Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELÉFONO W kg J JD DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO Y TELEFONO DIFAMACIÓN CONTRA ESPAÑA saínete, zarzuela ó drama. I,o s aconteci- contra el clericalismo español, al que at- imientos de España, el fusilamiento de Fe- Sín de todos los males pasados, presentes y rrer y la protesta del extranjero inspiraron fufuros. ¡I,o que leen en Le Matin y L ffuá Moutehus el asunto de una tragedia. En manite cuatro noches enjaretó un libreto y le llevó A MORT DE FERRER Moutehus era un apreciable corne- á la Gaité Montparnásse. Título: La mort de yaLa obra que ha escrito Moutehus es, como supondrán ustedes, una brutalidad. Trátín de pistón que solía estar contratado en Ferrer. Nome negarán ustedes que la obrita tase de una sucesión de cuadros deshilvalos teatros de quartier. El hombre se ganaba es á propósito para un teatio de gaile. nados é incoherentes, en los que se represus buenos cinco francos senta la vida de Ferrer, y no se metía con nadie, pintándole como un már viviendo absolutamente tir. Allí salen la Ecuela ignorado. Moderna y Ferrer dando Cuando hace dos años lección á los muchachos; comenzaron las alehay una conjura de obisgrías de Pataud, que p o s y sacerdotes que exidaba y quitaba la luz gen del Gobierno la prieléctrica, según le paresión de Ferrer... Y en secía, el nombre de Mouguida nos le presentan en tehus, el cornetín de pisMontjuich; después, ante tón, salió de la obscuriel consejo de guerra, que dad. Ocurrióseleá Pataud le juzga sin dejarle des. cortar la luz al teatro pegar los labios, y poí donde Moutehus trabaúltimo, en presencia de) jaba, y el buen cornetín, pelotón que le ejecuta, que se vio sin los cinco mientras valerosoy altivo francos dé jornal, se fue grita: ¡Viva la Escuela á los Tribunales y presenModerna... tó una demanda contra el No quiero detallar lo ciudadano Pataud, exique en la obra ocurre, y giéndole daños y perjuime limito á dar una idea cios. ligera del asunto á granVean ustedes de qué des rasgos... Lo demás se poca cosa depende la celo figurarán ustedes... TL, a Jebridad de un hombre. obra no es una obra, es jMoutehus se hizo céleun dembo... Allí hay cada bre! Naturalmente, ganó frase que enciende, y el pleito, y el público le cada parlamento que leaclamaba todas las novanta ampolla... ches cuando se disponía El público de la Gaitc á ocupar su modesto luMontparnásse patalea de gar en la orquesta. entusiasmo, grita, ruge, ¡Bravo, Moutehus! -aplaude y vocifera. Moule gritaban. ¡Vivan los theus, el hombre del cormúsicos con ríñones! netín, es aclamado. ¡Que toque algo solo! -añadían. perdonarán ustedes que Y el buen Moutehus, insista una vez niái ue es un tío gordo y con en lo qué ya en varias tara de muía de varas, ocasiones he dicho acerca ejecutaba un solo de corde casos análogos ocunetín que provocaba el rridos en diversos teatro? entusiasmo de la multide París. España cuenta tud. en la capital francesa con El director del teatro le una representación ofiaumentó el sueldo y le cial que debiera hacer la exhibió en la escena; Mouoportuna reclamación intehus le tomó el gusto á mediatamente después, aquello y se inventó un del estreno de una obra número. Cantaba cuplés, cuyas representaciones acompañándose el refrain pueden crear uuaopinión con el cornetín, y se hizo injusta y notoriamente mn nombre y una popuperjudicial. Hace varias loches que La mort dételaridad. n- er figura en los carteles, Después... Después y nadie, que yo sepa, se Moutehus continuó sus ha tomado el trabajo de couplets y sus solos de exigir que la obra fuese cornetín, y últimamente prohibida, del mismo se le despertaron las afimodo que continúa venciones literarias, y se hizo autor. Al público de los CARTEL ANUNCIADOR DE LA REPRESENTACIÓN DE LA MORT DE FERRER diéndose por milla res el último número de L Asbarrios extremos le hizo mucha gracia- -porque todo lo que hace a mort de Ferrer se estrenó hace unos días síette auBeurre, que es el baldón más infamanMoutheus resulta muy chistoso- -y aplaude L y, según parece, proporciona grandes te que sufrieron jamás España, sus instituentusiasmado las elucubraciones del corne- antradas al teatro. El público de la Gai- ciones y su Ejército. tín, divirtiéndose grandemente y riendo té Montparnásse es un público ingenuo, de El cronista, en otra ocasión, se buscó ur como un loco cada vez que una obra de obreros y modistillas, que creen lo que en la disgusto gordo por- haber protestado en Montehus aparece en los carteles, ya sea Prensa han leído y que están indignados A B C contra la grotesca presentación dei DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL ABCEN PARÍS TT C 2 í íTT 1 l W rt f f f i 1 1 J I 1 J f rw f -j f J 3