Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EN LA EXPOSICIÓN DE SANTIAGO LA ESPAÑA INDUSTRIAL. BARCELONA ña Industrial ha tenido siempre una vida próspera y brillante, marchando constantemente á la cabeza de la industria algodonera española y no reparando jamás en sacrificios de ninguna clase para dotarla de cuanto haya significado adelanto v progreso. La España Industrial se dedica á hiia dos, tejidos, blanqueo, estampados, tintes y aprestos de algodón, elaborando géneros lisos y labrados para vestidos y cortinajes, forrería, molesqaines, telas para encuadernaciones y especialmente oanas de varias clases. La soberbia fábrica que en Sans posee La España Industrial ocupa una superficie de 71.000 metros cuadrados; tiene empleados 1 200 obreros, y sus trabajos dan ocupación, fuera de ella á más de 8.000 personas. Los jornales pagados por esta colosal Empresa industrial desde su fundación importan más de 80 millones de pesetas. Este solo dato enaltece á la grandiosa fabrica, que puede enorgullecerse de nohaber cerrado sus puertas ni en las más crueles temporadas de epidemia. Durante los cóleras del 54 y del 65 y en la fiebre amarilla del 70, al par que trabajo, facilitó con mano pródiga socoiros en especie y dinero á los necesitados. Hasta 1895, en que se prorrogó la Sociedad por cincuenta años, llevaba repartidos á sus accionistas 22 464.000 pesetas, habiendo pagado al Estado hasta dicha fecha por contribuciones y derechos de Aduanas mu cerca de ocho millones de pesetas. En cuanto á la admirable maquinaria de su grandiosa fábrica, bastará decir que para ponerla en movimiento produce una fuerza de 1.600 caballos de vapor. Su fabricación anual alcanza la enorme cifra de 180.000 piezas de 60 metros en diferentes géneros de algodón crudo, blancos, teñidos, estampados, encuadernadores y panas: La España Industrial, que trabaja princi pálmente para el mercado nacional, realiza también una gran exportación, especialmente de sus inmejorables estampados y panas im V. INSTALACIÓN DE LA ESPAÑA INDUSTRIAL, DE BARCELONA, EN LA EXPOSICIÓN DE SANTIAGO p sta poderosa Empresa industrial acaba ción de sus hermanos, formó para ellos en de obtener un nuevo éxito en la Expo- 1847, y con un capital de ocho millones de pesetas, la Sociedad anónima La España sición de Santiago. El Jurado de este importante certamen Industrial. ha reconocido una vez más los extraordinaNo obstante su carácter dé Sociedad anórios méritos de La España Industrial, con- nima, La España Industrial, que fue una creación personal, ha sido siempre guiada é cediéndole la más alta recompensa. Entre las muchas y notables instalacio impulsada por la misma inteligencia y voaes que á la Exposición de Santiago ha 1I -luntad que le dio vida, por los Muntadas, -vado la industria catalana, sobresalía por cuyo nombre ha ido siempre unidojde modo sus colosales proporciones y por su artísti- inseparable al de esta gran Empresa inca suntuosidad la de La España Industrial, dustrial. que ha constituido el verdadero chu de Actualmente dirige La España Industrial aquel certamen. Baste decir que para po- el Excmo. Sr. D. Matías Muntadas, conde derla colocar fue necesario levantar parte de Santa María de Sans, gran cruz de Isade la cubierta ó techo del pabellón de In- bel la Católica y caballero de la Legión de dustrias y rebajar metro y medio el pavi- Honor, ingeniero químico de la Facultad mento en ¡a superficie ocupada por ella. De- de Wiesbaden (Alemania) en la que cursó bido á esto ha sido posible obtener comple- sus estudios, siendo discípulo predilecto del ta su fotografía, y á la que reproducimos le célebre químico alemán doctor Remigius falta todo el hermoso y espléndido copete Fresenins; es hombre de rara inteligencia y sólida cultura, que dedica por entero, en de aquella instalación. Siendo tarea imposible describir en el unión de todos sus entusiasmos y desvelos, corto espacio de que disponemos la brillan- á la poderosa Empresa que dirige desde te historia de esta gran Empresa industrial 1880, en que falleció su padre D. José Antoy la colosal y admirable fábrica por ella le- nio, fundador y primitivo gerente de la Sovantada en Barcelona, y que los catalanes ciedad. La inteligentísima labor realizada por el enseñan c n justo orgullo como uno de sus más hermosos monumentos, nos limitare- conde de Santa María de Sans en la direcmos á indicar solamente algunos datos que ción de La España Industrial y las imponpuedan dar idea de lo que La España In- derables bondades de su carácter le han conquistado la admiración de sus accionisdustrial es y representa. Débese su fundación á la feliz iniciativa tas y el amor filial de sus obreros. Venciendo los poderosos obstáculos, que de un patricio ilustre que se llamó D. José Antonio Muntadas, el cual, con la coopera- hubo de encontrar en su camino, La Espa- cXCMO. SR. D. MATÍAS MUNTADAS, CONDE DE SANTA MARÍA DE SANS Entre otras muchas y altas recompensa! ganadas por ella en la Exposición de Viena (1873) Filadelfia (1876) París (1878) Barcelona (1888) etc. obtuvo el Gran Premio en la Universal de París de 1889; igual recompensa alcanzó últimamente en la notable Exposición Hispano Francesa de Zaragoza. Y á ellas tiene hoy que añadir la que acá ba de obtener en la importante Exposición de Santiago de Galicia. i m i l l l H I- -I l l l l l l l l IIMI mil l i a n