Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO a 8 DE 7 JT 0 VTEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 9 ¿1 P- etít Paiafs un día, como fueron otro á la Zarzuela ó á Apolo, deben tener en cuenta que no son ellos todo el público, sino una pequeña parte de él, y tampoco deben olvidar que siempre ha sido reputada como más odiosa la tiranía de varios que la de uno. No, no hay derecho al exceso: Los estudiantes merecen todas nuestras simpatías, porque ellos son la esperanza de la nación y la garantía de la cultura y del progreso de mañana. -Dignos son de todo apoyo eu sus funcio, Mes escolares; pero si algunos, mal aconsejados, rompen con la tradición de generosidad y de sensatez de nuestras clases escolares, merecerán la reprobación general, y todas las medidas que adopten las autoridades contra el alboroto y el atropello nos parecerán justificadas y plausibles. EN LIBERTAD cia, fundándose en que el contrato firmado por el agente no era válido, pues los que en él se obligaron no erau la superiora ni el capellán, porque éstos se encontraban ausentes cuando se contrajo la obligación, sino las personas que interinamente ocupaban aquellos cargos, fue la recurrida. Sostuvo el recuiso el letrado Sr. Azcárraga, oponiéndose á él el Sr. Rosel. r o n Isaac Gonzalo otorgó el año 1857 ULI escritura, en la cual se reconocía el derecho á una tercera parte de ¡os bienes de cierta capellanía á sus hermanos Vicente y María (una parte á cada uno) declarando nulo cuanto se hiciera sin la intervención de los tres. Don Isaac cumplió lo estipulado en el documento referido, hasta que dos añps antes de su fallecimiento le fue entregada ¡a lámina en que consistían los bieues, lámina que con posterioridad sufrió extravío. En 1906 emitióse otra, y los herederos de D. Isaac Gonzalo cobraron ios intereses que por atrasos se les adeudaba, reclamando á su vez los herederos de D. Vicente la parte que en aquéllos les correspondía. Negáronse los primeros á satisfacer las pretensiones de los reclamantes, y esto determinó el pleito. El Juzgado entendió y declaró que nada debían percibir los demandantes, pues no tenían derecho alguno á lo cobrado por la parte contraria; pero la Audiencia revocó aquel fallo y condenó á los herederos de D. Isaac Gonzalo al pago de la tercera parte de las rentas cobradas, intereses é igual proporción de renta futura. Contra esta- sentencia se interpuso el re curso de casación que ayer sostuvo en la Sala primera del Tribunal Supremo el letrado Sr. Martínez Candela, alegando la renuncia de los derechos de la escritura, la falta de fuerza obligatoria del mismo documento, la prescripción extiutiva y adquisitiva y otros motivos, que fueron brillante y elocuentemente combatidos en su informe por el notable abogado D. Santiago Arimón. En i Sección primera ía Audiencia coinpareció a y e r t a r d e e, ex inspector de Policía Urbana D. José Segovia, á quien el fiscal acusó de tres delitos de estafa, por haber exigido diversas cantidades á varios sujetos que se dedicaban á la venta de melones en sus puestos respec tivos. Según el representante de la ley, el procesado concedía permisos para la instalación de los mencionados puestos, y como Segovia no tenía facultades para ello, ni menos para exigir precio por tal concepto, entiende que ha cometido los delitos que determinaron el sumario. El Sr. Cancela solicitó de la Sala la absolución de su patrocinada. UN PASANTE NOTA TJÍJSTE depósito de lejía, donde pereció en medio de horribles sufrí tnieatos. Encerrada en un manicomio unos cuantos años, fue puesta después en libertad por creer los médicos que estaba curada. Madame Prior tiene además dos hijos, á ios que se refiere en el siguiente documento, encontrado entre sus ropas por el Juz gado: Dejo toda mi fortuna á mi nno Enrique, con el encargo de que si encuentra á su hermano Abel le dé un recuerdo mío. Mato á mi hija para que no sea de ningún hombre. y después me mato yo. Cada una de las cios mujeres tiabia absor bido 250 gramos de ácido fénico, cantidad más que suficiente para matar á 50 personas. VEREDICTO POR. TELEGRAFO PARÍS, 2 7 10 1 POR LOS INVÁLIDOS DE LA GUERRA Señor diicctor de A B C. Distinguido señor de mi más alta consideración, y por el que, dado su españolismo, siento la más intensa admiración: He leído una carta del notabilísimo pintor señor Viniegra dirigida á usted, y que se publica en el periódico de su digna dirección correspondiente al 25 del corriente, y por ella felicito al eximio artista, gloria de España por su pincel y por su españolismo. Yo también haré algo por los pobres inválidos, como desea el Sr. Vmiegra; pero permítame que por su conducto al laureado pintor pregunte: ¿Cree usted que los inválidos de la guerra van á necesitar del óbolo de sus conciudadanos para vivir, puesto que han qitsdado imposibilitados para el trabajo, úcico capital del pobre? ¿Es que vauius, aespués de tanto hablnt de amor á la humanidad, de tanto preconizar el amor al progreso, á ver por esas calles un solo licenciado por iaútil que nos tienda la mano cuando pasemos á su lado y con acento plañidero nos pida una limosna, después de haber dado su sangre por la patria? El Estado, que representa a nspana, y ésta es la madre de aquellos que queda: ou inútiles por ella, es al que se debe oo gar á que cuide de esos españoles como cuidaría uaa madre émiautisinia. ¿Para qué se creo el Cuerpo de Inválidos Acábese ya con la vergüenza de que veamos por la calle mendigando, con el honroso canuto al cuello, á los que por la patria quedaron inútiles para el trabajo, íimco cpital del pobte. Para algo se saca dinero al contrirjayente. Los que han quedado inútiles, los que queden, merecen quedar á cubierto de la miseria. España tiene el deber, y por consiguiente el Gobierno, de atender á su subsistencia. Trabajando por España se quedaron inútiles: aquí de la ley de Accidentes del trabajo. IvO cual no quita para que sus conciudadanos, sus hermanos, ayuden á la uaadrfi común, á España, á que llene su misión. De las fuerzas de usted, señor director, el último soldado de fila s. s. q. b. s. m. M. tam. p l Tribunal de la Cote d Or ha. juzgado á Julián Courian, de veintisiete años, natural de Meloisey, y vendedor de periódicos en Beaune, que al salir de un café de la plaza de la Magdalena el 5 de Julio, á las doce de la noche, cuestionó con otros parroquianos y sacando, un revólver disparó contra Clemente Macón, de treinta años, que, herido en el corazón, falleció á los pocos momentos. El proceso seguido á Courian, era por disparo que ocasionó la muerte, y las preguntas hechas al Jurado fueron: ¿El acusado es culpable de haber hecho el disparo? JÍO, responde el Tribunal popular. ¿Ese disparo faé causa de la muerte? SI. ¿Existen circunstancias atenuantes? SI. Este veredicto ha producido verdadero stupor. El fiscal hizo observar que había error material; peso el abogado, Sr. Gerard, se opaso á que el Jurado volviera á la Sala de deliberaciones, y el Tribunal de derecho ordenó que el procesado fuera puesto en libertad inmediata raente. p X INSPECTOR d e I A VENT 4 DEL RUCIO Ayer terminó -este a s u n t o cuyas consecuencias han sido fatales para Andrés Jiménez, pues Sebastián, aunque con disgustos y malos ratos, ha salido bien, porque el Jarado lo declaró inculpable. Andrés Jiménez, en cambio, ha sido castigado con verdadera dureza por el Tribunal popular, imponiéndole la Sala catorce años y ocho meses fis cadena temporal. ¡Una pequenez! D ECURSOá Cí ViLES En la Sala primera -del Supremo vióse ayer un recargo interpuesto por un agente de negocios contra la sentencia dictada por la Audiencia de Barcelona en pleito seguido por aquél contra ia Comunidad de monjas de San José de la Montaña en reclamación de cantidad Según parece dicho agente presentóse en el convento en cierta ocasión proponiendo- al capellán y á la superiora la gestión del cobro de 100.000 pesetas que á las monjas correspondía. Aceptada la proposición firmóse en una tarjeta pcstal el compromiso de entregar al agente una cantidad, y como a! término del asunto no percibiera éste el dinero ofrecido en pago de sus gestiones, entabló an: e el Juzgado la corresoondients demanda. I i sentencia dictada, $11 primera instancia y la que en apelación dictó la Audien- DOS DE POS CASLE S. OKDRES, I? I! M. C e conocen detalles referentes á la miste riosa muerte de Jira; Prior, de setenta años, y de su hija, que se hacía llamar miss Beresford. Ambas, como se recordará, habían sido halladas en su casa envenenadas con ácido fénico. Bsliuda, ó sea la titulada miss Beresford, había sido siempre una mujer rara, de una excentricidad que llegó hasta el crimen. Hace unos diez anos, ia joven Belinda llevó á su casa con engaíios á un niüxío y, presa de un ataque de locara, lo echó á un ACADEMIAS Y A teneo. Uno de estos días daráD. Gabriel Man. ra en- el Ateneo t. na conferencia sobre el. tema El problema de Marruecos; su rasado, su presente y su futuro l Regional Manchego. Esta noche, á las nueve y celebrará ea este Centro una er