Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CORREO, A BLE TELÉGRAFO y TELÉFONO m ta la falsa ruta que había seguido España desde 1808, tomando por la vía de la revolución puramente política y abandonando la revolución substancial y de cultura de los reinados de Fernando VI y Carlos III. En mando de nuestros reformadores cayó, como único libro de texto, el Vado social de Rousseau; este camino pareció más corto, rectilíL neo y simple que el. señalado por Fichte á ESPAÑA ANTE EL MUNDO Alemania y adoptado después por el Japón. Ha sido, en gran parte, un rodeo. ¿No eran aquéllas la europeización y el H STORIA Y LEYENDA progreso de que nos hablaron esencialmenIII te Costa, Picavea y los demás regeneradoí, amigos rníos. No hay para qué volver res de 1898? ¿No pareció entonces fracasada atrás mi anterior insinuación. I, a mo- toda la obra política del siglo xix, ó, cuando derna historia de España, con todas sus menos, ineficaz para arraigar y resolverse negruras, con todas sus manchas, con todas en civilización tangible y práctica, en estasus revoluciones y reacciones, con todas do de cultura y en fecundidad de riqueza y SUS discordias civiles, podrá parecemos el poderío? Esto es lo que palpita en el concolmo de lo trágico si la consideramos en junto de escritos y estudios que forman la literatura del desastre y marcan aquella sí misma y de Pirineos adentro. Comparada con la de los colosos de Europa durante crisis. Entonces pareció distinguirse clarael misino período, con la de esos pueblos mente entre tas substancias y las formas, civilizadores nuestros y acusadores nues- entre la etiqueta y el contenido, dulcificántros implacables durante las dos últimas dose los rigores doctrinales en favor de una centurias, esa historia reviste la placidez concepción más real y justa de nuestro problema. de un idilio y la benignidad de la gacela. Mucho se equivocaría quien creyera que Mas, antes de examinar tal punto, conviene decir algo sobre el fondo de la; reconven- aquel misoneísmo ó inadaptación á la vida ción que se nos dirige desde fuera y que moderna en sus manifestaciones concretas hemos formulado repetidamente los españo- y positivas se presenta únicamente en el les mismos, desde dentro, con mayor ó me- íntradicionalismo político; en la reacción, nor alcance, A saber: no formamos parte de infinidad de radicales y jacobinos furiosos, la normalidad europea, llevamos por lo me- que no reconocen límites ni fronteras al nos un siglo de retraso en la marcha de la pensamiento y la propaganda, son esencialcivilización, no nos hemos adaptado defini- mente misoneístas. Nuestros motines de plazuela han obedecido generalmente á sen 4 amente al progreso. T Es ueoesario entenderse respecto á la va- timientos de hostilidad contra el progreso guedad de la. palabra progreso, de la pala- efectivo y en aeto, por más protestas que se bra europeísmo. I a turbamulta suele en- hayan hecho de amor al progreso teórico y tender el progreso y el europeísmo en for- en potencia. ma puramente incorpórea, abstracta, doctriI, a revuelta tipo entre las revueltas espanal. Ser progresivos y europeos se reduce á ñolas es el motín de Esquilache. Entonces ser avanzados en ideas políticas; cuanto pudo decir un rey- filósofo adepto, ágla Enanas avanzados, mejor. Se reduce á ser de la ciclopedia: kos españoles son como los ni cascara amarga lo más amarga posible. ños, que patalean cuando se les lava. No; Se reduce á copiar y extremar las leyes, las el pueblo no quería faroles, ni limpieza púlibertades, las utopías y los radicalismos de blica, ni capas cortas, ni sombreros apuntamayor estridencia, así que aparecen en el dos, ni policía, ni buenas costumbres, inundo. Y este progreso y esta civilización, Más tarde, el motín de Aranjuez- y todas incorpóreos é irreales, como una geometría sus repercusiones en provincias revistieron del espacio, ¿faltan en nuestro país? un carácter parecido. Tanto, por lo menos, Será, es, sin duda, un país durmiente y como los abusos de Godoy y los orígenes de soñador, atrasado y pobre; pero en este sue- su encumbramiento, perdonados en otras ño tiene influencia mucho mayor su idealis- cien ocasiones, irritaron las medidas reformo aristocrático, desdeñoso de las bajas ne- mistas que á la sombra misma de aquella cesidades de la vida, que la terrible losa cle- decadencia prosperaban. No se quería arrerical y el hotrendo despotismo político á que glo de la Hacienda, ni cuartillo del vino, ni exclusivamente las atribuye una sociología pedagogía pestalozziana, ni misiones cienbarata y de quiosco. No hay idea, no hty te- tíficas á Marruecos, ni jardines botánicos, meridad, no hay audacia ni locura de pen- ni creación de cementerios, ni higiene ni samiento, no hay blasfemia filosófica ni re- vacuna. ligiosa, no hay, en suma, europeización El motín de Esquilaohe no fue cosa de -verbal que no nos asimilemos instantá- hace un siglo ó un siglo y medio. Continúa neamente y que no halle abiertas las fron- todavía. Así que alguien se empeña en lateras, las cátedras, las tribunas y los perió- varnos un poquito, le escarmentamos á dicos. No claudica por este lado la idíosin- coces. ferasia española, ni es por este lado que se MIGUEL S. OLÍ VER presenta irreductible á la vida moderna. Nuestro misoneísmo es otro. El progreso al cual resistimos es elotro: el progreso substantivo, el del trabajo, el del esfuerzo, el del invento, el de la producción, el del taller, el pstamos bajo cero en Madrid y ea muchas de la originalidad creadora, el del genio provincias; estamos también bajo mucientiíico, el de la industria independiente chas cosas. Pero Dios sobre todo, que deciy la prosperidad social... mos los técnicos. Hace diez ó doce años que lauchas inteliSi no fuera porque luce el sol y porque gencia ahora ofuscadas e nuevo, y algu empieza el calor de la lucha electoral, nos na de ellas pe dero ísima, conrprertdieroa helábame En efecto, los consabidos cartef Par exceso de originales inaplazables dejamos de publicar boy las adhesiones que tenemos en cartera, y que insertaremos en días sucesivos, hasta dar término á los cenlenares de ellas que aun tenemos en nuestro poder. DE TODO EL DO, POR CORREO, CABLE TELÉGRAFO U? Y TELEFONO É les aparecen en las esquinas y las consat i das cartas impresas se introducen por debajo de la puerta de nuestras castas moradas. No le perdonaremos nunca á Maura la endiablada idea de obligarnos á votar. ¡Tan rieamente como estábamos sin el deber de emitir el sufragio, y tan ricamente que estaríamos sin concejales! Notas del día: desfile ppr esos Centros oficiales de una comisión de veteranos de la guerra de África pidiendo una limosna! y un rincón donde caerse muertos; y esto en toda ocasión es triste, pero cuando acaba otra guerra, el porvenir de guerra 110 es sonriente, que digamos. Comenzó á verse en los Tribunales una causa- folletín q u e pudiera titularse El amor á la fuerza ó los héroes de la navaja El protagonista mató á una mujer porque no le quería. Vamos, un Ótelo mascón pantalones de odalisca. Ingresó en la cárcel el Koaenao, aque que tanto dio que hablar cuando resucitó el nuevamente difunto proceso por el crimen misterioso de la calle de Tudescos. Falleció Ricardo Sepúlveda, uno de lo; literatos madrileños más leídos hace treinta años y que alegró nuestras mocedades con Guerrero, con Trueba y con otros escritores coetáneos- Sucesos de poca importancia, unos cuan- tC 3. Por la noche, pas de novedades teatrales, I, a temperatura, implacable. COBAS YANQUIS S CMANTAGE MACABRO POR CABLE NUEVA YOHK, 2 8 I O N 1 os bandidos americanos acaban de ideal un nuevo procedimiento para hacerse con el dinero ajeno. Se ha descubierto una sepultura protana da en Great- Facles, en el Estado de Mon taña. Del panteón de familia se había sacado el féretro que contenía los restos del hijo de un político y millonario americano muy conocido, habiendo recibido éste una carta en que se le dice que el féretro será vuelto á su sitio en cuanto él entregue la fuerte cantidad que se le pide. DE PALACIO Ayer ofrecieron sus respetos á S. M. el ga neral Aznar, capitán general de Galicia; los generales D. Francisco María Borbón y don José Perol, el contraalmirante Morgado, los coroneles Cortés y Aymar, el coronel retirado Sr. Godínez, el teniente coronel D. Aagel Galarza, el comandante de Estado Mayor D. Salvador Salinas, los capitanes don Emilio Ferrer, D. Sadot Dadin, marqués de Marín, D. Ángel González Tablas, el de Ingenieros Sr. Manera y el agregado naval ds Francia M. G. de Saint Pair. Su Alteza la condesa de París estuvo eu Palacio á despedirse de SS. MM. Saldrá en breve para Villamanrique, donde, como de costumbre, pasará el invierno. Su Majestad el Rey, con su ayudante señor Elorriaga, pasó la tarde jugando al polo en la Casa de Campo. MADRID AL DÍA