Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 28 DE NOVIEMBRE DE 1909 EDICION i. PAG. 11. Rodríguez Codes, Núñez Samper, Alcalá Galiano, viuda de Serra, Guillen, Otennin, Tejedor, Soriano, Lezcano, Gallón, Cobián, Gómez Rodulfo, Santa Ana. L. ara, Fierro, etcétera, etc. Del sexo fuerte, ya sé sabe taniDien: 1 a alta crítica, la alta banca, el alto arte, el alto mundo, que recorrió todas las dependencias de la casa ponderando su disposición, su coafoff. LA CAMPAÑA DE MELILLA, (DE NUESTRO CORRESPONSAL) Éso sí, el salón ae fumar... para ios no lumadores. Y los fumadores, rindiendo culto al pitillo en el suntuoso vestíbulo, cuyo pavimento está cubierto con riquísimo tapiz de tonos claros y de dos palmos de espesor. Y eso será muy nuestro, niuy español, pero no está bien. Aquí, donde se ha llegado á educar á la gente de clase humilde y á la de clase soberbia, impidiéndola fumar en el tranvía, no es admisible que se permita fumar eu el foyer de un teatro como el de la Princesa. No debemos consentírnoslo á nosotros mismos, los fumadores, y si nos lo toleramos, debe prohibírnoslo la autoridad de la casa, como ocurre en los teatros extranjeros. LOS RÍFENOS SOMETIDOS MEL 1 LLA, 2 7 6 T. admiró la riqueza con que Ja obra ha sido puesta en escena, aplaudió con entusiasmo á María Guerrero y á Fernando Mendoza en escenas muy dramáticas, que hicieron del modo magistral que ellos lo hacen todo; llamó al autor tres ó cuatro veces al final del acto tercero y al terinmar la obra, y salió diciendo que ésta es muy interesante, pero no la Doña Maña la Brava que él se había imaginado, la de la hermosa leyenda salmantina, la vengadora de la muerte de sus hijos. El poeta ha tomado sólo las figuras de aquella mujer y la de D. Alvaro deLuna para hacer una nueva leyenda en versos muy hermosos, que acaso sean más para leídos que para declamados. Pero ha dado nueva y brillante ocasión para que el público le proclame poeta de fibra y de inspiración y le refrende ese honroso título con los vivos aplausos y las sinceras felicitaciones que anoche recibió. No fueron tampoco escasos los que el ilustre matrimonio artista recibió por la propiedad artística y el lujo con que montó la obra. Cuatro preciosas decoraciones, trajes riquísimos, personal numeroso, que en algunas escenas, por su colocación, constituía verdaderos cuadros de imponderable belleza; nada faltó en la escena para hacer de ella la primera de España, y si decimos que de las pámeras del mundo no se reirá el demomo de la exageración. Ha sido, pues, un acierto la translomiación del teatro, un acierto el inaugurarse con una obra de asunto tan español y de un autor que tan galanamente escribe el castellano, y un éxito felicísimo, en fin, la solemnidad de anoche, digno premio, por otra parte, de! esfuerzo que por amor al arte han hecho, arriesgando su fortuna, María Guerrero y Fernando de Mendoza. Felicitémosles también por la noble iniciativa de destinar los productos de la función de anoche á un fin benéfico y de ofrecer generosamente la función de hoy á las clases modestas, que se ven privadas de esos magníficos espectáculos y de esos lujosísimos teatros. D e! Doña María la Brava la crítica hablará largo y tendido. El público de anoche NTE RESA: A los seüoi eí fotógrafos de profesión (y á los aficionados que envíen á la Readacción deABU fotografías sobre algún 1 asunto de interés y de palpitante actualidad seles abonará fl lfEB PESETAS por cada prueba que publiquemos. K- AI W í? -acia ibtogvafóa. se- -li: 5 t T elegrafío algunos detalles del final de la admirable operación de ayer, y que no pude enviar á tiempo por haber salido de Atlaten con las primeras fuerzas que regresaron á Nador. Tenía empeño en que mis notas pudieran llegar á tiempo á Melilla para someterlas á la censura, y este deseo me hizo apresurar la marcha sin aguardar á conocer el final de Ja jornada. No había hecho yo más que abandonar las nuevas posiciones cuando se presentaron al general Marina varios moros para anunciarle solemnemente que hoy recibiría la visita de importantes jefes de las cabilas rebeldes para hacer ante él solemne acto de absoluta sumisión á España. El general Marina les indicó que si el ofrecimiento era cierto él tendría mucho gusto eu venir al día siguiente á Atlaten para recibir á los sometidos, y les indicó la hora en que la conferencia podría celebrarse. Después examinó detenidamente el campo vecino de las posiciones ocupadas y determinó las fuerzas que debían quedarse guarneciéndolas, dictó las medidas que debían adoptarse para prevenir cualquier hostilidad que se intentara por la noche y regresó á Nador con los generales y las restantes fuerzas que habían tomado parte en la operación y cuya permanencia en Atlaten no era ya necesaria. Iya retirada se hizo con orden ejemplar y admirable precisión, quedando acampadas en la llanura que existe entre el reducto de la playa y las primeras lomas. En Atlaten quedaron ocupadas, además de esta posición, que es importantísima, una eminencia inmediata que se llama, yo creo que impropiamente, Taxuda; otra que domina gran parte del valle, el cerro cónico y otro montículo que existe en el centro del valle. En la primera, ó sea la de Atlaten, quedaron dos batallones de Cazadores de la brigada de Gibraltar y una batería de montaña; en la posición inmediata, otro batallón; en la de Taxuda, el batallón de Barbastro y otra batería de montaña, y en el cerro cónico, llamado de Axis, un batallón del regimiento de Wad Ras y otra batería. Estas posiciones, hoy necesarias, mañana ineficaces, se irán abandonando gradualmente á medida que la esperada pacificación sea un hecho efectivo. LA NOTICIA EN MELILLA I a noticia ae la brillantísima operación realizada sobre Aílaten y el anuncio de la sumisión de los rífenos produjo en Melilla grandísimo entusiasmo. Todo el mundo, técnicos y profanos considerábanla como afortunado y decisivo término de la campaña activa. Hablábase ae la repatriación de fuerzas como cosa inmediata, citándose incluso los Cuerpos que regresarán primero á la Península. Como todo esto lo juzgo todavía prematuro, me alscengo de telegrafiar ningún detalle, que, además, la censura no me permitiría seguramente transmitir. A pesar de todas estas impresiones optimistas, en la plaza hubo gran intranquilidad, porque estuvo diluviando toda la noCV -v c. nup 3 rífenos trataran de aprovechar, como otras veces, la obscuridad, y el aguacero para hostilizar las nuevas po siciones. Los temores, afortunadamente, resulta ron infundados. L. a noche transcurrió en el Atlaten y en sus alrededores sin más nota desagradable que las molestias del temporal Esta mañana, los soldados reconstruye ron las obras de defensa que la lluvia había destruido durante la noche, completáronlas con otras nuevas y comenzaron á construir un camino para facilitar el paso de los con voyes, LA SUMISIÓN A mediodía llegó hay á Atlaten el general rt Marina, acompañado de su Estado Mayor y del general Moral es, para recibir á los, moros, que deseaban presentársele. Poco después llegaron éstos. Formaban un grupo de unos 200 hombres, la mayoría á pie, destrozados y enflaquecidos. Los que iban delante llevaban banderas blancas y toros y carneros Al llegar ante el general Marina postra ronse en señal de sumisión y sacrificaron las reses gue traían en la forma acostuui- f brada. El general Marina, valiéndose del Galo, como intérprete, díjoles que continuaran siendo buenos amigos de España, pues de este modo tendrían la seguridad absoluta de que sus vidas estarían protegidas y su. tranquilidad asegurada. España- -díjoles, inflexible y dura coa los que la ofenden, es noble y generosa con los vencidos, y sólo desea el bien de los que bajo su amparo se colocan. Los moros, muy conmovíaos, Hicieron. sa ¡ber al general, por boca de los más caracterizados, que agradecían muchísimo las expresivas frases del general en jefe, y que de hoy en adelante demosirarían con su con ducta su lealtad á España. Anunciaron que mañana vendrán á SO meterse nuevos núcleos, y regresaron á sus aduares muy satisfechos. El general Marina, después de permane cer algún tiempo en Átlacen, regresó de nue vo á Nador con el general Morales y el Es tado Mayor. Los moros presentados y sometidos per tenecen á las cabilas de Beni- Buiírur y Beni Sidel, las más guerreras de la provincia de Gueia; y a. Es seguro que muy pronto seguirán su ejemplo las restantes. Realmente, la campaña ha terminado pOf la acción del Ejército. OTRAS NOTi Cl A JttEULLA, 2 7 9 H. o s t a tarde comenzó el regreso á Melilla de las fuerzas operadoras. Han sido las primeras dos compañías de África, una de Melilla y un batallón del regimiento del Príncipe. Fondeó el Ciudad de Mahán, conduciendo bastantes pasajeros, entre ellos el ex milnistro liberal Sr. Eguilior, que pasó aquí el día y volvió á embarcar por la tarde á bordo del mismo buque para regresar á M laga. El OiudaSde MaliSn lleva también á nuestro compañero Ricardo Rivera y á bastantes soldados heridos, enfermos y convalecientes. Sn el hospital ha falle 1 -r 1