Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 4 DE ENER DE I 9 Í O EDICIÓN u 8 PAG. 8. IJem por inubre: en 1908, 76.873.017; en 1909,79994.214. ídem por Loterías, producto líquido: en X 9 8. 38345- O2i; en 1909, 38.298.112. ídem por Aduanas, achicoria, alcoholes y azúcar: en 1908, 15.129 809; en 1909, 14 610.043. Por los demás conceptos: 122.244.209, en 1908; eu 1909, 118.963.313. Totales: en 1908, 1.073.933.844 pesetas; en 1909, 1.078.761.002. Diferencia de más en 1909, 4 56 501 pesetos. Los tipos medios de cotización de los valores públicos han sido los siguientes En 1908: Interior, 8644; Exterior, 96,68; Amortizable al 4 por 100, 90.01; al 5 por 100, 101,01. En 1909: Interior, 87,17; Exterior, 97,42; Amortizable al 4 por 100, 93,40; al 5 por 100, El tipo medio del cambio internacional ha sido el siguiente: Francos: en 1908, 11.39; e n I9 9. 7 72 NOTICIAS VARIAS TOIVO 6. os nuevos tenientes do alcaldes de Madrid serán presentados al presidente del Consejo esta tarde, á las siete, en el ministerio de la Gobernación, por el alcalde, Sr. Aguilera. L embajador de España en París, señor León y Castillo, ha telegrafiado al ministro de Estado participándole que se ha firmado hoy el convenio telefónico entre Francia y España. Majestad el Rey regresará á Madrid el Su próximo jueves por la mañana. A noche se celebró una comida en la Bta bajada de Alemania, á la aue fue invitado el ministro de Estado. A la comida siguió uu té, al que concurrieron numerosas personalidades. El PORLOS MINISTERIOS g nstrucción pública. Por reciente Real orden de Instrucción pública ha sido autorizado el ilustre catedrático de Medicina de Valladolid, D. Leonardo de la Peña, para explicar en aquella Facultad un carso de enfermedades del aparato urinario, cuya especialidad ha estado cultivando como pensionado durante varios años en París, donde ha desempeñado los cargos de monitor del Hospital ¿NTeeker (Clínicaxdel profesor Albarrán) y ayudante personal de tan eminente y sabio especialista. arma. Con el general Concas ha conferenciado ayer mañana, en su despacho, el señor obispo de Sión. pjn Alhucemas uo ocurre novedad, vueltos ios moros á su actitud pacífica, á juzgar por lo que participa desde Ceuta el comandante del Alvaro de Basan, que comunica con aquella plaza. De Ceuta ha salido el lerier. Oegúti uu telegrama de Melilia, ha salido para Chafarinas el crucero Río de la Bala. En la rada no es posible hacer operaciones por ci- mal tiempo. p n Ládiz fondearon el Audaz y el cañone 10 Gcncial Concha, que siguió para el arsenal. p e las divisiones de la escuadra y de los departamentos se hau recibido en el ministerio muchos telegramas de felicitación por la eníx ada de año. agrandando. Por eso el jcre de tm partido político de saneamiento debe tener conciencia de lo enorme y dificultoso de la labor y debe no desmayar ni flaquear al ver có jio, al igual de un dique ante una avalancha Irresistible, parte, gran parte de su obra, es arrasada por la corriente. Un estadista en tales condiciones, que se imponga tal obra, uu espíritu alto y sereno, yuestro colega La Mañana nos advierte no puede ser sino un abnegado, un hombre un gran patriota, que en La Semana Ilustrada se ha publicado un cuento titulado Ei zapatito del de fe y de esperanza, que mire, no- al mosino ala del pobre. que el ingenioso escritor Pérez Nie- mento presente, la raza. Si continuaciónasí ua hombre va publicó en Blanco y Negto el 3 de Enero todo patria y de trabaja y de su obra no queda de 1892, pero que ahora firma un Sr. Carlos más quecomo veinte ¿no podrá darse por sacomo ocho, Iglesias Duarte. tisfecho, no habrá hecho por su país algo Al advertírnoslo pide La Mañana que im- tneritísinio y grande? ponga A B C la pena que merece al autor de- -Perfectamente, estoy de acuerdo con lo ese despojo literario. el priY A B C se limita á notificar al Sr. Pérez que usted expone- -ha vuelto á decir esto, á y según Nieva lo que antecede, para que él, que es mer interlocutor. -Ahora, es hacer que de la el despojado, persiga, si lo cree conveniente, mi parecer, lo importante obra que se realiobra realizada, que de la ó perdone á quien sin su voluntad se apo- za, quede lo más posible. O mejor y más dera de lo que es suyo muy legítimamente. exactamente, á tai entender, en un gobernante, uno de sus principales cuidados debe ser el que del total de la innovación pueda ser realizado, pueda llegar á la realidad, lo más posible. r o s amigos platican sosegadamente sobre- -Tocamos con eso á uno de los proble asuntos de política, ó, mejor, de psicolo- mas más arduos de la política: el de usislir gía déla política. Dice el uno: -Desengáñese ó transigir. Yo creo que en materia tan comusted, querido amigo; hoy, poco más ó me- pleja, contradictoria y ondulante como la nos, se puede hacer cuanto se hacia hace de la realidad social viva no se puede dac quince años. Un político, un partido políti- por adelantado una norma rígida, inmutaco, un bando político, podrá hoy usar de las ble. Una norma fija en política: es tan abmisinos artes, de los mismos manejas, de las surda como una norma fija en moral; ya mismas prácticas, que hace un lustro, ó dos, sabe usted que ante el canon kantiano, ó tres se empleaban, y que ahora, á unos ante la norma racionalista, se alza siempre pocos, nos parecen insólitos. Las sociedades la realidad con sus mil circunstancias, que caminan muy lentamente. Abramos la His- imponen un cambio, una modificación, una toria; si examinamos la contextura, la biolo- atenuación... que el moralista, el kantiana gía, las costumbres, del siglo xvir, por ejem- rígido, no podía prever. En política habrá pío, veremos que, por encima de los trajes, que usar de uuo ú otro procedimiento (in de los usos sociales, de la casa, de los niue- ¡exorabilidad, condescendeiicía) según los cables, de los artefactos auxiliadores de la- vida sos. Pero lo que es indudable es que en las- -maquinismo, -por encima de todo lo ex- i sociedades modernas, actuales, hay un eleterno, de las apariencias, en suma, sólo en! mento poderosísimo, formidable, que HO una parte pequeñísima, diminuta, uos dife- i existía en las sociedades políticas de hace renciamos de aquellos antecesores nuestros. dos siglos. Este elemento es la opinión púSon las nuestras las mismas pasiones, las! blica. Y con el elemento opinión pública se mismas ansias, los mismos deseos, las tnis- ha creado para los gobernantes un arma de mas concupiscencias. Los que vivimos enj gobierno, un recurso, también formidable, los libros, los artistas literarios y especula- i que desconocían los antiguos: el recurso dores intelectuales de todo género, estamos! sugestión. La sugestión es hoy totalmente insujetos á una ilusión fundamenta? á uní dispensable á los gobernantes. La opinión error nacido de nuestra propia vida uien- 1 pública la constituyen una amalgama indefital; creemos que nosotros, nuestro espíritu, nible de pensamientos, voluntades, sentilo és todo, y que el mundo, las sociedades, mientos é impresiones fugitivas y deleznason y marchan á la par de nuestro espíritu. bles. No basta que él gobernante realiceAhora, si consideramos lo poco que nos se- una labor honda, beneficiosa y eficaz; es para de una sociedad de hace dos ó tres si- preciso que esa amalgama enorme de ciuglos, deduzcamos lo poquísimo, lo impercep- dadanos lo sepa, tenga noticia de ella; es tible, que habremos adelantado con relación preciso, imprescindible, imponerse por suá un momento social de hace diez ó quince gestión, ideológicamente, á ese complejo de años. Es una cosa triste, pero innegable, ciudadanos, tenerlos suspensos de lo que se que hay prácticas y manejos políticos que hace, crear ásu alrededor y sobre ellos una al cabo de un iapso de tiempo de sanea- atmósfera artificial, de alucinación- -en el miento social creíamos abolidos, son y pue- buen sentido, -algo á manera de escenograden ser resucitados impunemente. fía, de teatro. -Permítame usted- -ha replicado el otro- -Pero ese arma puede ser fatai, de alean amigo -convengo en todo lo que usted me ce tremendamente deplorable, si la usa mi va diciendo. Pero el mismo hecho de que partido antipatriota, un gobernante malo. nosotros, y con nosotros oirás personas, -Ante ello, ¿qué vamos á hacer? Pero otros ciudadanos, encuentren reprobables, puede ser, será realmente, de un beneficio condenables, esas prácticas, ¿no es un sín- incalculable para un estadista abnegado y toma evidente de que hamos adelantado patriota. La mitad de la realidad social, Ta algo? Un nuevo estado social se inicia siem- mitad de la vida tanto social corno indivipre en una minoría, en un núcleo de inno- dual, es ilusión, es sugestión. ¿Cómo podrá vadores y de reformadores. No entiendo un gobernante prescindir de este hecho aquí la r- eforma la innovación como innegable? He dicho que la mitad de la vida algo activo; me basta con que sea uu esta- es sugestión. Pero el arte, ¿no lo es acaso do de conciencia tan solo, un estado pasivo, también? Ea las mismas religiones, ¿nojuega de reflexión. Los que condenen y anatema- ta sugestión, noblemente, un importantísiticen en un país una política anticuada pue- mo papel? ¿Con qué lógica prescindiremos den ser quinientos, mil, dos mil ciudadanos; de ella en la política, es decir, en el terreno pero en torno de ellos, gracias á la irradia- donde es más necesaria, en el movedizo teción lenta y silenciosa de estas conciencias, rreno de las emociones é ideas vivas acva formando un ambiente, un estado nue- tuantes, de la multitud? vo, que poco á poco se va ensanehandos AZORIN el dique de Cartagena entró, sia novedad, el crucero Cataluña. i ¡íinirnlMInnmiIIHElli lllinílJiíiinjnniíBn