; incidente que dicho superior jerárquico, que ocupa un alto cargo en la Junta directiva del Casino, puso en conocimiento del ministro. Durante todo el día, los salones del Círculo estuvieron animadísimos, comentándose con mucho calor y no poco apasionamiento el asunto objeto de la efervescencia. En los salones del Círculo se habló mucho y con vehemencia de la cuestión planteada. Al anochecer se cambiaron impresiones entre todos los reunidos y se propuso la realización de algunos acuerdos, de los cuales se r isliri ó se convino- en aplazarlos. Para impedir la entrada de las personas que no fuesen socios se cerraron las puertas del local. En la calle, frente al Centro militar, hubo durante todo el día numerosos grupos de curiosos que comentaban la actitud observada por los militares en la manifestación miércoles. EL JUZGADO TRABAJA t f 1 Juzgado, en su enojosa labor, continua el estudio de los hechos para depurar responsabilidades. No es cierto, como se aseguraba, que el ministro de la Guerra, ert uso de las facultades que el cargo le confiere, haya impuesto nuevos arrestos, que la fantasía popular ha elevado á 30 ó 40. E LA CENSURA I a censura se- viene ejerciendo con mucha rigurosidad. I JS despachos telegráficos y telefónicos son enviados con mucho retraso y con no pocas amputaciones, jpl zipizape iniciado anteayer en el Pasaje de la Alhambra tuvo consecuencias ayer. Ellas fueron el asuuto del día. Toma Pasaje! vino á decir el Gobierno. Y se le dio POR LA NOCHE para su casa al capitán genera y paia dil- íj ubo también por la noche más anima versos destinos á otros generales yjeíes. El ción que de costumbre en el Círculo mencionado Pasaje está situado, como es Militar; pero los ánimos estaban más tran- sabido, en la calle de la Iyibertad. Todo es quilos. coincidente y simbólico en e! apunto; pero Se comentaDa en otros Centros que ni el no se entreguen ustedes al contentado, ó presidente del Consejo ni el ministro de la sea la dulce y sabrosa murmuración. ¡A Guerra hubiesen ido á Palacio á dar cuenta dormir los niños, que viene ¡a ley de Jurisal Rey de la marcha de los acontecimientos. dicciones y se come á los que duermen poco! Bl Sr. Moret estuvo en la Presidencia del Seguimos entregados maaicipaimente i Consejo hasta más de las nueve, y la última la organización de un deslumbrante Carnavisita que recibió fue la de los señores con- val. Se trata de celebrar también el ya olvide de Sagasta y Muñoz Chaves, con quie- dado entierro de la sardina, cosa que á munes trató del asunto del Monte de Piedad chos madrileños les parecerá inoportuna, de Jerez. porque si enterramos la sardina, ¿qué vaAl salir el jefe del Gobierno de su despa- mos á comer cuando los tablajeros suban el cho oficial estuvo reservadísimo con los pe precio de la carne? rio distas. Sobre este particular, algo más interesanEl ministro de la Guerra fue al teatro te que el del culto á Momo, también se está Real á las nueve- y media, regresando á las en estudios. L, o de siempre; truena y nos once á su departamento oficial. acordamos de Santa Bárbara. Con cumplii Para el día de hoy se hacían muchos ca lo que las Ordenanzas municipales mandan lendarios que la discreción noa impide re y lo que la higiene impone habría bastante cogí. para meter en cintura á quienes acarician Sí reproduciremos la opinión de una sig la idea del abuso. niñeada personalidad que decia: El asunto L, a jornada fue, sin embargo, eminenteplanteado es de índole delicada, pero es de mente política. L, os acontecimientos lo jusesperar que conservando unos y otros cor- tificaban. Del Consejo de ministros se habló dura y sensatez, el conflicto no adquirirá mucho, diciéndose que en él se cantó el falas proporciones que algunos creen. Al Go- famoso dúo de Puritanos. Sin embargo, hay bierno corresponde velar por la disciplina quien afirma que Moret entonó ei canto de militar, pero no debe desoír sistemática, la Primavera de Walkyria. Y lauque, el can persistentemente, los deseos de una gran to... de tm duro. parte del Ejército. ¿Que se dice que alguL, a tragedia del Puente de Tolecto tuvo nas recompensas se nan concedido injusta- ayer su epílogo. Se verificó el entierro de la mente? Pues ordénese que el Consejo Su- joven María Cruz; su féretro se cubrió de premo de uerra y Marina abra una infor- flores y desfiló ante un público numeroso, mación para estudiarlas. en el que predominaban las mujeres. Telón. DETENCIÓN DEL SR. P 3 GNATELL 1 Sucesos, una desgracia en la calle de Are madrugada se nos dice por teléfono gensola, el hallazgo de una mujer muerta que á la una ss presentó en el domi- en el Canalillo, sin decidirnos todavía S. cilio del oficial de Caballería y diputado á idear otro folletín; una denuncia contra un Cortes Sr. Pjgnatelli un comandante de la establecimiento, para que si prospera aquéGuardia civil con orden del ministro de la lla nos. entreguemos á las delicias de la murmuración. Guerra para detenerle. El tiempo, bueno; pero puede cambiarse. El Sr. Pignatelli no se encontraba en el dicho vulgar de á mal tiempo, buena aquel momento en su domicilio. cara por el de á buen tiempo, mala cara Por la noche, más rumores, pero una preO e dijo anoche que el Gobierno había tele 1 31- granado al general Weyler para que via censura para Madrid yapara provincias tan extrema por lo menos coma la que este viniera hoy mismo á Madrid. Sin embargo, el general Weyíer sigut et verano censuraban los que hoy la practican Así acabó el jueves 13. Barcelona. D