Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO DE ENERO DE 1910: EDICIÓN 1 PAG. 7. gleae y ra reforma urbana, y sus deseos de aplicar en todos los asuntos un criterio amplio, sin menoscabo de la ley, que siempre hará respetar. -Con esto sé cerró el turno de las saluta ciones y anjincios, sin otra cosa más que Sea digno de mención, a n o ser las excelentes intenciones expuestas por el Sr. García Molinas, leader de los liberales, quien se ínostró. tan justamente afligido por las deficiencias de la vida municipal. Seguidamente se dio cuenta del nombramiento de los tenientes de alcalde, á quienes se les fue entregando el bastón de insignias. Aunque ya la lista es conocida, no estará de más el repetirla, Primero, S García Molinas. Segundo, señor JSÍicoli. Tercero, Sr. Buendía. Cuarto, señor Piera. Quinto, Sr. González AJberdi, Sexto, Sr. Uceda. Séptimo, Sr. Frail? Octavo, Sr. Aragón, Noveno, Sr, Reynot; y dé- Gimo, Sr. Martín Pindado. Por votación unáoinie se eligió síndicos á los Sres. Corona y De Carlos. El primero habló para anunciar que serán rectilíneos. Sea. Y después de acordarse que las sesiones üe sigan celebrando en los días y horas de costumbre, convínose en verificar una extraordinaria el lunes para constituir las comisiones. T urante toda la mañana hubo larga cola para entrar ea la tribuna pública, la oual estaba atestada, viéndose en la primera banqueta algunas compañeras entusiastas que jaleaban á republicanos y socialistas. E ¡a plaza de la Villa mantúvose un grupo de unas cuatrocientas á quinienv tas personas, muchas de las cuales silbaron y profirieron apostrofes cuando salió el señor Gayo acompañado de su padre. Tomó el Sr. Gayo un coche, y el grupo llevaba trazas de disolverse sin otra consecuencia, cuando la Policía y algunos guardias pretendieron deshacerlo con sobrada precipitación, sin dar bastante espacio á que de por sí circulara la gente. Ello dio prigen á que las filas engrosaran y á que se oyesen nuevos gritos. La Policía repartió algunos bastonazo varios manifestantes hicieron ligera resistencia, y entre este tumulto y la confusión y carreras consiguientes, lo que se logró fue dar trazas y proporciones á un incidente que no las hubiera tenido si los agentes de la autoridad no hubiesen tolerado los grupos antes de que saliesen los concejales, con evidente obstrucción del tránsito. Total, que se enredó la cosa, que acudieron guardias de Orden público, que hubo carga y sablazos de plano, que los ánimos Se excitaron, participando señaladamente en esta excitación y protesta algunos concejales. El alcalde, que advirtió lo que ocurría, apeóse del carruaje calma á unos y á otros, y con esto y con la libertad de algunos de los detenidos (otros quedaron por entonces en el Gobierno civil) la calle fue despejándose poco á poco. En los momentos- de confusión, la Policía cercó y detuvo á un redactor de El Impartía! pero intervinieron varios compañeros y el error se deshizo Cuando ya el orden se había restablecido, díj ose que dos ó tres guardias urbanos habían desenvainado los Jsables, y que por este proceder varios ediles pedirán su cesantía. No vimos nosotros que guardias del Municipio usaran de los sables; lo que vimos fue que tres ó cuatro de ellos eran llevados é empellones por los manifestantes; por lo cual, si esos guardias se limitaron á requerir e! ocioso acero y amenazar con él, parécenos cjtio no hicieron otra cosa que defenderse de una segura lluvia de golpes. Por lo demás en tales momentos de confusión, cuando L aeresioues se hacen re cíprocas, es difícil discernir bien quién pega más. Ayer hubo agentes que se excedieron, innegablemente, lo que nos parece duro y merecedorj de enérgico correctivo, y hubo también ciudadano que arremetió por la espalda y largó lo suyo, es lo es, no Sensiblepor lo ocurrido ayer; pero el origen sólo la represión, sino por re en proporciones nunca vistas. En efecto, desde que Madrid tiene servicio telegráfico, nunca Hasta anteayer se ha transmitido un número semejante de despachos. Fueron cursados por telégrafo veintidós mil doscientos noventa telegramas. de los sucesos. ¿Qué es lo que pretendían los manifestantes? ¿Atrepellar a persona tan digna como el Sr. Gayo, que con acta como sin ella es un hombre respetable por su cultura, por su prestigio, por sus méritos? ¿Anularla autoridad de la Junta del Censo sin apurat los requisitos legales, sin más razó n que poique sí, y todo poniendo en los labios los nombres de la libertad y de la democracia? Los ciudadanos Nerones que dicen, como el de la popular zarzuela: que muera el que nojpiense- -igual que pienso yo no pueden de ningún modo, y menos á título de liberales, hacerse arbitros de la tranquilidad pública y erigirse en dictadores de su voluntad. La autoridad hizo bien en reprimir esos excesos de la gente que tod lo echa á barullo cuando no se sale con la suya, t o s Gobiernos, llámense como se llamen, están obligados á hacerse respetar y á garantir la paz pública, LOS CRÍMENES Los funcionarios de Telégrafos encargados de la transmisión no han tenido en veinticuatro horas la posibilidad de separarse de los aparatos ni un solo instante, y durante el día y la noche, sin interrupción; sin el más leve descanso, han realizado- una tarea de tal modo meritísima, que todo elogio sería insuficiente para esos funcionarios, modestísimos en sueldos y categoría, que se han excedido verdaderamente en el cumplimiento de su deber. Co ino comprobación de este aserto, reseñamos el número y calidad de los despachos. Oficiales expedidos, 115; recibidos, 676; privados espedidos, 1.101; recibidos, 1.611; servicios expedidos, 89; recibidos, 223; despachos de escala, 4 438; conferencias, 340, equivalentes á 5.161; segundas transmisiones, 8.876; que dan el total general de 22,290 telegramas á aue antes aludimos DE SOCIEDAD Hoy, festividad de San Marcelino y San Isidoro, celebran sus días los Sres. Menéndez y Pelayo, La Cierva y Urzáiz. Mañana, festividad de Santa Genoveva, los celebran la marquesa viuda de Martorell y la señorita de Hornachuelos. El martes próximo se celebrará en la Embajada de Alemania una de las comidas coa que los condes de Tattenbach vienen obsequiando al Cuerpo diplomático y á la sociedad de Madrid. DOS VIEJOS DEGOLLADOS POR TELÉGRAFO PARÍS, 1, 6 T icen de Chambery que en una casa aislada y emplazada en la entrada de un bosque, frente al puente de Coize, habitaHa llegado de París el secretario de la ban los esposos Fournier, que se habían casado hacía unos meses, teniendo él ochenta Embajada de Francia, M. de Montille y seis años, y ella sesenta y cinco. Un título del Reino, persona muy conociVivían modestamente, cultivando un exiguo terreno, y se decía que tenían 2 cono- da en Madrid, ha sido agraciado con uno de los premios mayores del último sorteo. rnías por valor de unos 1.000 francos. Dos individuos siguieron á la señora La Haceta ha publicado el siguiente Real Fournier anteanoche desde la tienda de co, mestibles de Merlín, á favor de la obscuri- decreto de Gracia y Justicia: Accediendo alo solicitado, y en atención. dad, y á la mañana siguiente se descubrió á á las razones alegadas por D. José Osorio y los esposos tendidos en: el suelo sobre un mar de sangre. Habían sido degollados, y Silva, marqués de Alcañices y otros títulos, en la garganta del viejo estaba aún clava- de acuerdo con el parecer de mi Consejo de do el cuehillo con que se cometió el crimen, ministros, Vengo en autorizarle para que pueda haLos asesinos estuvieron luego bebiendo aguardiente al lado de los cadáveres, donde cer cesión, inter vivos ó tnorlis causa, de los títulos de duque de Alburquerque y mardejaron una botella vacía. Se dice que los autores son dos profesio- qués de los Balbases, con grandeza, á fanales del crimen, forasteros en el país, y que vor de su sobrino- nieto, D. Miguel Osorio y Martos, para sí, sus hijos y sucesores legíel robo fue el único móvil del asesinato. El Juzgado instruye diligencias, y se cree timos. Dado en Palacio á veinticuatro de Dique no tardarán los criminales en caer en poder de la justicia, á la que se han facilita- ciembre de mil novecientos nueve. i Además de estos títulos y de los de mardo sus señas exactas. qués de Alcañices y duque de Sexto, que timnatment. jaé gaKmmmrimiuiim con preferencia usaba el finado, llevaba también éste los siguientes: Duque de Algete, con grandeza; marqués de Cadreita, Cuéllar, Cullera y Montaos, y E l esfuerzo realizado anteayer por el per- conde de Fuensaldaña, Grajal, Huelma de sonal subalterno de Correos y Telégra- Ledesma, la Torre, Villanueva de Cañedo y fos es digno de ser conocido por la colosal las Torres de Villaumbrosa. labor que presenta y la transmisión de teleEn casa del ilustrado diplomático D. Magramas y distribución de cartas realizada en nuel Llórente y Vázquez hubo ayer tarde Madrid el día último del año. Las amplias mesas de distribución de la una bonita fiesta con motivo de celebrar Central de Correos tenían en las primeras sus días el dueño de la casa, que tantas simHoras de la noche 18 enormes hileras de patías tiene en la sociedad madrileña. Las señoritas de Enríquez y Chacón recartas, que aumentaron después con tal proporción, que han obligado á todo el perso- presentaron un ingenioso diálogo con sinnal destinado á la distribución y clasifica- gular gracejo, y tocó el arpa con su habición de la correspondencia á velar hasta las tual maestría la notable artista señorita Gloria Keller. cinco de la mañana para darle curso. La marquesa de Villamagna, acompifitY esto que ha ocurrido en Correos está por lo que á Telégrafos se refie- da al piano por la beila sañbuta de At: a 111 D EL SERVICIO DE COMUNICACIONES