Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO a DE ENERO DE 1910. EDÍCION i. PAG, 6. ¿51 rey Alberto ha comenzado á reinar dulcemente. Ha devuelto su rango y sus ítonores en la Corte á las princesas expulsadas, sus primas... Ha respetado á la baronesa Vaughan á la cabecera del augusto muerto... Este es un detalle que tiene su valor, porque cuando Leopoldo I murió en circunstancias análogas á las que rodearon ahora el fallecimiento de Leopoldo II, esto es, casado morganáticamente con una distinguida bailarina, de la que también tenia ya dos hijos; apenas expiró, lo primero que Leopoldo II hizo fue exclamar tranquilamente: Eh Bien Je suts pret Y echó á puntapiés á su morganatica madrastra y á Jos flo menos in srganáticos hermanastros... ¡Lo que es como allá en las alturas se hayan encontrado estos días el padre y el hijo, ya habrá tenido que oir la regia conversación! I $l nuevo Rey no ha seguido procedimientos tan radicales. ¿Para qué? ¿Qué consiguió Leopoldo II con expulsar a aquella familia de la mano izquierda que su padre se había creado en los últimos años? Nada. Que la bailarina, con una carta del difunto, se fue á la Corte de Sajonia- Coburgo y allí la concedieron rango de princesa, y á los dos chiquillos los hicieron mariscales ó archipámpanos... Y como en Coburgo se las traen con la familia Real belga, el enviado que ahora ha despachado el Gran Ducado para que asista oficialmente á los funerales de Leopoldo II y á la coronaeión del rey Alberto es precisamente ¡uno de aquellos dos chiquillos: el barón von Eppin hoven, el hijo de la bailarina, hermano del Rey difunto y tío del nuevo Rey. ¡Quién sabe io que todavía podrán ser en la vida los dos pequeñuelos del rey Leopoldo y de la baronesa Vaughan! Andando el tiempo, no tendría nada de particular que fuesen á parar al Trono belga... ¡ó á llenar txn número sensacional en el programa de tin hl p 1 rey Alberto, que hoy se posesiona del trono de Bélgica, es un hombre serio, que ha estudiado mucho y ha viajado más. Los radicales y socialistas belgas preguntábanse con cierta desconfianza si el nuevo Rey no pretendería seguir la política de Leopoldo II en sus últimos años, que había entregado en absoluto el Gobierno á los partidos reaccionarios para que le dejaran disfrutar tranquilamente de la libertad que le hacía falta... El rey Alberto ha tranquilizado los espíritus... Los hombres que viajan y estudia r ra vez son fanáticos... Este se ha preocupado de las cuestiones sociales, ha inspirado obras que han alcanzado cierta resonancia, ve las nuevas tendencias que Se manifiestan en el país que va á regir y ha ayudado al elemento joven, que en las Cámaras abrió recientemente la brecha en el partido que desde hace veinte años disfrutaba el poder, oponiéndose al avance de los innovadores, que pedían el servicio militar obligatorio. El rey Alberto los animó con sus simpatías... Y él mismo lo ha dicho... Se encuentra con el ejemplo que dejan dos grandes Reyes... El quiera poner también su grano de arena... Como afirma en un artículo, que publica en Le Sotr, Emilio Verharen, el joven Monarca se ha ocupado de las cuestiones de economía social más que ningún otro Príncipe europeo, y 110 le da miedo el porienir democrático que inquieta á tantos espíritus. ¡SI rey Alberto, pues, será un Rey socialista! Se nos quiere pintar el papel de los Reyes constitucionales como una cosa incolora, hin voluntad ni relieve. Un Monarca constitucional- -dicen ¡os politicantes al uso- -tiene que ser imparcial, autómata, no ha de poder emitir una opinión. Pues si son los ¿Monarcas! os que hacen los pueblos, ¡aviados están aquellos donde el Soberano se limite á servir el jvrego de ios políticos No. Este nuevo Rey constitucional sube al trono llevando el cerebro lleno de ideas. Conoce la fuerza industrial de la nación, y sueña con extender su poderío aún más, enriqueciéndola. Emilio Verharen, su biógrafo oficial, hoy lo anuncia: El rey Alberto sueña delante del mar. Para, hacer una marina creó la nave- escuela Ibis, la visita con frecuenciay habla con los jóvenes alumnos, en los que ve los descendientes de la raza que pobló el litoral flamenco. Su voz tiembla de emoción cuando afirma, desarrollando sus observaciones personalísinias, la grandiosidad de un proyecto... ¡La flota mercante belgal ¡Estallóla el nuevo Rey la ve ya compitiendo con todas en el Océano! ¿Eh? Ya tenemos otro Rey que cree tambieo, como el Kaiser, que el porvenir está en el agua Y como para poseer una poderosa flota mercante hace falta construir barcos de guerra que la protejan... ¡Vean ustedes por dónde los proyectos del rey Alberto van á hacer muy poquísima gracia á los ingleses! oy íueron comentadísimas aquí las reve a laciones que publica Le Matin, atribuyéndolas á la princesa Luisa. Pero estas revelaciones no son cosa nueva... Figuran en Esta noche los teatros aiitmeian junciones de gala... En uno de eilos se ansncia con letras de catorce centímetros el Hombre de la primera actriz, señorita Paz Perrer, la hija del fusilado en Montjuich. Si teatro se está haciendo de oro. La joven artista ha ascendido, en virtud de la tragedia, al rango de vedetta... ¡Ha sido el primer beneficio que su padre la ha hecho! Al abandonar la capital belga, los caméoh siguen voceando alegres bajo la lluvia monótona: ¡Compren ustedes! ¡Compren ustedes el retrato de ia baronesa Vaughanl ¡La r ma del Congo. ¡Diez céntimos! CAOE. NA josé Bruselas, s 3 Diciembre da 1909 VARAS Y PALOS EL NUEVO A yer se constituyó, sin incidentes de im portancia dentro de la Casa, y siu dificultades, el nuevo Ayuntamiento de la villa y corte. No tenemos tro propósito ese tomo titulado Memorias de una Princesa, sino el de reseñar sucintamente el acto. No que se publicó hace tres años, y en cuya antepondremos, pues, ni seguirá á la notiportada figura el escudo de la casa de Co- cia, comentario alguno. La novedad, en burgo. la composición, consiste, como ya es sabiLa Princesa relata las fantasías que repen- do, en el aumento de la fraceióa republicatinamente so ían acometer á su augusto es- na, que suma 23 ediles con el refuerzo sociaposo en medio del campo ó á los postres de lista. Diremos, para hacer justicia, que en una comida de gala. A lo mejor el Príncipe esa fracción figuran hombres de inteligense pasaba un mes sin hablar á su esposa, cia y de palabra, por lo que es de presumir sin mirarla siquiera, y, de pronto, una tarde, una camoaña viva y apasionada. en una viña, ó una noche, en el curso de uaa Y añadiremos, como úaica nota saliente, fiesta, poníase tierno, despertaba en él vio- que ayer no se vio clara, determinada, la enlentamente el amor, y no podía esperar. comienda de la dirección, ó, por lo menos, Todas es as escenas que la Princesa rela- e! hecho personal de la dirección, pues si ta detalladamente en su libro las reproduce bien el Sr. Dicenta habló eia nombre de toahora Le Mcñn al cabo de los años mí! para dos sus afines, no como edil saliente, sino dar un golpe sensacional. Y cuenta la odi- como edil de los que apeaas kan comenzado sea de la Princesa, encerrada por mandato la labor, á renglón seguido tomó la palabra de su padre en un manicomio; las peripecias el Sr. Catalina, exponiendo puntos de con 1 de la evasión, los apuros para buscar dine- ducta, y un tercero, Sr. Talavera- -por, ro, la subasta de las toilettes y otra porción cierto con dominio de palabra, eon evidente de cosas que el público lee con avidez, muy competencia y haciéndose escuchar con suma atención- -desarrolló, á nombre de sus. emocionado, murmurando: ¡Pobre mujer! Después comenzó la vida errante por las amigos políticos, la doctrina municipal del grandes capitales de Europa, buscando di- fuero, que ellos han de sostener. Este fue, en realidad, el único punto de nero siempre y levantando empréstitos en todas partes, explotada por las bancas ju- relieve que mereció comentarios, amén de días, por los usureros sin entrañas. De cada los que unáuimetnente se formulaban resmillón de francos que firmaba, escasamente pecto á las dificultades de oposición con llegaba á sus manos la cuarta parte, que se que el alcalde habrá de lachar en esíe derretía en pocas semanas... Y vuelta á em- bienio. pezar otra vez... Cuando el pasado año la Cuanto al asunto Gayo, estaba descosta princesa Luisa se presentó en Berlín para do por indudable ei heche de que tomaría negociar un préstamo de un millón de mar- posesión. Los republicanos, por boca del cos, ya su firma estaba desacreditada y no Sr. Catalina, le dedicaron reticencias y ataencontró banquero que la diese un solo cén- ques (son la expresa sa. vedad personal Y timo. dentro del salón no pasó naás. La sesión fue casi plácida, consagrando ¡Oh! ¡Y cómo reía el viejo Rey al saberlo! Sórdido y avaro como un hebreo, pasaba se casi toda ella al cambio de discursos. No las horas meditando la manera de sus- vale la pena el extractarlos. Como los antetraer á la herencia de sus hijas los cientos riores y como los que vendrán, estos padres de millones que tenía atesorados. Y este del Municipio que ahora debutan en la írhombre, que poseía una de las fortunas tela están dispuestos á labrar nuestra felimás grandes de Europa, deja en su testa- cidad. Ellos lo sacrifican todo por nuestra dicha. mento quince millones, el capital que él mismo heredó de su padre, para que se lo T dos anunciaron sus fehceá disposicionesLOÍS republicanos intentaron plantear la repartan equitativamente las Princesas. ¿Qué hará la princesa Luisa? No se sabe... cuestión del pleno fuero municipal, contesSu abogado afirma que aunque hubiese he- tándoles atinadamente el Sr. Aguilera, y redado veinte millones... ¡no tendría bastan- protestaron del nombramiento por Real orden de alcalde y de tenientes de alcalde, te para pagar las deudas urgentes! ¡Ole las mujeres! ¡Princesas así hacen fal- como también del modo en que se distributa para que no se apolillen los billetes de yen las varas y de la forma de los nombramientos de alcaldes de barrio. Banco! Los socialistas declararos que eran una p l rey Alberto ha hecho su Joyeuse En- continuación de los compañeros salientes, tree atravesando la ciudad á caballo pues entre eilos ni hay jefes ni hay personadesde Laeken hasta el Palacio Real. El pú- lidades Por su parte, el alcalde reiteró á blico le ha aclamado con entusiasmo... La grandes rasgos los propósitos de hacer una ciudad está alegre. Zfi morís vont vite... labor activa en pro de la easeaacza, la Iti- IIMI mili mil 1111! ariin