Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 17 DE DICIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 8, r Cada soldado, conmovido por el recuerdo bienhechor de la su tierta, preferida por los anhelos de su amor. Cuál, á los sones del zortzico, -rosa del campo, toda luz; -quién, á los cantos que prefiere, todo pasión, el andaluz; cuál, á las notas, adorables, de giraldilla bien gentil; quién, á las músicas hermanas de dos hermanos: Miño y Sil; cuál, á las otras que enajenan con tanto rudo, grave son, per ambos reinos de Castilla, por tierras nobles de León; quién, al compás de la sardana, con que reviva dulce Ayer; quién, á los ritmos déla jota, por que palpite de placer; ya la que anima de Valencia, de Murcia alegre, la región; ¡ya la que es canto de Navarra! ¡ya la que es himno de Aragón! Así, las músicas diversas, mas con un alma siempre igual, -un sentimiento que en las almas aalla su puro manantial, -mientras allá consuelos fueran que os aprestaran protección, ¿asta la patria llegarían ¡como una sola gran canción! Una caución tan sólo, magna; canto del pueblo, natural; fiel expresión del ansia viva del alma toda nacional. Con una letra, clara y noble, que cante á Dios con viva fe; que cante á España ¡tan gloriosa! de nuevo ya, gentil, ¡en pie! que al Rey feliz, Primer Soldado, -signo de Fe, signo de Honor, tribute clásico homenaje de pura fe, de puro amor. Tal, oh soldados valerosos, que en tanta ruda nueva lid mostráis al mundo que la sangre jamás extínguese del Cid; tal, oh soldados, bien pudiera ser, pnte España, la canción; con uoa letra para todos, que habéis un mismo corazón. Gaya canción, en Pascuas nuevas, canción viril, canción marcial, que fuera cántico de cánticos; thinino del pueblo, nacional! Ella á la patria llegaría corno un mensaje todo amor; donde las madres os esperan diciendo preces al Señor; donde las mozas os aguardan, trémulas todas de inquietud; las que os prometen sus amores, n tan florida juventud; donde los campos, que regara con tanto afán vuestro sudor, vuestro socorro solicitan, como el del riego bienhechor; ¡donde las clásicas iglesias- -faros de Dios, fuentes de luz, -abren á todos en sus torres ¡os firmes brazos de la Cruz! Bien lo aprendisteis. En la guerra santo deber os lo enseñó. No es el vocablo patria soló pompa sutil del habla. ¡No! Dice, pregona, la grandeza de una inmutable realidad; con el poder irresistible, deslumbrador, de la Verdad. Como en el germen nacen juntos los mil primores de una flor, en el concepto de la patria latente vivé todo amor... Con tales nobles sentimientos, flor exquisita del sentir; con la memoria del pasado, con la ilusión del porvenir, bien es posible toda empresa de alientos grandes, en verdad. Sin ellos, pronto perdería toda razón la Humanidad. Bien lo aprendisteis en la guerra, eon las lecciones del Deber. ¡Cuando volváis, decidlo á todos cuantos lo deban aprenderl Decidlo á todos, con el fuego de la raigada convicción; con el lenguaje del cariño, eme sólo dicta el corazón. Y en tanto brillan tales horas, desde esas cumbres lo cantad. ¡En altas voces! ¡Con el gozo de quien proclama la Verdad! Canción feliz, de Nochebuena, que en gratas horas yo soñé; canto de amor- -de amor á España, nobles soldados, himno robusto de la Fe: vibra feliz, y á España llega; con varia forma, pero siempre con un espíritu español, y un ¡Viva España! te corone, ¡que ciuce el mar! ¡que llegue al sol! CARTA A JUAN SOLDADO (El memorialista está sentado en su mesa. María Tosefa, vieja andaluza, se acerca á él) MARÍA. -Don José Dios le guarde. DON JOSÉ. -Hola, María Josefa. ¿Qué hay por aquí tan de mañana? DON JOSÉ. -Mu bien. MARÍA. -POS que er- zeñó cura, que me esMARÍA. ¿I, e parece á usted bien? cribe las cartas pa mi hijo tos los jueves, DON JOSÉ. -Mu bien, está malitp con dolores reumáticos en los dos déos de la pluma- que también es ca- MARÍA. -Pos ziga usté escribiendo. Zázolidá, -y yo penzaba yegarrne en ca der brás, Juan, que á cuenta de esto de la funmaestro de escuela pa zuplí zu farta; pero ción hay toas las noches en la rebotica inmi cuñao, que hoy no estaba borracho- -que zurtos, gritos y hasta palos. Porque dice er también es cazolidá, -me aconzejó que vi- boticario, porque lo ha leío no ze en dónde, niera á usté, que tiene una letra española que en Ruzia están mejó que en- España, y mu bonita y mu clara; porque pa escribirle dice er jué que era cosa de mandarlo zio, á un pobrecito zordao que está en er moro, capa. dice mi cuñao que ninguna letra es mejó DON JOSÉ- -Muy bien. que la letra española. Que también es cazoMARÍA- -Mu bien; pero no ze me ponga lidá que tenga usté la letra española. usté uerviozo, que no va á escribí claro. DON JOSÉ. -SÍ escribo, sí. DON José. -Yo la tengo cosmopolita: seMARÍA. Juan, esto te lo cuento pa que te gún er gusto der que me paga, alegres. Zabrás, Juan, de cómo ar boticario MARÍA. -Zi, zeñó; aquí lo traigo. le han pegao anoche una paliza porque ze DON JOSÉ. ¿Y el sobre, lo traes? MARÍA. -Br z bre y er zeyo. Menos la atrevió á decir en la plaza Nueva que renegaba de España y de los españoles, y que pluma, lo traigo to. ojalá no hubiera nació en España. DON JOSÉ. -Plumas yo tengo aquí. D O N JOSÉ. (Continuando la escritura. Con MARÍA. -Pero no zon de gayina, como las lo contentos que estaríamos tos si él hu- que gasta er zeñó cura. -DON JOSÉ- -Poique yo no tengo gayínas. biera nasío en otra parte; esto le pongo yo por mi cuenta y riesgo, María Josefa Je. Vamos á la carta. Tú dirás. -MARÍA. -Mu bien; ahora soy yo la- que MARÍA- -Empiece usté aquí arriba arriba; que el zeñó ziempre dejas dos deditos en dice mu bien. Juan, er papé ze acaba, hijo mío. Muchos recuerdos de tos los de caza y blanco, y es coza que me choca mucho. de Manué Martínez, y de Aionsiyo el cieDON JOSÉ. -Dirtame lo que quieras. go, y de Carmencita la gitana, y de TomateMARÍA. ¿Cómo? ra er de los griyos... DON JOSÉ- -Que me dirtes. DON JOSÉ. -Que se acaba er papé. MARÍA. ¿Qué? MARÍA. -Encoja usté la ortografía. Y de v v DON José. -Que me digas lo que he depoJoseliyo er panadero, y de zu padre, y de zu nerle á tu hijo. MARÍA. ¡Ah! Vaya usté escribiendo: Mi hija, y de la- ecina de enfrente, que ha esqueridizimo Juanv de mi via, de mi zangre, tao mu malita la pobre, y tu recibe er corade mi corazón, de mi arma y de to lo mío zón y la zangre, y los bezos, y las entrañas v de esta íu madre que lo ess y tte está de DON JOSÉ- -NO corras tantos MARÍA. -Como er principio nunca lo tengo que penzá, por ezo me zale tan de gorpe. Juan, de lo que me dices de que ya estás güeno, tú nozabesla alegría que nos ha entrao á tu padre y á mí. A tu tío- -ya tú le conoces el flaco- -demaziá alegría. Ze alegró como zi en vez de un zobrino ze le hubieran puesto güenos los zinco que tienes. ÍJo te- rías, Juaniyo. Póngazelousted azín, que á é le haga gracia. Juan, de lo queme dices que ya recibiste la camizeta, hijo mío, yo hubiera querío mandarte dos; pero el año está malo, er trabajo farta, y no te digo más Juan, ya tú me entiendes. Juan, hijo mío, esta que te escribo es pa decirte que en er pueblo la otra noche, Juan de mi arma... DON JOSÉ. -Van cuatro Juanes en un momento, MARÍA. -Usté escriba con zu letra españa la y no ze meta en flores; que entre una madre que tiene á zu hijo en er moro y un hijo que ze yarna Juan, tos lo Juanes zon pocos. DON JOSÉ- -Bien, bien; sigue. MARÍA. Juan, como te iba diciendo, la, otra noche, en er teatro der pueblo echaron, una función pa reuní dinero pa mandárzelo á los pobrecitos zordaos que van á pazá la Nochegüena tan lejos de zus cazas. Dios ze lo pague ar que lo ha discurrió y á tos los que fueron ar teatro. Tos ze han comporta mu bien. Yo estaba en la cazuela, y me pasé la noche yorando. Zabrás, Juan, que el hijo de D. Miguel Carmona, que es poeta, leyó un verzo en eza función, y nombró á tos los hijos der pueblo que están contijo, y dijo una coza que á ini ze me ha quedao graba. Juan, hijo mío: dijo que la bandera española tiene dos colores; er coló del oro y er coló de la zangre; y que zi ustedes derraman en, la guerra zu zangre, que es un color de la bandera, lo menos que deban hacer los de acá es derrama zu oro y mandarle toíto er 1 que puedan, pa que la bandera esté comple- 1 ta. Juan, lo que aplaudieron. Dicen que er verzo va á salir en er diario de Zeviya. Yo te lo mandaré zi zale. Zabrás, Juan de mLM arma, que esta función le ha gustao á to er mundo, meno ar boticario, que ya zabes tú der pie que cojea, y la mala lengua que tiene, y lo bien que ha dirijío la guerra y los moros que él ha matao desde la rebotica. arnri nunmmrrrserniinn- rnni