Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 29 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN 1 PAG. 10. Muy cerca de los cráteres se veo gtfeRf f De elogios y de bendiciones, además de inmigrantes de ciertas ciudades europeas r las ovaciones estruendosas que escuchó, ha- persisten en conservar sus hábitos tacaños rojizas, brá recogido también copiosa cosecha por y miserables, la conciencia del país los juz a duramente, castigándolos coa el más esa función popular, que muchos recordaran como uno de los episodios más felices de su olímpico desprecio. También se observa un hábito de demo- vida. En la función de ía tarde se cracia. Las diferencias sociales están limi- K tadas al dinero únicamente: uno es más la genial pidió ayer de Madrid María Gayi artista que ha cantado Carmen grande que otro en tanto posea mayor can- como pocas artistas la sabrán cantar. C L. LOS AUTOMÓVILES tidad de dinero. Esta es la más primitiva y El público la hizo una cariñosa despedid 7 n la calle de Alberto Aguilera, esquina á la menos odiosa de las diferenciaciones so- da, colmándola de aplau- os y de manifestad la de CSahleo, ocurrió ayer tarde un ciales. Y digo que es menos odiosa porque ciones de sincera gratitud. en un pdís de acarreo y de sorpresas, donde sensible accidente. Las discusiones de los primeros días se Un automóvil que por dicha vía pasó á la fortuna anda llamando á las puertas, na- han convertido, como no podía menos, en. una velocidad prohibida por las Ordenan- die se considera pobre definitivamente: to- calurosos y unánimes elogios de ana labos zas municipales atropello a la niña de diez dos se creen con opción á las caricias de la artística sin igual. añosjua- a Picenjuano, y sin preocuparse fortuna. Y como todos presienten la posibiAnoche se inX déla desgracia que había causado siguió lidad de un cambio de fortuna, nadie, por menso que lacantó Tra aéa con el éxitola 1, primera no, he alcanzaron consiguiente, considera definitiva su posisu camino y desapareció. Storchio y Stracciari, y los aplausos queí La niña fue recogida del suelo por varios ción social, y el alma del pobre barrendero también obtuvo el tenor Taccani. transeúntes y trasladada á la Casa de Soco- piensa que mañana podrá pasearse tal vez Mañana se cantará rro, donde, reconocida, se le apreciaron le- en el automóvil que circula por frente á él. D y gas y el barítono Lohengnn con el tenoíí siones varias en la cabeza y cuerpo, de proEs lo contrario de lo que ocurre en Euro- soprano D Albert y laCigada, debutando las contralto Pirini. y nóstico grave. pa, donde el pobre de nacimiento viene á la Según nuestras noticias, han comenzado Desde el benéfico centro, y una vez asis- vida como bajo la condenación de una po- los ensayos de la nueva ópera española Co tid fue trasladada al Hospital de la Prin- breza ineludible; sabe que no togrará, si no lomba, música de Vives. es por un azar milagroso, sobreponerse á su c A última hora de la tarde no se sabía destino miserable, y acepta este destino con aada del automóvil quo ha causado la des- humildad ó, si se quiere, con labia; pero lo acepta, y cae en la abyección más ó menos gracia. disimulada: así como el rico europeo, una Oara solemnizar la fiesta de Santa Cecilia! vez que se ve en posesión del poder del di- su patrona, se reunieron ayer en fraterí DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL nero, procura hacer comprender al misera- nal banquete muchos de los profesores qu ble la larga y definitiva distancia que los componen la Sociedad Artístico- musical separa. Aquí no existe tal diferencia, en la Ocuparon los puestos de honor los insigí forma cruel que existe en Europa. Los ofi- nes maestros Bretón y Serrano (D. Emilio) cios serviciales, como son los de cobrador y entre los comensales vimos á los maestros café, limpiabotas, ven- Larrcgla, Zubiaurre, Sancho, J 7 L AMBIENTE ARGENTINO Trasciende de tranvía, mozo de no imponen al que los ciso) Rodríguez (D. Ricardq yLópez (Nardedor de periódicos, D. José) y de la vida tiene ninguna clase de renuncia ó abdica- otros muchos. f argentina un aura de optimismo, de con- ción; os ofrecen esos servicios con naturaliDurante la comida reinó la mayor cordia fianza en el porvenir y de inconsciencia. dad, sencillamente. El vendedor ambulante Aquí no se siente, como en Europa, aquella no os hostiga ni adula, ni el que e arrodilla li lad, y como nota simpática merece consig 4 tí tácita y colectiva prevención que hace de para limpiaros las botas trata de ganar narse la de que no hubo briadSs cada individuo un ¿pía ó un crítico celoso vuestra voluntad con gestos y sonrisas huy exigente. El cosmopolitismo por un lado, millantes; cada uno marcha por su Cdinino, LA ESTATUA y la generosa prodigalidad de la tierra por uno limpia sus bocas ó be las limpia á otra parte, dan á esta vida un tono de liber- cada y esto no es motivo de estúpidas difeotro, DE MORE tad y confianza. renciaciones. No hay servilismo No oprimen los prejuicios seculares, y es- biente. Ni ei rico mira por encima en este amPOR TELÉGRAFO t del hombro tán atenuados muchos de los mandatos im- al pobre, ai el pobre cree que deba encogerse eíora, 18, 6 r. perativos de) a moral europea. La libertad y acobardarse ante el rico. Existe una verda- p 1 día amaneció espléndido, advirtiéndode conciencia no está sólo sancionada por se por esto, desde m u y temprano, grar; las leyes escritas, bino por la ley consuetu- dera dignidad personal, una verdadera de- animación en las calles. morracia. dinaria, por la suprema ley de la conciencia En Pero la democracia no nace cié un senti- duras. muchas casas se v e a lujosas colgamutua, ó por la mayor ley que pueda existir: la ley de ¡a necesidad. Porque necesi- miento humanitario, ni de una idea filosóEn los alrededores del lugar donde se h. 3 tando convivir, comerciar y enlazarse gen- fica; la impone la misma vida. Es fruto de levantado la estatua se advierte muchos esta contingencia que corre por el país grupos de forasteros q u e h a s llegado hoy tes que obedecen al rito católico, al luterajio, al anglicano, al judio, al musulmán ó al como una superstición fatalista, fruto de la esta población para aoistir al acto. budista, no es posible esa convivencia sino inminencia, de la posibilidad de todas las Los barcos surtos en la bahía aparecen mediante un recíproca renuncia del fanatis- sorpresas. Las gentes son respetuosas entre engalanados. mo teológico. Añadamos todavía la preocu- sí porque ninguno sabe lo que cada cual E n el expreso h a llegado el S r Laviña, será mañana. pación original de todas las gentes, que es que era esperado con gran impaciencia. -JOSÉ M. SALAVERR 1 A i lograr la fortuna, y comprenderemos que la También h a llegado hoy, en representalibertad es aquí cosa necesaria, respetada suenes Aires, ai Octubre. ción del ministro de Marina, el comandanfielmente por todos los hombres. te general del departamento, S r Santaló j Esta es la impresión que recibe inmedia A las once llegó el Ayuntamiento en pie feamente el europeo al desembarcar en la Ar- LA ERUPCIÓN no de S a n Fernando, y poco después, comi gentina: una profunda impresión de liberrepresentaciones de todos los p u e DEL T 51 DE siones yla provincia. tad. No se. siente el agobio ae los mil obsblos de táculos que empequeñecen la vida europea. p n Gobernación se recibió anoche un teE n plaza de Isabel I I u n gentío inmenso Otro carácter del ambiente argentino es legrama del gobernador interino de esperaba en las tribunas la llegada de l a s la generosidad. La mano de las gentes es Canarias dando cuenta de que, no siendo comisiones. pródiga, por lo mismo que es pródiga la necesarias ya las fuerzas de la Guardia ciEstas, representando á toaos ios puebloá tierra. La tierra blanda y jugosa de las llu- vil en los lugares amenazados por la erup de la provincia; el gobernador militar, con nuras ofrece al sembrador abundantes cose- ción, ha ordenado que vuelvan á sus puestos. representaciones d e todos los Cuerpos d é l a chas á cambio de un esfuerzo pequeño. Añade el despacho que el pueblo de Ga- guarnición; el clero, los magistrados d e la 1 Se arrojan las semillas al azar, y surgen rachico se muestra agradecido por los auxi- Audiencia, los Centros de enseñanza, el ga- inmensos trigales; se lanzan cuatro reses al lios recibidos, y que han salido para este bernador civil, D Martín Rosales; el Muni V campo, y en pocos años se multiplican en punto el alcalde de Tenerife y el capitán ge- cipio, la Diputación, los Circuios libérale una proporción bíblica. Como consecuencia neral. Colegio de Abogados y Prensa periódica, de esta riqueza terrena) la vida de los nesalen del Ayuntamiento, dirigiéndose c o a gocios, la misma vida cotidiana, participa POR CABLE los invitados particulares al monumentO ¡de aquella prodigalidad. No existe la taca ¡CO 0, i 8 1 O K. donde a g u a r d a n los señores q u e forman la ñería escrupulosa, la contabilidad centesi- p l vafjor sulfuroso que se desprende de los J u n t a del mismo. mal y miserable. El dinero es un algo que cráteres en erupción impide permaneAl atravesar t a n lucida comitiva desde tueda ligeramente y juvenilmente. un algo cer en algunos sitios. las Casas Consistoriales al monumento, el que no se estanca, ni cría roña, ni se conMás de cinco mi) personas estuvieron lioy pueblo prorrumpe e a vítores ensordece vierte en tirano ae bu yubcsor. Y si algunos presenciando la erupción. dores. NOTAS TEATRALES E UN BANQUETE ¿I PASEOS POR AMÉRICA i nr BIT i TI TJtn nrmnri nr