Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ArB C. VIERNES 26 DE NOVIEMBRE DE 1909. EDICIÓN i. PAG. 10. demolición del muro en el término de veinticuatro horas. Este asunto es el teína de regocijados coloquios en el Palacio de Justicia. StraccíarI se mostró el cantante de voz cálida y espléndida, de estilo insuperable; el actor de gusto refinado, sin efectismos ni latiguillos; y como además viste el personaje como un figurín y la distinción le acompaña en todos sus movimientos, el público se rinde y le aclama como el más grande Germont que ha pisado la escena del Real, Su triunfo fue, pues, inmenso, definitivo. Otra buena noche, en resumen, porque A TRAVIATA Esta deliciosa Storchio Taccani tuvo momentos muy felices de ex se lia propuesto matar- presión y de voz, y Verdaguer, Del Pozo y nos de pena. Se muere de una cuchillada en Oliver cumplieron como buenos, y la orBuiterjfy, se muere á pedazos en Manon, se questa, dirigida por Villa, estuvo bien. Y he aquí cómo la Tmviata excita los ánimuere á chorros en Trámala... y el público mos todavía y produce tempestades. Con Se muere de gusto oyéndola. Eso sí, tiene el don de resucitar á los cantantes como la Storchio y Stracciani íauertos. Bien muerta estaba La Trámala y puede tolerarse. Por oir música no se puede asistir á su bien enterrada en los archivos del Real. De vez en cuando venía una eminencia y la de- audición; nos dormiríamos irremisiblemencía: Lázaro, levántate y anda Hace cua- te; por oir cantar, sí. Esos dos artistas cantón. Y cantnn de tro años hizo el milagro la Belíinciom. Anomodo maravilloso. che le hizo la Storchio. ¡Bien hayajíu obra humanitaria y artística! Humanitaria, porque algunos espectadores se quitaron cuafenta años de encima; artística, porque á todos, jóvenes, medio jóvenes y ancianos, hízonos oasar un rato agradable. Cus profesores y alumnos, emulando noHay en la partitura momentos de lozana blemente á los del Colegio de San Any feliz inspnacióp, y ellos compensan el te- tón, han celebrado otra velada lírico- dramádi y la fatiga que producen aquellos otros tica, como tributo de respeto y cariño á su paque por su trivialidad han popularizado dre prepósito general; fiesta agradabilísima les organillos y los primeros ejercicios de en que ha descollado, como era natural, la cualquíersmétodo de piano. nota religiosa y patriótica, encarnada prinEl libro ha sido trasplantado al año 40, cipalmente en un episodio del mayor intepoco después de cuando Fernando VII rés, con el título de SI cabo Noval, obra del gastaba paleto Los caballeros visten de renombrado poeta lírico é insigne orador frac; las damas, casi miriñaque. La épo- P. Jiménez Campaña, quien ha tenido el ca es, pues, la que Damas llevó á su nn. acierto de presentar aquel episodio de la vela. guerra del Rif de un modo altamente poétiCon estas innovaciones, la ópera de Ver- co y conmovedor en sumo grado. di resultaba, si no nueva, con curiosos El himno Benedictas qui benit, dedicado al atractivos, aunque los mayores eran la la- padre general, letra del P. Andrés Casado, bor encomendada á dos soberanos cW anto: otro poeta de alto vuelo, y música del maesla Storchio y Stracciani. tro D. Ramón Serrano, fue también aplaudi Aun resuenan los aplausos que el audito- dísimo, no siéndolo menos El seise, mártir de rio tributó, en ovaciones continuadas, á am- Zaragoza, creación afortunada del canónibos artistas. Con intérpretes así ouede oirse go de la catedral de Cádiz D. León Domínha- sta la Ceneréníola. guez, y, por último, la graciosa, tierna y Primera sorpresa del público al levantar- oportuna poesía de despedida, original del se el telón: los camareros de Lhardy sir- P. Manuel Pinilla, recitada de manera adviendo la comida en casa de Valery. Tam- mirable por el niño Lorenzo Díaz Martínez. bién en el Real se han acabado los pollos La velada, consoladora, ciertamente, bajo de cartón. Ya sólo se sirven en algunas fon diversos aspectos, terminó entre justas fedas y pagados como si fuesen de verdad. licitaciones y ovaciones de la selecta concuLa Storchio luce un precioso traje de épo- rrencia á autores y actores ó intérpretes de ca, de encaje blanco y bordados de oro. Así las obras representadas. vestida y con su linda cara entre los bucles de su cabellera, parece un bisrmt de SajoMia. Las damas acogen con un ah! de admiración á la gentil artista. El público se entusiasmó luego con su C L ALMANAQUE Álbum ameno, arte exquisito, con su manera de decir, con N, interesantísimo y LA su magistral modo de manejar la voz. Bra- -lujoso, un verdavos y aplausos interrumpen su labor. El fa- dero primor tanto en su parte literaria como moso vals resulta bordado. tipográfica, es el Almanaque para 1910 que, Las ovaciones iniciadas en este acto se haciendo honor á una laudable tradición, renuevan en los restantes. En el dúo del se- acaba de editar y poner á la venta Lalhisgundo con Stracciani, en el concertante del tración Españolay Americana. tercero (las señoras tornan á eptas. asmarse Delicados motivos de actualidad zoológicon la toilette de la diva, también de encajes ca ilustran los meses, y entre los grabados sobre fondo azul y abrigo de piel de armiño) que esmaltan c jn singular arte páginas de y en todo el acto cuaito, la StorrTiío triunfa aristocrática elegancia ó de tierna sencillez, en toda línea. que hablan al par al gusto y al sentimiento, Como cantante y como actriz convence á y en que han puesto los prestigios- de su firtodo el mundo, y el entusiasmo de las ma- ma artistas nacionales y extranjeros, resalsas es el justo oreniio de su admirable tan cuentos, poesías y artículos de las más labor. celebradas plumas que colaboran en la culStracciani, haciendo el Jorge Germout, re- ta revista, que tan justa fama goza dentro y sucitó las noches aquellas de Titta Ruffo, fuera de España. cuando el público le ap aadía y le aclamaba Ahora, como todos los años, este precioso puesto en pie y hacicaJole salir renetidas almanaque se agotará rápidamente en las veces. librerías. No en balde es el primero por su En el dttetlo del segando acto se le aplau- mérito, tanto como por su fecha de publidió con entusiasmo, peio todavía quiso re- cación. servarse algo el auditorio; después, en el Su mejor elogio está en verlo y saborear aria, e cnUegó por completo, ¿Entusias- su lectura. La modestia del director y con 3 mo. LXI C: K OS O! feccionado! de esta obra excelente ie hace estampar su nombre ea la ultima pagina; pero es en nosotros deber de justicia poner de relieve el nombre del ilustre académico y escritor E Antonio Garrido, que, siendo alma de dicha publicación, rinde á su ser vicio y progreso su talento y su bueu gusto, dignos de nuestro tiempo y de nuestro ambiente de cultura. LAS NOCHBS DEL REAL L DODA DE UN TORERO A las diez de ayer mañana se ha celebrada en la popular iglesia de San Lorenzo el enlace del valiente matador de novillos madrileño Andrés del Campo (Domin güín II) con la bellísima señorita Amparo Sánchez Benito, hija del conocido industrial D. Santiago Sánchez, que también fue torero en sus tiempos. No hay que decir, al celebrarse uní boda de rumbo en el popular barrio de Lavapiés, que éste era un hervidero de gente del pue blo que quería ver pasar á los novios y da? sus correspondientes y obligados vivas. La ceremonia se celebró en la capilla re servada de la parroquia, y fueron padrinos el industrial D. Gaspar Avila y su esposa doña Manuela García. Asistieron al acto infinitas hermosas 11111. jeres que. llevaban sobre la cabeza la clásica blonda española, como la saben llevar en la plaza de la Cebada, que es el barrio del novio, y en la calle del Ave María, donde hasta ayer ha vivido la novia. Además había muchos aficionados conocidos y casi todos los toreros y ex toreros que residen en Madrid, entre 4o s que recordamos á Valentía Martín, el Zoca; Pacomio, Malla, Ostioncito, Jeromq, Rubito de Zaragoza, Rebollo, el Doctor Recatero, Camón, el Anticuario y muchos más. Al salir la comitiva de la iglesia, la alga rabia que se armó fue enorme, y llegó á sa grado máximo cuando al emprender la marcha por la calle de la Fe el coche en que iban los recién casados con los padrinos, por las ventanillas del carruaje comenzó á caeí una verdadera lluvia de dinero. Los chiquillos siguieron al vehículo, y las comadres se quedaban comentando la gentileza con que la bella novia llevaba el vestido de seda y el velo blanco cuando apareció en el patinillo do la iglesia del brazo da su esposo, que vestía correctamente de traja de americana, negro, y sombrero ancho. A mediodía se celebró un almuerzo en la Huerta, y allí siguieron los invitados hasta última hora dedicados al baile, aprovechando la esplendidez del día, que ha sido uno de los más hermosos que pueden esperarse ea esta estación. LO DEL D ¡A ESCUELAS PÍAS DE SAN FERNANDO ACCIDENTE AUTOMOVILISTA POR TELÉGRAFO Hke un automóvil que marchaba ayer 3, gran velocidad por el término de Clan tuvo la desgracia de caerse el ckatiffeur, que, sentado en el estribo, perdió el equilibrio aL incorporarse para examinar uno de los neuj máticos de la máquina. Monsieur Besegui, de Madrid, su proplg- i tario, que era el que lo conducía, detuvo ea el acto el carruaje y se apresuró á auxiliad á su mecánieo, que exánime, en tierra, arro jaba abundante sangre por los oídos y la nariz. Después de haberle hecho la primera cura el doctor Delage, de Ci fue transportada á una clínica de Poitie sin que el herido, que tiene fracturado el cráneo, hubiese re- cobrado el conocimiento. El infeliz chauffeur, apellidado Cuadrados, es ¿á casado y Ueue tres bijos 5 OLEÜMONT- FEBRANO, í 5, 9 M, BI itiInni: i ir