Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO LOS REGALOS DE A B C. LA CASA PARA OBREROS EL PUBLICO AGOLPADO ANTE LAS OFICINAS DE CANJE DE BOLETINES DURANTE EL DÍA DE AYER ULTIMO DEL PLAZO SEÑALADO Fot. R. Cifuente DE NUESTRO CORRESPONSAL 1 ABCEN BERLÍN 1 AS GORRAS BLANCAS Mientras l o s estudiantes discuten en Madrid si, á imitación de los de París, aceptarán corno distintivo la boina de terciopelo, la juventud académica tudesca, á quien no falta distintivos de todas clases y de todos los colores, discute un incidente extraordinario en los anales de las Universidades de Alemania, que acaba de producirse en la Universidad de Bonn. Para que el lector que no esté al corriente de las costumbres universitarias de este país pueda darse cabal cuenta de la importancia del suceso y de la estupefacción colosal que ha causado, no estarán de más algunas explicaciones. Los estudiantes en Alemania no se clasifican, como en España, por sus Facultades respectivas: Medicina, Derecho, etc. sino por las Sociedades á las cuales pertenecen, y que generalmente llevan nombres germanos latinizados, como Borusia, Saxonia, Cimbria, Breaiensie, etc. etc. antiguamente secretas, pero de las cuales, pasando el tiempo, se ha excluido en absoluto la política. Én todos los países es el constante afán UNA DIVA ESPAÑOLA LA SEÑORITA BU 1 SEN, QUE CON TAN EXCELENTE ÉXITO HA DEBUTADO EN EL TEATRO REAUCANTANDO SAJsüLQJN Y DAL 1 LA Fot. Kaulak de los pollos distinguirse de cualquier modo, darse aire de importancia, llamar la atención, ser alguien entre los muchachos de su edad, y de ahí el que los estudiantes en Francia usen las consabidas boinas de terciopelo tan feas, y en Alemania unas gorritas horrorosas de color, vistiendo en las grandes ocasiones unos uniformes, más de mogiganga que de otra cosa, calándose dotas de siete leguas y ciñéndo espadas formidables que les dan un aspecto terrible y amenazador, ensueño de todo joven tímido. Hay dos clases de Corporaciones: las que no dan reparación por las armas, como, pci ejemplo, las Corporaciones católicas y las áa estudiantes de Teología, y 4l as demás Corporaciones que la dan. Estas, á su vez, se dividen en dos grupos: los Corps. conservadores y con tendencias aristocráticas, yjlas Burchenchaften, simplemente por oposición á los Corps, esencialmente democráticos. Entre estos dos grupos existe el antagonismo que siempre ha existido entre las clases sociales. I,o s Corps, en la mayor parte, no admiten sino miembros de la aristocracia ó estudiantes pertenecientes á las familias más ricas del imperio. Para poder entrar en los Corps, Borusia ó Saxonia, por ejemplo, es irú prescindible ser noble y además rico. El