Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 27 DH NOVIEMBRE ANTE EL MUNDO EDICSON i. E PAG. ó aventuras de un billete falso y de un amigo más falso todavía -Él tiempo, seco, pero frío de verdad; por la mañana amenazó nevar, pero por la tarde triunfó finalmente el sol. De política no hubo nada. En boca de pre sidente no entran moscas. De sucesos, otro accidente del trabajo para acreditar la eficacia de la inspección en las obras, y la detención del Químico, un ciudadano con una costilla averiada. La costilla, por supuesto, es su mujer, y la avería se la produjo en todo el cuerpo, incluso el físico, el Químico. Por la noche, temperatura de cero hasta la madrugada, que no ha sido de cero, smo de menos. EL COLOR VERDE ticia haya encontrado allí su grito de indignación, más ó menos sincero y honrado, según las ocasiones, si la actuación de ese pueblo á través de la historia, si su personaY Ll lidad efectiva y real nos aparecen en desY i acuerdo con sus pretensiones teóricas, con uau Jacobo Rousseau explica en sus Con- sus alardes de tutela, con sus jactatóas de fesiones cómo faé enviando á la Inclusa, superioridad. ano tras otro, los cinco hijos que le deparó Brillantísima y conmovedora es á menu (ía pobre Teresa Le Vasseur, sin que jamás do esa literatura humanitaria, de vindica (Volviera á tener noticia de su suerte ni queción de los débiles y defensa de los infortudara el menor rastro de la infeliz sucesión. nados. Mas no es la literatura, sino la vida; El inmenso amor á la humanidad que sen- tío es la razón razonante, sino la conducta de fea aquel austero esparciata no dejaba lugar una sociedad á través de ios siglos, lo que la Vacío en su corazói) para ios mezquinos sen- autoriza á lanzar sus excomuniones y á imtimientos de la paternidad ni para los vul- poner su magisterio. Poseyendo los libros gares intereses de familia. más suaves y benignos de la tierra, los poe El redentor se di ía al género nurnano, tas más dulces, los filósofos más enamorage debía á la civilización; se debía á la iguel- dos de la paz, los más elocuentes panegiris, dad, se debía á las grandes palabras sonó- tas de la tolerancia, los más enconados, sa ras, y de ninguna loauera á unos cuantos tíricos y flageladores de ia violencia ó la inuñecos que, abiSZddos á sus rodillas, pu- persecución, un pueblo puede ser también, ídieran detener ó dificultar su alta misión en la práctica, implacable y sanguinario, y pedagógica. Las enseñanzas del Emilio ser- hasta el más implacable y sanguinario de virían para el kombte abstracto, no para un la tierra. La filosofía abstracta nos dice una Jiombie, ni meaos para las víctimas de la cosa; pero la vida y el encadenamiento de concupiscencia del filósofo, á las cuales bas- los actos nos ofrecen uaa verdad, de caráctaba el torno de los expósitos por toda en- ter pragmático, en extremo distinta, como se erada en el mundo. Los libros del buen gi- verá, padre estremecieron de MIGUEL S. OLIVER j y excelente p ¡ternura y rociaron de lágrimas á la sociedad francesa de su bigío. París y Versaües lloraron sobre las páginas de la Nueva Eloísa, re bosantes de sensibilidad como reflejo que rau de tía alma pura, diáfana y generosa, E l caso de Roasseau es un caso verdadeO Muado ¡de Lisboa, reproramente representativo en la historia délas e l periódico carta que el dentista español duce. una ¡redenciones modernas. Es un caso simbóli- D. Francisco Ortiz ha dirigido á otros peco de la intervención de Francia en los des- riódicos rectificando y explicando algunos tinos del mundo. Allí han levantado su voz dirigió á A C. los Lbertadores de ios pueblos, los debela- conceptos de la protesta queal Sr. OrtizBlas Y á continuación dedica adores de la tiranía, los apóstoles del nuevo más incorrectas y ¡derecho, los amigos de la fraternidad uni- frases por llamarle víbora. agresivas, terminando versal. Allí se han fulminado terribles anaNo temas contra el fanatismo, contra la Inqui- diario. envidiamos su proceder al citado j f cicn, contra ia ciueldad, contra la guerra, Si porque algunos periódicos de la nación odas las razas, tcrlas las naciones del á España, al Rey y anuí do, lian sido llamadas al juicio perento- vecina hayan injuriado sobre ia mesa las pual Ejército- -y tenemos rio que abrió la Enciclopedia para revisar blicaciones que tales agravios nos han infesus ciímeaes, sus abominaciones y sus aten. lados do lesa huniamaad. De allí salieron rido- -agrediésemos con frases injustas á los ciudadanos portugueses que casi todas marcadas con estigmas indele- no pocosviven ejercitando sus derechos en España y bles de truculencia y fratricidio. España explotando honradamente sus negocios, piás que ninguna. España fue, en tal sentido, el Benjamín, ¿qué se diría? Que ¿1 níílo mimada de los enciclopedistas. Li- riedad. cometíamos una innoble aroitrabelo- corno el del marqués de Langle, arre 3 Pues eso mismo hace el periódico metidas como las de Montesquieu en sus modo tan cruel arremete contra un que de ciudaCarlas pérsicas, y de M. Masson en el famoso dano español que ha hecho alarde de su paartículo de la Enciclopedia, que son los tex- triotismo, protestando contra evidentes catos sintéticos de toda una literatura infasu nobleza, íjnatoria, revelan aquella predilección. Tal lumnias, y depara excluirexplicando luego su conducta á los periódicos predilección lia continuado después y con. íinúa á estas horas. Contra España ha le- que procedieron con lealtad exquisita. vantado la literatura política de Franeia na terrible acusación ante el anfictionado de las naciones, en virtud de la cual pasamos á los ojos del mundo como el país tipo I a noticia del día fue la ocupación por de la intolerancia, del atraso, del despotis- nuestras tropas del monte Atlaten, en mo y de la crueldad. el territorio de Beni Buifrur, sin más acción Brava cosa, invención en extremo útil ha que unos cuantos tiros hechos sobre las éido para los franceses esta su intervención parejas exploradoras de nuestras fuerzas. intelectual eB la marcha de las demás na- Más vale así. ciones. Constituyendo una literatura ÍnterEl Ayuntamiento funcionó ayer. Tocó ínacioualista, arrogándose la misión provi- varias teclas: una de ellas, la de la instrucdencial de defensor de los oprimidos contra ción pública. Hay muchas escuelas públi. ¡iodos los poderes de la tierra, de acusador cas cerradas. En cambio hay muchas taber p e los verdugos ante la conciencia de la hu- nas abiertas. Otra fue la de que se mueran manidad, de regulador y arbitro de las co- dé hambre en Jas calles algunos ciudadaírrienles del progreso, Francia ha logrado nos. Eso prueba, según un edil, que no hay sustraerse á esa misma revisión y mante- vigilancia. Lo que prueba es que no hay que merse fuera y por encima de las maldicio- comer. Otra tecla: la de la mendicidad. Se ¡nes que á diestra y siniestra reparte. reconoció que Madrid está lleno de mendi Pero no basta que unos pensadores, unos gos y se habló de Sácer algo práctico. Espeteub ¡icistas, -anos poetas, hayan levantado remos, pues, pero sentados. tUti templo de papel impreso á la generosi- Bn los Tribunales se vio un proceso que dad, al amor ds ios hombres, á la dulzura parece un capítulo de novela por entregas 4 Jss cosJagsáMres. Ni basta que toda injus- que pudiera titularse: f? l gitano del burro J TAPICES VENENOSOS POR TELÉGRAFO V 1 EÑJ, 2 6 J I M, ACERCA DE UNA PROTESTA p l caballero Teodoro Taussing, presidente del Crédito Territorial de Austria, ha fallecido después de una larga y misteriosa dolencia. Dícese que los médicos habían apreciado 1 en el organismo del enfermo la existencia de una considerable y excesiva cantidad de arsénico, cuya presencia se atribuye al tinte verde de los muebles y tapices que adornaban el despacho del difunto. Indudablemente con el transcurso de loü años se ha ido operando un enveneuamien- v to progresivo, que, ayudado por una predisposición natural á la arterieesclerosis, acarreó un desenlace fatal. El caballero Taussing, que contaba seseu ta y un años de edad, era la primera personalidad financiera de Austria. DS NUESTRO ENVIADO ESPECIAL J UICIOS AJENOS- -TM -TM- MADRID AL DÍA L Opinión, una revista de la que ya en diferentes ocasiones he hablado á los lectores de A B C con el elogio que merece por la alteza de miras de sus juicios desapasionados, publica en su último número un articulo itnportandsiino acerca de las operaciones del Ejército español en el Rif, y en el que resume las opiniones de varios corresponsales extranjeros. El general Marina- -dice ZJOpinión- -ha emprendido el 7 de Noviembre último un movimiento de avance con toda la pompa teatral- que exigen las tradiciones nacionales. Eo tanto que la vanguardia y el servicio de exploración se extendía, al son de las charangas, la reserva se apelotonaba en la llanura para celebrar una misa solemne coa cantos y coros. Se comprende que esta táctica especial, estas alternativas de contemporización prolongada y de gestos sonoros, sorprendan al corresponsal del Tunes. Sus sensacionales crónicas están impregnadas de una poderosa simpatía hacia España, de una gran admiración por los soldados. Pero contienen ciertas notas pesimistas que la opinión madrileña hará mal en desdeñar. Las nuevas operaciones militares tienen un triple origen. Desde el 18 de Octubre, el período de las lluvias comenzó erf Melilla. Fueron torrenciales y prolongadas. Las t r o pas españolas, -mal protegidas con improvisados medios, encerradas en blocaos insanos, fueron castigadas moral y físicamente -según afirma el corresponsal del Times- -por la temperatura y por la reclusión, Si se hubieran prolongado las lluvias unos días más, el general Marina se hubr se en contrado en frente de un enemigo mucho más temible a n e los rifeños. Si se quería