Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 9 I E NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN. 1. PAG. 8, INFORMACIÓN POLÍTICA EL PRESIDENTE C l Sr. Moret, siguiendo la costumbre de los domingos, marchó ayer por la tnaáana á almorzar con sus hijas á Torrelotones. El subsecretario de Gobernación, señor Alba, recibió á los periodistas y rectificó la versión dada por algún periódico de que en el Consejo de anoche se tratase para nada de la cuestión de las Cortes. El asunto exclusivo tratado fue el relacionado con la guerra y política que el Gobierno desarrollará para el afianzamiento y pacificación absoluta de los territorios conquistados, conforme se hace constar en. la nota oficiosa del Consejo. Fuera de este asunto, dijo el Sr. Alba que Bo ocurría nada de interés. LA JUNTA DEL CENSO tos originales de cuantos escritores de autoridad han tratado de este edificio en las descripciones geográficas y topográficas de Ronda. El Sr. Fernández y González (D. Francisco) se adhirió á las opiniones sustentadas por el Sr. Pérez de uzmán; la Academia declaró haber oido con agrado el erudito informe, y por acuerdo unánime se rogó al informante lo pusiera por escrito para que pudiera insertarse en el Boletín de la Academia. varias escogidas piezas al ata- as; recitará poesías D José A. Balboa tía, y pronunciará un discurso D. Pedro P. Alarcón. I a entrada será por invitación. A B C EN UN PROCESO SENSACIONAL 3 ABAD 3, 2 J El Sr. Pérez de Guzmán se lamentó de que cuando ocurren casos como el que ha motiva do su informe los Poderes públicos no recuerdan que, por el art. 3.0 de su reglamento y por las bases de constitución de su Instituto, la Real Academia de la Historia es la alta inspectora nata de todos los monumentos nacionales y la llamada á ilustrarlos con sus informes. olegio de Sordomudos y Ciegos. En la tarde de ayer, y con asistencia del ministro de Instrucción pública, ha tenido lugar en el Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos el solemne reparto de premios á los alumnos que por sus merecimientos se hicieron acreedores á ellos durante el pasado curso. El simpático acto, al que asistió una numerosa y distinguidísima concurrencia, fue presidido por el señor ministro, quien tuvo á su derecha al subsecretario de Instrucción pública, Sr. Montero Villegas, y á su izquierda al comisario regio, D. Eloy Bej araño. Comenzó dando lectura el director del Colegio, Sr. Granell, á un bien escrito discurso, en que apuntaba una idea de lo mucho que puede hacerse en pro de estos desgraciados, privados por la Naturaleza de los dones más preciosos, dedicando al mismo tiempo frases de elogio para el claustro de profesores y para los alumnos premiados, siendo muy aplaudido, Después procedióse á la parte musical, ejecutada por varios alumnos, que interpretaron escogidos trozos musicales. Todos los alumnos fueron también calurosamente aplaudidos. Siguió en seguida el reparto de premios, que recogieron los agraciados de manos del señor ministro, quien tuvo para todos ellos un frase de agrado. v Se otorgó premios extraordinarios á los alumnos siguientes: Piiar Bajo Herrero y Joaquín Herrero é Insa, premio en metálico de 114 pesetas, y premio de honor al último de los nombrados, pertenecientes á la Sección de sordomudos. En la Sección de ciegos fueron agraciados con premios extraordinarios Carmen Maldonado y Moisés González; premios en metálico de 250 pesetas, éstos, Rafael Acera y Rafael Cárdenas. No habiendo más que tres premios en metálico, y siendo cuatro los aspirantes á elios, el señor ministro evitó el sorteo concediendo uno de su bolsillo particular, siendo ovacionado por este generoso rn; o. El comisario regio p: j u c ¡breves palabras, y el minisVo su. 5 el acto después de hacer grandes otrscimientos para mejorar, en lo que cabe, la situación de los acogidos en el colegio. I a Junta provincial del Censo se reumu ayer para proceder á la proclamación de candidatos en la elección parcial para elegir un dipulado provincial por el distrito de la Latina, de esta corte. Sin incidente alguno fueron proclamados como tales candidatos les das únicos que se presentaron, Sres. Calleja, liberal, y nuestro antiguo compañera en la Prensa D. Ramón Peris, que aspira á la reelección como conservador. EL MINISTRO DE ESTADO anana regresará á Madrid el ministro de Estado. Tan pronto se encuentre en Madrid el seuor Pérez Caballero se procederá en el ministerio de Estado á la preparación de los documentos referentes á la campaña de Melilla, que habrán de aparecer en el Libro Rojo que se propone publicar en breve el Gobierno. ELECCIONES MUNICIPALES p u l a antevotación verificada ayer en la Casa del Pueblo para designar los candidatos socialistas que han de luchar en las próximas elecciones municipales resultaron elegidos los señores García Quejido, Barrio, Mora y Orosas. CONSEJO I 1 no de estos días, probablemente maña na, se celebrará Consejo de ministros para seguir tratando de los asuntos relacionados eon la campaña de Melilla. E ¿dicho Censejo no e ocupará el Gobier io de la reunión de las Cortes, porque parece que hasta después de conocido el resultado de las elecciones municipales no dirá el Sr. Moret la última palabra acerca de esta cuestión. GOBERNADORES uando termine el período electoral se hará una combinación de gobernadores civiles. Para ocupar alguna de las vacantes que se produzcan se da como seguro el nombre del Sr. Weyler, hijo del capitán general de Cataluña. C A cademia Médico Quirúrgica. I a Academia Médico- Quirúrgica. Española celebrará sesión pública hoy lunes, á las seis y media en punto de la tarde, en I a Casa del Moro. el local del Colegio de Médicos, calle Ma. En la sesión que celebró anteanoche la yor, núm. 1, segundo. Continuarán las disReal Academia de la Historia, el académico hablará Sr. Pérez de Guzmán dio á la Corporación cusi aes pendientes. El Sr. Covisa terapéude las su informe oral acerca del valor histórico ticas. intoxicaciones mercuriales de la Casa del Rey Moro, en Ronda, y de lainverosimilitud de los hallazgos arqueoló- entro de Defensa Social. gicos y numismáticos de que se ha hablado Esta tarde, á las seis, se verificará én estos días- en la Prensa. de Defensa Social una L, a información del Sr. Pérez de Guzmán el Centro señorita Isattra Mourillevelada, en ejecutará estuvo acomoañada de la lectura fie los tex- la que la ACADEMIAS Y CENTROS K n la historia de los crímenes célebres, envueltos en el maate de la tragedia, ninguno en Portugal levantó tanto revuelo como el que acaba de ser juzgado por el Tribunal de Boa- Hora. El cuadro exeepcionalmente espantóse que se presenta ante mis ojos, todavía deslumhrados por el resplandor del incendio formidable de la madrugada del 10 de Abril de 1907, no tiene igual ni se puede describir, porque es de! os que no es dado abarcar ni en una mirada ni en una frase, I, a opinión pública, después de conoces los detalles de aquella horrible catástrofe ea que perecieron catorce desventurados formó en torno del crimen una atmósfera tan densa como el humo de aquel violentísimo siniestro. En los dos meses sucesivos apenas se hablaba aquí de otra cosa, porque el asunto, prestándose á todas las combinaciones dramáticas, no era sólo yasto, sino aplastante, insuperable. Tenía, además de todas las tiatas horrendas de los grandes desastres, las notas más conmovedoras que un artista pudo concebir en alas de su imaginación, y que la palabra humana, en su imperfección, no sabría reproducir exactamente. Y es que no era la fatalidad, la poderosa fuerza ínter mediaría con que los griegos contaron para sus maravillosas tragedias; no era en este caso el brazo del destino implacable que intervenía en los conflictos y pasiones de la numanidad; era algo más palpable, misérrimo y mezquino: la mano criminal de dos hombres, que encendió aquella enorme l o guera que durante muchas horas iluinmó siniestramente las siete colinas de la ant! gua ciudad de Uiises. Todo cuanto á raíz del suceso se escribió, los relatos sensacionales de la Prensa, los croquis de las víctimas carbonizadas, las escenas heroicas de bomberos arriesgados, el pavor de los que despertó el fulgor de las llamas y salieron pidiendo auxilio en aquella noche luctuosa desde lo alto deredificio, que semejaba un cráter, todo, como parte integrante de esta escena de muerte, ha sido evocado ahora, al cabo e dos años, ante e! Tribunal de Lisboa. No es fácil puntualizar lo que ha sido la vista de esta causa, en que se Jaan consumido trece audiencias; porque, al igual de lo ocurrido en Francia con el caso íSteinheil, aquí también se han cruzado incidentes, ha habido exacerbamiento de pasiones, de odios, de opiniones mal formuladas, cuantas miserias y minucias concurren en causas de este jaez en el momento de ser juzgadas. Pero lo que á mí me corresponde es poner de relieve la importancia del juicio por el cual han sido condenados dos hombres á la pena mayor vigente en el Código portugués, más cuando se trata de dos subditos españoles. Trátase de un crimen repugaante, q- ue es su sesgo de horror y en su intensidad sólo es comparable al incendia del Bazar de la Caridad de París. Ello es verdad, es espantosamente cierto; pero en las peripecias y episodios del grao drama, cuyo desenlace acabamos de ver, se trasluce la duda, la terrible (duda hamlética, sobre si uno de los condenadas era realmente criminal y verdadero autor i ei incendio. Al menos, si en el esoirftff ancninia 1 ninnliify ¡Fisiíi imnifiniiiíjnnmin n nninniminni