Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M 1 E R C O L E S Í 2 D E ENERO DE Í 9 T 0. EDICIÓN i. PAG. 5 venza con hechos de que su conducta no ha pasado inadvertida; porque sólo así se creará el estímulo preciso para que en el porvenir no quede sin imitar taa saludable conducta. Yo, por mi parte, sin más autoridad que la emanada de no tener el honor de estar íuiido por vínculos de ninguna clase á ninguno de los voluntarios que han inspirado este modesto trabajo, sólo he de limitarme ya á encarecer lo importantísimo, lo indispensable que á todos no es hacer comprender á las gentes que el duque de Zaragoza. con los galones de cabo, ganados por mérito de guerra, resulta tan estimable por este hecho como por el título que ostenta; que el servir como soldado en el Ejercito dignifica; que el más opulento procer se enaltece empuñando el fusil del soldado. El día que esto se inculque en el ánimo de todas las clases sociales se conseguirá saturar de espíritu militar al país, y éste, rejuvenecido, se colocará en el puesto que por su historia y por las excelencias de su raza ocupó en otros tiempos y tiene derecho á ocupar de nuevo. PSANCISCO G Ó M E Z SOUSA. no de la Escuela Naval, que en breve marchara á El Ferrol para embarcar en la Ñau ¿flus También cumplimentaron al Monarca el obispo de Sión, el conde de Caudilla, don Juan Ranero, D. Alfonso Retortillo, D. Javier Bermejillo, D. José de Urruela, D. Carlos Caro, D. Alfonso Zulueta y el presidente del Club Sport Vasco, D. José de Toda. Su Majestad la Reina doña Victoria fue cumplimentadaporel embajador de Francia. Después recibió en audiencia á la condesa de Torrejón; á la señora viuda de Antequera, con sus hijas; á los vizcondes de Uzqueta y á la señora de Méndez Alanis El día 14 se verificará en Palacio el banquete en honor del Cuerpo diplomático extranjero con motivo del comienzo del año 1910. Al mediodía recibió S. M. la Reina doña Cristina al director del Observatorio, don Francisco Iñiguez, que fue á darle gracias por la felicitación que le envió días pasados con motivo de la primera observación y fotografía del cometa Halley, realizadas en el Observatorio de Madrid la noche del 3 al 4 del presente mes, de cuya observación dio cuenta A B C oportunamente, La Corte saldrá para Sevilla en cuanto pase el día 23, santo de S. M. el Rey. Con SS. MRI. irán á la capital andaluza los príncipes Leopoldo y Mauricio de Battenberg, Don Allonso irá á loa pocos días á Granada acompañando á la Reina, que desea estar algunas fechas en la Alhambra. El Monarca marchará desde Granada á Málaga y Melilla, y regresará á Granada para volver á Sevilla con la Reina, y luego pasará una semana en Moratalla jugando al polo. En Marzo es casi seguro que u. Aitonso vaya á Biarritz á saludar al rey Eduardo de Inglaterra SUCESO EXTRAKO i indamente se porta el nuevo año con Ma drid en lo que respecta á la lotería! Primer sorteo del año ayer; primera decepción ayer también. ¡Ni un mal premio de los premios buenos! El primero se fue á Antequera, lo cual es tan sensible como cuando sale el sol por aquella población andaluza; el segundo, á Denia; el tercero y cuarto, á Barcelona, y á Madrid, ¡ni esto! En vista de todo, son muchos los vecinos de la villa ycorte que se proponen no tomar un solo décimo de los sorteos sucesivos. Que les toque sin jugar, si quiere, y si no, ¡salga el 0? do por Aulequera! Apareció ayer la última producción literaria del insigne Galdós, El caballero encantado, cuento real... inverosímil, según le titula su autor, del cual cuento es héroe don Callos de Tarsis y Suárez de Almondar, marqués de Meudarra, conde de Zorita de los Condes. Es bien advertirlo para que la igente no crea que el caballero encantado... de haber nacido y haber aspirado al tercer entorchado es el maiqaés de Tenerife. Siguió el chismorreo sobre la tragedia pasional del lunes. La gente se ha anticipado á los forenses, haciendo de cada mesa de café un mármol de disección. La autopsia moral queda hecha por ahora, y el que venga atrás, que arree. En los Tribunales, dos vistas por asuntos infantiles. La justicia, diciendo las santas palabras: Dejad que los niños se acerquen á mí De Iiíelilla, noticia de haber sido fusilados ti es moros que agredieron traidoramente á unos soldados. De política, nada; ni decreto todavía, según se dice, El tiempo sigue espléndido. Por la noche, más Titta Rufío en el Real y más locura universal. MADRID AL DÍA que á duras penas pudo declarar lo siguiente: Olimpia fue la tarde anterior a casa de una hermana, con la que tuvo un altercado por reprocharla ésta ciertos deslices y aventuras á que la joven se entregaba sin recato alguno. 1 Las reprimendas de la hermana canalón tan profunda impresión en el ánimo de la joven, que, atormentada por el remordimiento de sus culpas, resolvió suicidarse. Al efecto, y pensando que con el martirio obtendría de Dios el perdón de sus pecados, discurrió crucificarse á sí misma para torturar su cuerpo antes de morir. Provista de cuatro clavos y un martillo, Olimpia realizó valerosamente sus propósitos á la hora de acostarse. Uno después de otro, fue clavándose los cuatro clavos en los pies y en las manos, dándose antes varios pinchazos con un cortaplumas en el pecho y en la nuca. Hecho esto tumbóse en la cama para aguardar la muerte. Lo extraño del caso es que Olimpia asegura no haber sentido sino muy leves dolores durante las terribles operaciones da tortura á que por sí misma se sometió. Los médicos del hospital de San Giovan ni, adonde fue trasladada la suicida, dicen que se trata de una curiosa psicopatía, conocida en las clínicas con el nombre de anestesia itsteun. En el citado establecimiento Denéhco, y ante gran número de doctores y alumnos de Medicina, el profesor Martini procedió á extraer de las heridas los clavos que la joven se introdujo á martillazos. El estado de Olimpia no es ele gran gi a vedad por lo que á las heridas respecta. Ei mayor peligro lo constituye la copiosa hemorragia que estuvo sufriendo la joven doncella toda la noche. LA. S OBRAS PUBLICAS PANTANOS EN PROYECTO Al pasar por Málaga el ministro de Fo mentó en su viaje á Melilla, fue invitado por el alcalde, el presidente de la Cámara Agrícola y otras personalidades de la citada población andaluza para visitar el sitio donde la iniciativa del dueño de un molino, quizá necesitado de dar salida inmediata á las aguas que en su industria utilizaba, cambió el curso del Guadalmedina, abriendo en el terreno un enorme boquete por donde aquéllas se precipitan desde lejana fecha. Este boquete, practicado indudablemente sin más intención que hacer una sangría al río, ha ido ensanchándose por la doble acción del tiempo y de las aguas, y actualmente deriva en absoluto por tal sitio el caudal ordinariamente escasísimo del Guadalmedina. Decimos escasísimo, y ésta es la verdadera y más apropiada frase que utilizar podemos al referirnos á aquel río; pero á pesar de su cauce seco, á pesar de que lo cruzan á todas horas hombres y carros sin necesidad de utilizar los puentes, const tuye una 1 amenaza para Málaga que urge q ae desaparezca, ya que los estragos de la inundación del 24 de Septiembre de 1907 hicieron ver la necesidad imprescindible de ejecutar unas obras que de haberse realizado con anterioridad hubieran evitado aquellos tristísimos é inolvidables sucesos. Claro es que el Gobierno hizo entonces algo por aliviar la situación de los perjudicados, adoptó las medidas necesanas á evitar el peligro que las materias arrastradas por el agua constituía pííra la salud pública y aun ordenó la reconstrucción de ¡03 paredones que pudieran prevenir los efectos de las crecidas; pero como esto coni TORTURADA POR TELÉGRAFO I I 3 T. DE PALACIO I Su Majestad el Rey, después de trabajar durante las primeras horas de la mañana, despachó ayer con el ministro de Hacienda y el iefe del Gobierno, que llevó la cartera de Gobernación. 1 Luego recibió en audiencia á los marqueses de Casa- Torre, Falces, Bolaños y TorreBlanca, ex ministro Sr. Cobián, senador señor Lastres, jefe superior de Policía, señor Méndez Alatlis, cou su señora, y al ex ministro de España en Lisboa conde de San Luis, con su hijo mayor, aventajado alum- na señora de Turín extrañóse ayer de que su doncella, joven de veinte años, llamada Olimpia Jeangros, no se hubiese levantado aún á pesar de lo avanzado de la mañana. Sospechando que sufriría alguna indisposición, la señora entró en el dormitorio de la joven Olimpia. Un horrible espectáculo se ofreció- á los ojos de la señora, que no pudo menos de retroceder espantada. La habitación estaba inundada de sangre, que manchaba las paredes y los muebles y empapaba las ropas de la cama donde yacía la infeliz doncella. Esta, al ver á su ama, exclamó con voz apagada: No es nada, señora. ¡Tenía tantos deseos de sufrir... La señora comprendió que su desgraciada sirvienta había perdido la razón, y levantó las sábanas para buscar en el cuerpo de la joven las heridas por donde fluíala hemorragia. Olimpia apareció desnuda por completo y con los brazos en cruz. Los pies estaban juntos y atravesados por largos clavos, así como las palmas de las manos. En la nuca y en el seno presentaba la doncella otras dos profundas heridas. Avisados el médico j las autoridades, se prestó auxilio facultativo á la desdichada. U