Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVESgi 6 DE DICIEMBRE DE tgogTÜSDlClON i. PAG. 6. decirse que el partido conservador ha andado todo el camino, quedando, por desgracia, rezagado el libera! pero como las corrientes de opinión tienen mucha más fuerza que las combinaciones apriorísticas de los hombres, es de suponer que, á pesar de las resistencias que oponen, aunque ello parezca paradoja, los mismos liberales á la vigencia de la ley del Sufragio, no tendrán al fin y al cabo más remedio que ceder, buscando la opm ón liberal del país, ó caerán deshechos y arrollados por las fuerzas organizadas que se están constituyendo en toda España. Pero no es á eso á lo que quería referirme hoy. Dejo todo comentario refsreote á los partidos turnantes para consignar el hecho, para mí innegable, evidente, de la transformación de las costumbres políticas de nuestro país, producida por la práctica de la ley del Sufragio. Otro hecho que conviene contrastar es el resurgimiento de la vida corporativa eu España, señal clara que se va modificando poco á poco nuestro vicioso y huraño individualismo para dar paso al sentido da asociación, fórmula palpable de la entrada de grandes mas- as en la vida pública, en la política, ten el sentido más aito de esa palabra. Tal significación tienen indudablemente el gran número Ú 2 asociaciones agrícolas, industriales, comerciales, sindicatos, etc. que aparecen en todas las. regiones, que aspiran noblemente á iofluif e; i la marcha económica del país, y que, á pesar de sus apasionamientos yjde sus equivocaciones, hay que saludar con alborozo, por ce astillar el germen de una serie de organizaciones y energías altamente saludables para la nación. Estos hechos, que hoy me he propuesto hacer resaltar, ia muerte léala del caciquis ajo, ó sea del poder personal en los pueblos, sostenido desde el ministerio de la Gobernación como elemento de gobierno, y la aparición de nuevas fuerzas sociales que, á no tardar, han de influir en la gobernación del Estado, no han pasado desapercibidos por los ambiciosos de la política, que, viendo disíninuir el poder del caciquismo clásico, para salir adelante en la carrera política, que es aún eu España base de una posición, preven necesitarán votos reales y efectivos, y para lograrlos dedican su actividad y su inteligencia á halagar las esperanzas, los deseos y aun las pasiones de esas nacientes fuerzas colectivas españolas para hacerlas servir de escalerilla para alcanzar los puestos ambicionados. Navarro Reverter, Alba é Iranzo tienen hoy multitud de imitadores; y como á muchos les falta el talento de los primeros y les sobra despreocupación y audacia, debemos prevenirnos contra esa legión de económicos que van saliendo de todas partes con la sana intención de medrar, ejerciendo una acción perturbadora y retardatnz en la natural evolución de las fuerzas económicas españolas. En Cataluña, eu donde la organización de los productores cuenta algunos lustros, no es de temer la acción de los políticos en las Corporaciones económicas, que sólo se dejan influir por hombres que han logrado su prestigio en una larga y honrada labor; pero en cambio perderemos la de los redentores del proletariado, precisamente por la razón de no estar organizada ó tenerla incipiente la clase obrera. Algo parecido á eso sucede con los productores españoles, con los agricultores especialmente. La fuerza de sus votos es fuente de poder y de fuerza que despierta ambiciones sin cuento; de ahí esa pléyade de económicos que sale de todos los ámbitos de España, que en mítines y congresos halagan pasiones, despiertan envidias y levantan tetnpestades, sin otra mira ni objetivo que el de su interés personal. Todo esto es muy grave, tauy Suportante. Hablemos detenidamente de ello. El señor Maura... Ingenuo. -Repare usted, jaerido Cuco, que ahora lo que nos interesa es saber lo que los liberales han hec- ho eaa los dos meses que llevan en el mando y lo que se proponen hacer. A mi parecer... Cuco. -Con permiso. ¿Cree sted que La Ayer cumplimentaron á S. M. el Rey el Sr. Marios O Neale y el grande de España Cierva no está ejerciendo un imperio excemarqués de Vallecerrato, que acaba de re- sivo en el partido conservador? Además, ¿qué partido es éste, el conservador? Dilugresar de Melilla, en cuya campaña ha to mado parte, figurando como voluntario en cidemos sus orígenes, su historia, su situael regimiento Inmemorial del Rey, en el ción al presente, sus tendencias actuales. Ahí tiene usted á Sánchez de Toca con su cual ocupa una plaza de cabo. Fue á Palacio con su pariente el marqués reteiéndum. Muchos elementos importantes, de la Mesa de Asta. Vestia uniforme de considerables, están comaenettados con sa cabo del regimiento Infantería del Rey, y espíritu, con su campaña. Maura y La Cierlo llevaba con tanta marcialidad como dis- va han desviado de sus cauces históricos al partido conservador. tinción Ingenuo. -Por favor, por piedad; uu ins Tiene el marqués de Vallecerrato unos tante tan sólo. Usted es libara! pertenece al veinte años y continente apuesto. Su Majestad el Rey acogió al aristocráti- partido que manda. Dígame usted, Cuco. -Permítame a- sted antes que deje co cabo con la más exquisita amabilidad, enalteciendo la prueba de ¿cuadrado oa -o- mos estas graves materias aclaradas. ¿Es tismo que estaba dando eu lasL. -verdad que sigue la impl- acable hostilidad: ¿Es cierto que hay uu hondo disgusto en el cito de opera La conversación versó, como era de espe- partido conservador? Yo lo oreo muy naturar, sobre Melilla y el ejército que allí ha ral. Se han celebrado varias conferencias defendido y defiende los intereses y el ho- importantísimas entre elevados personajes del partido. El partido conservador no puenor de España. El marqués de Vallecerrato salió encan- de ser llevado por esos senderos. Si resucitaran Cánovas, Silvela, Vsllaverde... tado de la amabilidad del Monarca. Ingenuo. -Cánovas, Silvela; Villaverdc, ya Uno de nuestros redactores tuvo el gusto de estrechar su mano y de oírle que cuan- no están en el mundo. Ahora, en estos modo termine la licencia volverá á incorpo- mentos, quien gobierna es D. Segismundo Moret. Mi deseo es conocer el programa, los rarse á filas. -Me iré- -dijo- -a veranear, porque ahora propósitos, las obras del Gobierno actual. allí se veranea Tan distinta es de la de Veamos si á usted le place lo que. Cuco. -Cánovas, Silvela, Villaverde, se aquí la temperatura que allí tenemos. El cabo marqués de Vallecerrato sirve en sentirían asombrados, indignados, al conla misma compañía que el duque de Zata- templar el espectáculo que ofrece el partido goza, y ambos han tenido un comporta- conservador. ¿He dicho el partido conservador? No; Maura y La Cierva no son el miento edificante, ejemplar. Dicho aristocrático cabo es hijo del mar- partido conservador. El partido conserva- qg dor, el verdadero espíritu del partido conqués de Castrillo. servador, lo representan Sánchez de Toca, La Reina doña Victoria recibió eu au- Azcárraga, Dato, Tejada de Valdosera, otros diencia á la marquesa del Riscal, marqueses hombres importantes que guardan piadosade Velarde y doña Rafaela Tordesilias de mente la memoria de Cánovas. Y es preciso, urgente, indispensable. Silvela. Ingenuo. -Si, si, todo lo indispensable y Su Majestad el Rey ha hecüo un donati- urgente que usted quiera. Pero hablemos vo á los coristas del teatro Eslava, que ele- de Moret y de los liberales. ¿No están ellos varon al Monarca un mensaje de gratitud en el Poder? ¿Qué le parece a usted de... Cuco. ¿Es que usted cree qae un partido con motivo de su presencia en el teatro. 9 de gobierno, un partido constitucional, pueAnoche asistieron á la función del teatro de colocarse en la situación de hostilidad, Lata Sus Majestades y Su Alteza la infanta da agresión, en que se ha colocado el partido conservador? No; es preciso rectificar, y doña Isabel. esa rectificación no puede llegar sin que Maurr y La Cierva... Ingenuo. -Perdón, perdón ana vez más. Los procedimientos electorales del GobierIngenuo. -Un momento, querido amigo; no, el disgusto con que los elementos serios dígame usted, ¿Moret... del partido ven... Cuco. ¿Hablaba usted de Maura? Cuco. ¡Ah, Cánovas, Silvela y VillaverIngenuo. -Moret está en el poder; Moret de! Comprendo, comprendo la situación del hace ya dos meses que se halla al frente del Sr. Maura. Estamos tocando ahora las conGobierno y todavía... secuencias de todos los errores, de todos, Cuco. -Permítame usted. Dicen que Mau- los, ra se retira de la vida política. Maura estaIngenuo. -No insisto mas. ¿Be modo que rá quizá pesaroso, abrumado, desalentado. no podemos saber nada del actual Gobier- Es natura! la política que Maura ha segui- no liberal? do, la hostililidad implacable que ha proCuco. -Hablemos, hablemos Jarg- o y, ten clamado. dido, querido amigo, de los Sres. Maura y Ingenuo. -Bien, bien; pero ahora son los La Cierva. Le decía á usted que el partido liberales los que gobiernan. D. Antonio conservador histórico... Maura está en su casa, no es presidente del AZORJN Consejo; el presidente lo es ahora el señor Moret. Son liberales todos los ministros, to dos los altos funcionarios, todos los goberUCL nadores. Yo quisiera saber... Cuco. -Perdón, perdón. La política de C u Majestad el Rey firmó ayer los siguienMaura en el Gobierno hemos de examinar- tes decretos: la despacio. Debemos ver lo que ha hecho Marina. Disponiendo- pase á situación Maura ante la cuestión de Cataluña, en lo de reserva el general de brigada de Artilletocante á la guerra de Marruecos, en lo que ría de la Armada D. Julián Sánchez, que cerespecta á la última etapa parlamentaria. sará en la jefatura del apastaste de Cádiz, Contra estas campañas y contra esta intrusión de la política partidista es necesario que estén prevenidos todos los productores. J. AGUILERA DE PALACIO EL JUEGO DE MODA irm 11 wnimunn immimninni